¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Masacre de Thiaroye de 1944 en Senegal, vergonzoso episodio del periodo colonial francés en África

Captura de pantalla del campo Thiaroye de la película “Le Camp de Thiaroye” de Ousmane Sembene en YouTube.

El 1 de diciembre de 1944, ocurrió una incalificable tragedia en el campo militar de Thiaroye, pequeña aldea en las afueras de Dakar. Treinta y cinco “tirailleurs” senegaleses (fusileros o tiradores de primera) murieron, según registros oficiales. Sn embargo, otros testimonios informan que murieron 300, acribillados por tropas coloniales después de protestar para que les pagaran su servicio militar. El público no se enteró de esta tragedia hasta 1988, cuando se estrenó una película llamada “Campo de Thiaroye“, del cineasta y escritor senegalés Sembène Ousmane.

La masacre muestra el desprecio del poder colonial francés por los soldados africanos que lucharon por su liberación durante la Segunda Guerra Mundial. La película, producida por Senegal y Algeria, estuvo prohibida en Francia drrante 17 años antes de estar disponible en DVD en 2005.

La página de Facebook “Masacre del 1 de diciembre de 1944 : CAMPO THIAROYE” fue creada para honrar a las víctimas, que murieron a manos de sus camaradas del ejército metropolitano con quienes habían combatido al enemigo nazi. Se recuerda el curso de los acontecimientos:

Le 1er Décembre 1944, furent massacrés des soldats africains, libérateurs de la France par… la France. Ces soldats Africains, communément appelés ‘ ‘Tirailleurs Sénégalais’  ont commis un seul crime: celui d’ être Africains.

En effet, comment expliquer autrement l'assassinat dont ils ont été victimes?  Car ces Tirailleurs africains* , à qui on avait toujours répété que la France est la mère patrie, avaient pour la grande majorité, même si ils ont été pour la plupart recrutés de force, combattu avec conviction l'ennemi Nazi, dont ils sont finalement venu à bout. C'est donc fiers de leur victoire qu'ils ont été démobilisés et sont arrivés au camp de Thiaroye* au Sénégal, le 21 novembre 1944. Sur leur visage, se lisait le bonheur de retrouver enfin leurs familles, après quatre longues années d'absence, malgré le traumatisme de la guerre et la perte de leurs nombreux camarades morts au combat ou fusillés par les Nazis. Ils ne se doutèrent pas qu'ils ne reverront plus jamais les leurs, ou leurs pays, pour ceux originaires d'autres pays du continent. Ils sont au nombre de 1280, originaires de pays d'Afrique Occidentale Française.

Mais le 30 Novembre 1944, il y’ eut une révolte au camp de Thiaroye, suite à la réclamation de leurs arrièrés de solde et de leur prime de démobilisation, qu'on leur avait déjà refusés en France, avant leur retour en Afrique. Ils prirent le général Damian en otage donc. Le 1er Décembre 1944, le bataillon de Saint-Louis donne l'assaut de nuit, sans sommation, du camp désarmé. Il y eu une trentaine de survivants qui  furent condamnés à des peines allant de 1 à 10 ans, avec amende, et perte de leur indemnité de mobilisation. Ils ne furent libérés qu’ en 1947, par le président Français de l'époque Vincent Auriol, sans avoir été rétablis dans leur droits, et n'ont pas eu droit à une pension de retraite.

El 1 de diciembre de 1944, soldados africanos, liberadores de Francia fueron masacrados por… la propia Francia. Estos soldados africanos habían cometido un solo delito: ser africanos.

Ciertamente, ¿de qué otra manera se puede explicar el asesinato que sufrieron? Estos “tirailleurs” africanos, la gran mayoría reclutados a la fuerza y a quienes reiteradamente se dijo que Francia era la madre patria, combatió al enemigo nazi con convicción y finalmente triunfaron. Estaban orgullosos de esa victoria y fueron luego desmovilizados. Llegaron al campo Thiaroye en Senegal el 21 de noviembre de 1944. A pesar de cuatro largos años de ausencia, el trauma de la guerra y la pérdida de muchos camaradas que murieron en combate o acribillados por los nazis, les brillaba la cara de felicidad por reunirse con sus familias. No sospechaban que nunca más volverían a ver a sus seres queridos o su país natal, a los que venían de otras partes del continente. Eran 1,280 de todo África Occidental Francesa.

