¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Dentro del Movimiento de Liberación Nacional de Rusia con Pavel Merzlikin

Imagen editada por Kevin Rothrock.

El texto siguiente es una traducción del ruso al inglés hecha por Lincoln Pigman, un estudiante ruso-estadounidense del programa Estudios de Guerra en King's College de Londres, que también es colaborador independiente para el New York Times y INS Jane's Intelligence Review. El texto original, escrito por Pavel Merzlikin, apareció originalmente el 24 de abril y fue publicado por el sitio web ruso Bumaga.

Dentro del Movimiento de Liberación Nacional
Por Pavel Merzlikin

Durante los últimos cuatro años, las ciudades más grandes de Rusia se han acostumbrado al Movimiento de Liberación Nacional (NOD, por sus siglas en ruso). Casi a diario, sus activistas organizan protestas, en las que elogian a Vladimir Putin y exigen que liberen al país de la ocupación estadounidense. De acuerdo con los dirigentes del movimiento, 160 000 ciudadanos rusos pertenecen a NOD, mas se conoce muy poco sobre cómo está organizado.

¿Quién pertenece a NOD y por qué? ¿Les pagan a sus activistas para que apoyen a Putin? ¿De qué se trata este movimiento? Para responder a estas interrogantes, un periodista del periódico en línea ruso Bumaga se infiltró en la organización y vivió un mes como un activista miembro.

Cómo me uní a NOD

En la esquina de la calle Lomonosov y el terraplén del río Fontanka, en San Petersburgo, se encuentra una sede del Banco Central ruso. Cada viernes, de 16:30 a 18:00 horas, los activistas de NOD realizan piquetes en las afueras del edificio. Sospechan de que este trabaja para los “enemigos de Rusia”.

El 3 de marzo, había solo tres NODovitos realizando piquete: una mujer rellenita de 45 años de edad que vestía un abrigo de piel muy holgado y un sombrero con una flor de piel a un costado, y dos ancianos que usaban chaquetas acolchadas gastadas. Uno se veía aproximadamente de 60 años y el otro, de más edad y tenía una larga barba canosa.

Se les veía desde una distancia larga, repartiendo periódicos con un retrato de Putin en primera plana, mientras gritaban “¡Por la soberanía de Rusia!”, a los peatones, y ondeaban banderas de color negro y naranja (los colores de la cinta de San Jorge). Las personas de San Petersburgo casi no reaccionaban. Los estudiantes se reían de los periódicos, mientras que los adultos simplemente continuaban su camino. A menudo, los pensionistas eran quienes se acercaban a los activistas. En una ocasión, un grupo se acercó a los activistas y comenzaron una conversación acerca del destino de Rusia.

“¿Por qué están de pie aquí?”, preguntó una anciana, viendo a cada uno de los activistas.

“Estamos aquí por Putin, para apoyarle”.

“¿Por qué? Todos le apoyamos, de todas maneras. Mis conocidos, mis amigos — todos votamos por él”.

Los activistas asintieron con aprobación. La discusión dio un giro hacia las noticias más recientes, por lo tanto, los activistas comenzaron a hablar acerca del documental más reciente de Navalny [líder de la oposición] que trata sobre la corrupción en los niveles más altos del Gobierno ruso, He is not Dimon to you (Su nombre no es Dimon). Estaban seguros de que todo era una mentira.

“Navalny recibió su educación en Estados Unidos. Es un agente estadounidense y es evidente para quién trabaja. Pagamos tributo a esa nación tal como está. Mil millones al día, ¿puede creerlo?”, explicaron los activistas.

“¿Mil millones al día? ¿Por qué?”

“Esa es la ley”

Después de discutir el “tributo a Estados Unidos” y la juventud “muerta” de hoy, la pensionista tomó una copia del periódico oficial de NOD, que describió que Rusia es una colonia estadounidense, y se marchó. Tomé su lugar y dije que quería unirme al movimiento.

Sin cuestionarme, me entregaron un afiche desgastado que exigía al Banco Central disminuir a cero la tasa básica de préstamos. Un minuto más tarde, estaba de pie cerca de Tatiana, otra activista. Ella sujetaba un afiche que decía: [el presidente bielorruso] Alexander Lukashenko trabaja con los “ukrofascistas”.

Con toda la atención que obtuve, se sintió como si los NODovitos se habían reunido allí solo para conocerme: me dieron un apretón de manos, se turnaron para tomarse una fotografía conmigo, y en unos cuantos minutos, los miembros mayores del grupo comenzaron a referirse a mí como Pashenka –el diminutivo de mi nombre.

