¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Estas son las contribuciones de diez mujeres latinoamericanas a la ciencia

Imagen publicada por la Fundación Karisma bajo licencia Creative Commons (CC BY-SA 2.5 CO)

La siguiente es una re-edición del texto hecho por la Fundación Karisma, cuyo original ha sido publicado bajo licencia Creative Commons (Atribución-CompartirIgual 2.5 Colombia). 

Según la Unesco, en el mundo, el 29% de las personas que se dedican a la investigación son mujeres. La cifra es un poco más esperanzadora en la región latinoamericana, donde el promedio alcanza el 45%. De hecho, nuestra región observa la tasa más alta a nivel mundial en cantidad de investigadoras. En Colombia, el promedio alcanza los 37%, mientras que en términos de liderazgo, de los 4.000 grupos de investigadores registrados en Colciencias, solo 34% están dirigidos por mujeres.

Pese a los avances, estas cifras indican que aún falta camino por recorrer. Sobre todo para equiparar la situación de las mujeres con sus colegas hombres en el campo de las ciencias. Es decir, las mujeres participamos pero todavía no lo hacemos en igualdad de condiciones. Y no hay más que tratar de armar una lista de nombres de mujeres inventoras, científicas, matemáticas o ingenierías que conocimos en nuestros años de estudios para darnos cuenta de que no conocemos muchas.

Les invitamos a que paren un momento y conozcan las historias de 10 latinoamericanas que han forjado sus carreras en el campo de las ciencias naturales, la medicina, la ingeniería, las tecnologías y las matemáticas, como una invitación a cuestionar qué pasaría sin el aporte de las mujeres a las diferentes profesiones en el mundo.

1. Nayive Pino Benítez, bióloga colombiana

Estudió en la Universidad del Quindío en Armenia, Colombia, y obtuvo su maestría en Ciencias Biológicas con énfasis en Fitoquímica de la Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá, Colombia. Actualmente, es docente de la Universidad Tecnológica del Chocó en Quibdó, Colombia.

Su interés por el campo de la biología está muy conectado con el lugar en el que creció: el pacífico colombiano, una región de una exuberante y rica flora, pero, paradójicamente, una de las zonas más pobres y desconocidas para el mundo. Este panorama es lo que la ha impulsado a trabajar para visibilizar el alto valor de la flora chocoana y aportar a la disminución de las múltiples problemáticas atadas a la pobreza de esta región colombiana.

2. Luz Amparo Triana Moreno, botánica, pteridóloga y bióloga colombiana

Ha desarrollado sus actividades académicas e investigativas en el Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Caldas en Manizales, Colombia. Sus líneas de investigación científica son la pteridología –rama de la biología que estudia los helechos y plantas afines–, la botánica y la ecología. Su actividad científica la ha hecho merecedora de varios premios y becas, además de contar con un sinfín de producción bibliográfica y participación destacada en eventos científicos nacionales e internacionales.

Fuentes: Wikipedia y CvLAC.

3. Bonnie Prado Pinto, ingeniería aeroespacial colombiana

Nació en Quibdó, la capital del Chocó en el Pacífico colombiano. A pesar de la falta de oportunidades y el abandono estatal, Bonnie recibió de este territorio la inspiración para soñar lo imposible: convertirse en una científica aeroespacial y trabajar para la NASA. Su tenacidad y ambición de superación la llevaron a obtener su título de Ingeniería Eléctrica de la Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá, Colombia.

En un esfuerzo por inspirar a la juventud a interesarse por la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, Bonnie organizó un campamento de verano en 2015 para adolescentes de zonas desfavorecidas del Quibdó. En 2010, consiguió una pasantía que hizo realidad uno de sus mayores ilusiones: trabajar en la NASA. Ahí colaboró en el perfeccionamiento del desarrollo de vehículos robóticos para la exploración espacial.

Fuente: ALE, Purdue University & El Tiempo

4. Ángela Restrepo, microbióloga colombiana

Nació en Medellín y se graduó de bachiller en una época en que las mujeres estaban destinadas a casarse y cuidar a los hijos. Pero ella, que conoció los microscopios con el abuelo médico, lo que quería era pasar su vida en el laboratorio con esos pequeños pero potentísimos organismos vivientes capaces de causar tantas enfermedades.