Sin embargo, el 30 de noviembre de 1944, hubo una revuelta en el campo Thiaroye. Fue después de que exigieron que les pagaran sus salarios atrasados y su prima de desmovilización, que siempre les habían negado en Francia antes de regresar a África. Tomaron al general Damian como rehén. La noche del 1 de diciembre de 1944, el batallón de San Luis irrumpió en el campo desarmado sin aviso precio. Hubo 30 sobrevivientes que fueron condenados a 10 años de prisión, y les negaron el pago de la movilización. Fueron puestos en libertad en 1947, por el entonces presidente de Francia Vincent Auriol. No les devolvieron sus derechos ni les dieron pensión de retiro.

Léopold Sédar Senghor, una de las pocas figuras púiblicas de la época que condenó este crimen colonial, dedicó un poema a las víctimas en diciembre de 1945 y escribió un artículo al respecto en el ejemplar de julio de 1945 de la revista Esprit. En contraste, el gobierno francés de la época trató de minimizar la contribución de estos soldados en jun intento de evitar pagarles lo que les debían, antes de matarlos. El Comité de Vigilancia del Uso Público de la Historia, en una carta y petición al entonces presidente François Hollande, destruyó las mentiras del Estado y criticó la actitud de las autoridades francesas sobre el asunto:

Des droits spoliés.
Ces hommes qui s'étaient battus pour la France, ont réclamé le paiement de leurs soldes de captivité que les autorités militaires de Dakar avaient refusé de leur verser, enfreignant ainsi la réglementation en vigueur.
Cette spoliation fut couverte par le ministère de la Guerre qui a fait croire, par une circulaire datée du 4 décembre 1944 -donc postérieure au massacre-, que les rapatriés avaient perçu la totalité de leur solde avant leur embarquement en métropole.
Un massacre prémédité puis camouflé.
Dans le but de faire taire les légitimes revendications de ces hommes, une opération des forces armées destinée à écraser/réduire les rebelles a été montée. Pour camoufler le massacre, certains officiers ont produit des rapports à charge, et ont fabriqué de toute pièce l'histoire officielle d'une mutinerie. Dans ces rapports, les ex-prisonniers de guerre sont décrits comme étant à la solde des Allemands et lourdement armés. Afin de justifier la lourde riposte, ils sont accusés d'avoir tiré les premiers.

Despojados de sus derechos

Estos hombres habían luchado por Francia y exigían que les pagaran por su servicio en cautiverio. Su solicitud fue rechazada por las autoridades militares de Dakar, que fue una transgresión a las regulaciones de la época. Este despojo fue encubierto por el Ministerio de Guerra de entonces. Empezó falsamente en una circular con fecha 4 de diciembre de 1944 –después de la masacre– que los soldados repatriados habían recibido la totalidad de su compensación antes de partir de Francia.

Una masacre premeditada y oculta

Usando el silencio para legitimar las afirmaciones de estos hombres, se montó un operativo de las fuerzas armadas para reprimir a los rebeldes. Para ocultar la masacre, algunos oficiales presentaron informes condenatorios y fabricaron un relato oficial de un motín. Es esos informes, se describía que a los exprisioneros de guerra les pagaba Alemania y que estaban fuertemente armados. Para justificar su fuerte respuesta, se les acusó de haber disparado primero.

Durante décadas, este intento de borrar toda huella de la masacre salió tan bien que aún no se sabe, 73 años después, cuántos soldados fueron masacrados o dónde yacen los restos de las víctimas. En un artículo de Benoit Hopquin, publicado en Le Monde culture et idées el 23 de marzo de 2013, presenta la lucha de la historiadora Armelle Mabon en este tema. Como catedrática de la Universidad del Sur de Bretaña y especialista en prisioneros de guerra de las antiguas colonias francesas, ha luchado para dejar al descrubierto las mentiras del Ejército Francés y para arrojar luces sobre este crimen:

A partir de là, rien n’est clair, si ce n’est qu’une fusillade éclate peu après 9 heures. C’est ici que l’historienne doit se faire limier, tant les rapports sont litigieux. Le témoignage écrit du lieutenant-colonel Le Berre diverge ainsi de celui du chef de bataillon Le Treut, du capitaine Olivier, du colonel Carbillet, du général Dagnan, du lieutenant-colonel Siméoni, du lieutenant de gendarmerie Pontjean, du colonel Le Masle ou du général de Perier, qui diligentera une commission d’enquête en 1945. Certaines circulaires ou certains comptes rendus sont même introuvables. “Ils ont disparu”, explique l’historienne, qui a exploré les différents centres où sont conservés les documents de l’époque, en France, mais aussi au Sénégal.