El resto de la protesta continuó de manera casual: repartimos los periódicos y nos tomamos fotografías juntos, muchas veces. A las 18:00 horas en punto, los activistas, como si hubiesen recibido una señal, guardaron sus banderas y afiches, y comenzaron a dirigirse lentamente hacia el metro. Tatiana dijo a sus camaradas mayores: “Vieron, la juventud se está presentando. No estamos de pie por nada”.

Y así comenzó mi mes en NOD.

Cómo son las manifestaciones de NOD

Vladimir había soñado con el mar desde su niñez, pero nunca logró convertirse en un navegante. Durante el transcurso de su vida, cambió de profesión una decena de veces, realizó de todo desde supervisar el manejo de cargamento hasta brindar mantenimiento a equipo médico. A la edad de 70 años, se convirtió en pensionista apenas hace algunos años. Como reconoció, es devoto de solo dos cosas en la vida: llevar a su nieto a la escuela en la mañana y luchar por la soberanía de Rusia como miembro ordinario de NOD. Todo lo que le recuerda acerca de sus sueños del mar es un ancla, que se tatuó en la muñeca en su juventud.

El anciano residente de San Petersburgo se unió a NOD hace casi un año tras toparse con su sitio web, aunque acaba de comenzar recientemente a participar en las protestas. Tomó meses para que el movimiento contactara a Vladimir, después de que llenó un formulario en línea.

Ahora, le puedes encontrar en la calle Lomonosov cada jueves o en la esquina de Nevsky Prospekt y Malaya Sadovaya en las reuniones dominicales de NOD.

Estuve hombro a hombro con Vladimir en tres manifestaciones diferentes, siguiendo el mismo libreto cada vez. Alrededor de las 13:00 horas, erigíamos rápidamente una pancarta maltratada de varios metros de altura con la frase: “Putin es nuestro líder nacional”, tomábamos una pila de periódicos propagandistas y comenzamos a intentar repartirlos. Si no queríamos hacer eso, siempre podíamos tomar un afiche viejo y agrietado de la pila. Los que yo sujetaba decían cosas como: “Estados Unidos, aparta tus manos de la Rus de Kiev” y “Cómo está nuestra Alaska”, este último acompañado de una fotografía de Putin con  un gorro de piel. Fue una experiencia incómoda.

“Putin es nuestro marica nacional”, gritó un vago mientras caminaba cerca de la protesta.

“Vete de aquí, provocador. Solo obsérvalo”, respondieron los activistas.

El vago no quiso marcharse. Y comenzó a interpretar una canción de Noize MC, Out of a Window, y ondeó su alborotado cabello enfrente del retrato de Putin.

Otros peatones reaccionaron de manera más calmada. Los que tenían aires de intelectual se acercaban a nosotros e intentaban avergonzarnos. Les llamábamos “cintistas blancos” [las cintas blancas se relacionan con varios movimientos de protestas anteriores en Rusia]. Cada hora, no menos de tres turistas provenientes de Europa y China se tomaban fotografías enfrente de nosotros. A veces, los policías se acercaban y nos fotografiaban. Les tratábamos con extrema cortesía, y, una vez se retiraran, nos decíamos entre nosotros que probablemente apoyaban a NOD en sus corazones.

Únicamente los niños y los pensionistas tomaban nuestros periódicos. La mayoría de los miles que caminaban en Nevsky Prospekt en las dos horas que manifestamos no nos prestaron atención. Casi todos nosotros, en algún momento u otro, cargamos una bandera grande con los colores de la cinta de San Jorge y un afiche acerca de los opresores estadounidenses. Se sintió como si fuésemos por lo menos unos 50 de nosotros.

En la práctica, entre tres y seis personas se unieron  a nuestros piquetes. Incluso en nuestros mejores días, cuando aparentemente todos los miembros de NOD San Petersburgo se presentaban, no teníamos más de 15-20 activistas en nuestras filas. Solo menos de la mitad de pensionistas con mucho tiempo libre y nostalgia por la Unión Soviética. Había también unos cuantos cuarentones de San Petersburgo vestidos modestamente y un par de patriotas-estudiantes.

También tuvimos unos personajes semificticios que se unieron a la organización, entre estos: “Tolyana”, un hombre de 40 años que usaba pantalones cortos incluso a temperatura de 3 °C y a Timur Bulatov, famoso agresor de homosexuales, quien responsabiliza a Pavel Durov [fundador de Vkontakte] y a los activistas LGBT por el ataque de bomba al metro en San Petersburgo. Durante el mes que estuve en Nod, no obstante, nuestros caminos nunca se cruzaron.

