¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Debería Brasil boicotear canciones tradicionales del carnaval con insinuaciones sexistas y racistas?

Fiesteros del carnaval de Río de Janeiro. Imagen: Flickr usuario Ronald Woan, CC-BY-NC 2.0

“Tu cabello no lo niega, mulata
Porque eres una mulata por el color
pero como el color no se quita, mulata
Mulata, quiero todo tu amor.

Es la letra de una de las más populares marchinhas (marchitas) de Brasil, un popular género musical del mundialmente famoso carnaval del país.

La canción “O Teu Cabelo Não Nega” (Tu cabello no lo niega), escrita en 1929, está entre las tradiciones del carnaval que fueron muy debatidas en los años recientes en Brasil. Este año no fue diferente. Tres grupos del carnaval, llamados blocos, anunciaron que sacarían esas canciones de sus listas de reproducción de este año. Mientras tanto, otros se oponen al movimiento, afirman que el carnaval es un momento festivo en que los asuntos deben salir a la luz.

La marchinha es un género musical que satiriza la seriedad de las marchas militares, todo por fanfarrias y seguido de tambores. Fueron populares en los años 30 y aún son distintivos del carnaval en algunas ciudades brasileñas. en particular Río de Janeiro y São Paulo. Las letras suelen ser cómicas y satíricas, con un doble sentido que algunos podrían considerar “políticamente incorrecto”.

El músico Thiago França, creador de Charanga do França, un popular bloco de São Paulo, expresó en una entrevista al sitio web UOL por qué está en contra las canciones como “O Teu Cabelo Não Nega”.

É uma afirmação racista. Deixar essa música de fora não deixa a festa menos animada e a gente consegue fazer um baile em que todo mundo se diverte numa boa. Sou responsável por 50 músicos, 20 pessoas da produção e cerca de 10 mil pessoas que vão com a gente para a rua. Tenho essa preocupação de não ofender quem está ali. A sátira deve existir com quem é opressor, não com quem é oprimido. Por outro lado, não quero insinuar que quem toca é racista. Cada um sabe de si. Essa decisão faz sentido para mim.

Es una afirmación racista. Eliminar esta canción no significa que la fiesta sea menos divertida, nos arreglamos para reunirnos y disfrutar todos. Soy responsable de 50 músicos. Hay 20 personas en producción y cerca de 10.000 personas que disfrutarán de esto en la calle. Tengo la preocupación por no ofender a quienes están ahí. La sátira debería ser sobre los que son opresores, no sobre los oprimidos. Por otro lado, no quiero insinuar sobre aquellos que participan son racistas. Cada persona sabe lo que le conviene más. Esta decisión tiene sentido para mí.

Renata Rodrigues, una de las organizadoras de Mulheres Rodadas, otro bloco de Río, dijo en una entrevista con la red de radio CBN de noticias brasileñas (vía O Globo):

Se a gente é um bloco feminista, não temos como passar ao largo dessas coisas. Se isso está sendo considerado ofensivo, acho que a gente não deve fazer coro.

Si fuéramos un bloco feminista, no hay forma de mantener nuestra distancia de estos asuntos. Si esto es ofensivo, pienso que no deberíamos seguir con esto.

De acuerdo con las marchinhas, otras canciones en la mira incluyen clásicos consolidados con letras que son bien conocidas entre los brasileños, como “Maria Sapatão” (1981) y “Cabeleira do Zezé” (1964), ambas de João Roberto Kelly. Veamos rápidamente parte de la letra de estas dos canciones:

Maria Sapatão*
Sapatão, Sapatão
De dia é Maria
De noite é João

O sapatão está na moda
O mundo aplaudiu
É um barato, é um sucesso
Dentro e fora do Brasil

María de zapato grande
Zapato grande, zapato grande
De día ella es María
De noche ella es João

El zapato grande está de moda
El mundo aplaudió
Ella es genial, es un éxito
Dentro y fuera de Brasil

Sapatão, que significa “zapato grande”, generalmente es una jerga despectiva en Brasil para lesbiana marimacha, y aunque existe antes de esta canción, también la populariza. Algunas lesbianas en los años setenta dijeron que disfrutaron de usar zapatos de hombres, pero no encontraron tallas que les quedaran bien, por eso los zapatos que usaban era demasiado grandes.

Olha a cabeleira do Zezé
Será que ele é?
Será que ele é?
…..
Corta o cabelo dele!
Corta o cabelo dele!

Mira la cabeza de Zeze
¿Es posible que sea él?
¿Es posible que sea él?
…..
¡Córtale el cabello!
¡Córtale el cabello!

De acuerdo con un articulo sobre insinuación de marchinha del carnaval publicado por el portal de salud mental (En)Cena, Kelly, ahora de 78 años, siempre ha afirmado que “Cabeleira do Zezé” se refiere a la contracultura de los años 60 cuando los hombres tenían el cabello largo. Pero ambién hay un doble significado, que Zezé o es secretamente gay o solo es afeminado.

Tradiciones sujetas a críticas

El bloco Domésticas de Luxo se presenta principalmente como hombres blancos vestidos de trabajadores negros domésticos y han enfrentado la crítica en línea. Imagen: TV Globo/captura de pantalla.

El carnaval es una gran fiesta en Brasil que atrae a millones de personas a las calles por las festividades que duran al menos cinco días. Los géneros musicales y la propia cultura de la fiesta varía de una región a otra. En las ciudades del noreste como Salvador, el estilo que domina es la música axé, mientras que las famosas competencias de escuelas de samba son un sello distintivo de las ciudades del sureste como Río de Janeiro. Una cultura de disfraces y fanfarrias, que ha disminuido desde finales de los años 70, ha visto un resurgimiento en la última década en muchas ciudades, especialmente en Río de Janeiro y en São Paulo, que trajo al primer plano de alguna manera a las olvidadas marchinhas.

