¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Proyecto fotográfico insta a mexicanos a nunca olvidar crímenes que quedaron impunes

“Mientras Orábamos”. Fotografía de Pablo Tonatiuh Álvarez Reyes. Usada con el permiso del autor.

Por favor, ten en cuenta que algunas de las imágenes en esta publicación, aunque montadas, retratan violencia gráfica.

El fotógrafo Pablo Tonatiuh Álvarez Reyes ha creado “Sin Olvido”, una serie de fotomontajes llamativos para resaltar nueve casos de crímenes sin resolver en México.

Tonatiuh dice que pretende criticar la memoria colectiva de los mexicanos que fácilmente olvidan los crímenes que quedan impunes, muchos encubiertos por políticos. Esas injusticias se cometen frecuentemente en contra de la población más vulnerable en México.

Las imágenes se crean utilizando un estilo de presentación artística denominado Tableau vivant, que en español significa “cuadro vivo”. La técnica incorpora sujetos en escena, que son iluminados de manera teatral para obtener un efecto dramático, lo que crea una estética hiperrealista.

Hasta el momento, tiene publicadas siete de las nueve piezas que conforman el proyecto Sin Olvido en su página de seguidores en Facebook. En una entrevista con Global Voices, explicó que los fotomontajes no son solo arte, sino una forma de activismo; así que, está cronometrando la publicación de cada fotografía para tener un impacto máximo.

Mientras Orábamos 

El fotomontaje “Mientras Orábamos”, que aparece al inicio de este artículo, representa la masacre de Acteal donde paramilitares asesinaron a 45 personas, incluidos mujeres y niños, que asistían a un grupo de oración local en el pequeño pueblo de Acteal, estado de Chiapas, el 22 de diciembre de 1997. La masacre transcurrió en medio del conflicto armado entre el Estado y el grupo combativo de izquierda conocido como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, después de que la implementación, en 1994, del Plan de Campaña Chiapas –operación de contrainsurgencia cuyo objetivo era infiltrar a los paramilitares en las zonas bajo influencia zapatista para evitar la propagación de la ideología.

En nuestra entrevista con Tonatiuh, nos explicó la importancia de destacar a las víctimas indígenas de esta masacre:

Habla sobre la matanza que ocurrió en una pequeña localidad en Acteal, en Los Altos de Chiapas, ahí se encontraba orando indígenas tzotziles en una iglesia cristiana pentecostal, cuando llegó un grupo de paramilitares, a disparar contra ellos, el resultado fueron 45 muertos, entre los que se encontraban mujeres y niños, se culpó a un grupo paramilitar contrario al EZLN de haber perpetrado el crimen, pero nunca se esclareció de manera correcta quienes fueron los instigadores, pero la respuesta más obvia, es que fue el mismo gobierno federal que buscaba dar un escarmiento a la guerrilla en Chiapas.

Hablar de este sucesos significa darle voz a un grupo poco escuchado en el país, los indígenas.

El silbato de Mancera 

El Silbato de Mancera alude a una política implementada por el gobierno de la ciudad de México para impedir la violencia contra las mujeres, con la cual se les brinda un silbato “antiagresión” para utilizar en caso de ser atacadas en la calle. Se les llama así por Miguel Ángel Mancera, alcalde actual de la ciudad de México, y por su color rosa fueron criticados como una solución superficial e inefectiva para contrarrestar la violencia generalizada contra la mujer en México.

El Silbato de Mancera. Fotografía de: Pablo Tonatiuh Álvarez Reyes. Usada con el permiso del autor.

La violencia hacia las mujeres no se arregla separándolas en los vagones del metro, recomendándoles ropas largas, o dándoles silbatos rosas para que pidan auxilio. La violencia se combate desde la educación, cuando se comprende al otro, cuando se le respeta, cuando se le conoce. Medidas paliativas para solucionar problemas graves y profundos, sólo destacan la indiferencia que se tiene hacia el tema, y peor aún, demuestran que mas que una solución son ellos mismos, parte del problema. – Pablo Tonatiuh Álvarez Reyes

Peñabot

Peñabot es una imagen que critica el uso de recursos públicos para generar propaganda digital a favor del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Peñabot es un nombre popular que se ha dado a los bots y trolls automáticos en los medios sociales mexicanos, que son utilizados para sofocar los temas del momento, que en su mayoría son críticas del gobierno, manipular la opinión pública y hostigar a los usuarios.