Au fil des versions se développe l’idée d’une riposte à des tirs à la mitraillette ou au pistolet-mitrailleur venus des mutins. Le général Dagnan a fait établir à l’époque une liste des armes prétendument retrouvées. Armelle Mabon l’a fait examiner par des experts de l’Union française des amateurs d’armes. Rien ne tient dans cet inventaire ni ne justifie d’utiliser de tels moyens – un char, deux half-tracks, trois automitrailleuses – pour y répondre.

Officiellement, 35 tirailleurs furent tués ce 1er décembre, chiffre repris par François Hollande dans son discours à Dakar. Vingt-quatre seraient morts sur le coup et onze à l’hôpital. Mais le rapport du général Dagnan daté du 5 décembre fait état de “24 tués et 46 blessés transportés à l’hôpital et décédés par la suite“,soit 70 victimes. “Pourquoi aurait-il eu intérêt à alourdir le bilan ?”, demande l’historienne qui accrédite plutôt ce dernier chiffre.

Los disparos comenzaron poco después de las 9 am, pero no está claro lo que ocurrió después. Los informes son tan contradictorios que el historiador debe convertirse en un detective. El testimonio escrito por el teniente coronel Le Berre difiere del jefe del batallón Le Treut, capitán Olivier, coronel Carbillet, general Dagnan, teniente coronel Siméoni, teniente de Gendarmería Pontjean, coronel Masle y el general de Perier, que iniciaron una comisión investigadora en 1945. No se encontraron algunas circulares e informes. “Han desaparecido”, explica la historiadora, que investigó en diferentes centros donde se archivaban los documentos de la época, en Francia y en Senegal.

Posteriores relatos dan cuenta de la idea de una respuesta a una ametralladora de los amotinados. El general Dagnan hizo una lista de las armas que supuestamente hallaron. Armelle Mabon hizo que la lista fuera examinada por expertos de la Asociación Francesa de Aficionados a las Armas. Algo no cuadra en este inventario, y la respuesta –un tanque, dos vehículos semioruga y tres vehículos blindados– no está para nada injustificada.

Oficialmente, 35 tiradores murieron el 1 de diciembre, la cifra que usó François Hollande en su discurso en Dakar. Se infromó que 24 murieron en el ataque y once en el hospital. Pero el informe del general Dagnan del 5 de diciembre dijo “24 muertos y 46 heridos transportados al hospital y luego fallecieron”, para un total de 70 víctimas. “¿Cuál era el interés de aumentar la cantidad de muertos?”, pregunta la historiadora, que da crédito a esta última cifra.

Con ocasión de una conferencia sobre masacres coloniales, organizada en la Universidad del Sur de Bretaña, en Lorient en noviembre de 2014, Catherine Coquery-Vidrovitch, historiadora francesa y especialista en África, además de profesora emérita en la Universidad Diderot de París, escribió en el sitio web del Comité de Vigilancia de Uso Público de la Historia:

On ne sait toujours pas où ils furent enterrés, sans doute dans une fosse commune non loin ou dans le petit cimetière militaire oublié de Thiaroye. Jean Suret-Canale fut l’un des tout premiers à évoquer cet épisode dans le tome II de son Histoire générale de l’Afrique occidentale (1963). J’en entendis pour ma part parler vers la fin des années 1970 par des amis sénégalais qui en avaient une vague notion. Je partis à la recherche du cimetière que je finis par retrouver avec une certaine difficulté car plus personne ne savait où il se trouvait, dissimulé derrière un petit mur pas très loin de la route partant vers la petite côte (il est aujourd’hui restauré et bien entretenu).

Todavía no sabemos dónde los enterraron, probablemente en una fosa común cerca o en el olvidado cementerio miltar de Thiaroye. Jean Suret-Canale fue uno de los primeros en mencionar este episodio en el segundo tomo de su Historia General de África Occidental (1963). Escuché algo al respecto hacia fines de 1970 de algunos amigos senegaleses que tenían una vaga idea de lo que había ocurrido. Busqué el cementerio, pero me fue difícil encontrarlo, pues nadie sabía dónde estaba. Estaba escondido detrás de un murito no muy lejos de la carretera que lleva a la Petite Côte. Hoy está restaurado y bien conservado.

En África, ha habido algunas iniciativas para conmemorarlos. Senegal instituyó el “Día de los tiradores” en memoria de todos los soldados que lucharon guerras con Francia. El tema de este año fue Los acontecimientos de Thiaroye: Historia y memoria. En Bamako, Mali, se dedicó un monumento específicamente a las víctimas de Thiaroye.

.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.