¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Académica ugandesa, líder de la campaña de toallas sanitarias, enfrenta cargos criminales por «abuso informático»

Dra. Stella Nyanzi, académica ugandesa y crítica del gobierno. Foto publicada en su página de Facebook. Después de la conferencia que anuncia el cartel, Nyanzi fue detenida.

La doctora Stella Nyanzi, académica y feminista ugandesa, pasó diez días tras las rejas por haber violado presuntamente la Ley de abuso informático de Uganda de 2011.

Nyanzi es una crítica abierta del presidente Yoweri Musveni, y se ha convertido en una voz principal en una campaña para subsidiar toallas sanitarias para mujeres y niñas pobres en Uganda.

Nyanzi fue arrestada y detenida el 7 de abril, y luego acusada de “acoso cibernético” y “comunicación ofensiva” (secciones 24 y 25 de la Ley de abuso informático) contra el presidente Yoweri Museveni y a su esposa Janet Museveni en Facebook. Entre otras cosas, comparó al presidente con “un par de nalgas”.

En medios sociales, la historia de Nyanzi se ha convertido en una oportunidad de unión para los ugandeses que se oponen al gobierno de Musveni, muchos han usado la etiqueta #APairofButtocks [Un par de nalgas] para expresar sus frustraciones.

Los funcionarios aseguran que permanecerá entre rejas hasta su próxima audiencia, programada para el 25 de abril.

Pocos días antes de su arresto, Nyanzi fue interrogada por la policía por recaudar dinero para comprar toallas sanitarias para las niñas sin tener registro, y le informaron que era contrario a la Ley de Recaudaciones Públicas de 1966. Nyanzi desapareció después de hablar en una conferencia del Rotary Club el 7 de abril en Kampala, como se ve en el anuncio de arriba. Varias horas después, la policía dijo que estaba bajo su custodia.

Nyanzi es antropóloga médica especializada en sexualidad africana, y cuenta con una gran audiencia en su página de Facebook, donde tiene más de 141.000 seguidores. Aquí, sus mensajes son su espada. Normalmente, responde a cada comentario. Utiliza lenguaje sexual para desafiar las prácticas del actual gobierno y también desafía otras creencias sociales en un país donde el conservadurismo social todavía prevalece en muchos sectores.

Doctora Stella Nyanzi en los tribunales el 10 de abril de 2017. Foto de Voice of America, utilizada con permiso.

Nyanzi ha cuestionado públicamente una promesa de campaña electoral incumplida del presidente Musveni para proporcionar toallas sanitarias a las niñas pobres, algunas de las cuales faltan a la escuela o incluso la abandonan porque no pueden pagarlas. En 2016, atrajo titulares cuando se desnudó para protestar por el cierre de su oficina, tras una discusión con su decano, y publicó un video del incidente en su muro de Facebook.

Después de que Nyanzi escribiera que la primera dama de Uganda, Janet Museveni, había informado a la nación que no había dinero para cumplir la promesa electoral de su marido a las niñas, la primera dama respondió en una entrevista televisada, donde dijo que había perdonado a Nyanzi por “insultarla”. En respuesta, Stella escribió un mensaje en Facebook diciendo que no le había pedido perdón por sus palabras. En otra publicación reciente, Nyanzi comparó al presidente Musveni con “un par de nalgas”.

Nyanzi ha reunido un grupo de ugandeses que iniciaron la campaña #Pads4GirlsUG [Toallas sanitarias para las niñas de Uganda] para solicitar dinero para comprar toallas sanitarias.

La campaña entregó toallas sanitarias reutilizables y desechables, jabón un folleto y bebida a las niñas en Masaka.

La señora Musveni también fue atacada por Nyanzi a finales de marzo, después de que la primera dama declarase a la prensa que los ugandeses deberían dejar de llevar a sus hijos a la escuela en boda-boda (motocicletas de pasajeros). Los padres con bajos ingresos suelen utilizarlo como medio de transporte, a pesar de los peligros que puede ocasionar. Esto no es nada nuevo viniendo de la primera dama –por declaraciones similares le han ganado que la comparen con María Antonieta.