Peñabot. Fotografía de Pablo Tonatiuh Álvarez Reyes. Usada con permiso del autor.

De acuerdo con el Dr. Ernesto Villanueva, académico e investigador del Instituto de Investigación Jurídica de la Universidad Autónoma Nacional de México, el uso de los peñabots viola los artículos 6 y 134 de la Constitución mexicana, y podría costar un estimado de 80 millones de pesos al mes (aproximadamente cuatro millones de dólares).

Hasta el Fin del Mundo 

Esta imagen alude el trágico incendio de 2009 en la Guardería ABC, centro de cuidado infantil ubicado en el estado de Sonora al noreste de México. El siniestro provocó la muerte de 49 niños y dejó a más de 70 con problemas respiratorios y otros padecimientos permanentes. Hubo sospechas de que el incendio, que comenzó en una bodega aledaña donde se almacenaban los archivos del Departamento de Control Vehicular de la Secretaría de Hacienda del estado de Sonora, fue provocado de manera intencional.

La guardería ABC era financiada con fondos federales por el Instituto Mexicano del Seguro Social, pero administrada de manera privada. La guardería infringió varias normas de seguridad, no tenía extintores de incendio, los detectores de humo no funcionaban y las salidas de emergencia eran inadecuadas.

Hasta el Fin del Mundo. Fotografía de Pablo Tonatiuh Álvarez Reyes. Usada con permiso del autor.

Una investigación se realizó posteriormente para determinar la causa del incendio y quién había sido el responsable. Implicó a varios funcionarios de alto nivel, como Juan Molinar Horcasitas –uno de los colaboradores más cercanos del expresidente Felipe Calderón– y también a los administradores y propietarios de la guardería, entre estos un primo de la esposa de Calderón. Algunos funcionarios renunciaron como consecuencia del incidente, mas no fueron procesados. La única persona arrestada por el incendio fue puesta en libertad en enero de 2014.

En 2016, Danissa López Arvizu, madre de una de las víctimas y exprofesora del centro, explicó al periódico El Universal el dolor que ocasionó la falta de justicia:

Cada día lo recuerdo más, el dolor va a estar ahí siempre, alguien irá a la cárcel? quizás, ¿pero mi hijo qué? Él jamas va a estar conmigo y con sus hermanos. ¿Quién va a pagar por su muerte y las de los otros 48 niños y los otros 70 lesionados? El paso del tiempo no me ayuda, al contrario peor es su ausencia. Mi niño me hace falta y siempre va a estar en mi pensamiento, me hubiera gustado que viviera hasta el fin del mundo.

Las Edecanes 

Las Edecanes. Fotografía de Pablo Tonatiuh Álvarez Reyes. Usada con permiso del autor.

Tonatiuh explicó la historia detrás de las edecanes:

Cuando el equipo de la periodista Carmen Aristegui descubrió la red de prostitución encabezada por Gutiérrez de Torre del PRI del Distrito Federal muchos sentimos una gran satisfacción de ver cómo el periodismo había logrado lo que nuestras autoridades corruptas en nuestro país no habían podido, desenmascarar cómo el poder político en nuestro país convierte a las mujeres en prostitutas. Tristemente el gusto duró poco, De la Torre fue exonerado, y anda por la vida como si nada hubiera pasado, por eso me decidí hacer este tableau vivant, para que no se olvida lo que hizo él, para que no se nos olvide lo que representa el PRI en nuestro país, y para que quede constancia de lo que el poder de muchos políticos, radica en su impunidad sin límites.

Que este tableau vivant fotográfico sirva para perpetuar la indignación que tan rápido se disuelve con el tiempo en nuestro país.

La Construcción del Nuevo Aeropuerto

San Salvador Atenco es un pueblo del estado de México conocido por su movimiento de resistencia contra la construcción de un nuevo aeropuerto en 2002. Los ciudadanos organizaron y crearon el Frente del Pueblo en Defensa de la Tierra, y se opusieron a la construcción del nuevo aeropuerto, provocando finalmente que el gobierno desistiera del proyecto. El éxito de la resistencia hizo que los ciudadanos de San Salvador Atenco ganaran reconocimiento a nivel nacional.

