¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Inspector General Adjunto de Uganda es el tercer funcionario de gobierno asesinado en tres años

Captura de pantalla de un video de Andrew Felix Kaweesi durante una reciente conferencia de prensa.

El Inspector General Adjunto del Cuerpo de Policía de UgandaAndrew Felix Kaweesi, que también era el portavoz y jefe del departamento de Desarrollo de Recursos Humanos, fue brutalmente asesinado por cuatro pistoleros en motocicleta (comúnmente llamados boda boda), el 17 de marzo de 2017. Solamente tenía 48 años. El incidente ocurrió cuando salía rumbo al trabajo de su casa en Kulambiro, un surburbio de la capital Kampala, a trabajar. El pistolero también mató al chofer de Kaweesi, Godfrey Mambewa, y su guardaspaldas, cabo Kenneth Erau.

Kaweesi es el tercer funcionario del gobierno que muere de esa manera en un periodo de tres años. La primera fue la fiscal superior del estado, Joan Kagezi, que trabajaba en varios casos de alto perfil. Uno de esos casos eran las bombas mellizas de julio de 2010, que se llevó a cabo durante una transmisión de la final del Mundial, donde murieron 74 personas y otras 70 quedaron heridas. El grupo militante Al-Shabaab se atribuyó la responsabilidad por el ataque. Se suponía que Kagezi iba a llevar a un testigo a contar cómo se ensamblaron y se llevaron los explosivos a Kampala, pero la mataron el 30 de marzo de 2015 cuando se detuvo a comprar fruta cuando regresaba a su casa. Tres hijos suyos estaban con ella en ese momento, no tuvieron daños físicos.

El siguiente de Mohammed Kiggundu, excomandante de las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF), grupo rebelde en Uganda y la República Democrática del Congo. Kiggundu pasó a ser soldado del gobierno casi una década antes. En noviembre de 2016, unos pistoleros emboscaron su auto y lo acribillaron con más de 40 balas; Kiggundu y su guardaespaldas murieron en el lugar.

Los pistoleros usaron motocicletas en los tres asesinatos. Aunque hubo arrestos de sospechosos luego de los dos primeros asesinatos, no pasó nada más en el proceso judicial. Los usuarios de medios sociales no olvidaron fácilmente el hecho de que los casos hayan quedado sin resolver:

Somos un país desmemoriado. Joan Kagezi, Robinah Kiyingi, clérigos musulmanes, asesinados con impunidad. No hay arrestos ni condenas convincentes.

Varios clérigos musulmanes han sido acribillados en Uganda en los últimos diez años; la policía ha declarado que hay un vínculo con ADF. El líder del grupo rebelde fue arrestado en 2015 y sigue en custodia policial. Sin embargo, muchos cibernautas parecen coincidir en que cualquiera que dispare cerca de 80 balas a un auto a plena luz del día no son atacantes comunes y corrientes:

Es preocupante el momento del asesinato. Habría que estar ciego para creer que son matones de boda boda al azar.

En una filmación captada momentos después de este último asesinato, se escuchan las voces de personas afligidas en el fondo, que preguntaban por qué asesinarían a Kaweesi, padre de familia y policía tranquilo. Kaweesi tenía tres hijos y un cuarto en camino.

Hasta ahora, hay 17 sospechosos arrestados para interrogación.

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, emitió un comunicado sobre el asesinato en su página de Facebook:

As a consequence of these repeated murders in the city and other towns, I have directed the immediate installation of cameras in all major towns of Uganda and along the highways. We have been planning to do this project for some time but we have been postponing it on account of other priorities like roads and electricity […].

Como consecuencia de estos reiterados asesinatos en la ciudad y otros pueblos, he dispuesto la inmediata instalación de cámaras en todas las principales ciudades de Uganda y en las autopistas. Teníamos planeado hacer este proyecto desde hace algún tiempo, pero lo estuvimos posponiendo debido a otras prioridades, como caminos y electricidad […].

Durante una vigilia realizada por Kaweesi, el presidente dijo que  la fuerza policial había sido infiltrada por matones y pidió al Inspector General de Policía (IGP) que hiciera una limpieza en la institución, sobre todo el Departamento de Investigación Criminal (CID por su nombre en inglés).

Algunos parlamentarios y otros líderes políticos también hablaron sobre la muerte de Kaweesi:

El líder opositor, coronel retirado Kizza Besigye, dijo que los ugandeses viven en un estado mafioso donde el crimen organizado está prosperando:


En medios sociales, una usuaria expresó su preocupación:

La inseguridad en este país da mucho miedo. Andrew Felix Kaweesi se fue en un abrir y cerrar de ojos.

Del otro lado de la política (a menudo, la policía detiene las manifestaciones de la oposición), otra usuaria de Twitter enfatizó la pérdida de la familia Kaweesi:

A pesar de todo, no deseo la muerte de Andrew Felix Kaweesi. Es un padre con una familia que mantener.

La cadena Urban Television citó a un obispo que habló en el entierro:

Obispo Kaggwa: Kaweesi nos dejó un reto y aceptémoslo para transformar nuestras comunidades.

En Twitter también, el usuario Bernard Sabiti anotó:

Otro indicador de la fibra moral de Kaweesi: no ha aparecido ninguna otra “viuda” más que Annet Kaweesi. Inusual para un “hombre africano”.

En África, es bastante común que las amantes del fallecido concurran al funeral.

Sabiti también publicó una foto que siente que ilustra la humildad de Kaweesi:

Imagen de Kaweesi tranquilizando a un joven ebrio, errático, partidario de FDC antes de las elecciones de 2016 muestra su humanidad.

En Facebook, el periódico Daily Monitor publicó el siguiente mensaje que destaca la integridad de Kaweesi:

One time, I was called by a colleague to talk to him to bail him out from a traffic offence but when I called Afande Kaweesi, he openly told me that he couldn’t bend the law to help the journalist. He ordered the journalist to pay a fine.

Una vez, me llamó un colega para pedirme que hablara para que le perdonaran una infracción de tránsito, pero cuando llamé a Afande Kaweesi, me dijo abiertamente que no podía dejar de aplicar la ley para ayudar al periodista. Orddenó al periodista que pagara la multa.

Andrew Felix Kaweesi fue enterrado el 21 de marzo de 2017, en su hogar ancestral en el distrito de Lwengo, Uganda. Al momento de publicación de este texto, no ha habido novedades en el caso.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.