¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Con sobrecargadas finanzas públicas, Gobierno de Mozambique aprueba compra de autos de lujo para diputados

cada auto cuesta cerca de 220,000 dólares, lo que hace un total de 3.8 millones. Foto: @N93/Flickr, CC BY 2.0.

Las finanzas públicas de Mozambique pueden estar fuera de control, pero eso no impidió que la Asamblea de la República adquiriera 17 autos Mercedes Benz, modelo C-180, para uso de sus diputados. Cada auto cuesta cerca de 220,000 dólares, lo que equivale a cerca de 3.8 millones de dólares en total.

La adquisición, que ha causado indignación en medios sociales, ocurrió en un momento delicado de las finanzas públicas del país. La antes floreciente economía de Mozambique se vio seriamente afectada en 2016, cuando se reveló que tres empresas habían contratado secretamente cerca de 1,400 millones de dólares –equivalentes a 10% del PIB del país– en préstamos de bancos británicos, con garantías estatales sin conocimiento de la Asamblea.

Ahora, el Estado puede ser sujeto de litigación por fondos buitres que poseen los bonos, como lo que ocurrió en Argentina en 2005. En el Reino Unido, el caso avivó el movimiento Jubilee Debt Campaign, grupo activista británico que presionó a los acreedores para que no bloquearan a los países en desarollo de renegociar deuda con bancos británicos –algo que el presidente mozambiqueño, Felipe Nyusi, está tratando de hacer.

Mientras no se den las negociaciones, el Estado se encuentra obligado a penalizar a la población para equilibrar las cuentas a corto plazo: en 2016, el Gobierno recortó el décimo tercer sueldo –algo así como un bono de Navidad– a algunos servidores públicos.

La adquisición de los autos la hizo la Commisión Permanente de la Asamblea, organismo que coordina sus actividades sin estar sujeto a discusión de los legisladores.

Incluso el 9 de junio, dos días después de que la decisión se hiciera pública, el portavoz del Ministerio de Economía y Finanzas habló con la prensa, y defendió el exorbitante gasto en el transporte público de los diputados:

É de direito que os membros da Assembleia da República sejam transportados por carros protocolares daquele nível, como acontece com os membros de outros órgãos de soberania do Estado.

Es correcto que los miembros de la Asamblea de la República se transporten autos protocolares de ese nivel, como ocurre en otros órganos de la soberanía del Estado.

Manuel de Araújo, profesor universitario y diputado de la Municipalidad de Quelimane, criticó la compra y aclaró que el asunto no es el derecho que tienen los diputados, sino el momento de la adquisición de los vehículos con la noticia de los “préstamos ilegales” de las tres empresas, como ya lo llaman los mozambiqueños:

Não nos entendam mal, não estamos contra os Mercedes Benz que vos dão estatuto, estamos é contra o momento em que tomaram a soberana decisão de os adquirir sem olhar para o contexto em que o país se encontra por causa da vossa preguiça em fiscalizar as ações do governo! Ou seja o país está onde está em parte porque vós não fostes capazes de fiscalizar ação do governo e como se não bastasse incluíram tais dívidas [ilegais] na Conta Geral do Estado, tentando legalizá-las para que seja o pacato povo a pagar as falcatruas de uns e de outros”.

No nos malentiendan, no estamos en contra de los Mercedes Benz que la ley les concede, ¡estamos en contra del momento en que tomaron la decisión soberana de adquirirlos sin ver el contexto en que se encuentra el país por su pereza para supervisar las actividades del Gobierno! O sea que el país está donde está en parte porque ustedes no fueron capaces de fiscalizar las acciones del Gobierno y como si no bastara incluir esas deudas [ilegales] en la Cuenta General del Estado, tratando de legalizarlas para que sea el callado pueblo quien pague el fraude de unos y otros.

Muchos también destacaron la caótica situación de la red de transporte público del país –la demanda en las ciudades grandes la atiende principalmente transporte informal y privado, vehículos sin cubierta superior llamados “my love“. Zee Mavye, estudiante graduado de la Universidad Eduardo Mondlane, publicó en su muro de Facebook:

Veja só como é irónico: o patrão [povo que paga imposto] está no My love às 5h apanhando banho de nevoeiro a caminho do gabinete para garantir a não falência da empresa, enquanto o empregado [deputado] ainda está dormir para depois fazer se transportar num Benz com vidros fechados quando forem 8:30 depois de um café garantido pelos impostos do patrão. Mas bem bem, estes não engasgam se ao pensar no sofrimento do povo?.

