¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Si el Caribe quiere crecer económicamente, “debemos adoptar la perspectiva de las mujeres”

Cecile Watson, fundadora de Pitch and Choose, una de las plataformas a través de la cual está empoderando a las emprendedoras de la región. Foto cortesía de Watson, usada con permiso.

Cecile Watson es una empresaria caribeña que piensa de forma diferente. Nació en Barbados y vive en Jamaica, y tiene 30 años de experiencia en el sector de la banca y las finanzas, fundó la pionera página web de financiación colectiva (crowdfunding) pitchandchoose.com en 2014, con el objetivo de “democratizar la economía” en la región.

También fundó Gr8Way Consulting como medio para equipar mujeres líderes y empresarias para que construyan mejores negocios y tengan vidas con poder financiero de propósito e impacto positivo. Además, Watson, junto con Valrie Grant, ganadora del premio Commonwealth a la empresaria del año, diseñó el proyecto FundRiseHer (iniciativa financiación colectiva a nivel del Commonwealth), que está en progreso ya que continuamente genera capacidades para que las emprendedoras estén aptas para invertir. El primer periodo para la solicitud de ayudas terminó el 31 de diciembre; 48 mujeres solicitaron el programa de subvención de financiación colectiva para empresarias.

Otro aspecto del programa es “The Potent Pitch”, un blog y una serie de entrevistas en directo con expertos que pueden hablar con la parte de la financiación y empresarias a las que anteriormente se les concedieron subvenciones. En abril, empezará un curso en línea sobre técnicas de financiación colectiva. En mayo, se emplearán técnicas de medios sociales para enseñar a las empresarias cómo aprovechar su comunidad. Todo esto se está haciendo en colaboración con expertos como Telojo Valerie Onu, Sandra Glasgow, Ingrid Riley, Marcia Brandon y Christopher Chaplin. Watson también espera que los patrocinadores corporativos proporcionen fondos complentarios que serán accesibles una vez que la campaña de financiación colectiva entre en vigencia a mediados de este año. Así que tiene un brillo en los ojos, es muy seria en lo que se refiere a su poderosa visión para las mujeres caribeñas.

Global Voices (GV): Tienes una experiencia sólida en el conservador mundo de las finanzas. ¿Qué hizo cambiar tu enfoque? ¿O es un cambio?

Cecile Watson (CW): Well, that experience provides the core platform for what I do now — all that analytical stuff. I can leverage it now for a different purpose, one that is dynamic and not at all conservative — because it is about creating impact in the lives of others. Now, I am all about empowerment.

Cecile Watson (CW): Bueno, esa experiencia proporciona la base central para lo que hago ahora –todas esas analíticas. Ahora puedo aprovecharlo para un objetivo distinto, que es dinámico y para nada conservador — porque se trata de crear impacto en las vidas de los demás. Ahora soy todo empoderamiento.

GV: Háblanos un poco sobre Pitch and Choose. ¿Cómo está yendo?

CW: Well, it was a little slow off the mark, but I fully expected and planned for that. I was bringing a completely new model into the market. Crowdfunding was not a concept Caribbean people were familiar with, until then. I was the first person to do this regionally. It’s all about democratizing finance. Awareness has grown, however; over the past two or three years, I would guess that around six out of ten people in the Caribbean now know what crowdfunding is. That's coming from maybe one in ten when I got started. It has such potential. For instance, in 2011, the residents of Rotterdam City crowdfunded a pedestrian bridge, which created an open space that would not have been possible if the citizens didn't buy into being part of the solution. It would be my dream for crowdfunding to address our infrastructural needs like that. But ‘every mickle make a muckle’, as the saying goes. The aim is to give crowdfunding the energy and direction it needs to build awareness and attract fans.

CW: Bueno, fue un poco lento al principio, pero me lo esperaba y lo había previsto. Estaba trayendo un modelo completamente nuevo al mercado. La financiación colectiva no era un concepto que la población caribeña conociera hasta entonces. Fui la primera en hacer esto a nivel regional. Se trata de democratizar la economía. Sin embargo, el conocimiento ha aumentado. Durante los últimos dos o tres años, creo que unas seis de cada diez personas en el Caribe ahora saben lo qué es la financiación colectiva. Cuando comencé eran quizás una de cada diez. Tiene tanto potencial. Por ejemplo, en 2011, los habitantes de Rotterdam hicieron una campaña de financiación colectiva para un puente peatonal, que creó un espacio abierto que no habría sido posible si los ciudadanos no hubieran aceptado ser parte de la solución. Sería mi sueño usarla para enfrentar nuestras necesidades infraestructurales de esa manera. Pero ‘todo granito de arena cuenta‘, como dice el refrán. El objetivo es darle a la financiación colectiva la energía y dirección que necesita para crear conciencia y atraer seguidores.

GV: Con respecto a la formación ¿cuáles son las habilidades más útiles que las mujeres pueden tener en el mundo actual?

