¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Paciente muere frente a hospital tras darse el alta. Cibernautas se preguntan dónde está la compasión.

Actualización de estado de Facebook de Patricia Worrell que reza: “‘El hospital no tiene la culpa’. No terminó la investigación pero ya el veredicto es inocente”.

Si los valores de una sociedad se miden por la forma en que trata a sus ciudadanos más vulnerables, entonces Trinidad y Tobago ha bajado otro escalón, al menos según el veredicto del tribunal de las redes sociales. Sin embargo, ¿la indignación en las redes por el video de un anciano que muere frente al Hospital General de Puerto España (POSGH) refleja con exactitud lo que pasó? El ministro de Salud del país, que pertenece a la minoría, dice que no.

Un video publicado en Facebook el 7 de junio mostraba a un hombre mayor tendido en el césped frente al recinto hospitalario. Se oye a la mujer que grababa el video decir a otra que avisara al personal del hospital. “Fue a la Emergencia y le dieron el alta, y con los de seguridad lo trajeron y dejaron aquí. ‘Colgaron los guantes’, lo trajeron y lo depositaron aquí, y estaba enfermo”.

Hacia el final del video, la mujer confirmó que el personal de seguridad del hospital dijo que le dieron el alta y la única forma de que lo admitieran de nuevo en la unidad de Accidentes y Emergencias era que lo trajera una ambulancia, lo que ella describió como una “locura”. También dijo que el personal de seguridad le prohibió tomar imágenes. Durante gran parte del video, el hombre, quien dijo llamarse Christopher Phillip, no paraba de agitarse en el piso.

Ni bien empezó a circular el video en las redes sociales, los cibernautas expresaron su tristeza y consternación. En la página de Facebook del Ministerio de Salud, ‎Karen Awah-Gio‎ publicó:

I'd like to lodge a complaint on behalf of the elderly gentleman who died on the lawn of the POSGH, Mr. Christopher Phillip. […] I could not sleep last night thinking about how this man was left to die in the grass on the compound of one of our major health institutions. Please do not let this be another ‘investigation’ which comes to nothing because the next tragic incident has taken away focus. What happened to Mr. Phillip is inhumane and what looks like a cover up is extremely disturbing.
🙏🏽 Mr. Minister, I implore you.

Quiero presentar una queja en nombre del señor mayor que murió sobre el césped frente al POSGH, Christopher Phillip. […] Anoche no pude dormir pensando en cómo dejaron morir a ese hombre frente a las instalaciones de una de nuestras principales instituciones sanitarias. Por favor, no dejen que esta sea otra ‘investigación’ que no llega a nada porque el próximo incidente trágico se lleva toda la atención. Es inhumano lo que le pasó al señor Phillip y es demasiado perturbador lo que parece ser un encubrimiento.
🙏🏽 Señor Ministro, se lo imploro.

La Autoridad Regional de Salud del Noroeste, que está a cargo de supervisar el funcionamiento del hospital, publicó un comunicado de prensa que establece que se inició una investigación exhaustiva sobre el caso y que “los informes preliminares señalan que Phillip llegó al hospital durante la noche en una ambulancia y lo atendieron en la unidad de Accidentes y Emergencias”:

He was treated following all protocols of care and was later discharged.

Subsequently, Mr Phillip was seen lying on the floor outside the department and was assisted by members of staff back into the department to be seen a second time. Mr Phillip then left on his own accord. His body was later discovered on the front lawn of the hospital’s compound.

Lo atendieron según todos los protocolos pertinentes y, posteriormente, le dieron el alta.

Seguidamente, vieron a Phillip echado en el suelo frente a Emergencias y el personal volvió a ingresarlo al departamento para atenderlo por segunda vez. Phillip se retiró por sus propios medios y, posteriormente, lo encontraron tirado en el césped al frente del complejo hospitalario.

La declaración contradice las versiones de otros testigos que aseguran que el personal de seguridad echó a Phillip.

En el Parlamento, la postura del ministro Terrence Deyalsingh fue que los funcionarios de la Autoridad Regional de Salud del Noroeste no tenían la culpa de la muerte de Phillip.

Según dijo:

Officials cannot detain someone and constrain someone and treat them without their consent. The health authorities, the doc­tors and nurses, treated Mr. Phillip twice on the same day. Mr. Phillip disappeared on his own volition. There is no guilt, there is no process to be fixed…all protocols were followed and he received the best of treatment. But he disappeared twice after being told to wait.

No pueden retener ni forzar a alguien para atenderlo sin su consentimiento. Las autoridades sanitarias, los médicos y enfermeros atendieron al señor Phillip dos veces el mismo día. Phillip se fue voluntariamente. No hay culpables, no hay un procedimiento que corregir… se siguieron todos los protocolos y recibió la mejor atención. Pero desapareció dos veces cuando le dijeron que esperara.

El periodista independiente Wesley Gibbings preguntó en Facebook:

So, if an elderly patient has dementia and insists on discharging himself from the Accident and Emergency Unit, the ‘protocol’ permits this? I once had a friend who was being treated for mental illness who more than once attempted to check himself out. There appeared to be some kind of protocol to keep him on the ward even against his will.

