¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Incursión policial en Dub Club de Kingston reaviva problema de contaminación sonora

Captura de pantalla de un video promocional del Dub Club, tomada de su página de Facebook.

La capital de Jamaica tiene lo que algunos consideran una reputación injusta como peligrosa y atestada de delincuencia –pero como Ciudad Creativa de Música, con el respaldo de UNESCO, Kingston está empezando a mejorar su perfil como centro cultural. El nuevo alcalde de la ciudad, Delroy Williams, está particularmente comprometido con este concepto, como parte de su visión de ubicar a Kingston como importante destino turístico.

Sin embargo, un reciente incidente de aplicación de la ley resaltó las dificultades que Kingston debe enfrentar como meca de la música por una ley de reducción de ruidos de 1997, que ha sido materia de consultas políticas al menos desde 2015.

Cuando se acababa el exitoso Carnaval de Kingston la noche del 23 de abril, un pequeño incidente ocurría en el otro lado de la ciudad. En el club Kingston Dub, lugar fijo de encuentro las noches de domingo cuya popularidad ha crecido con personas de la ciudad y visitantes, hubo una incursión de la policía cerca de las 11 pm, cuando la concurrencia celebraba los 51 años de la visita del emperador Haile Selassie a Jamaica. Se informó que la policía estaba atendiendo a una queja por el ruido de loe vecinos en la que es una lujosa zona residencial en su mayor parte. Cerraron el recinto, pero se informa que antes arrojaron gas pimienta y arrestaron al dueño luego de que le pidieran el permiso de la policía, que no pudo entregar.

Encaramado en una inclinada colina con asombrosas vistas, el Dub Club ofrece una mezcla única de “100% ROOTS/ROCKERS/REGGAE y DUB concentrado, todas las noches de domingo” y atrae a una amplia gama de clientes, que incluyen a adinerados habitantes de la ciudad y turistas amantes de la música, y a artistas tiy DJ internacionales invitados. Un miembro de la escena artísitca de Kingston publicó este video:


Otro concurrente se entusiasmó en Facebook sobre su experiencia en el Dub Club:

Shared this amazing raw vegan spread last night at Kingston Dub Club with four amazing people last night after practicing yoga with Jamaicans travellers of all races and mixes and backgrounds while listening to the uplifting and positive sounds of Jamaican reggae and all this with the most amazing view of Kingston and beyond over and over I heard give thanks .. give thanks … just the reminder my culture is not the box some make it to be its bigger than that and even though there many factors at work one day it will break away from the hate people spread #givethanks #myjamaica #clean #food #ackee #callaloo #plantain #organicsalad #body #heart #spirit

Comí este asombroso banquetazo vegano anoche en Dub Club de Kingston con cuatro personas increíbles luego de practicar yoga con viajeros jamaicanos de todas las razas y mezclas y antecedentes mientras escuchaba los sonidos inspiradores y positivos de reggae jamaicano y con la más maravillosa vista de Kingston y más y más allá. Escuché da las gracias… da las gracias. Solamente un recordatorio de que mi cultura no es la caja que algunos hacen crecer, y aunque hay muchos factores en juego, un día se despegará del odio que la gente esparce.

Los fans de la música en medios social se vieron afectados por la noticia de la intervención policial:

El Dub Club es lo mejor, lo más culturalmente relevante, la empresa musical holística turística de Jamaica. No hay excusa para lo que pasó.

La radio DJ ZJ Sparks tuiteó:

El dueño del popular ‘Dub Club’ dice que le rociaron gas pimienta y que le dispararon con un arma paralizadora a pesar de tener permiso para funcionar.