CW: Entrepreneur Kenia Mattis, co-founder of ListenMi Caribbean, will be one of those involved in training the FundRiseHer grantees. She is a creative. I myself am an engineer by training, and I believe in women doing more in STEM [Science, Technology, Engineering and Mathematics], but I do believe we need the arts as a bridge. The world is calling for a move towards embracing everyone for who they are, from their own unique perspective and whatever their background and education; we are in the age of democratization. We must embrace our diversity — people may have ‘baggage’, but let’s not judge. We all have something to offer. These ideas intrigue me!

CW: La empresaria Kenia Mattis, cofundadora de ListenMi Caribeean, participará en la formación de las beneficiarias de FundRiseHer. Es una creativa. Yo misma soy ingeniera por formación y creo en las mujeres que progresan en STEM [por el nombre en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas] pero creo que necesitamos las humanidades como puente. El mundo está pidiendo un movimiento hacia aceptar a todo el mundo por quienes son, desde su propia y única perspectiva e independientemente de su origen y educación; estamos en la era de la democratización. Debemos aceptar nuestra diversidad –la gente puede tener ‘una maleta’ pero no juzguemos. Todos tenemos algo que ofrecer. ¡Estas ideas me intrigan!

GV: Estás centrada en el empoderamiento económico de las mujeres. Durante una serie de talleres el pasado año en la Jamaica rural, la asociación 51% Coalition descubrió que la independencia económica era una prioridad para las mujeres. ¿Crees que esto ya está pasando en el Caribe?

CW: If we are really about a ‘growth agenda’, we must embrace the women’s perspective. We must be intentional about it. There is a lot of rhetoric, but I am not seeing women’s economic empowerment sufficiently manifested. Mentoring and mutual support among women must be a part of it. But I do understand that these things take time. So I try not to get befuddled by all of what’s not happening fast enough. Instead I think of what can I do to play my part in my own unique way based on my unique perspectives and insights.

CW: Si realmente estamos ante una “agenda económica”, debemos adoptar la perspectiva de las mujeres. Debemos tener esa intención. Existe mucha retórica, pero no veo que el empoderamiento económico de las mujeres se manifieste lo suficiente. La orientación y apoyo mutuo entre las mujeres deben estar incluidos. Sin embargo, comprendo que estas cosas llevan tiempo así que trato de no aturdirme con todo lo que no está ocurriendo lo bastante rápido. En lugar de eso, pienso en lo que puedo hacer para desempeñar mi parte, a mi propia y única manera basada en mis ideas y perspectivas únicas.

GV: En un artículo que escribiste justo antes de las elecciones de Estados Unidos en 2016, mencionaste “cambiar las reglas”. ¿A qué te referías?

CW: Well, it goes back to the idea that we are in the age of democratization. The old dynamics of the workplace have changed. But the old guard keeps hanging on. Leadership and the right to influence and be heard in the Caribbean, like everywhere else, depends on tenure, class, education, age, gender. But the millennials are having none of that. And I say that’s good. No good can come from excluding half of our population from opportunities to lead and to contribute in a way that they are best suited to do. We can no longer afford facilitating old paradigms that cause us to disenfranchise women (and others who have been traditionally marginalized) because our economies, our families and the state of our welfare are demanding all hands on deck. Therefore to me, we just need to get on with the work to embrace and empower women. It is simply good business to do so.

CW: Bueno, se remonta a la idea de que estamos en la era de la democratización. Las viejas dinámicas del lugar de trabajo han cambiado. Pero la vieja guardia sigue aguantando. El liderazgo y el derecho a influir y a ser oído en el Caribe, como en todos los lugares, depende de la antigüedad, la clase, la educación, la edad y el género. Sin embargo, los millennials no tienen nada de eso. Y yo digo que es bueno. Nada bueno puede surgir de excluir a la mitad de nuestra población de las oportunidades de liderar y contribuir de la manera que mejor se adapte a ellos. Ya no podemos permitirnos facilitar los viejos paradigmas que nos llevan a privar de derechos a las mujeres (y a otros grupos tradicionalmente marginados) porque nuestras economías, nuestras familias y el estado de bienestar están exigiendo que todos pongamos de nuestra parte. Por lo tanto, para mí, solo necesitamos continuar con el trabajo de aceptar y empoderar a las mujeres. Hacerlo es simplemente un buen negocio.

GV: ¿Qué consejo le darías a las caribeñas ambiciosas de hoy en día?

CW: I would tell them to tap into who they are. Because their empowerment will come through the building of a community, and through peer learning. That means you have to intentionally build something worth tapping into. It comes down to six elements in which I would encourage them to build some muscle: Work, Influence, Self Care, Decision Making, Order and Money. I call these the Wealthy Woman Currencies™. And I draw these from my journey and by observing others. I firmly believe that mastering these six currencies will not only transport you to a fulsome way of being, it will also get you to a place where you can willfully embrace your vulnerability, and let it transport you from a state of merely existing and searching to a state of passionate living. You see, the world needs our authenticity and our genius. We were fearlessly and wonderfully made and each day we get the opportunity to walk closer towards what we are purposed for. It is left for us to take it. And living from a place grounded in purpose can be joyful. And it can be mind blowingly awesome too, as we not only become empowered, but also make the time to empower others similarly.

