¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Cómo deben sentarse, caminar y bailar niños y niñas? Experimento en Guyarat, India

Imagen vía Wikimedia Commons por Will Humprey. Niños que reciben caramelos, Sri Ram Ashram, Shyampur, India. CC BY-SA 3.0.

Esta publicación fue escrita por Madhura Chakraborty y apareció originalmente en Video Volunteers, galardonada organización de medios comunitarios de India. A continuación se publica una versión editada como parte de un acuerdo para compartir contenidos.

Los niños no lloran. Siéntate como una señorita. Las Barbies son para las niñas y los Lego para los niños. Nos encontramos ante frases aparentemente inofensivas que han acompañado a muchas generaciones. Sin embargo, ¿es su significado tan inocente?

No se trata únicamente de que las chicas deben vestir de rosa; también deberían jugar con aspiradoras de juguete y aprender a relacionarse con animales de peluche suaves. Se supone, por otro lado, que los chicos deben vestir de azul y vivir aventuras accidentadas.

La mayor parte de la gente nunca llega a cuestionar estas dicotomías inflexibles y acaba repitiéndolas en todos los aspectos de su vida. Cuando se le da a una niña pequeña una aspiradora y a un niño una camiseta de la NASA o la gente les dice qué se espera de ellos: la niña será ama de casa y el niño aspirará a ser astronauta.

Historias para niñas. Historias para niños.
———-
Aparentemente, ya ni siquiera podemos leer las mismas historias. Además, a los niños les gustan los extraterrestres, a las niñoas los conejitos. 🙄😒

Qué estrategia la de esta juguetería, que muestra las aspiradoras de juguete justo debajo de los vestidos de princesa. Aspiren alto, damas.

No es una simple diferencia de roles, se trata de una diferencia jerarquizada. La gente no duda que es más difícil ser astronauta que pasar la aspiradora por una casa.

Daxaben Punjabhai, corresponsal de la comunidad en Guyarat, uno de los estados menos desarrollados de India, se propuso indagar acerca de cómo los niños de esta región se identifican con los estereotipos de género insertos en sus familias y alrededores. Les pidió que actuaran cómo actúan chicos y chicas en diversas situaciones: ¿cómo lloran, ríen, se sientan, se levantan, caminan y bailan los niños? ¿Y las niñas? Sus respuestas no son lo uniformes que cabía esperar, tal como se ve en el siguiente vídeo.

A veces las diferencias de género se limitan únicamente a la ropa: los chicos se ponen una dupatta (pañuelo) para indicar que actúan como una chica. Ellas se ponen gafas de sol y un sombrero para adoptar un rol masculino.

Sin embargo, entre ambos géneros surge una clara diferencia cuando se les pide que muestren la diferencia a la hora de sentarse, levantarse, caminar y bailar, aunque lloran y ríen en cierto modo de manera similar. Tanto ellos como ellas creen que cuando estas últimas se sientan, lo hacen de un modo claramente femenino: una mano en la mejilla y con las piernas plegadas. Cuando un chico se sienta, irradia una despreocupación masculina informal: con los brazos cruzados de modo autoritario o con las piernas cómodamente separadas.

Tras pedirles que imitaran cómo se sienta un chico, ellas y ellos adoptaron una postura autoritaria.

Las chicas se supone que se ríen como si caminaran por una rampa. Los chicos muestran una arrogancia definida, se suben el cuello y a veces llevan gafas de sol (aparentemente).

Los estereotipos dictan que las chicas deben reír como si estuvieran caminando por una rampa.

La diferencia más marcada llega en cómo se supone que baila un chico o una chica. Ellas son recatadas, la mayoría lleva dupatta y sus movimientos de baile se limitan a las manos y a las caderas.

Las chicas piensan que ellos, por otra parte, solo bailan la Punjabi bhangra (exhibición desinhibida de alegría exuberante). Los propios chicos piensan que sus movimientos de baile deben mostrar su capacidad física (hacen volteretas y movimientos complicados de breakdance).

Según esta niña, así bailan los chicos.

Las chicas mueven el trasero, según este chico.

Resulta entretenido verlos actuar con tanto entusiasmo, pero el video destaca la jerarquía inherente a los roles patriarcales de género. Las chicas bailan desinhibidas cuando imitan a un chico. Por tanto, no es que no puedan, que no tengan habilidad o que disfruten menos. Pero algo impone en ellas una restricción: el entorno patriarcal.

Tal vez algunos sientan la tentación de debatir que una chica está mucho mejor en un entorno urbano. Sin embargo, ¿es cierto? Radhika, que trabaja en la oficina de Video Volunteers de Goa, recuerda que tuvo que establecer su feminidad de niña:

I had short hair. So all the neighborhood kids would keep referring to me as a boy. I countered them by pointing out my painted nails: how could I be a boy if I was wearing nail polish?!

Llevaba el pelo corto, por lo que todos los niños del barrio se dirigían a mí como si fuera un niño. Los contrarresté señalando mis uñas pintadas: ¡¿Cómo iba a ser un chico si llevaba las uñas pintadas?!

Pero no todos los ejemplos son tan inofensivos: se regaña a los chicos por llorar o actuar «como niña», lo que puede conllevar a serios problemas de salud mental. Según el rol patriarcal prescrito, los niños nunca deben expresar sus emociones o vulnerabilidad (lo que supone una verdadera condena para un niño).

De modo similar, a las chicas se les premia por ser «lindas» o «guapas». Ellas no son «valientes»; son «princesas». Un estudio reveló que los padres tienen cuatro veces más probabilidades de advertir a sus hijas de accidentes infantiles que no conllevan peligro pero que suponen una visita a urgencias cuando se trata de niños.

Mi hijo con su flamante juego de cocina. Gracias a su padre, que me ayuda a romper los etereotipos en los roles de trabajo.

Cuando no se obliga a los niños a ajustarse a los estereotipos de género, estos aprenden a ver el mundo fuera de las constricciones de los lentes rosa y azules. Un niño que juega con un equipo de cocina tal vez aprenda a ayudar en las tareas domésticas en vez de aprender viendo un anuncio de detergente que aconseja a los hombres a «compartir las responsabilidades» poniendo de tanto en tanto a funcionar la lavadora.

Cada vez más mujeres de todo el mundo están escribiendo, pintando y creando memes para desafiar y revertir las expectativas que se tiene de los géneros de roles tradicionales. Lo hacen con humor y empatía, pero se enfrentan a abusos de troles en línea que se convierten en ataques más atroces para «defender» su privilegio de hombres. Es nuestra labor hablar y escribir sobre el desafío a los roles de género para que algún día no se vea aberrante que un niño que lleve falda y que una niña juegue con soldaditos.

Video Volunteers es la única red de información de India que se centra exclusivamente en ofrecer cobertura internacional de los estados más desfavorecidos y menos presentes en los medios del país.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.