Otro fan musical escribió en Facebook:

If he has a permit… he still has it even if it is not in hand.
He just has to produce it at some point. BASIC LAW.
It is a shame … and a double standard.
Hope they win de case.
To actually arrest someone on Carnival sunday for a noise complaint is kinda hypocritical.
Warning = fine… whatever.
Arrest = NO SAH…. NOT COOL!
#DubClub
#jamaika

Si tenía permiso… lo tiene aunque no lo tenga a la mano.
Solamente debe entregarlo en algún momento. DERECHO BÁSICO.
Es una vergüenza… y un doble rasero.
Espero que ganen el caso.
Arrestar a alguien en domingo de Carnaval por quejas de bullas en hipócritica.
Advertencia = multa… cualquier cosa.
Arresto = NO SEÑOR…. ¡NO ESTÁ BIEN!

El escritor de viajes Paul Clammer destacó el potencial turístico del club:

Soy autor de la guía de Jamaica de Lonely Planet. Literalmente cerré edición de libros esta semana con elogios a Dub Club como una de las gemas de música y turismo de Jamaica.

Al día siguiente, el alcalde Delroy Williams visitó a Gabre Selassie (Carlyle Lee) del club para tratar el asunto:

Me reunó con Carlisle Lee (Gabre Selassie) para avanzar en esto. Cuando los sistemas antiguos fallan, deben prevalacer las soluciones. Sigo creyendo.

Luego envió un tuit donde sugería que el proceso para solicitar el permiso era inadecuado:

Hay fallos en el sistema, pero en aras del desarrollo debemos trabajar juntos para mejorarlo. Sigo creyendo.

Luego, el Dub Club le presentó al alcalde una camiseta:

Ninguna instancia destruirá la relación entre la ciudad, la ley y e señor Lee. Tiene la visión.

El alcalde Williams, que tiene una presencia energética y cada vez más seguidores en Twitter, hasta felicitó al dueño del club por usar energía solar, y expresó su preocupación por los aspectos de seguridad del operativo policial:

Es digno de elogio que el señor Lee (Gabre Selassie) también alivie la presión de la red de suminsitro de la ciudad. Regresé el domingo por la experiencia.

La municipalidad tiene el deber de garantizar la seguridad de los clientes en las actividades. Nos reuniremos y decidiremos qué es mejor para que esto no vuelva a ocurrir.

La ministra de Cultura, Olivia Grange, también respondió rápidamente, y describió al dueño del Dub Club como un ícono que infaliblemente promovía las raíces de la música reggae, y dijo que “merece reconocimiento por su consistente apoyo a nuestra cultura nativa jamaicana”:

I want to quickly express my concern and regret that an incident like this should have happened on a day when carnival, a quite different cultural event, was taking place. It is really unfortunate that something like this happened at the same time as carnival, as it sends the wrong message that there are two Jamaicas.

Quiero expresar rápidamente mi preocupación y pesar de que un incident como este haya pasado, en un día en que el carnaval, mientras se llevaba a cabo un acontecimento cultural muy diferente, Es realmente lamentable que pasara algo como esto el mismo tiempo que el carnaval, pues envía el mensaje equivocado de que hay dos Jamaicas.

Sin embargo, el asunto del ruido sigue sobre la mesa. En las actividades musicales y danzas jamaicanas –sin importar el género musical– es costumbre que empiecen y terminen tarde, lo que crea problemas para los vecinos que prefieren una noche callada. Por coincidencia, el 26 de abril –apenas tres días después de la incursión– fue el Día Internacional de Conciencia sobre el Ruido. El periodista Fae Ellington informó de las observaciones de un ministro del Gobierno sobre el asunto:

El ministro Daryl Vaz se dirige al foro por el Día Internacional de Conciencia sobre el Ruido en el hotel Altamont Court.
“El Gobierno debe intervenir de manera justa”.

El asunto del Dub Club se resolvió pacíficamente, sin resentimentos de ningún lado y con ofertas de cooperación y buena vountad en el futuro. Pero ¿están contentos los vecinos? En todo aspecto, ciertamente no. Mientras los funcionarios gubernamentales sopensan ventajas y desventajas, están encontrando que el asunto del ruido en la ciudad es un acto delicado de equilibrio.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.