Varios años después, el 3 de mayo de 2006, la policía impidió que 60 vendedores de flores instalaran sus puestos de venta en el mercado de Texcoco, a poca distancia de San Salvador Atenco. Los que se resistieron fueron golpeados y arrestados. Los vendedores de flores solicitaron ayuda a sus vecinos y los ciudadanos de San Salvador Atenco respondieron colocando un bloqueo en la autopista local. Lo que ocurrió después se hizo conocido como la masacre de Atenco. Una operación policial masiva que primero reprimió y levantó de manera violenta el bloqueo de la autopista el 3 de mayo, se intensificó el 4 de mayo, cuando la policía allanó los hogares de los civiles, arrestó y agredió arbitrariamente a las personas, lo que causó terror en el pueblo. Los medios de comunicación retrataron el asedio como una acción policial justificable contra un pequeño grupo de agitadores violentos que empuñaban machetes.

Dos adolescentes murieron y más de 200 personas fueron detenidas, entre estas mujeres, menores de edad, periodistas, observadores de derechos humanos y varios extranjeros. Algunas de las 26 mujeres detenidas fueron sometidas a monstruosas torturas de índole sexual en manos de la policía, mientras eran trasladas a la prisión. El viaje, que debía durar aproximadamente dos horas, se convirtió en una pesadilla de seis horas. Los testimonios de 11 mujeres fueron incluidos en una denuncia presentada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado mexicano. Esta detalló cómo las mujeres fueron despojadas de sus vestimentas, humilladas, forzadas a practicar sexo oral y violadas por la policía.

La Construcción del Nuevo Aeropuerto. Fotografía de Pablo Tonatiuh Álvarez Reyes. Usada con permiso del autor.

De los 16 oficiales de policía que fueron procesados por esos abusos atroces, 15 fueron liberados sin ningún cargo en su contra. Un oficial estatal fue condenado a tres años de prisión por “actos libidinosos”, pero no cumplió la condena porque la acusación fue clasificada como delito leve según el Código Penal mexicano; su sentencia fue modificada a una multa de 8,427 pesos (aproximadamente 420 dólares).

El entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, apareció en las noticias nacionales y aseguró al público que él había ordenado la acción policial, que era necesaria para reinstaurar la paz y el orden. También declaró públicamente que se investigaría más, pero que era posible que las mujeres estuvieran “fabricando las acusaciones”. Posteriormente, Peña Nieto se convirtió en el presidente de México, hasta la actualidad.

Varias mujeres que fueron agredidas por la policía en Atenco no eran originarías de México. María Sastres de España testificó ante Amnistía Internacional:

nos hicieron de todo, y como estábamos encapuchadas no veíamos quiénes eran, cuando mucho veíamos el suelo lleno de sangre y escuchábamos los gritos de dolor de la gente. No quiero entrar en muchos detalles sobre las agresiones sexuales, pero nos quitaron la ropa, nos la rompieron, nos pasaban la mano muchos policías y prefiero ya no decir más cosas…

No Nos Olviden 

Dos años han transcurrido desde que la la policía local privó de su libertad a un grupo de estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos –con sede en Ayotzinapa, al oeste del Estado de Guerrero– y presuntamente después los entregó al grupo armado Guerreros Unidos. Nunca se volvió a saber de los estudiantes. El caso de Ayotzinapa, como es conocida esta trágica serie de hechos, permanece impune, y las familias de los 43 estudiantes desconocen aún qué sucedió con sus seres amados.

No Nos Olviden. Fotografía de Pablo Tonatiuh Álvarez Reyes. Usada con permiso del autor.

‘Todas las nuevas luchas también son antiguas’

Tonatiuh hizo una reflexión acerca de su trabajo en una entrevista con revistakulte.com:

La gente ya no quiere recordar ni pensar en esos hechos, porque tal vez no le ve ningún caso; por ello este proyecto nos dice que no deberíamos olvidar lo que nos ocurrió, como Atenco, el News Divine, que tal vez fue más local, pero todos los sucesos de ese tipo son importantes cuando no han tenido un cierre, cuando no se ha castigado a los responsables. Debemos seguir luchando porque todas las luchas nuevas, también son las viejas, son la misma.

Puedes seguir el trabajo de Tonatiuh a través de su página de Facebook, Pablo A. Tonatiuh Fotografía.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.