¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Hay un muro a lo largo de la frontera México-EE. UU. y quiero mostrarte cómo es de verdad

Alejandra Vallejo visits her husband Daniel Armendariz at the border wall at Friendship Park in Tijuana, Mexico on May 15, 2026. The couple has been meeting at the border every Saturday and Sunday for the previous 2 months. Armendariz cannot leave the United States because he is on probation and Vallejo does not have the documents to legally cross the border into the United States. Photo by Griselda San Martin.

Alejandra Vallejo visita a su esposo Daniel Armendáriz en el muro fronterizo del Parque de la Amistad en Tijuana, México el 15 de mayo de 2016. La pareja se había estado reuniendo en la frontera todos los sábados y domingos los dos meses anteriores. Armendáriz no puede salir de Estados Unidos porque está en libertad condicional y Vallejo no tiene documentos para cruzar legalmente la frontera a Estados Unidos. Foto de Griselda San Martín, usada con autorización.

Esta historia de Rodrigo Borges Delfim apareció originalmente en MigraMundo el 31 de enero de 2017. Se reproduce como parte de un asociación entre MigraMundo y Global Voices.

Al contrario de lo que dice Donald Trump, ya hay un muro entre México y Estados Unidos. Abarca cerca de mil de los 3,200 km de la frontera entre los dos países y su construcción empezó durante el gobierno de  Bill Clinton (1993-2000).

Hay una zona a lo largo de esta frontera que está cubierta por un parque binacional –Parque de la Amistad (o Friendship Park en inglés)– donde personas de ambos lados pueden interactuar entre sí, a pesar de las severas restricciones de la Patrulla Fronteriza.

Mostrar la existencia de esta barrera física –pero también una psicológica y social– y sensibilizar sobre los efectos es el objetivo de un proyecto llamado “The Wall” [El muro], realizado por la reportera gráfica española Griselda San Martín entre 2015 y 2016 en la zona del Parque de la Amistad.

En una entrevista exclusiva para MigraMundo, Griselda habla sobre el desarrollo del proyecto y muestra que Trump, en realidad, ya ha logrado construir un muro que divide la sociedad estadounidense.

Pastor Guillermo Navarrete of the Methodist Church of Mexico stands at the border fence at Friendship Park during the weekly meeting of the Border Church in Tijuana, Mexico, on May 22, 2017. The binational service is conducted simultaneously on both sides of the border fence in English and Spanish. Photo by Griselda San Martin. Used with permission.

Pastor Guillermo Navarrete de la Iglesia Metodista de México se para en la cerca de la frontera en el Parque de la Amistad durante la reunión semanal de la Iglesia de la Frontera en Tijuana, México, el 22 de mayo de 2016. El servicio binacional está dirigido simultáneamente en ambos lados de la cerca de la frontera en inglés y español. Foto de Griselda San Martin, usada con autorización.

MigraMundo (MM): ¿Cómo empezaste a trabajar con asuntos de migración?

Griselda San Martin (GSM): It was at the School of Journalism (2011-2013) that I started to approach the subjects that would awaken my interest in immigration issues. Focusing on the issues of cultural identities and ethnic minorities, I became familiar with the human consequences of immigration policies during a first research trip to the border region of Tijuana-San Diego in 2013.

Griselda San Martin (GSM): Fue en la Facultad de Periodismo (2011-2013) que empecé a acercarme a los asuntos que despertarían mi interés en asuntos de inmigración. Con problemas de identidades culturales y minorias étnicas en mente, llegué a conocer las consecuencias humanas de las políticas de inmigración durante un primer viaje de investigación a la zona de frontera de Tijuana y San Diego en 2013.

MM: ¿Cuánto tiempo pasaste desarrollando “El muro”?

GSM: After graduating from the International Center of Photography in New York in 2015, I went back to the border and spent a year working on social documentary, finding stories of deportation, separation, displacement, and human rights violations. ‘The Wall’ was one of the long-term projects that I developed from September 2015 until August 2016.

GSM: Después de graduarme del Centro Internacional de Fotografía en Nueva York en 2015, regresé a la frontera y pasé un año trabajando en documental social, encontré historias de deportación, separación, desplazamiento y violaciones de derechos humanos. ‘El muro’ fue un proyecto a largo plazo que realicé entre septiembre de 2015 y agosto de 2016.