Entonces, si un paciente anciano sufre demencia e insiste en irse de la unidad de Accidentes y Emergencias, ¿el ‘protocolo’ lo permite? Tuve un amigo a quien estaban tratando por enfermedad mental y que más de una vez intentó darse el alta e irse. Parece que había algún protocolo para mantenerlo en la sala incluso contra su voluntad.

Patricia Worrell, quien no le tiene mucha confianza a ninguna instalación de salud pública del país, observó:

Not sure what he's like in his private life, but Minister Deyalsingh does not do compassion well. He bristles up like a frizzle fowl in crises when he should be showing empathy.

No sabría decir cómo es en su vida privada, pero el ministro Deyalsingh no es muy compasivo. Se acobarda como gallina en momentos de crisis en los que debería mostrar un poco de empatía.

El usuario de Facebook Rishi Singh agregó:

I am not surprised that the initial response to the guy who died outside the POSGH is “no one at the hospital is to blame”. When anything goes wrong in this country no one is ever accountable. That response by Terrence Deyalsingh in the senate is as pathetic, narrow minded and callous as ever. An old man dies an undignified death and the honorable minister says the man disappeared from the eyes of hospital staff. The guy could hardly stand so I don't know how he was able to sign the discharge forms and disappear in that condition. This is very shameful but it is actually a true depiction of what is taking place throughout this country. The Minister of Health continues to tolerate and defend a ministry and its personnel who have no idea what the duty of care means. Whilst he continues to live in a state of utopia, the citizens continue to suffer and die undignified deaths as a result of a mismanaged health system.

No me sorprende que la reacción inicial de “nadie del hospital tiene la culpa” ante la muerte del hombre frente al POSGH. Cuando algo sale mal en este país, nunca hay responsables. La reacción de Terrence Deyalsingh en el Senado es tan patética, estrecha e insensible como siempre. Un anciano muere en condiciones indignas y el honorable ministro dice que desapareció de la vista del personal del hospital. El hombre apenas podía sostenerse en pie, así que no sé cómo pudo firmar los papeles del alta y desaparecer en esas condiciones. Es una vergüenza, pero es la descripción real de lo que pasa en nuestro país. El Ministerio de Salud sigue tolerando y defendiendo a un ministro que no tiene idea de lo que significa el deber de cuidado. Mientras sigue su vida en un estado de utopía, los ciudadanos continúan sufriendo y muriendo indignamente por culpa de un sistema de salud mal manejado.

Aunque fueron menos, algunos cibernautas apoyaron la postura del ministro Deyalsingh.

Shurland James Jr. dijo:

When we look at a situation, we need to separate our feelings from the facts of the situation.
Doctors, nurses, EMTs, and even first-aiders CANNOT administer any form of medical assistance to any patient unless the patient gives them permission to do so. The only exception to this is when the patient is unconscious or mentally ill, when it is assumed that the patient would accept the treatment. Failure to do this can result in lawsuits. […]

I am very sure that those very same people who are criticizing the POSGH could not last for one 36-hour shift in the shoes of a doctor or a nurse.

Cuando presenciamos una situación como esa, debemos separar los sentimientos de los hechos.
Los médicos, los enfermeros, el equipo de emergencias, e incluso el personal de primeros auxilios, NO PUEDEN dar tratamiento a ningún paciente a menos que él mismo dé su permiso. La única excepción es cuando el paciente está inconsciente o demente, que se da por sentado que aceptaría la atención médica. Si esto no se respeta, después vienen las demandas. […]

Estoy seguro de que las mismas personas que critican al personal del POSGH no aguantarían una guardia de 36 horas en los zapatos de un médico o enfermero.

Aun así, la mayor parte de los debates en las redes sociales eran sobre la ineficacia del servicio de salud pública.

Trini Love escribió:

The quality of health care in this country irrespective of government administration or recession is deplorable. […] Too much hard heartedness by a lot of people in the medical fraternity […] It's disgusting. And as usual, the people who are really responsible for this state of affairs […] aren't held accountable. A crying shame!

La calidad del servicio de salud de este país es deplorable, indistintamente del gobierno o la recesión. […] Hay corazones demasiado fríos en muchos miembros de la hermandad médica […] Dan asco. Y como es costumbre, a los verdaderos responsables de esta situación […] no les piden cuentas. ¡Una verdadera vergüenza!

Deborah O'Neil publicó:

Actualización de estado pública de Facebook de Deborah O'Neil que reza: “Trato de convencerme a mí misma de que la conducta cruel y despiadada de la gente del POSGH no representa a la mayoría del pueblo de T&T [Trinidad y Tobago]”.

Alvin Fortune, quien tuvo una experiencia similar en otro hospital, planteó que el tratamiento recibido por el paciente iba más allá de la política:

This transcends PNM and UNC [the country's two major political parties]. This is symptomatic of the callous disregard of many doctors, nurses and the people who work in close proximity with them locally. It has been going on in this country for years. […] It was bound to come to this eventually. The majority of us who have accessed ‘care’ at public institutions can attest to the disrespectful way we are spoken to or ignored. How sick old people are roughed up. […]

So none of this surprises me but it saddens me deeply. We have that kind of heartlessness in our hospitals and we want to end crime? That is a crime right there. Everyone who works at POSGH and came into contact with that man and was empowered to help him should be jailed. […] But it would not surprise me if there is no record of any person who worked that shift.