En respuesta al comentario de la primera dama sobre el boda-boda, el 29 de marzo Nyanzi escribió en su página de Facebook:

She opened her lying mouth and said, “Walk your children to school,
I walked four kilometers to and from school when I was a child!”
The lazy pig that flew her children in aeroplanes to school looked down her long piggy nose and told us to walk our children to school.
Do as I say, not as I do, she says through her lying teeth.

Abrió su boca mentirosa y dijo: «lleven a sus hijos a la escuela caminando, ¡yo caminaba cuatro kilómetros ida y vuelta a la escuela cuando era niña!». La cerda perezosa que llevaba a sus hijos a la escuela en aviones miró debajo de su larga nariz de cerda y nos dijo que llevásemos a nuestros niños caminando a la escuela. Hagan lo que digo, no lo que hago, dice mintiendo descaradamente.

El 30 de marzo, Nyanzi fue suspendida de su trabajo como catedrática del la Universidad de Makerere, que está bajo la jurisdicción del Ministerio de Educación. Hay que señalar que la primera dama también es la ministra de Educación de Uganda.

Dos días antes de su secuestro, la casa de Nyanzi fue asaltada y a ella se la llevó la policía para interrogarla durante horas. Poco después, organizó una sesión en directo en Facebook en la que describió el incidente. La sesión obtuvo más de un millón de visitas.

El 9 de abril, Gertrude Uwitware, reportera local de NTV, que había expresado su apoyo a Nyanzi en su página de Facebook, fue secuestrada en Kampala y retenida contra su voluntad durante varias horas antes de ser liberada. No se sabe si el incidente estuvo relacionado con su apoyo a Nyanzi, pero los defensores, que incluyen al abogado de derechos humanos, Nicholas Opiyo y que está ayudando en el caso de Nyanzi, sospechan que sí.

El Centro Africano para la Excelencia en los Medios de Comunicación y la Coalición Nacional de Defensores de los Derechos Humanos en Uganda, junto con organizaciones internacionales como Amnistía Internacional, han condenado el arresto y el enjuiciamiento de Nyanzi. Estos y otros grupos también se han pronunciado en apoyo de Uwitware.

Las etiquetas #FreeStellaNyanzi [Liberen a Stella Nyanzi] y #APairofButtocks [Un par de nalgas] fueron tendencia inmediatamente tras el arresto de Nyanzi y ugandeses y simpatizantes siguen utilizándolas. Los ugandeses han mostrado su apoyo a pesar del ambiente de miedo.

El mensaje de Stella Nyanzi no puede perderse y no se perderá aunque la detengan un millón de veces. Gran error haberla secuestrado.

Si los agentes de seguridad creen que pueden intimidar o amenazar a todo el país, entonces que la libertad de Stella Nyanzi sea asunto nuestro.

Stella Nyanzi la acusan por de llamar al presidente Museveni «un par de nalgas».

Algunos simpatizantes regresaron la mirada 40 años atrás y retuitearon palabras del exdictador ugandés Idi Amin Dada:

Hay libertad de expresión, pero no garantizo libertad después de la expresión.
——-
Libertad después de expresarse.

Jongo Asiimwe bromeó:

Incluso Google sabe.

Comentando la difícil situación de Nyanzi, Bwesigye bwa Mwesigire destacó:

Nyanzi is not the only victim of this brute attack on academic freedom. Contributors and editors of the anthology, Controlling Consent, whose copies were confiscated by authorities recently are also victims. The anthology contained academic analyses of the 2016 Ugandan presidential and parliamentary election. The message is loud and clear. Academics are only allowed to be critical in spaces that are inaccessible to the public. When they engage publicly, the state clamps down on them. Even Facebook and other social media platforms are not immune from this repression!

Nyanzi no es la única víctima de este ataque brutal contra la libertad académica. También son víctimas los colaboradores y editores de la antología Controlling Consent, cuyas copias fueron confiscadas recientemente por las autoridades. La antología contenía análisis académicos de las elecciones presidenciales y parlamentarias de Uganda en 2016. El mensaje es fuerte y claro. A los académicos solo se les permite ser críticos en los espacios que son inaccesibles para el público. Cuando se involucran públicamente, el Estado toma medidas drásticas contra ellos. ¡Ni Facebook y otras plataformas de redes sociales son inmunes a esta represión!

Para contribuir en línea con la Campaña de las toallas sanitarias para Uganda, visita la página oficial en GoFundMe.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.