MM: ¿Tuviste algún auspiciador para crear el proyecto?

GSM: No. Self-funded project.

GSM: No. Es un proyecto autofinanciado.

MM: ¿Cuál es tu opinión sobre el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump?

GSM: The new political climate in the United States is worrisome.

President Donald J. Trump is showing clear signs that he plans to do what he promised during his campaign. During his first week as president, he has signed several executive orders that might greatly affect several minority groups. In terms of immigration issues, he wants to deport millions of undocumented immigrants, renegotiate the NAFTA [North American Free Trade Agreement], ban refugees from specific countries, and make a wall along the southern border and make Mexico pay for it. Some of these things are not new. Obama deported 2.5 million immigrants and there already is a wall along one-third of the border between the U.S. and Mexico.

He might or might not construct or extend that wall, but he has already built a wall that has divided American people. And he only seems to care about the ones who voted for him. Somehow it is evident that immigration has been wrongly blamed for the economic troubles of this country. Some minorities will feel the consequences of this perception.

GSM: El nuevo clima poliítico en Estados Unidos es preocupante.

El presidente Donald J. Trump está mostrando claras señales de que planea hacer lo que prometió durante su campaña. En su primera semana como presidente, firmó varias órdenes ejecutivas que podrían afectar mucho a varios grupos minoritario. En términos de asuntos de inmigración, quiere deportar a millones de inmigrantes indocumentados, renegociar el TLCAN [Tratado de Libre Comercio de América del Norte], impedir la entrada de refugiados de países específicos y hacer un muro a lo largo de la frontera sur y que lo pague México. Algunas de estas cosas no son nuevas. Obama deportó a 2.5 millones de inmigrantes y ya hay un muro a lo largo de un tercio de la frontera entre Estados Unidos y México.

Tal vez construya o no el muro o lo extienda, pero ya ha construido un muro que ha dividido a los estadounidenses. Y parece que solamente le importan los que votaron por él. De alguna manera, es evidente que se ha culpado erróneamente a la inmigración por los problemas económicos de este país. Algunas minorías sentirán las consecuencias de esta percepción.

MM: ¿Qué dificultades encontraste durante el proyecto?

GSM: Friendship Park, which is the section of the border wall that I have been photographing (where the families meet), is only open on Saturday and Sunday for a few hours. That means it’s only a few hours a week that I was able to work on this project and I had to go back many many times.

Sometimes the weather conditions were not favorable. Sometimes people did not want to be photographed, but I have to say that most of the time they were okay with it.

On the Mexican side of the wall, the park is open. But on the U.S. side, there is a second fence and the area is controlled by the Border Patrol. I was not allowed to use microphones on the U.S. side and the time allowed to photograph and film was very limited. I had to ask for permission in advance.

GSM: El Parque de la Amistad, que es la parte del muro fronterizo que estuve fotografiando (donde las familias se encuentra), solamente está abierto los sábados y domingos por algunas horas. Eso significa que solamente podía trabajar en este proyecto pocas horas al día y tuve que volver muchas veces.

A veces, las condiciones del clima no eran favorables. A veces, las personas no querían que las fotografiaran, pero debo decir que la mayor parte del tiempo no les molestaba.

En el lado mexicano del muro, el parque está abierto. Pero en el lado estadounidense, hay una segunda cerca y la zona está controlada por la Patrulla Fronteriza. No me permitieron usar micrófonos en el lado estadounidense y el tiempo permitido para fotografiar y filmar era muy limitado. Debía pedir permiso por anticipado.

MM: En tu opinión, ¿cuál es el legado que puede dejar un proyecto como “El muro”?

GSM: My goal is to show the human consequences of immigration policies. The separation of families. There are people in this country who ignore that there already is a wall. I want to show them what the wall looks like, and what it means for the individuals affected by it.

GSM: Mi objetivo es mostrar las consecuencias humanas de las políticas de inmigración. La separación de familias. Hay personas en este país [Estados Unidos] que ignoran que ya hay un muro. Quiero mostrarles cómo es el muro, y qué significa para las personas a las que afecta.

MM: ¿Tienes planes para otro proyecto relacionado con migración?

GSM: Yes. I am already working on a project on Hispanic immigrants who live in the United States and how their lives are now, and how they will be affected by the new government.