Otras tradiciones antiguas de disfraz también han sido sujetas a escrutinio, como el disfraz “indio” y la “nega maluca”, que significa “negra loca”. Su característica incluye pintura negra y ropas relacionadas con las trabajadoras domésticas. En el 2015, el bloco “Domésticas de Luxo” (Trabajadoras domésticas de lujo) de la ciudad de Juiz de Fora fue objeto de mucha crítica en línea, porque sus miembros tradicionalmente se visten como trabajadoras domésticas negras. El bloco ha existido desde 1958.

Al hablar de las marchinhas que compuso, João Roberto Kelly dijo al diario O Globo sobre la controversia.

Acho um pouco exagerada. Eu respeito todo mundo, todas as opiniões, mas acho que o carnaval é uma festa tão alegre, tão pura, é brincadeira em cima de brincadeira. O sujeito vai censurar uma letra de carnaval? No carnaval, o homem se veste de mulher, mulher se veste de homem, a gente brinca com careca, com barrigudo, brinca com todo mundo. A gente sai fantasiado de índio, sai assim, sai assado.

Creo que es un poco exagerado. Respeto a todos y todas las opiniones, pero creo que el carnaval es una fiesta feliz y pura. Es una broma tras otra. ¿Alguien va a censurar las letras del carnaval? Durante el carnaval, los hombres se visten de mujer, las mujeres se visten de hombres, jugamos con los hombres calvos, con hombres gordos, jugamos con todos. Salimos y nos vestimos como indígena o como una cosa u otra.

Y cuando preguntamos si lo consideraba como una forma de patrulha, que es una palabra despectiva que se refiere a los grupos activistas militantes, dijo:

É uma patrulha, mas sem necessidade. O carnaval é isso, é todo mundo solto, todo mundo procurando fazer uma fantasia qualquer. E agora vem o politicamente correto, o que é, o que não é… Essas músicas todas têm por volta de 50 anos, e o povo as consagrou, o povo gosta de cantar.

Es patrulha, pero sin tener que serlo. Eso es el carnaval, todos se dejan llevar, todos buscan algún disfraz. Y ahora que lo políticamente correcto viene, (diciendo) lo que es, lo que no es… Estas canciones tienen casi 50 años, el pueblo las consagró, a las personas le gusta cantarlas.

Los blocos que no coinciden en quitar las canciones opinan como Kelly. Pedro Ernesto Marinho, presidente de uno de estos grupos, Cordão da Bola Preta, dijo:

Não consideramos essas marchinhas ofensivas. Quem as compôs, certamente, não tinha essa intenção. Carnaval é uma grande brincadeira. Essa polêmica não vai levar ninguém a lugar algum e até desmerece o carnaval. O preconceito está mais dentro das nossas cabeças do que nas marchinhas.

No consideramos estas canciones del carnaval como ofensivas. Sin duda, los compositores no tuvieron esta intención. El carnaval es un gran juego. Este escándalo no llevará a nadie ningún lado e incluso desmerece el carnaval. El prejuicio está más en nuestras mentes que en las canciones del carnaval.

En uno de muchos artículos de opinión que salieron antes de la celebración del carnaval de este año, el autor de un articulo del sitio web de noticias brasileñas G1, titulado “Prohibir canciones incorrectas del carnaval es inútil, aunque reflexionar sobre estas letras es necesario”, toma en cuenta los dos lados.

Talvez o melhor, em ambos os casos, seja refletir sobre o conteúdo dessas músicas e cantá-las em contexto adequado – como em um baile ou bloco de Carnaval, no caso das marchinhas – com a consciência de que não há mais como defender tais letras e, sobretudo, de que é preciso combater o racismo e a violência contra a mulher em qualquer tempo ou lugar. Inclusive em um baile ou bloco que toque O teu cabelo não nega e que, por acaso, registre caso de racismo ou de violência contra a mulher. Boicotar tais músicas é ineficaz, assim como pôr na mira qualquer outra composição que tenha a palavra mulata na letra chega a ser risível pelo exagero. Ter bom senso também é ser politicamente correto.

Quizás lo mejor, en ambas casos, es reflexionar en el contenido de las canciones y cantarlas en un contexto apropiado, como en un baile o en un bloco del carnaval, en el caso de las marchinhas, con la conciencia de que no hay cómo defender estas letras y, sobre todo, que es necesario luchar contra el racismo y la violencia contra las mujeres en cualquier tiempo y lugar, hasta en un baile o un bloco que toca “O Teu Cabelo Não Nega” y que, por casualidad, invoca al racismo o violencia contra las mujeres. Boicotear esas canciones no es efectivo, así como colocar en la mira la palabra mulata en las letras es excesivamente risible. Tener sentido común también es ser políticamente correcto.

Ahora hay un debate, donde las ideas se analizan. Los blocos contra las letras mencionadas no piden una prohibición de total de las canciones de carnaval. Simplemente tratan de enfrentar las ideas que contienen. Los fiesteros que no quieran realiza cambio alguno son libres de ir a otro lugar, y literalmente tienen cientos, y hasta miles de otras opciones. Al final, cualquier alteración solo hará que el carnaval sea más de lo que ya es, una ocasión donde hay algo para todos.

 

1 Comentario

  • bubu

    hay que tener ganas de meter el hocico acaso es usted brasileiro?? deixe o brasil na paz meu irmao…bastante más racista y ofensivo es como tienen ustedes a los pobladores orinales de su país o el tratamiento a las mujeres y gays en países como arabia saudí..pero por la plata baila el perro no??

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.