Las protestas de NOD, aunque pueden parecer emocionantes, en realidad son extremadamente aburridas. La atmósfera en gran parte te recuerda una reunión de pensionista en una dacha. Los activistas no discuten sobre la política, y usualmente permanecen en silencio. Si hablan, es sobre dolores de espalda y el desempeño de sus nietos en la escuela.

“Sabes, mi sobrina vive en Ámsterdam; otros parientes en La Haya; otros, en Estados Unidos”, Vladimir, el aspirante a navegante, me dijo en una reunión dominical.

“Sí, me lo contaste la vez pasada”.

“Mi sobrina se mudó allá hace más de 20 años y trabaja como directora de programación en alguna oficina”, él continuó.

“¿Y cómo es en el extranjero? ¿No les gustaría regresar y luchar por Rusia contigo?”

“No, les gusta vivir allá. Es un buen lugar”.

En qué creen los NODovitos

Los primeros NODovitos aparecieron en las calles de Rusia en el otoño del año 2012, poco tiempo después del caso de la plaza Bolotnaya. La ideología del movimiento, creada por el legislador de la Duma Yevgeny Fyodorov, se puede resumir en una oración: Estados Unidos es el culpable de todas las desgracias de Rusia.

Estados Unidos incrementa los aranceles, introduce impuestos nuevos, controla los medios de comunicación, obliga a la Duma aprobar leyes desfavorables para los rusos y consigue que los niños se involucren en las protestas antigobierno. Los NODovitos creen que la Revolución euromaidán de Ucrania y la guerra en Donbass son productos de la guerra abierta de Estados Unidos contra Rusia. Los activistas de NOD están convencidos de que el ataque de bomba al metro en San Petersburgo es otro ejemplo de esta guerra. Sus fuentes afirman que el servicio de seguridad estadounidense participó en la organización del mismo.

La teoría del enemigo onmipotente de Rusia explica todos los problemas del país y siempre sigue la línea del Kremlin. Los camioneros insatisfechos son etiquetados como terroristas ucranianos, manifestantes-estudiantes como satanistas y, los defensores anticorrupción como agentes estadounidenses. Tanto para el Gobierno como para NOD, Siria se ha convertido la guerra en contra del frente principal de Estados Unidos y [el presidente estadounidense Donald] Trump, quien alguna vez fue un héroe ruso, le están considerando como un traidor.

En la opinión de NOD, el mandato amplio de Estados Unidos en Rusia tiene respaldo de la ley: tras el colapso soviético, Rusia aceptó una constitución escrita por “asesores occidentales” y se convirtió en una colonia estadounidense. Ellos controlan al país con la ayuda de una vasta “quinta columna”, el Banco Central, los medios y la oposición.

Un número de rusos se opone a la ocupación, pero su campeón principal en la lucha contra los estadounidenses es Putin, según la mitología de NOD. En los 16 años que ha estado en el poder, ha logrado mucho, pero es incapaz físicamente de liberar a Rusia para siempre. “Los estadounidenses le derrocarían inmediatamente. Incluso la Duma, donde una ‘quinta columna’ ha echado raíces, nunca permitiría que esto sucediera”, explican los NODovitos en su propaganda, llamando a Putin un revolucionario.

NOD ve solo una salida: realizar un referéndum para enmendar la constitución – específicamente eliminar los artículos que hagan referencia a la primacía de la ley internacional y la ausencia de una ideología de Estado. Además, le deben otorgar a Putin facultades de emergencia, por ejemplo, para someter a castigo penal a los funcionarios que se rehúsen romper vínculos con los estadounidenses y no lleven a cabo sus órdenes.

Los NODovitos creen que desde la elección de Trump, el conflicto con ese país solo ha incrementado aún más. Recientemente, los activistas afirmaron haber evitado un “golpe de estado impulsado por Trumpomanía”. El conspirador principal, afirman, fue Dmitry Kiselev [propagandista en jefe del Kremlin].

¿Quién creó a NOD?

Este movimiento y su ideología confusa es el trabajo de Yevgeny Fyodorov, un legislador de la Duma que parece un maestro de ciencias de la computación de preparatoria.

El político de Rusia Unida nació y creció en Leningrado. Completó su servicio militar en Afganistán y la ciudad de Baikonur e ingresó a la política en 1989, a la edad de 26 años. Desde entonces, Fyodorov ha sido electo por cinco períodos en el Parlamento y desempeñado varios cargos en el gobierno, entre estos, viceministro de energía atómica.

