¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Critican severamente a Parlamento iraquí por ley que restringe libre expresión y derecho a la protesta

Reportero en Mosul, Iraq en noviembre de 2016. Foto de Mstyslav Chernov vía Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0).

Cuando hombres armados con ropa de civil secuestraron a la periodista Afrah Shawqi de su casa el 26 de diciembre de 2016, periodistas y activistas tomaron rápidamente las calles para exigir al Gobierno que tomara acción para garantizar su seguridad y su inmediata liberación.

Actualmente, el Parlamento de Iraq está revisando un proyecto de ley que, si se promulga, haría imposible este tipo de respuesta. Grupos locales de la sociedad civil y activistas están criticando al Parlamento por intentar aprobar una ley que restringiría la libertad de expresión y los derechos de protesta y asamblea.

La ley sobre “libertad de expresión, opinión, asamblea y manifestación pacífica” tiene el objetivo de “garantizar y regular la libertad de expresión y opinión por cualquier medio, libertad de asamblea y manifestación pacífica, y el derecho al conocimiento, sin perjuicio al orden público y la moral pública, y determinar las partes responsables de regularlos”, establece el artículo 2 del proyecto.

La ley haría que los iraquíes necesitaran autorización previa de autoridades locales antes de protestar o de reunirse. Exigir a los manifestantes a pedir una autorización cinco días antes de una protesta es “causa de preocupación, por la naturaleza de las calles iraquíes y su crisis actual”, dice Mustafa Naser, presidente de la Asociación para Defender la Libertad de Prensa en Iraq. Recientemente, los iraquíes “se han dado cuenta del impacto de la calle en las decisiones parlamentarias y la legislación”, dijo a Global Voices en una entrevista por correo electrónico.

Manifestantes iraquíes afuera del Parlamento en abril de 2016, donde hicieron un plantón antes de irrumpir en el edificio. Crédito de la foto: @AlFayth (Twitter).

Antes de congregarse, los iraquíes tendrían que enviar una solicitud de autorización menos cinco días antes de la reunión. La solicitud deberá incluir el asunto, finalidad, hora y lugar de la reunión, y nombres de los organizadores.

Además de restringir el derecho de protestar y de asamblea, el proyecto también limita la libertad de expresión pues evita la críticas de religión y símbolos religiosos. El artículo 13 establece sentencia de cárcel de hasta diez años para quienes sean condenados de “emitir intencionalmente propaganda para la guerra, actos terroristas y odio basado en origen nacional, raza, religión y secta”. Un segundo párrafo del mismo artículo establece sentencia de un año de prisión y una multa por los ataques y la degradación de las creencias de cualquier secta religiosa. Esto incluye todo insulto público a “un rito, símbolo o persona objeto de reverencia, glorificación o respeto para una secta religiosa”.

El 13 de mayo, el Parlamento iraquí decidió una vez más posponer un voto sobre el controvertido proyecto de ley, en medio de la oposición de grupos de la sociedad civil y activistas. El parlamentario Sarwa AbdelWahed dijo a los medios locales que el votó se postergó hasta que se llegue a un “consenso nacional” en torno al proyecto de ley.

El proyecto de ley se presentó en 2011. Tras enfrentar objeciones de la sociedad civil, sus autores lo reformaron y enviaron al Parlamento de nuevo en agosto de 2015, solamente para encontrar otra ola de protestas. El Parlamento iraquí intentó volver a votar sobre el proyecto de nuevo en julio de 2016, pero no lo consiguieron.

Los intentos del Parlamento para aprobar la ley de nuevo en mayo se han encontrado con críticas de grupos de la sociedad civil iraquí. Los manifestantes se reunieron afuera del Parlamento el 14 de mayo para expresar su rechazo al proyecto.

Mustafa Saadoon, director del Observatorio Iraquí para Derechos Humanos, tuiteó el 15 de mayo:

El Parlamento iraquí quiere restringir nuestras libertades con una ley que tiene un título maravilloso y cláusulas miserables producidas solamente por regímenes dictatoriales.

El mismo día, el Observatorio emitió una declaración donde acusa a las diferentes alianzas políticas en el Parlamento de “restringir libertades y allanar el camino a nuevas dictaduras”:

يطالب المرصد العراقي لحقوق الإنسان البرلمان العراقي بضرورة إجراء تعديل على مسودة مشروع  القانون وفق إلتزامات العراق الدولية وعدم التعامل بإنتقائة مع مبادئ حقوق الإنسان ومحاولة تقييد الحريات في قوانين عناوينها تنظيمية وبنودها تقييدية

El Observatorio Iraquí para los Derechos Humanos pide al Parlamento iraquí que reforme el proyecto de acuerdo con las obligaciones internacionales de Iraq y a no ser selectivo cuando se trata de principios de derechos humanos, y a no intentar restringir las libertades con leyes que tienen títulos regulatorios y cláusulas restrictivas.

La libertad de expresión ya está bajo amenaza en Iraq, con periodistas y medios en riesgo de violaciones de milicias armadas que no toleran las críticas, y los abusos de las fuerzas de seguridad. Esto además de los ataques a periodistas por parte de ISIS que, desde que tomó partes de Iraq en 2014, ha sido responsable de asesinar a varios reporteros. Pero en lugar de trabajar para garantizar mayores protecciones para estas libertades, el Parlamento iraquí busca aprobar una ley represiva.

Para restringir la libertad de expresión en Iraq, te secuestran las milicias y las bandas de la autoridad, o sus representantes en el Parlamento de corrupción y terrorismo promulga una ley de libertad de expresión.

“Hay voluntad política de las grandes alianzas en el Parlamento que han estado dominando al Estado iraquí por más de una década, para presionar la promulgación de una ley que deniega el derecho a manifestarse, y penaliza toda protesta no autorizada”, afirmó Naser. Agregó:

المفارقة انهم يدعون مقارعة النظام الدكتاتوري السابق، لنيل حرياتهم وحريات الشعب العراقي، لكنهم في ذات الوقت يستخدمون قوانين صدام حسين المشرعة في ستينيات القرن الماضي ضد خصومهم…بل انهم يسعون لتمرير المزيد من القوانين المقيدة للحريات، والتي لا تنسجم مع ادعاءاتهم النضالية

La paradoja es que sostienen que están combatiendo el antiguo régimen dictatorial para ganar sus libertad y los del pueblo iraquí, pero al mismo tiempo usan las leyes de Saddam Hussein promulgadas en los años 60 contra sus oponentes… mientras también buscar aprobar más leyes restrictivas de libertades, que no están en armonía con las declaraciones de su lucha.

No está claro cuándo intentará el Parlamento iraquí volver a revivir esta ley que ya tiene seis años. Mientras tanto, grupos de la sociedad civil y activistas continuarán ejerciendo presión para que otras leyes represivas no se sumen a la lista de leyes restrictivas que ya existen en Iraq, incluida la Ley de Publicaciones de 1968 que prohíbe las críticias al Gobierno y el Código Penal de 1969, que penaliza la difamación y el insulto.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.