¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Maldivos indignados por supuesto acuerdo de “venta” del atolón de Faafu a Arabia Saudita

Complejo vacacional ubicado en una isla del atolón de Faafu, Islas Maldivas. Imagen de Warren Rohner proveniente de Flickr. CC BY-SA 2.0

El rey de Arabia Saudita, Salman Salman bin Abdulaziz al-Saud, tiene previsto visitar la nación insular de Maldivas este mes de marzo, y según se rumorea, firmará un acuerdo sin precedentes para alquilar el atolón de Faafu hasta por 99 años con el fin de desarrollar una zona económica especial.

Los detalles del acuerdo aún no están disponibles al público, pero eso no ha impedido que los habitantes de las Maldivas protesten en contra del supuesto plan en los medios sociales, que muchos han descrito como la “liquidación” gubernamental del territorio nacional.

Venderán las islas Maldivas a los superacaudalados del mundo. Los lugareños serán trasladados por la fuerza y aglomerados en un puñado de áreas especialmente designadas.

Es momento de guardar algunos granos de arena de las playas del atolón de Faafu. Un recordatorio de cuando podíamos caminar libremente en el lugar. Eso era cuando nos pertenecía.

Según los reportes, los sauditas están interesados en adquirir un atolón de las Maldivas para desarrollar una ciudad de primera clase para la élite acaudalada de todo el mundo. Presuntamente, su atención está centrada en Faafu o el atolón Nilandé Norte, que consta de 18 islas, cinco de las cuales están habitadas por aproximadamente 6000 ciudadanos.

El presidente de Maldivas, Abdulla Yameen Abdul Gayoom, afirmó en un discurso que dio el 24 de enero al pueblo de Magoodhoo, una de las islas habitadas del atolón de Faafu, que el gobierno saudita tenía un especial interés en el atolón de Faafu. También expresó que el proyecto atraería cientos de oportunidades laborales.

Según Maldive's Finest, sitio web informativo enfocado en los complejos vacacionales del país, los planes que tienen los sauditas para el atolón de Faafu incluyen la construcción de una ciudad internacional que preste servicios innovadores, como filiales de las mejores universidades del mundo, instalaciones médicas, actividades de esparcimientos, tiendas y restaurantes que acompañen la belleza natural y las playas de las islas.

No obstante, existen rumores generalizados con respecto a que a la presunta venta de parte del atolón a los sauditas. La organización contra la soborno Transparency Maldives ha exigido al gobierno divulgar los planes que tiene para el atolón de Faafu.

En septiembre de 2016, en una investigación dada a conocer por Al Jazeera titulada “Robando el paraíso“, se develaron casos de corrupción de parte del presidente Abdulla Yameen y su gobierno (vea los reportajes de Global Voices). El documental expuso 59 acuerdos corruptos de arrendamiento de tierras, donde el vicepresidente organizó acuerdos con importantes casinos y compañías hoteleras que arrendaron islas completas por sumas millonarias. El erario maldivo recibió solo vio una pequeña proporción de esos ingresos, mientras que el resto -cerca de suma de $80 millones de dólares- fue distribuido entre corporaciones que pertenecen a familiares y amigos del vicepresidente.

Aisha Hussain Rasheed escribió en un estado de Facebook el porqué se opondría a la venta del atolón de Faafu:

Maldivians, today, are suffering the consequences of allowing political elites make decisions on our behalf without any accountability; getting behind decisions made by political leaders based only on short term personal benefits, partisan political interests and empty nationalistic, religious or political rhetoric. The possible sale of Faafu atoll (or part of the atoll) to the Saudis is not just on the government; it's also on the opposition, which allowed the constitutional amendment to go through, because that MIGHT secure the release of THEIR president. It's also on all of us, for allowing this system and atmosphere to continue.

Los maldivos, hoy, estamos sufriendo las consecuencias de permitir que las élites políticas tomen decisiones en nombre nuestro sin ninguna responsabilidad, sacando provecho de las decisiones tomadas por los líderes políticos, que están fundamentadas solo en beneficios personales a corto plazo, intereses políticos partidistas y retórica nacionalista vacía, religiosa o política. La posible venta del atolón de Faafu (o una parte) a los sauditas no es solo culpa del gobierno, también de la oposición, por permitir que avanzara la enmienda constitucional, ya que eso PODRÍA garantizar la liberación de SU presidente. No obstante, es también nuestra culpa, por dejar que este sistema y esta atmósfera continúen.

Mohamed Shahid hizo un llamado a la acción ciudadana:

This is no time for despair or giving up. This is a time for organizing, stop selling our Islands and reefs and Faafu Atoll fighting back.

No es momento para desesperarse o rendirse. Es tiempo de organizarse, detener la venta de nuestras islas y arrecifes y defender el atolón de Faafu.

En Twitter, las personas desahogaron su ira utilizando la etiqueta #SaveFaafu (salven a Faafu):

Nosotros, el pueblo de las Maldivas, nos oponemos totalmente a la venta o al arrendamiento de la tierra de las Maldivas a otro país.

Dragar las lagunas de Faafu, reclamar la tierra, construir villas acuáticas y balenarios, vender a los supermillonarios; el pueblo de Faafu trabaja como mayordomo, equipo de limpieza y camareros.

En contra la de venta de Faafu.
———
Me opongo a que vendan la tierra a extranjeros sin que se tome en cuenta la opinión del pueblo. Detengan la venta del atolón de Faafu a la familia real saudita.

Todos los poderes del Estado de las Maldivas se derivan de los ciudadanos y se queda con los ciudadanos.

Soy maldivo y me opongo a la venta del atolón de Faafu o cualquier otra isla de mi país a Arabia Saudita o a cualquier otra parte extranjera.

“Faafu” no es solo el nombre del atolón, también es una letra del alfabeto del divehi, el idioma maldivo. En Twitter, el usuario Tedry publicó una imagen del alfabeto en donde reemplaza esa misma letra con un dibujo del rey saudita:

Faafu no existe más.

Los principales medios de comunicación de las Maldivas no han informado mucho sobre el tema, y existe un rumor que afirma que a los periodistas les entregaron “obsequios” en efectivo en un evento que realizó la embajada saudita:

Este soborno puede que sea para silenciar la crítica por las negociaciones de la venta del atolón de Faafu a Arabia Saudita o para obtener cobertura favorable en la visita del rey.

El acuerdo del que tanto se rumorea tendrá también implicaciones geopolíticas, argumenta Michail Naseem:

La venta del atolón de Faafu no se trata de que los nativos tengan menos tierra, tiene implicaciones mayores. Permite que nuestras islas sean utilizadas para conflictos geopolíticos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.