¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Censura después de la muerte: Cibernautas chinos lloran en silencio al premio Nobel Liu Xiaobo

Lugar de arte moderno para Liu Xiaobo en el túnel de graffiti de la Universidad de Sidney, vía @badiucao.

Las cenizas de Liu Xiaobo, último defensor de la democracia china y crítico literario, fueron depositadas en el mar cerca de la ciudad de Dalian, en el noreste de China, el 15 de julio, dos días después de su fallecimiento por una insuficiencia hepática.

En entrevistas con canales de televisión de Hong Kong, el hermano de Liu, Liu Xiaoguang, expresó su «gratitud y aprecio hacia el Partido Comunista de China» por tratar el cáncer de Liu Xiaobo y encargarse del funeral.

Sin embargo, los partidarios de Liu Xiaobo creen que fue enterrado en el mar para evitar que el pueblo chino rindiera homenajes en la tumba del premio Nobel.

De hecho, la mayoría de los amigos de Liu no pudieron asistir al funeral, ni siquiera su mujer, Liu Xia, quien se encuentra bajo arresto domiciliario.

Liu Xiaobo fue condenado en 2009 a 11 años de cárcel por «incitar a la subversión del estado de poder» en su participación en Charter 08, manifiesto que pedía reformas democráticas en China. Logró el Premio Nobel de la Paz en 2010 por su trabajo a favor de los derechos humanos.

En las redes sociales, incluidas Weibo y WeChat, los investigadores documentaron un aumento significativo de la censura tras el deceso de Liu Xiaobo. Según el grupo Citizen Lab de Toronto, en el que se investigan los derechos digitales, ya no se toleran debates sobre Liu y su trabajo.

En Facebook, Lokman Tsui, académico de Hong Kong e investigador en Citizen Lab, resumió los hallazgos del grupo:

For WeChat, before his death, discussion of Liu was allowed as long as it did not touch on certain sensitive topics such as “Charter 08” or his medical care. After his death, any mention of his name in English and Chinese (both simplified and traditional) is enough to get messages blocked. His death is also the first time we see image filtering in one-to-one chat, in addition to image filtering in group chats and WeChat Moments [which is equivalent to Facebook's news feed].

For Sina Weibo, there already was a ban on searches for Liu’s name in English and Chinese (both simplified and traditional). However, after his death, his given name (Xiaobo) alone is enough to trigger censorship, showing increased censorship on the platform and a recognition that his passing is a particularly sensitive event. Nevertheless, there is also evidence suggesting there continues to be genuine user interest in producing and finding Liu-related content using alternative keywords.

Antes del fallecimiento, en WeChat se permitía hablar sobre Liu siempre y cuando no se sacaran a colación asuntos sensibles como «Chartes 08» o su tratamiento médico. Tras su muerte, basta cualquier mención de su nombre en inglés y chino (tanto en su versión simplificada como en la tradicional) para que sea bloqueada. Su fallecimiento ha supuesto también la primera vez que vemos un filtro de imágenes en un chat individual, unido al filtro existente en los chats de grupo y en WeChat Moments (equivalente a las noticias en Facebook).

En Sina Weibo ya se prohibía buscar el nombre de Liu en inglés y chino (tanto en su versión simplificada como en la tradicional). No obstante, tras su muerte, solo con buscar su nombre de pila (Xiaobo) ya se activa la censura, lo cual muestra un aumento de la censura sobre la plataforma y el reconocimiento de que su deceso supone un acontecimiento sensible. Aún así, también hay pruebas de que sigue habiendo un interés genuino en el usuario por producir y buscar contenido relacionado con Liu mediante el uso de palabras clave alternativas.

Por primera vez se ha prohibido difundir imágenes en chats individuales. Izquierda: un usuario canadiense envía una imagen de una silla (simbólica políticamente) a un amigo en China. Derecha: el receptor no ve la silla. Capturas de pantalla por parte de Citizen Lab.

El equipo de investigación cree que la censura aumenta debido a que «las autoridades temen el potencial de una acción colectiva» por un lado, y como táctica para «guardar las apariencias o evitar los escándalos» por otro.

La defunción de Liu Xiaobo supone un acontecimiento políticamente sensible para el Partido Comunista de China, ya que a Liu se le consideraba uno de los disidentes chinos más moderados por su fuerte compromiso con la lucha no violenta.

Participó en las protestas de 1989 a favor de la democracia en la plaza de Tiananmen, persuadió a los estudiantes para que se replegaran cuando entraran los militares, y se quedó con ellos hasta el último momento. En lugar de abandonar el país, fue condenado a dos años de prisión, donde siguió defendiendo una transformación pacífica de la política en China.

Volvió a prisión años después por ser uno de los autores de Charter 08. En su discurso más conocido, que solicitó leer en el juicio (lo cual se le prohibió), declaró «no tengo enemigos ni odio».

