¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Oscar López Rivera está en Puerto Rico bajo arresto domiciliario hasta que finalice su condena

Oscar López Rivera is Puerto Rico's longest-held political prisoner. He was incarcerated on charges of "seditious conspiracy", not for violent acts, and given a disproportionately long sentence. Numerous human rights activists, politicians, celebrities and Nobel Prize winners advocated for his release before President Obama commuted his sentence on January 23. The image shows a house in Old San Juan with a Puerto Rican flag draped over the balcony. Image taken from video.

La imagen muestra una casa en El Viejo San Juan con una bandera puertorriqueña desplegada en el balcón. Imagen tomada del video “OSCAR LOPEZ RIVERA LIBRE!” publicada por ACKMVMT.

La noticia estalló inesperadamente la mañana del 9 de febrero. Los medios sociales hervían con rumores de que Oscar López Rivera, el prisionero político puertorriqueño que más tiempo ha estado encarcelado, aterrizaría en San Juan ese mismo día. Poco después, tanto El Nuevo Día como Noticel, dos de los principales medios de Puerto Rico, publicaron artículos confirmaban que López Rivera cumpliría el resto de su condena en su país de origen. Su condena fue conmutada en enero por Barack Obama durante los últimos días de mandato del entonces presidente de Estados Unidos.

López Rivera fue condenado por conspiración sediciosa en 1981 por sus vínculos con las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, un grupo violento que abogaba por la independencia de Puerto Rico de Estados Unidos. Nunca fue condenado por causar daño a nadie, pero aun así fue sentenciado a 55 años de prisión.

El 9 de febrero, a las 4:36 p.m. hora local, el avión de López Rivera aterrizó en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín. Ahí fue escoltado rápida y silenciosamente a un carro privado por su hija, Clarissa López; su abogado, Jan Susler; el representante por Illinois, Luis Gutiérrez; y la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto.

La llegada repentina de López Rivera a Puerto Rico causó gran confusión y especulación por ser completamente inesperada. En cuanto las noticias estallaron, una multitud se reunió fuera del aeropuerto a la expectativa de su llegada. Sin embargo, quienes desean celebrar el regreso de López Rivera tendrán que esperar hasta que su condena termine oficialmente el 17 de mayo a las 8:00 a.m. Aunque López Rivera ya está de regreso en Puerto Rico, todavía tiene que completar su condena hasta el final. Cumplirá el resto bajo arresto domiciliario en el domicilio de su hija y no podrá tener contacto alguno con personas que no cuenten con autorización expresa, especialmente la prensa.

Nelie Lebrón Robles, usuaria de Facebook, aconsejó tener mucho cuidado con lo que publican sobre López Rivera en los medios sociales:

Hay felicidad entre el pueblo por la llegada de Oscar. […] Si no saben el por qué de las circunstancias de la llegada de Oscar a Puerto Rico, no hagan comentarios que lesionan este día tan maravilloso para el pueblo que, fuera de líneas políticas, religiosas, sociales, se unió para pedir su excarcelación.

Reflexionando sobre los hechos de la últimas semanas, Cristina Vives Rodríguez, también usuaria de Facebook, escribió la noche que López Rivera aterrizó en Puerto Rico:

El día después de las pasadas elecciones de noviembre, al despertar, aún acostada, me enteré a través del internet y por medio de mi teléfono, de que Donald Trump había ganado la presidencia de Estados Unidos. Las lágrimas de tristeza salieron de mis ojos al instante. No tuve control de ellas. Susurré en voz alta un nombre: Oscar. “¿Qué va a pasar ahora? ¿Qué vamos a hacer? Oscar tiene que salir. Es urgente. No hay más tiempo”, pensé. Esta noche, estando ya acostada, siento brotar las lágrimas de mis ojos de nuevo. Esta vez, vienen acompañadas de sonrisas felices porque sé que Oscar dormirá hoy en su País, junto a su hija. En su hogar… Gracias doy.

Mucha gente imaginó el momento en que López Rivera finalmente volviera a casa en Puerto Rico como un día de gran celebración. Nadie imaginó que su regreso ocurriera del modo en que sucedió. No sorprendería que el día en que López Rivera complete su condena, haya gran celebración en las calles. Por lo tanto, muchos puertorriqueños aguantan la respiración hasta el 17 de mayo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.