¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Protestas, enfrentamientos y estrategias de información llenan las calles y las redes en Venezuela

“Cierro el 6 de abril compartiendo imágenes, vídeos y panorámicas. [Este] día marcará nuestras vidas”. Fotografía de Luis Carlos Díaz. Usada con permiso.

Los llamados a protestas y las acciones de calle se intensificaron en varias ciudades de Venezuela como respuesta a la resolución del Tribunal Supremo de Justicia de diluir el parlamento y habilitar al presidente Nicolás Maduro a cumplir las funciones legislativas que le competían. Días después, luego de protestas y del rechazo internacional, el fallo fue revertido, pero esto no detuvo las reacciones de grupos opositores y organizaciones que acusaban ya al gobierno de dictatorial mucho antes de esta última controversia.

Por ello, los últimos días en Venezuela han sido caracterizados por protestas que se han enfrentado a fuertes represiones policiales, las cuales han sido denunciadas desde medios ciudadanos, organizaciones no gubernamentales y medios alternativos. La organización de defensa de derechos humanos PROVEA hizo un recuento de las protestas del 4 de abril:

Además de detener, las fuerzas de seguridad del Estado también dedicaron su jornada a reprimir la protesta con bombas lacrimógenas, gas pimienta y perdigones, violando el derecho a la manifestación pacífica, la libertad y la integridad personal y poniendo en peligro el derecho a la vida.

A pesar de la grave situación en la que se encuentra el derecho a la información, debido a la hegemonía comunicacional del gobierno, la sociedad civil levantó su voz mediante las redes sociales en conjunto con los medios de comunicación alternativos,

Las protestas continúan y se siguen documentando a través de las redes. Particularmente en la capital, Caracas, donde tanto las marchas opositoras como a favor del gobierno tomaron las redes sociales con la etiqueta #NoSeasCarnede Cañon y #6Abril:

Estrategias de seguridad y documentación en las protestas

Buena parte de la información que se ha compartido durante las manifestaciones toma en cuenta también la importancia de la responsabilidad en el uso de las redes. En el contexto de Venezuela, en el que la censura y las limitaciones a libertad de expresión y de acceso a internet se han hecho cada vez más presentes, el uso de las redes y la información ciudadana ha sido clave para la organización, la denuncia y el paso de la información.

Desde Acceso Libre, una organización en pro de la protección a internet, se recolectan datos y denuncias sobre fallos del servicio de internet:

Del mismo modo, lanzaron recordatorios de utilidad durante protestas contra el gobierno:

Indicaron los protocolos de seguridad que deben tenerse en cuenta durante las confrontaciones con la policía:

Y explicaron los mejores modo de documentar abusos:

Por su parte, la Red venezolana de Periodismo Ciudadano compartió también estos consejos:

Entre estas recomendaciones se destacaron también los tweets de Luis Carlos Díaz, periodista y colaborador de Global Voices, que hizo un resumen de los modos en los que pueden y deben cubrirse las protestas y registrar los abusos de la policía:

Y subrayó la importancia de registrar las denuncias:

El recuento de los daños

Parte del trabajo de algunos venezolanos en las redes ha sido la reflexión de los conflictos que han llevado al país a este punto de profunda crisis. Los discursos, tanto de seguidores políticos como de representantes gubernamentales, llevan la tensión a niveles altos:

Para algunos, como Willy McKey, desde el espacio Prodavinci, el arresto de músicos y personas mayores son una muestra del punto de no retorno al que se ha llegado en la relación con los cuerpos de fuerza del gobierno:

Han arrestado y golpeado a un músico. Han golpeado en la cara a un arquitecto de ochenta años. Dos hombres cuyas vocaciones tienen el hermoso poder convocante de imaginar sonidos y espacios para los demás. ¿Está tan traspuesto el Poder, tan fuera de lugar, que a unos efectivos armados pueden parecerles peligrosos un joven y su corno francés, un abuelo y su fe en la protesta como una vía para ejercer sus derechos? […]

Algo ha cambiado.

Algo grande.

Nos han traspuesto.

Mientras tanto, Aglaia Berlutti, desde su espacio en Medium, da cuenta de la normalización del miedo y cómo tomó por asalto la vida cotidiana en las ciudades de Venezuela:

Me detengo antes de cruzar la calle. Cuando miro sobre el hombro, descubro que un segundo militar se unió al primero y ambos contemplan la calle con aire aburrido y hasta cansado. El arma brilla y ahora sí noto la amenaza, como si la descubriera por primera vez en mucho tiempo. La sensación de la custodia imprevisible.[…] El miedo me sube por el pecho y me cierra la garganta. Tan fuerte, tan real que cuando un automóvil toca la corneta al cruzar la avenida, casi me hace gritar de sobresalto. Me llevo la mano al pecho. El corazón le late acelerado. El miedo. El miedo. El miedo en todas partes. Levanto la cabeza. Uno de los militares me mira con los ojos entrecerrados a la distancia. El arma apoyada en el muslo. El escudo de plexiglás bien visible.

Sigo caminando. Lo hago sin volverme a mirar. Preguntándome cuándo el miedo se hizo tan fuerte, invalidante. Insoportable. Cuando el miedo se volvió el único elemento reconocible en medio de esta cotidianidad absurda, lenta y turbia. Cuándo el miedo se hizo una forma de comprender al país.

2 Comentarios

  • José Wilhelm

    Excelente nota, si no e problema usaré parte, con el debido crédito y enlace a esta misma para otro portal web independiente que busca que la información se difunda de manera masiva.

    • ¡Muchas gracias por el comentario! Todos los contenidos están publicados bajo licencia Creative Commons. Siempre pueden tomarse y difundirse con el debido crédito. ¡Gracias de nuevo!

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.