El Partido Comunista de China mantuvo en secreto la condición física de Liu hasta finales de junio de 2017, momento en el que el abogado de Liu confirmó que se encontraba en tratamiento médico para un cáncer de hígado en estado avanzado.

Desde entonces cobró impulso una campaña internacional que pedía la libertad de Liu Xiaobo y Liu Xia.

Lotte Leicht, directora de la oficina de Human Rights Watch en la Unión Europea, instó:

Estimado Kofi Annan, nuestro compañero premio Nobel Liu Xiabo se muere. Tiene un último deseo.
Por favor ayuda; insta al gobierno chino a que lo liberen junto con su esposa.

Curtis S. Chin, exembajador de Estados Unidos, esperaba que las autoridades chinas intentaran guardar las apariencias permitiendo que Liu Xiaobo abandonara el país:

¿Será China el primer país desde la Alemania nazi en dejar morir recluido a un premio Nobel? (N. del T: se refiere a Carl von Ossietzky, escritor y pacifista alemán. galardonado con el premio Nobel de la Paz de 1935 en 1936, y que murió sin recibir el monto del premio).

Las autoridades chinas no se conmovieron tanto e insistieron en que Liu tenía el mejor tratamiento posible en China. El portavoz del Partido Comunista Chino declaró en Global Times: «Hoy en día China es más fuerte y con mayor confianza y no cederá ante la presión de Occidente».

Tal y como destaca Citizen Lab en su informe, las autoridades chinas reprimieron mediante la censura el debate público sobre el estado de Liu. También ejercieron un fuerte control y manipulación de la narrativa sobre su enfermedad y fallecimiento:

To control the narrative around Liu’s illness, the CPC strictly regulated physical access to him. It denied his request to receive medical treatment overseas, despite repeated calls from NGOs and governments, including from German Chancellor Angela Merkel, who asked Beijing for a “signal of humanity for Liu Xiaobo and his family.” Beijing nevertheless resisted, saying he was already receiving the best possible care in China and citing Liu’s fragile health, disagreeing with the medical opinion of two foreign doctors who visited Liu and who deemed him strong enough to leave the country.

Para controlar la narrativa sobre la enfermedad de Liu, el PCCh reguló estrictamente el acceso físico a él. Denegó su petición de recibir tratamiento médico en el extranjero, a pesar de las peticiones repetidas de ONG y gobiernos, incluida la de la canciller alemana Angela Merkel, quien pidió a Pekín «humanidad para Liu Xiaobo y su familia». Sin embargo, Pekín se negó, con el argumento de que Liu ya recibía el mejor tratamiento posible en China y sobre su frágil salud, se mostró en contra de la opinión de dos médicos extranjeros que visitaron a Liu y que le vieron lo suficientemente fuerte como para salir del país.

Posteriormente surgieron más datos de la embajada alemana que indicaban que un médico alemán había visitado a Liu.

Tras el fallecimiento de Liu, parece que se ha seleccionado con esmero la información e imágenes publicadas. En las fotos del funeral no se ve a los amigos de Liu. Liu Xia tuvo que agradecerles la asistencia a policías vestidos de civil:

Una fila de policías vestidos de civil permanecen al lado de la familia de Liu Xiaobo en el funeral.

La televisada gratitud del hermano de Liu Xiaobo, Liu Xiaoguang, hacia el Partido Comunista de China también supuso otro acontecimiento mediático preparado:

Qué triste ver cómo el hermano mayor de Liu Xiaobo alaba al partido y al Gobierno e incluso agradece la humanidad de este último.

El funeral en el mar se ha interpretado como un acto cuyo objetivo es eliminar su presencia e influencia en China:

Las cenizas de Liu Xiaobo esparcidas en el mar, seguramente para asegurarse de que no haya ningún santuario ni lugar de peregrinación. Los amigos más próximos siguen sin poder hablar con la viuda.

Aún así, Zeng Jinyan, amigo de Liu Xiaobo, cree que su legado continuará:

«Puedo preveerlo en un futuro, activistas y gente común y corriente irán al mar para conmemorar a Liu Xiaobo».

Ahora mismo, puede que Hong Kong sea la única ciudad de China en la que los ciudadanos pueden llorar en público la pérdida de Liu Xiaobo:

Los manifestantes en Hong Kong hicieron de su encuentro de dolientes el punto central poco después de enterarse de la muerte de Liu Xiaobo. Algunos lloran.

El 15 de julio, centenares de personas asistieron a una vigilia en Hong Kong y pidieron además que las autoridades acabaran con el arresto domiciliario de la esposa:

Los participantes salen a los jardines Chater de Hong Kong para celebrar una vigilia por el premio Nobel Liu Xiaobo

Estos esfuerzos continúan en línea, con la etiqueta #FreeLiuXia [liberen a Liu Xia].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.