Esto está más allá del PNM y el UNC [los dos principales partidos políticos del país]. Es un síntoma de la cruel negligencia de muchos médicos, enfermeros y quienes trabajan localmente en estrecha relación con ellos. Es algo que viene pasando en el país desde hace años. […] Algún día se iba a llegar a esto. La mayoría de los que accedemos a la ‘atención’ de los hospitales públicos podemos dar fe de la forma irrespetuosa con la que nos hablan o nos ignoran. Cómo maltratan a los ancianos enfermos. […]

Así que nada de esto me sorprende, pero sí me entristece profundamente. Teniendo ese nivel de negligencia en los hospitales, ¿queremos terminar con los crímenes?  Eso fue un crimen en sí mismo. Todos los que trabajan en el POSGH y que estuvieron en contacto con ese hombre y tuvieron la posibilidad de ayudarlo deberían estar presos. […] Pero no me extrañaría que no haya registros de las personas que trabajaron en ese turno.

También hubo usuarios que tuvieron objeciones a la grabación y publicación del video.

Franz Gillezeau preguntó:

How is it, upon seeing someone in need of assistance, that your first instinct is to whip out your phone to record the incident? Why not just render assistance? Do likes and shares mean that much to you? […]
Get your priorities in a gear, people.
Help first.

¿Cómo es que, viendo a alguien que necesitaba ayuda, tu primer instinto es sacar el teléfono para grabarlo? ¿Por qué no ayudaste? ¿Tanto valen para ti los ‘me gusta’ y los compartidos? […]
Gente, pongan orden a sus prioridades.
Ayuden primero.

Sin embargo, Alvin Fortune consideró que la grabación del incidente fue importante y que la mujer que grabó el video hizo su parte para ayudar:

If nobody videotaped the […] man dying outside the POSGH then only those who saw would know. If they attempted to spread the word without evidence, there would have been denial by the hospital […] The chances of the man getting justice in death would be slim. The chances of perpetrators being brought to account would be slim.
I am glad there is clear video evidence of the heinous negligence by workers at the hospital so no one can twist the truth and escape.
Sometimes videoing is helping.

Si nadie hubiera grabado al […] hombre moribundo en la puerta del POSGH, solo lo sabrían quienes lo vieron en persona. Si hubieran tratado de dar a conocer el hecho sin pruebas, el hospital lo habría negado […]. Las posibilidades de que el hombre tuviera justicia después de muerto habrían sido casi nulas. Y las posibilidades de juzgar a los responsables también habrían sido casi nulas.
Me alegra que exista una prueba clara en video de la negligencia atroz de los trabajadores del hospital, de manera que nadie pueda distorsionar la verdad y escapar de esto.
A veces grabar videos es una ayuda.

Sin embargo, Josie Ache-De Goulard desearía que la gente “PENSARA en la familia y amigos cercanos de este hombre” y dejara de difundir el video.

Finalmente, Taran Rampersad criticó la forma en que los medios trataron la historia:

So, if you missed it, some gentleman was dumped outside of the hospital in Port of Spain and denied treatment until he was returned by ambulance despite being right in front of the hospital itself. And he died there, with someone doing a Facebook live video of his last MINUTES […] and the local media showing him in his last pose on the ground.
It's horrible. And while that should be enough to piss any human being off, what REALLY pisses me off is the way the Trinidad and Tobago media handled it.

They treated a man stripped of his dignity as if he HAD no dignity, writing and reporting so poorly as if he didn't deserve that dignity. […]

It's no wonder life is not valued as much as it should when the media – when journalists, writers, photographers, editors, etc – when they strip away the veil of human dignity permanently so that it's archived, so that a Google Search will only show an end rather than any dignity he might have had during life. […]

Shame. He deserved better, just as you would. And if you don't know that, you do now.

Por si no se enteraron, echaron a un hombre de un hospital de Puerto España y le negaron la atención médica hasta que volviera en una ambulancia, a pesar de estar en la puerta del hospital. Y allí murió, mientras alguien que hacía un video de Facebook en vivo de sus últimos MINUTOS […] y los medios locales lo mostraban en su última posición en el piso.
Horrible. Y aunque eso debería alcanzar para enfurecer a cualquier ser humano, lo que DE VERDAD me enfureció fue ver cómo lo manejaron los medios de Trinidad y Tobago.

Trataron a un hombre despojado de su dignidad como si NO TUVIERA dignidad alguna, escribieron e informaron muy pobremente, como si no mereciera esa dignidad. […]

No me extraña que la vida no valga nada cuando los medios, los periodistas, escritores, fotógrafos, editores, etc., quitan permanentemente el velo de la dignidad humana para informar, de manera que Google Search solo mostrará un final y no toda la dignidad que pudo haber tenido en vida. […]

Vergüenza. Se merecía más, como cualquiera de nosotros. Y si no lo sabían, ya lo saben.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.