Miren lo irónico: el jefe [pueblo que paga impuestos] está en My Love a las 5 a.m. recibiendo un baño de niebla en su camino a la oficina para garantizar que la empresa no quiebre, mientras el trabajador [diputado] sigue durmiendo para después hacerse transportar en un [Mercedes] Benz con ventanas cerradas cuando son las 8:30 después de un café garantizado con los impuestos del jefe. Pero bien bien, ¿estos no se atoran si piensan en el sufrimiento del pueblo?

La situación motivó que Venâncio Mondlane, diputado del partido más pequeño con escaños parlamentarios, iniciara una campaña para rechazar los autos, De los 250 diputados, hasta ahora es el único en mostrar su indignación públicamente.

El líder opositor Afonso Dhlakama, que ha estado actuando en el exilio en los arbustos de Gorongosa desde las disputadas elecciones de 2014, describió la decisión como “lamentable” en llamada telefónica a la prensa –el 15 de junio en una conferencia a la que asistió Global Voices– pero dijo que no movilizará a su partido para revertirla. “Se debe enfatizar que el partido del presidente no da órdenes de devolución. ¿Por qué no dar la orden? Porque la orden la dio el Estado, no nosotros. Los diputados de Renamo (Resistencia Nacional Mozambiqueña, partido de oposición) no pidieron autos de lujo ni escogieron la marca”, dijo.

Jorge Matine, investigador del Centro de Integridad Pública, organización local que trabaja por la transparencia pública, no expresó mucha esperanza en revertir la situación: “Los famosos Mercedes ya están en posesión de los respectivos líderes”, declaró.

Otras reacciones en medios sociales incluyeron al analista político Domingos Gundana, que hizo la pregunta en Facebook:

Será que não podiam ter esperado a normalização da economia, a redução do custo de vida no bolso do cidadão, não podiam dar prioridade à materialização do dossier Paz, aprovando os instrumentos que estão em discussão [no parlamento] para depois receberem os tais Mercedes como prémio pelo trabalho feito? Nem Paz temos, nem comida temos, nem transporte público temos, nem medicamentos temos, salários sem datas fixas, crianças a sentar no chão debaixo de árvores e alguém esbanja dinheiro por algo que não é prioridade.

¿Será que no pudieron esperar a la normalización de la economía, la reducción del costo de vida en los bolsillos de los ciudadanos, no podían dar prioridad a la materialización del dossier Paz [para poner fin al conflicto latente en el país] para después recibir esos Mercedes como recompensa por el trabajo ya hecho? No tenemos paz, no tenemos comida, ni transporte público, ni medicinas, salarios sin fecha fija, los niños se sientan debajo de los árboles y alguien derrocha dinero en algo que no es prioridad.

Bitone Viage, estudiante mozambiqueño graduado de ciencia política en la Universidad Federal de Pará en Brasil, pidió a los miembros de la Asaemblea de la República en Facebook que no vieran el lugar como fuente de riqueza:

Prezados não façamos da Assembleia da República um grande jackpot, onde o voto popular é visto como casa de loteria. Será que há mesmo necessidade de proverem Mercedes Benz aos nossos deputados. Aliás, estes por sua vez mesmo sabendo que estamos face a uma tal propalada crise, que moral prevalecerá para aceitar os ditos Mercedes?

No hagamos de la Asamblea de la República el premio gordo, donde el voto popular es visto como una casa de lotería. ¿Es realmente necesario dar Mercedes Benz a nuestros diputados? Por cierto, estas personas, aun sabiendo que enfrentamos una crisis tan generalizada, ¿que moral prevalecerá para aceptar los tales Mercedes?

También hubo reacciones en Twitter:

El Gobierno gasta 228 millones de meticais en los últimos Mercedes para los diputados. 😤
Con esta crisis, ese dinero podría construir universidades. 😡

18 Mercedes, ¿cuántas carpetas escolares podrían pagar? Esta es la pregunta que todos nos deberíamos hacer.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.