¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Guerra entre España y el Reino Unido por Gibraltar? No way, José!

El peñón de Gibraltar visto desde la localidad española de la Línea de la Concepción. Foto de Mihael Grmek para Wikimedia Commons, con licencia CC BY-SA 3.0

El peñón de Gibraltar visto desde la localidad española de la Línea de la Concepción. Foto de Mihael Grmek para Wikimedia Commons, con licencia CC BY-SA 3.0

35 years ago this week, another woman PM sent a task force half way across the word to defend the freedom of another small group of British people against another Spanish-speaking country. And I'm absolutely certain that our current PM would show the same resolve in standing by the people of Gibraltar.

Esta semana hace 35 años otra primera ministra envió al ejército a la otra punta del mundo para defender la libertad de otro pequeño grupo de británicos contra otro país hispanohablante. Y estoy totalmente seguro de que nuestra actual PM mostraría la misma resolución en apoyo del pueblo de Gibraltar.

Con estas palabras, el antiguo líder conservador Michael Howard iniciaba hace unos días una de las más agrias polémicas de los últimos años entre España y el Reino Unido sobre el Peñón de Gibraltar.

¿Qué es Gibraltar? Es una pequeña área estratégicamente situada en la entrada al Mediterráneo, que fue ocupada por los británicos durante la Guerra de Sucesión Española y posteriormente anexionada a Gran Bretaña en el Tratado de Utrech.

Gibraltar tiene algo más de 33 000 habitantes, García y Smith prácticamente al 50%, que siempre se han mostrado muy beligerantes ante cualquier intento de negociación por parte de las autoridades españolas.

Como territorio británico de ultramar, hasta ahora ha gozado de una situación privilegiada dentro de la UE, exento de ciertos impuestos, obligaciones y legislación. No obstante, a pesar de que los gibraltareños votaron masivamente a favor de la permanencia en la Unión, Gibraltar tiene pocas opciones: puesto que sus habitantes rechazan de plano la anexión a España e incluso la cosoberanía entre ambos países, solo le queda abandonar la UE con Reino Unido.

Hace unos días, el Consejo Europeo repartió entre los Estados miembros las directrices que se seguirán en las negociaciones sobre el brexit, en las que manifiesta explícitamente que los futuros acuerdos entre la UE y el Reino Unido no serán aplicables a Gibraltar sin el consentimiento de España, dando así derecho de veto a este último país.

Esta concesión ha enfurecido a ciertos políticos británicos de tinte conservador. Al antes mencionado Howard se unieron otros, como Boris Johnson, ministro británico de Exteriores, que acusó a España de ejercer “presiones inaceptables sobre el futuro de Gibraltar como parte de las negociaciones sobre el brexit”, o el de Defensa, Michael Fallon, que manifestó su intención de proteger Gibraltar “hasta las últimas consecuencias”. También el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, que el lunes declaró: “pagarlo [el brexit] con nosotros es permitir a España comportarse como un matón (…) Esto es un claro acoso español”. El excomandante Christopher J. Parry llegó a decir:

España debe aprender de la Historia que no merece la pena enfrentarse a nosotros y que todavía podemos chamuscar la barba del rey de España.

Aún más lejos han ido los tabloides sensacionalistas. The Sun publicó una memorable portada que provocó las burlas de algunos internautas:

¡Que os den, señores! grita el Sun en su campaña por un Gibraltar realmente británico.
*PD: Vacaciones en España por 15 £ en el “periódico” de hoy.

No contento con esto, el columnista Kelvin Mackenzie publicó un artículo en el que califica a los españoles de “borrachos” y “follaburros” y sugiere varias amenazas delirantes, entre ellas que se boicotee España como destino turístico, se cierre el espacio aéreo a los vuelos españoles (obviando el hecho de que Iberia y British Airways pertenecen al mismo grupo empresarial) o se extradite a los 125 000 españoles que trabajan en el Reino unido (obviando también a los casi 240 000 británicos que viven en España). Mackenzie termina con una contundente cita del presidente Reagan:

Reagan used to have a sign on his desk saying: “If you’ve got them by the balls, their hearts and minds will follow.”
For balls, read cojones.

Reagan solía tener un letrero en su escritorio que decía: “si los agarras por las pelotas, los corazones y las mentes vienen detrás”.
En lugar de pelotas, léase cojones.

Las autoridades españolas, que a menudo utilizan Gibraltar como cortina de humo para desviar la atención de temas más importantes, no se han pronunciado sobre esta escalada casi bélica, y la primera ministra británica, Theresa May, se ha tomado el asunto con ironía.

Y aún con más humor se lo han tomado los internautas de ambos países, mostrando la brecha que existe entre ciertos políticos y la gente. Por ejemplo, una encuesta de la edición española del Huffington Post, que pregunta “¿Te enrolarías en el ejército para luchar por Gibraltar?” lleva hasta el momento un 100% de respuestas negativas.

Aunque con algunas excepciones, los tuiteros de ambos países también se han tomado todo este asunto con bastante humor:

España e Inglaterra pueden ir a la guerra por Gibraltar a condición de que la lucha se haga con veleros del siglo XVII.

Si yo viviera en Gibraltar y me dieran la opción de unirme a España o seguir en el Reino Unido, elegiría España por el clima.

Llevo 24 horas en España y nadie ha tratado todavía de robarme Gibraltar. Punto y partido.

Pero quizás sea el tuit de Francois Smit el que pone todo este asunto en la perspectiva que realmente merece:

Siria: El Reino Unido rechaza acciones militares tras el ataque químico, pero vamos a bombardear España por Gibraltar.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.