¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Periodista pakistaní enjuicia a agencia de inteligencia por acoso

El periodista Taha Siddiqui va a llevar a juicio a la Agencia Federal de Investigación por lo que ha descrito como «acoso» e intimidación. Foto cortesía: cuenta de Twitter de Siddiqui.

Un periodista pakistaní va a llevar a juicio a la poderosa Agencia Federal Investigación (FIA por su nombre en inglés) por lo que ha descrito como «acoso» e intimidaciones en respuesta a sus investigaciones.

El joven y galardonado periodista Taha Saddiqui presentó una solicitud en virtud del artículo 199 de la Constitución donde alega que la FIA lo acosó por teléfono. Informó de una llamada que recibió de la FIA, que lo dejó preocupado por su propia seguridad y la de sus fuentes confidenciales:

Around 7pm on Thursday, 18th May 2007, I received a call from an unknown number. The person on the other end asked me if I was Taha Siddiqui, which I confirmed. He went on to introduce himself from the Counter-Terrorism Department of the Federal Investigation Agency (FIA) and asked me to appear before him at the FIA Headquarters for an interrogation.

Sobre las 7:00 pm del jueves 18 de mayo de 2007, recibí una llamada de un número desconocido. La persona al otro lado me preguntó si yo era Taha Siddiqui, lo que confirmé. Se identificó como miembro del Departamento Antiterrorista de la Agencia Federal de Investigación (FIA) y me pidió que me presentara en la sede de la FIA para ser interrogado.

Tras la llamada, Siddiqui presentó una demanda contra la FIA en el tribunal supremo de Islamabad, acción sin precedentes por parte de un periodista.

La FIA pakistaní es una agencia de seguridad, control de fronteras y contrainformación adscrita al Ministerio de Interior del país; su jurisdicción incluye terrorismo, contrabando, espionaje, delitos federales, y de acuerdo con la recientemente aprobada ley de delitos cibernéticos, también se encarga de los delitos cometidos en la red.

Este incidente llega en un momento en que periodistas, blogueros y defensores de derechos humanos se enfrentan día a día a amenazas procedentes de ámbitos estatales y no estatales. Según datos generales recogidos por el Comité de Protección a Periodistas, 88 periodistas y trabajadores de medios en Pakistán han perdido la vida desde 1992.

La violencia también se extiende a los cibernautas. A principios de 2017, desaparecieron cinco blogueros-activistas pakistaníes, donde cuatro eran conocidos por sus opiniones seculares y de izquierdas. Aunque de ellos, cuatro han vuelto a sus familias, el activista Samar Abbas sigue en paradero desconocido. La mayoría criticaba diariamente a los militares y hablaba abiertamente sobre violencia sectaria y terrorismo en el país.

Siddiqui ha realizado coberturas sobre terrorismo, persecución de minorías, inestabilidad económica, corrupción y asuntos cívico-militares para múltiples publicaciones extranjeras, como The Guardian, New York Times, Christian Science Monitor y France24. Le concedieron el Albert Londres Award (conocido como el Pulitzer francés) en 2014 por su trabajo sobre la “La guerre de la polio” («La guerra de la polio») en France24. Actualmente, ejerce de jefe de oficina de la World Is One News (WION).

Sidiqqui también es un entusiasta usuario de medios sociales y crítico del poder militar. En Twitter, se ha referido al ejército pakistaní como los #PindiBoys [Muchachos pindi]. En la ciudad de Rawalpindi, denominada a menudo pindi, se encuentra la sede de la agencia de Inteligencia Interservicios (ISI), y el término «pindi boys» se suele emplear para referirse a los funcionarios de la ISI.

En su demanda, Siddiqui se muestra «reacio a acudir a la sede de la FIA», y cita informes previos de periodistas que habían recibido llamadas similares:

[the] person who is to be interrogated sets out to the FIA Headquarters, he is either picked up and disappeared or detained illegally.

La persona interrogada que acude a la sede de la FIA, o bien desaparece o bien queda detenida ilegalmente.

El 24 de mayo de 2017, el tribunal supremo de Islamabad ordenó a la FIA que se abstuviera de acosar a Siddiqui.

La demanda que interpuso Siddiqui en los tribunales revela detalles sobre el acoso que ha enfrentado. «Es inconcebible que el departamento antiterrorista de la FIA contacte con un periodista que no tiene nada que ver con el terrorismo y que se dedica a escribir», dice la demanda. Sigue: «El demandante ha observado a personas vestidas de civil señalando de manera visible a su casa, ante lo cual ha adoptado las debidas precauciones». Siddiqui alega que este hecho lo ha obligado a restringir sus movimientos; algo fundamental de su trabajo como periodista.

Los privados de libertad de expresión llamarán a las puertas de la justicia. Este será un caso pilto para los tribunales. Asma Jahangir (abogada de Taha Sidiqqui)

La FIA ha identificado recientemente a docenas de «sospechosos», sostienen que están involucrados en una campaña «organizada» en las redes sociales contra el ejército del país. A pesar de las condenas enérgicas de partidos de la oposición y de los cibernautas, el ministro de Interior, Chaudry Nisar Ali Khan, ordenó a la FIA reprimir las críticas en línea hacia las fuerzas armadas.

Un funcionario de la FIA le contó a Reuters: «Hemos recibido una larga lista de sospechosos, activistas contra instituciones nacionales, pero hemos identificado a 18 de 200 activistas en redes sociales. Se les acusa de difundir material negativo contra el ejército y otras instituciones». Poco después de este testimonio, circuló en línea una lista con los nombres de varios cibernautas. No podemos confirmar la autenticidad de esta lista, y por motivos de seguridad no la adjuntamos a esta noticia.