Además de tener que vencer a familiares que no veían bien que quisiera estudiar y hacer una carrera en ciencias, el gran reto que enfrentó fue la resistencia de algunos directivos “para reconocer que las mujeres sabían mantener su palabra y regresarían a enseñar al término de los estudios en el exterior”. Aconseja a las mujeres científicas “que nunca pierdan el optimismo ni el deseo de abrir caminos para quienes las siguen”, que intenten “cambiar el mundo” a través de su trabajo, que “siempre sean entusiastas y estén dispuestas a perseguir metas altas”.

Fuente: IANAS & EAFIT

5. Kathrin Barboza, bióloga boliviana

Candidata a doctora de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en España. Actualmente desarrolla sus estudios en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. En 2009, National Geographic le otorgó la beca Young Explorers y en 2012 recibió la beca L’Oréal UNESCO para mujeres en la ciencia.

Junto con su colega Aideé Vargas redescubrieron en 2006 el murciélago “nariz espada”, que se creía extinto desde hacía más de 70 años. Su trabajo provocó la creación del primer santuario ecológico en Latinoamérica dedicado a la conservación de una especie de murciélago.

Fuente: Wikipedia, L’Oréal-Unesco & La Información

6. Valeria de Paiva, matemática, lógica y científica informática brasilera

Las actividades académicas de Valeria de Paiva han estado orientadas al estudio de los enfoques lógicos de la computación, especialmente utilizando la teoría de categorías, la representación del conocimiento y la semántica del lenguaje natural, además de la programación funcional con un foco en fundaciones y teorías de tipos. Su trabajo es notablemente diverso.

Además, es investigadora principal en lenguaje natural e inteligencia artificial en el laboratorio de tecnología Nuance, donde trata de crear puentes entre personas expertas en lingüística e ingeniería en inteligencia artificial. Además, ha sido docente en computación en varias instituciones educativas de renombre como la Universidad de Santa Clara y la Universidad de Stanford.

Fuente: Nuance, LinkedIn & Valeria de Paiva

7. Alicia Dickenstein, matemática argentina

Junto con los cargos y logros que ha obtenido, la idea de que la matemática es universal, siempre responde a las mismas leyes y permite la comunicación entre diversas culturas y edades en forma natural es, quizá, lo más satisfactorio de su profesión. En 2015 fue elegida por una asamblea de matemáticos representantes de todo el mundo como vicepresidenta de la Unión Matemática Internacional de 2015 a 2018, cargo que por segunda vez en 97 años es otorgado a una mujer.

Fuente: Nexciencia, Entrevista de Fundación Karisma

8. Idelisa Bonelly, bióloga marina dominicana

Conocida como “la madre de la conservación marina en el Caribe”. Ha desarrollado la biología marina en la isla desde su posición de docente en la Universidad de Autónoma de Santo Domingo, donde impulsó la creación de la carrera de biología con el expreso propósito de motivar a las jóvenes mujeres a convertirse en científicas. Además, participó en la creación de un centro de investigaciones sobre la temática (CIBIMA). Desde 1984, junto con un grupo de organizaciones dominicanas e internacionales, promovió la protección de las zonas de reproducción de las ballenas jorobadas, que permitió que 1986 se designara el Banco de la Plata como de un santuario. Esta zona también sirve para la protección de delfines y manatíes.

Fuentes: Wikipedia & UN Women

9. María Amparo Pascual, bioestadística cubana

Primera especialista cubana en Bioestadística, dedicada en un principio a la metodología de la investigación y luego en la investigación clínica en Oncología. Esa experiencia le permitió participar en la creación del Centro Nacional Coordinador de Ensayos Clínicos de Cuba (CENCEC), de la que fungió como directora fundadora desde 1991, en un época donde rara vez las mujeres ostentaban cargos directivos.

Fuente: Entrevista de Fundación Karisma & Siempre Latina

10. Nubia Muñoz, patóloga y epidemióloga colombiana

Médica de la Universidad del Valle (Colombia), becaria de la Universidad de Johns Hopkins (Estados Unidos) y del Centro Internacional para Investigación del Cáncer (Francia), donde ha desarrollado su trabajo como epidemióloga, estudiando los tipos de cáncer que más afectan a las poblaciones pobres.

Su trabajo ha contribuido a descubrir los agentes infecciosos del cáncer de estómago, del cáncer de hígado y del cáncer de cuello uterino. Una de sus grandes satisfacciones como científica es haber descubierto el virus del papiloma humano como la causa principal de este último tipo de cáncer.Este trabajo le valió el premio Canada Gairdner Global Health en 2009 y la nominación al premio Nobel de Medicina en 2008.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.