¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Diplomacia imprudente: Crisis del Tulipán entre Turquía y Países Bajos asusta a minorías en Europa

Secretario John Kerry escucha al ministro del Exterior turco Cavusoglu que se dirige a periodistas en Washington. Imagen del Departamento de Estado estadounidense pubilcada en la cuenta oficial de Flickr. Dominio público.

Un extraño punto muerto diplomático que aumentó a amenazas de sanciones y otras medidas ha echado a perder la relación de Turquía con los Países Bajos, nación aliada de la OTAN, y ha alentado la retórica nacionalista en ambos países.

El episodio tuvo el ministro del Exterior de Turquía, Mevlut Cavusoglu, impedido de aterrizar en los Países Bajos el 11 de marzo, y las autoridades holandesas escoltaron a la ministra de Asutos Familiares de Turquía, Fatma Betul Sayan Kaya, fue escoltada a la frontera alemana al día siguente, cuando ambos ministros trataban de asistir a una manifestación en el exterior del consulado turco en la ciudad holandesa de Róterdam.

Tanto Cavusoglu como Kaya tenían la intención de dirigirse a los ciudadanos turcos con relación al próximo referéndum en el país en las afueras del consulado en esa ciudad holandesa de más de medio millón de habitantes. Róterdam, famosa como ciudad de inmigrantes, tiene un alcalde musulmán, aunque apenas el 8 % de la población es de origen turco.

Radicalmente, las autoridades holandesas impidieron que ambos ministros cumplieran con sus visitas no programadas, y luego dispersaron a una multitud cada vez más inquieta con cañones de agua y perros policía. Luego, la multitud arrojó vidrio y piedras a la policía, según testigos oculares.

Los aciertos y errores del gobierno turco de propiciar una manifestación relacionada con su propia política interna, y la dura respuesta del gobierno holandés a la situación dominaron la conversación en Twitter. Predeciblemente, igual pasó con la figura del controvertido presidente turco, Recep Tayiip Erdogan, que la emprendió contra el gobierno holandés como “rezagos de los nazis” y amenazó con sanciones.

Aaron Stein, analista de Turquía, recopiló una útil cronología en inglés de una situación absurda que salió mal, donde usa “gob X” para los Países Bajos y “gob Y” en lugar de Turquía.

Las acciones tienen consecuencias

Erdogan, que se puede decir que es el político más poderoso de Turquía desde que Kemal Attaturk, fundador moderno del país, murió ejerciendo el cargo en 1938, será el principal beneficiario de la posición constitucional en juego en el referéndum de abril.

Aunque es probable que se aprueben los cambios que fortalecen su cargo, cada voto cuenta, incluidos los de los turcos que viven y trabajan en Europa, lo que explica por qué miembros del gobierno intentar, casi sin éxito, visitar ciudades con importantes poblaciones turcas en el continente y conseguir apoyo. Además de los Países Bajos, Austria y Suiza también han cancelado manifestaciones en favor de un voto por el Sí, manifestando su deseo de no permitir que sus países se conviertan en puntos de escala para las campañas políticas de un gobierno extranjero.

Pero la naturaleza de la respuesta holandesa al más reciente intento de organizar una manifestación da ventaja al cada vez más nacionalista Erdogan, como demuestran los tuits de sus simpatizantes y una mirada a las portadas de periódicos a favor del régimen.

Son cobardes, facistas y rezagos de los nazis.

A esto se le llama “apretar el mensaje”. La prensa turca sigue órdenes editoriales mientras se profundiza la crisis con los Países Bajos y otros.

Quisiera ofrecer al gobierno holandés mi sincero agradecimiento por hacer tanto a favor de la campaña por el Sí en el referéndum.

También parece un regalo perfecto para el político holandés opositor de derecha Geert Wilders antes de las elecciones generales, cuyos resultados se conocerán el 16 de marzo. Algunos especularon que el gobierno reaccionó ante la manifestación de la manera en que lo hizo para complacer el sentir nacionalista que ha llevado a Wilders al borde una impactante victoria.

Vete y no vuelvas, Betul Sayan Kaya, y llévate a tus fans turcos de los Países Bajos, por favor.

Sin embargo, esta es una época aterradora para ser un minoría musulmana en Europa, pues las poblaciones de migrantes se convierten en objeto de lucha en las tensiones entre Ankara y Occidente.

La Crisis del Tulipán es una serie interminable de penas, pero con consecuencias humanas reales en una época frágil para las minorías en la Unión Europea.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.