«Pese a las directrices del tribunal supremo, la FIA sigue actuando contra mí»

A pesar de la sentencia del tribunal, la FIA ha seguido observando a Siddiqui con citaciones donde lo citan a comparecer en el departamento antiterrorista para responder algunas preguntas:

A pesar de la sentencia judicial, la FIA sigue persiguiéndome por terrorismo diciendo que «soy consciente de la investigación». Acabo de recibir la notificación.

Tuiteó que los usuarios de redes sociales en el país sienten un miedo constante:

Las autoridades siguen acosando a quienes ejercen libertad de expresión en medios sociales, especialmente cuando hablan del ejército pakistaní  media esp whn talking abt Pak Army. Mansoor es la última víctima.
———-
Muchos amigos me han confesado que verme en este proceso les ha hecho censurarse aun más. El clima del miedo persiste.

Los periodistas que se han mostrado críticos con los militares y con las agencias de inteligencia también han recibido amenazas, intimidaciones y agresiones en Pakistán, aunque estos incidentes normalmente no reciben cobertura.

En abril de 2014, Hamid Mir, periodista de alto nivel crítico con los militares y presentador del popular programa de televisión «Capital Talk» en Geo TV, recibió varios disparos de un desconocido en Karachi. Mir culpó a la Inteligencia Interservicios (ISI) por el ataque, y Geo TV difundió en numerosas ocasiones la imagen de Zaheerul Islam, entonces director del ISI. El mismo año, otro destacado periodista liberal, Raza Rumi, conocido por criticar a los talibanes, escapó por poco de la muerte en Lahore. Su joven conductor falleció en el ataque.

Umar Cheema, periodista de investigación y crítico de las prácticas del Gobierno, fue arrestado por agencias de inteligencia en 2010. No se abrió ningún caso contra él. Cheema informó al Comité de Protección de Periodistas que había sido torturado, humillado y grabado desnudo en cárceles atestadas; es el único periodista pakistaní en informar sobre torturas bajo custodia policial.

Organizaciones locales e internacionales condenan las acciones de la FIA

El Comité de Protección a Periodista ha instado a la FIA a cesar el acoso a Siddiqui y respetar la sentencia judicial. Unas declaraciones del 26 de mayo dicen:

“Pakistan's Federal Investigation Agency should abide by the Islamabad High Court's order to stop harassing journalist Taha Siddiqui,” Steven Butler, CPJ's Asia Program Coordinator, said from Washington, D.C. “Pakistani security forces should not use terrorism as a pretext for targeting journalists.”

«La Agencia Federal de Investigación de Pakistán debería cumplir la sentencia del Tribunal Supremo de Islamabad que le insta a cesar en el acoso al periodista Taha Saddiqui», dijo desde Washington D.C. Steven Butler, coordinador del programa asiático del Comité de Protección de Periodistas. «La fuerzas de seguridad pakistaníes no deberían utilizar el terrorismo como pretexto para perseguir a periodistas».

La Comisión de Derechos Humanos también publicó una declaración detallada en la que piden el fin de la persecución a la libertad de expresión. El grupo Media for Democracy Pakistan, defensor de los derechos civiles, también clamó a las autoridades:

FIA solicita a periodista que se presente ante la división de contraterterrorismo
La Agencia de Investigación Federal Se ha notificado al periodista Taha Siddiqui para que comparezca ante la división de contraterterrorismo
.
——–
El Gobierno ha negado categóricamente cualquier intento de utilizar la Ley de Prevención de Delitos Electrónicos 2016 para acabar con los disidentes. Sin embargo, aquí estamos.

Freedom Network, grupo de derechos civiles que trabaja por la libertad de expresión en Pakistán, condenó la persecución de la FIA a Siddiqui:

Freedom Network condena el acoso al periodista Taha Siddiqui por parte de la agencia gubernamental de investigación pese a la sentencia judicial.

El exsenador Afrasiab Khattak, del Partido Nacional Awami, destacó la hipocresía de la persecución de la FIA:

Espero que el Tribunal Supremo llame la atención a la FIA por incumplir su resolución. Ojalá fueran la mitad de activos contra organizaciones prohibidas y terroristas.

El juicio a Siddiqui se ha pospuesto, por lo que se encuentra actualmente a la espera de que se anuncie una nueva fecha. La FIA no ha proporcionado al tribunal ningún detalle sobre la razón de las citaciones a Siddiqui. A pesar de la situación, Siddiqui ha expresado que continuará con su trabajo o con la lucha por los derechos de los periodistas en el país. Al llevar este caso a juicio, Siddiqui ha sido valiente y desafiado a las agencias estatales involucradas en frenar la libertad de expresión y en acosar a periodistas que únicamente realizan su trabajo y dicen la verdad sobre el poder.

Muchos amigos me han confesado que verme en este proceso les ha hecho censurarse aun más. El clima del miedo persiste.
———–
Mi objetivo era y seguirá siendo informar y comentar sobre los pindi boys a pesar de los consejos por moderarme. Los insto a todos a que tampoco guarden silencio.

He presentado una petición contra la FIA en tribunal de Islamabad. Me están intimidando por medio del departamento de contraterrorismo por ejercer mis obligaciones como periodista.
———
Siento que se me persigue por informar sobre el ejército sin censura. La libertad de expresión no es un delito, sino un derecho democrático. No me quedaré callado.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.