CW: Les diría que aprovechen quienes son. Porque su empoderamiento llegará mediante la construcción de una comunidad y mediante el aprendizaje entre iguales. Eso significa que tienes que construir con intención algo que valga la pena aprovechar. Se trata de seis elementos en los que les animaría esforzarse: trabajo, influencia, cuidados personales, toma de decisiones, orden y dinero. Yo las llamo Wealthy Woman Currencies™ [monedas de mujeres ricas]. Estos elementos los extraigo de mi recorrido y de observar a los demás. Creo firmemente que el dominio de estas seis “monedas” no solo te transportará a una forma plena de ser, también te llevará a un lugar donde puedes aceptar obstinadamente tu vulnerabilidad, y dejarte transportar desde un estado de mera existencia y búsqueda hacia un estado de vida apasionada. Ya ves, el mundo necesita nuestra autenticidad y nuestra genialidad. Nos hicieron intrépidos y maravillosos y cada día tenemos la oportunidad de avanzar más a nuestro destino. Alcanzarlo depende de nosotros. Y vivir de un lugar fundado en un propósito puede ser dichoso. Y también puede ser increíblemente impresionante, ya que no solo nos damos poder sino que también damos tiempo para que otros se empoderen de manera similar.

GV: ¿Quién te ha inspirado? ¿Quiénes son tus modelos a seguir?

CW: I am inspired by Leotta Quintyne (my grandmother); Sheila Whittaker (my mother); and Courtnie Watson (my daughter). My grandmother didn’t have a smidgeon of what I have; she had so little. She used to load a tray and walk miles with it on her head to sell things she had made, like underpants and support belts to cane farmers. She was fearless and she bought a shop at auction without money and then went to my grandfather’s workplace to borrow the money from his employer. She was entrepreneurial, and memories of what she endured remind me not to complain! My mother is the definition of ‘meek’. She is calm, unruffled. There is strength in calm; it’s a powerful place to be. So, she reminds me not to make a space for judgment or bitterness, but to just be. And my daughter (she is 27) introduced me to words like ‘misogyny’ and encouraged me towards advocacy. She made me think about what it means to be feminist and how important it is for me to advocate for change from my own unique perspective of someone who has made it to the C-Suite. For me, feminism is really about parity. A level playing field. Courtnie sees it the same way.

CW: Me inspiró Leotta Quintyne (mi abuela), Sheila Whittaker (mi madre) y Courtnie Watson (mi hija). Mi abuela no tuvo ni una pizca de lo que yo tengo; tenía muy poco. Cargaba una bandeja y la llevaba caminando kilómetros sobre su cabeza para vender cosas que había hecho, como calzoncillos y cinturones de apoyo para los productores de caña de azúcar. Era intrépida y compró una tienda en subasta sin dinero y luego fue al lugar de trabajo de mi abuelo para pedir el dinero a su jefe. Era emprendedora y los recuerdos de lo que tuvo que pasar me recuerdan que no debo quejarme. Mi madre es la definición de “manso”. Es tranquila, imperturbable. Hay fuerza en la calma; es un poderoso lugar en el que estar. Por lo tanto, me recuerda que no debo dejar espacio para los juicios o la amargura, solo para ser. Y mi hija (tiene 27 años) me enseñó palabras como “misoginia” y me animó a la defensa. Me hizo pensar sobre lo que significa ser feminista y lo importante que es para mí defender el cambio desde mi propia y única perspectiva de alguien que ha llegado a convertirse en una alta ejecutiva. Para mí, el feminismo es en realidad paridad. Un campo de juego nivelado. Courtnie lo ve del mismo modo.

GV: Por último, ¿cuál es tu filosofía de vida?

CW: I am who I am because of my faith in God. That is my foundation. I would sum up my philosophy as guard[ing] my heart because it is the seat of myself, but to make room in it to let everyone be their own authentic selves, wherever they are on their journey. And if invited in, to always be ready to share a bit of me with love, in a way that can empower them to be more fruitful in their lives, and without judgment of who they are or from whence they came.

Ahead of us is hope.

CW: Soy quien soy gracias a mi fe en Dios. Ese es mi fundamento. Resumiría mi filosofía como proteger mi corazón porque es la sede de quien soy, pero para hacer sitio para dejar a todo el mundo ser su propio y auténtico ser, dondequiera que estén en su viaje. Y si son invitados, para estar siempre preparada a compartir un poco de mí con amor, de una manera que pueda empoderarles para ser más fructíferos en sus vidas y sin juicios de quienes son o de donde vienen.

Ante nosotros está la esperanza.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.