¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Sentencian a manifestante etíope a seis años de prisión por comentarios en Facebook

Yonatan Tesfaye. Foto publicada en Twitter por Eyasped Tesfaye @eyasped.

A finales de mayo en Etiopía, dos destacados críticos del Gobierno y defensores de los derechos humanos recibieron condenas a varios años de prisión por «incitación» en Facebook.

El 25 de mayo, Yonatan Tesfaye fue sentenciado a seis años y tres meses de cárcel por «incitar la protesta contra el Gobierno» en nueve comentarios en Facebook.

Últimas noticias: Un tribunal federal etíope sentencia al opositor y exjefe del Partido Azul, Yonatan Tesfaye, a seis años y tres meses de cárcel por terrorismo.

El activista, de 30 años, ha sido un franco opositor a la violenta represión contra el movimiento de protesta popular que desde 2015 mantiene en jaque al Gobierno de Etiopía y al partido que dirige el país. Yonatan fue portavoz del Partido Azul, el principal partido de la oposición, cargo del que dimitió en 2015.

Yonatan fue encarcelado por nueve comentarios en Facebook, en los que expresaba su solidaridad con los manifestantes, pedía un diálogo abierto y exigía el fin de la violencia.

El día anterior a su condena, Getachew Shiferaw, un antiguo colega de Yonatan, fue también declarado culpable de incitar a la violencia en un mensaje privado que envió a varios colegas a través de la aplicación de mensajería de Facebook. Getachew, que fue editor jefe del diario Negere Ethiopia, fue condenado a un año y seis meses de prisión:

Últimas noticias: Un tribunal etíope ha condenado a Getachew Shiferaw, editor jefe de Negere Ethiopia, a un año y medio de cárcel, tiempo que ya ha cumplido.

El mensaje de Facebook que supuestamente incitaba a la violencia hacía referencia a un molesto en el que se vio envuelto el difunto primer ministro Meles Zenavi en un simposio celebrado en Washington D.C. en 2012. En el mensaje, Getachew escribió «Ya que el espacio político etíope está cerrado, molestar a las autoridades etíopes en acontecimientos públicos debería ser una práctica habitual».

Estas condenas son solo dos de las muchas impuestas a ciudadanos anónimos que han denunciado la violenta represión del régimen contra los manifestantes que piden la protección de sus derechos territoriales y otras libertades fundamentales. Según Human Rights Watch, al menos 800 personas han muerto a manos de la policía etíope, y miles de opositores políticos han sido encarcelados y torturados durante las protestas.

Facebook es una herramienta esencial para los activistas… y para las fuerzas de seguridad

Facebook, junto con otros medios sociales, ha desempeñado un papel fundamental en las relaciones entre las autoridades y los manifestantes. Las autoridades etíopes culpan a las redes sociales de la ola de protestas que comenzó en abril de 2014 y no ha parado desde entonces. En octubre de 2016, el Gobierno etíope decretó el estado de emergencia, uno de cuyos efectos fue el bloqueo de Facebook. Pero los activistas ─y probablemente las propias fuerzas de seguridad etíopes─ siguen usando la plataforma gracias a VPN.

Aunque es difícil conocer el número exacto de detenidos, parecen haberse producido docenas de arrestos de personas que han comentado, compartido o marcado con me gusta publicaciones de Facebook. Otras han sido detenidas por comunicarse con activistas exiliados por medio de mensajes en la mencionada red social.

Estos casos se agravan a causa de una práctica cada vez más común: las autoridades etíopes piden que los detenidos revelen sus nombres de usuario y contraseñas de Facebook. En algunos casos, se ha arrestado a personas antes de presentar cargos contra ellas, se les ha forzado a entregar sus datos de Facebook y después se les ha imputado según lo que las autoridades han encontrado en sus cuentas.

La policía detiene a activistas, les obliga a revelar sus datos de Facebook y después presenta cargos según lo que encuentra en sus registros privados.

Getachew fue acusado de «incitar a la violencia» después de verse forzado a facilitar el nombre de usuario y contraseña de su página en Facebook. Los textos de las conversaciones privadas de su mensajería fueron presentados como prueba en su pliego de acusación.

Sea cual fuera la decisión del tribunal, los amigos y familia de Yonatan y Getachew querían que se acabase el caso. Querían saber cuál era su destino para poder avanzar a la siguiente etapa de su lucha. Pero su caso, como muchos otros de la justicia etíope, se ha retrasado.

En Etiopía no es raro que los casos judiciales contra blogueros, periodistas o políticos se alarguen más de lo normal. Esto provoca el agotamiento de los acusados y causa gran dolor a sus seres queridos.

Yonatan y Getachew pasaron 18 meses en la cárcel antes de conocer su sentencia. Los llevaron ante el tribunal al menos una docena de veces. Las autoridades hicieron públicas sus cuentas privadas de Facebook. Los jueces no se presentaron, y la policía no llevó a los acusados a las sesiones del juicio, lo que provocó que el proceso se alargara 18 meses.

Facebook ha sido una plataforma fundamental para defensores de derechos y activistas etíopes que intentan documentar y contar las violaciones de los derechos humanos. Esto hace que la experiencia de Yonatan y Getachew sea una historia particularmente aterradora para los etíopes.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.