En palabras de Fyodorov, él siempre ha entendido que los estadounidenses controlan Rusia. “Sí, la Duma solo acepta leyes escritas en Occidente. Sin embargo, esto no evita que realice mi trabajo, al igual que no evita que me levante por la mañana y me afeite”, explica.

No es su extenso servicio público lo que le ha hecho famoso, sino su pobre demostración en un debate con Navalny, durante el cual la frase “partido de maleantes y ladrones” realizó su aparición por vez primera; su papel ha consistido en fundar NOD e involucrarse activamente en la creación de varias leyes resonantes, entre las que se incluyen: la ley Dima Yakovlev [que prohíbe a los ciudadanos estadounidenses adoptar niños de Rusia, impuesta como respuesta a la ley Magnitsky], la ley del agente extranjero y, la prohibición sobre “propaganda gay”. Fyodorov llama a esas leyes el fruto de su trabajo a “espalda del enemigo” y los primeros pasos para liberar a Rusia del “yugo estadounidense”.

Fyodorov atribuye la mayoría de los cambios en la situación del país a sí mismo y su movimiento. El dirigente de NOD asevera que los activistas han evitado varias conspiraciones y revoluciones en Rusia, dominado a la “quinta columna” e incluso se han involucrado en algunos escándalos relacionados con los medios, por ejemplo, la reestructuración en RBC el año pasado.

Aparte de Fyodorov y su ayudante fiel, Maria Katasonovaya, mencionada ocasionalmente en la prensa, no existen líderes prominentes en NOD. Existe una estructura de poder dentro del movimiento.

En teoría, NOD está constituido por un “comité ideológico”, una asesoría jurídica, un periódico e incluso un partido (levemente activo), el Curso Nacional. Pero según los NODovitos, los comités se reúnen únicamente cada tantos meses y el movimiento es impulsado mayormente por sus activistas miembros.

Quién pertenece a NOD

Cada día, el experto en artes marciales mixtas Vasily Veselov se despierta a las seis de la mañana y parte a la fábrica de siderurgia donde trabaja. Pero su devoción principal en la vida es organizar protestas patrióticas –una tarea que es parte de su labor como subdirector de la sede de NOD en Novosibirsk.

Veselov se unió al movimiento después de Maidán en Ucrania, con el objetivo de evitar tal levantamiento en Rusia. “Es importante reducir el potencial de protesta en la ciudad. La Rusia moderna no es independiente”, Veselov asevera. “Pagamos tributo por medio de dinero, niños, científicos, recursos. Nuestros medios de comunicación intentan destruir al pueblo. Tenemos un índice de divorcio del cincuenta por ciento; la mayoría de los niños padecen de trastornos mentales; los adolescentes no respetan a sus ancianos. En definitiva, nuestra cultura está siendo degradada. Ese es el porqué estoy en NOD”.

Hay sedes de NOD en casi todas las ciudades principales de Rusia: los activistas asisten a las protestas en Moscú y Novosibirsk, realizan piquetes frente al consulado estadounidense en San Petersburgo y se presentan en las manifestaciones de la oposición en Barnaul para discutir con los participantes.

A veces esas discusiones se transforman en peleas. Tan solo en los últimos años, los medios de comunicación han escrito sobre los ataques de NOD a Alexey Navalny, Lyudmila Ulitskaya, el fotógrafo que reside en San Petersburgo David Frenkel e incluso a alumnos. Los NODovitos rebaten todas las acusaciones, y se distancian ellos mismos de los agresores. Afirman que luchan para cambiar al país utilizando únicamente métodos legales.

Existen más de 200 sedes de NOD a lo largo del país y el número total de activistas excede los 160 000, indican los dirigentes del movimiento. Fyodorov y sus simpatizantes argumentan que el número real de miembros es inclusive más elevado. Por ejemplo, toman en cuenta al siloviki y a Vladmir Putin –a quien consideran el líder verdadero del movimiento– como aliados.

A primera vista, NOD parece unir a las personas más distintas. Encuestamos a activistas provenientes de ochos regiones y descubrimos que entre los miembros del movimiento se incluyen: a una panadera de 24 años de edad de Nizhny Novgorod, un artista de 28 años cuya escultura de una gacela decora la estación de tren de Krasnoyarsk Krai y, a un cazador de 38 años de Voronezh. Entre los simpatizantes del movimiento también se incluyen a hipsters de Moscú, que a veces reciben puestos de nivel bajo dentro del Parlamento por medio de Fyodorov, y pensionistas solitarios de Vladivostok. Todos se consideran a sí mismos revolucionarios y “portadores de la verdad” y tienen la determinación de derrotar a Estados Unidos.

