¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Quiero ser como Poonam: Chicas desafían patriarcado de India en la cancha de fútbol

Imagen: Pixabay

Este artículo apareció originalmente en Video Volunteers, galardonada organización comunitaria internacional de medios con sede en India. Publicamos una versión editada de como parte de un acuerdo de compartir contenido.

Poonam es una adolescente de Varanasi, ciudad del estado Uttar Pradesh, al norte de India. Creía firmemente que las niñas debían quedarse en casa y, al final, casarse. “Ahora, siento que las niñas deben tener libertad total”, dice. ¿Qué cambió para Poonam? En una palabra: deporte. Junto con otras chicas, aprendió a jugar fútbol.

Rekha Chauhan es la directora del proyecto de Mahila Swarojgar Samiti (MSS), organización que ayuda a las adolescentes en Varanasi a dar forma a su identidad y tener más confianza en su sexualidad con el fútbol. Rekha dice:

When these girls play, they play very freely: they don’t care if anyone is staring at them, their breasts. It’s an expression of complete freedom as if they are flying in the playground!

Cuando estas chicas juegan, juegan muy libremente: no les importa si alguien las está mirando, sus pechos. ¡Es una expresión de completa libertad como si volaran al jugar!

La discriminación sistemática de género significa que las adolescentes enfrentan desafíos en múltiples frentes. Los índices de deserción en secundaria entre las adolescentes son mucho más altos que en los hombres. El embarazo y matrimonio adolescente también plantean serios riesgos, y más adolescentes mujeres están malnutridas y con bajo peso que los adolescentes hombres. Más de la mitad de muchachas entre 15 y 19 años de edad son anémicas en India.

Junto con estos obstáculos, están las restricciones sociales a la moviización y libertad de las mujeres.

Practicar deportes puede considerarse como una actividad masculina, y las mujeres que desafian esto suelen enfrentar censura social. Aunque las familias las apoyen, el descuido institucional a menudo obliga a las muchachas de las familias más pobres a dejar de lado su sueño de convertirse en atletas estrellas. Pero éxitos como el de Tajamul Islam, luchadora ganadora de medalla de oro de Cachemira de ocho años, pueden ser enormemente inspiradores para las chicas.

El programa de MSS trata de brindar más a las chicas, de darles un espacio donde puedan practicar deporte y animar a otras a hacer lo mismo.

MSS ha creado 25 grupos de chicas que se reúnen con frecuencia para analizar género, patriarcado, sexualidad y salud reproductiva. Y para juegar fútbol ¡por supuesto! Cada grupo tiene 20 adolescentes de familias económicamente marginadas en Varanasi.

Neha trabaja en MSS y supervisa el programa. Dice que ha visto cómo el fútbol da más confianza a las chicas:

It energises their whole body and boosts health and also plays a crucial role in shaping their sexuality.

Da energía a todo su cuerpo e impulsa la salud, además de jugar un rol crucial en dar forma a su sexualidad.

Inicialmente, las propias chicas y sus padres cuestionaron la decisión de enseñarles fútbol. Rekha Bharati es una de esas adolescentes:

I had never even seen a football before in my life! I want to change my parent’s perspective so that they stop differentiating between sons and daughters.

¡Nunca antes había visto fútbol en mi vida! Quiero cambiar la perspectiva de mis padres para que dejen de diferenciar entre hijos e hijas.

Tres cuartas partes de estas muchachas van al colegio. Cinco ya están casadas. Todas vienen de comunidades dalit o musulmanas. Desde que se unieron al grupo, algunas dicen que han dar pasos concretos para el cambio de actitud de sus familias. Hay varias que también han podido negociar la manera de salir de matrimonios adolescentes —toda una hazaña en las comunidades pobres, aunque el matrimonio antes de la adultez es teóricamente ilegal en India.

Rekha dice que sabe cómo algo tan aparentemente inocuo como el fútbol hace posibles los grandes cambios sociales: “El fútbol ha seguido siendo un dominio indiscutiblemente masculino. Cuando [las chicas] triunfan en un dominio supuestamente ‘masculinos’, su confianza crece. Ven que pueden hacer lo que era un tabú para ellas y quieren romper otras restricciones”, dice.

Ciertamente, investigaciones de alrededor del mundo confirman que jugar deportes de equipos es un medio efectivo de levantar el autoestima en las adolescentes, particularmente las que vienen de entornos marginados. Grupos como MSS tienen la esperanza de mostrar el camino a seguir para las comunidades de todo el país.

El video fue producido por Video Volunteers con el apoyo de Vikalp Sangam. Un agradecimiento especial a Shabanam Begum, miembro de Video Volunteers de la aldea Cholapur, distrito de Varanasi, Uttar Pradesh. Shabanam participa y ayuda a realizar varios capacitaciones en Sahbhagai Shikshan Kendra. El texto fue escrito por Madhura Chakraborty.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.