GSM: Sí. Ya estoy trabajando en un proyecto sobre inmigrantes hispanos que viven en Estados Unidos y cómo son sus vidas ahora, y cómo les afectará el nuevo gobierno.

MM: Hablando sobre migración, ¿qué significa la migración para ti?

GSM: Migration, to me, is sacrifice. People who leave everything behind in search of a better future for themselves and their children.

GSM: Migración, para mí, es sacrificio. Personas que dejan todo atrás en busca de un futuro mejor para ellos y sus hijos.

Carmen Morales with 2 of her grandchildren Christian, 8, and Sofia, 4, meet for the first time Morales’ daughter in law and grandchildren Jessi, 15, and Crystal, 11, who came to visit from San Bernardino, California. In this area, the iron bars are separated enough that families would be able to easily hug but it is strictly prohibited to approach from the U.S. side. Photo by Griselda San Martin. Used with permission.

Carmen Morales, con dos de sus nietos, Christian (8) y Sofía (4), se reúnen por primera vez con la nuera y nietos de Morales –Jessi (15) y Crystal (11), que llegaron de visita desde San Bernardino, California. En esa zonas, las barras de hierro están suficientemente separadas como para que las familias puedan abrazarse fácilmente, pero está estrictamente prohibido acercarse desde el lado estadounidense. Foto de Griselda San Martín, usada con autorización.

“El muro”

“El muro” documenta a familias que se encuentran a ambos lados de la cerca fronteriza Tijuana-San Diego en el Parque de la Amistad, en un momento de crecientes tensiones políticas xenofóbicas. El parque es el único lugar binacional de encuentro a lo largo de los 3,000 kilómetros de frontera que divide Estados Unidos y México.

Cuando se fundó el parque en 1971, la cerca era solamente una hebra de alambre de púas. Hoy, un enorme muro de metal, que ha sido reforzado muchas veces, separa los dos países. Se extiende por la playa, y se prolonga por casi 500 kilómetros en el Océano Pacífico. El acceso para tocar físicamente el muro en el lado de Estados Unidos se limita a una pequeña zona, y las familias se apoyan en la cerca tratando de echar un vistazo a sus seres queridos a través de la red de acero, que está entretejida tan ajustadamente que apenas se pueden tocar las yemas de los dedos. En una pequeña zona del parque, el espacio entre las barras metálicas permitiría que las familias se abrazaran, pero la Patrulla Fronteriza en el lado de Estados Unidos siempre está alerta y los visitantes deben pararse a metros de la cerca, pues todo contacto físico está estrictamente prohibido.

Además de servir como lugar de encuentro para las familias, y por el significado histórico y ubicación estratégica del parque, periódicamente se llevan a cabo eventos sociales (como bodas, fiestas de 15 años y reuniones binacionales), y los activistas se reúnen para manifestarse y sensibilizar causas sociales.

“El muro” examina estas interacciones en la frontera teniendo de fondo un clima político de xenofobia, donde las prácticas de aplicación de froneras han dado nueva forma a los espacios públicos a través de la detención y la contención. El grande y “bello” muro que algunos políticos prometieron construir ya existe. Pero a pesar de las enormes cercas de metal y los puntos de control militarizados, el amor no tiene fronteras.

Pastor Jonathan Ibarra and wife Gladys Lopez at their wedding photoshoot in front of the the U.S.-Mexico border fence in Playas de Tijuana, Mexico, on December 12, 2015. The border is a symbolic place for Ibarra and Lopez, who both grew up in California but now live in Tijuana separated from their whole family. Ibarra was deported and Lopez doesn’t have papers to legally reside in the United States. She tried to cross over three times but was caught by the border patrol and returned to Mexico. Photo by Griselda San Martin. Used with permission.

Pastor Jonathan Ibarra y su esposa Gladys López en foto de su boda frente a la cerca en la frontera entre Estados Unidos y México en Playas de Tijuana, México, el 12 de diciembre de 2015. La frontera es un lugar simbólico para Ibarra y López, que crecieron en California pero ahora viven en Tijuana, separados de toda su familia. Ibarra fue deportado y López no tiene documentos para vivir legalmente en Estados Unidos. Ella trató de cruzar tres veces, pero la capturó la Patrulla Fronteriza y fue regresada a México. Foto de Griselda San Martín, usada con autorización.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.