¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Político mozambiqueño encarcelado por corrupción retoma su puesto tras ser liberado

Diodino Cambaza presidió el consejo administrativ de aeropuertos de Mozambique entre 2005 y 2008. Foto: Gustavo Sugahara/Flickr, CC BY 2.0.

Los mozambiqueños reaccionaron con indignación a un caso de corrupción que involucró a una importante figura gubernamental que, tras cumplir la mitad de su periodo en prisión, regresó a trabajar en la misma institución donde ocurrieron los hechos que lo privaron de su libertad.

El caso se refiere a Diodino Cambaza, detenido en 2008 y sentenciado en 2010 junto con cuatro personas más por malversar 54 millones de meticais (880,000 dólares) de fondos públicos en la empresa de aeropuertos de Mozambique. Cambaza presidió el consejo administrativo de la empresa entre 2005 y 2008.

Cambaza fue sentenciado a 22 años de prisión, pero fue liberado en 2016 por buen comportamiento. Inmediatamente buscó su reincorporación en la empresa, lo que se oficializó el 19 de abril.

Según un anuncio de la Procuraduría General de la República de Mozambique, que evaluó la solicitud, no hay impedimento para que Cambaza regrese a su antiguo puesto porque la empresa no llevó a cabo un proceso disciplinario luego del tiempo que pasó en prisión. Sin embargo, fueron muchos los ciudadanos que no estuvieron contentos con la noticia.

El Centro de Integridad Pública (CIP), institución local que defiende la transparencia pública, condenó la decisión de la empresa de devolverle su puesto en una entrevista con Deutsche Welle:

[A reintegração de Diodino Cambaza] representa um revés nos esforços da luta contra corrupção, falta de transparência e até nos esforços da justiça, diz o CIP. O que notamos é que o que deveria ter sido feito era também a empresa proceder disciplinarmente contra o infractor. Mas quer nos parecer que a empresa refugiou-se no silêncio, não instruiu o competente procedimento disciplinar para a aplicação das devidas funções.

[La reincorporación de Diodino Cambaza] representa un revés en los esfuerzos de la lucha contra la corrupción, falta de transparencia y hasta en los esfuerzos de justicia, dice el CIP. Lo que notamos es que lo que debió hacerse fue iniciar procedimiento disciplinario contra el infractor. Pero nos parece que la empresa se refugió en el silencio, y no inició el procedimienio disciplinario para la aplicación de las funciones debidas.

Egídio Vaz, voz significativa de los medios sociales mozambiqueños, también rechazó esta actitud y consideró el caso “repugnante”:

Se Cambaza fosse um tipo competente, seria consultor, depois de ser condenado e cumprir metade da pena. Daria palestras pagas e discursos motivadores, faria consultoria e reformaria com imagem reservada. Mas porque é incompetente, aceitou ser reintegrado na empresa que ajudou a prejudicar. Portanto, está claro: Cambaza gosta mesmo é estar amarrado para comer. Nojento!

Si Cambaza fuera una persona competente, sería consultor, lueogo de ser sentenciado y de cumplir la mitad de su sentencia. Daría conferencias pagadas y discursos motivacionales, daría consultorías y reformaría con una imagen reservada. Pero como es un incompetente, aceptó que lo reincorporaran en la empresa que ayudó a perjudicar. Por lo tanto está claro: lo que a Cambaza le gusta realmente es que tener asegurado su sueldo. ¡Repugnante!

Bitone Viage, mozambiqueño especialista en ciencia política en Brasil, expresó que Cambaza no tiene moral:

Cambaza Premiado por um Estado por ele Ofendido

Não estou em crer que se tenha premiado desta forma, alguém que um dia ofendeu gravemente o Estado. Cambaza não tem a moral para voltar a servir o Estado,*já teve uma oportunidade ímpar de servi-lo, mas este por sua vez apenas serviu-se do Estado. Cambaza usou o Estado como se dum cofre inesgotável se tratasse, e o próprio Estado se cansou deste senhor, sendo este por sua vez, intimado, julgado e por fim condenado à uma pena de prisão maior. Sinceramente falando não sei porquê este senhor foi premiado desta forma.

Cambaza premiado por un estado al que defraudó:

No creo que se deba recompensar así a nadie, alguien que en algún momento ofendió seriamente al Estado. Cambaza no tiene moral para volver a servir el Estado, *ya tuvo una oportunidad única para servirlo, pero por su parte, solamente se sirvió del Estado. Cambaza usó al Estado como si fuera una alcancía inagotable, y el Estado se cansó de este señor, y finalmente fue citado, juzgado y al final sentenciado a una pena mayor de prisión. Sinceramente hablando, no sé por qué este señor fue premiado de esta manera.

Francey Zeúte preferió recordar al primer presidente de Mozambique, Samora Machel, para destacar que el lugar de un ladrón es la prisión:

Lugar de ladrão é na cadeia

Samora Machel será eternamente lembrado pelos moçambicanos não apenas por ter sido o primeiro Presidente de Moçambique independente, mas também pelos seus discursos contundentes, incisivos e, diga-se de passagem, proféticos. Uma das suas mais célebres exposição oral foi quando afirmou peremptoriamente que “um ambicioso é capaz de tudo, de vender a Pátria só por causa da sua ambição, do seu interesse individual”. Samora disse ainda que “não sei se um ambicioso muda, mas a minha experiência prova que não, muda de táctica, mas não elimina a ambição. Um ambicioso é criminoso ao mesmo tempo”.

El lugar del ladrón es la cárcel

Samora Machel será eternamente recordado por los mozambiqueños no solamente por haber sido el primer presidente de Mozambique independiente, sino también por sus discursos contundentes, incisivos y hasta proféticos. Una de sus exposiciones más famosas fue cuando afirmó perentoriamente que “un ambicioso es capaz de todo, de vender la patria solamente por causa de su ambición, de su interés individual”. Samora dijo también que “no sé si un ambicioso cambia, pero mi propia experiencia muestra que no, cambia de táctica, pero no elimina la ambición. Un ambicioso es criminal al mismo tiempo”.

En Twitter, las reacciones también criticaron la decisión:

Cambaza fue condenado a 22 años en prisión, cumplió 10 y salió. Y ahora la empresa cuyos fondos desvió volvió a contratarlo.

Emildo Sambo, del periódico @Verdade, destacó que parece que el crimen sí paga en Mozambique:

Realmente, en Mozambique ser ladrón y vasallo del [partido gobernante] Frelimo paga. Diodino Cambaza, sentenciado a pena mayor de prisión, regresó a los aeropuertos de Mozambique.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.