Es sumamente fácil unirse a las filas de NOD. Basta con llenar un formulario en línea o asistir a una de sus tantas protestas, de las cuales hay cuatro o cinco a la semana tan solo en San Petersburgo.

Lamentablemente no existen logros importantes a los que puedan aspirar los nuevos activistas. Las actividades de NOD se limitan a protestas casi diarias a las que asisten de tres a quince personas, que gritan lemas como ¡Madre patria! ¡Libertad! ¡Putin! y ¡Nuestro país, nuestras leyes! y, debates políticos vitriólicos en los medios sociales.

La página oficial de NOD posee más de 10 000 suscriptores, mientras que la de Yevgeny Fyodorov tiene un poco menos de 80. Desde allí, los activistas elogian a Stalin, discuten sobre conspiraciones internacionales oscuras, maldicen a los “luchadores de Navalny” y la caída de la Unión Soviética, debaten si Putin ha creado clones de sí mismo o simplemente prescinde de ellos, y se quejan de que sus familiares, en el mejor de los casos, no comparten su pasión por NOD, y en el peor, consideran que están bajo la influencia de las teorías de conspiración.

También existen otras páginas, como las de las distintas sedes. No hay límite de cuantas células de NOD pueden existir en una sola ciudad y, lo único que se requiere para crear la propia es encontrar a otras tres personas que tengan una mentalidad similar. En San Petersburgo, hay dos, la más grande de ellas es dirigida por el hombre de negocios de 46 años Alexey Stepanov.

Quién dirige a los NODovitos comunes y corrientes

El director de la sede en San Petersburgo no tiene apariencia de un NODovito. Administra varias tiendas de libros, sabe de memoria citas de John Locke y compara su vida con la de Dostoevsky.

Alexey Stepanov nació en Perm y proviene de una familia de mineros. En su niñez, fue miembro de Pioneer y Komsomol, le interesó la política desde una edad temprana. “En décimo grado, dirigí un grupo de información política en la escuela. Una vez a la semana, iba a la radio para atacar al capitalismo y a la burguesía estadounidense”, recuerda.

Después de completar sus estudios, Alexey eligió continuar en el negocio familiar, por lo que se mudó a San Petersburgo para estudiar ingeniería en el Instituto Gorny. Sin embargo, la Unión Soviética colapsó, por consiguiente la demanda de ingenieros se redujo. En lugar de herramientas para minería, Stepanov optó por los libros, que a él y sus hijos les encantaron.

“En la década de 1990, trabajé en el negocio de los libros, específicamente, los compraba. Los enviaba a conocidos y familiares que se encontraban en otras ciudades y recibía $500 al mes. Alquilaba un apartamento de una habitación y vivía tranquilamente. Me encontré a mí mismo a través del emprendimiento”, él explica.

En los años 2000, Rusia comenzó a experimentar un crecimiento económico y la familia futura del NODovito comenzó a levantarse. En ese entonces, podía pagar unas vacaciones en Tailandia y Suiza, un carro, un apartamento. Stepanov atribuye la buena fortuna y la de Rusia que se dio en ese tiempo exclusivamente a Putin.

El camino de Alexey para llegar a NOD fue largo. El primero de esos involucró la autobiografía del economista John Perkins, Confesiones de un gánster económico. Los críticos atacaron el libro por sus equivocaciones basadas en hechos reales y pensamiento conspirador, mas Stepanov creyó completamente la historia de como los agentes estadounidenses penetran y destruyen las economías extranjeras, clausurando compañías importantes en el exterior. Al día de hoy, el activista sostiene que eso mismo sucedió en Rusia tras la caída de la Unión Soviética.

Después del libro sobre los agentes estadounidenses, Stepanov se enamoró de las ideas de Nikolay Starikov. Luego, en 2012, él se unió a NOD. Ahora sostiene que “muñones humanos” viven en Estados Unidos, y que su movimiento está salvando a Rusia.

“NOD es más que una ideología. Somo activos políticamente y ayudamos a difundir buenas ideas. Nuestra idea general une a la mitad de Rusia. Siempre busco dedicar tiempo al movimiento y, lo realizo no por pelear con mi familia, sino para ellos. Mis hijos tienen que vivir aquí, pero ¿cómo pueden vivir vidas normales en un país ocupado? No quiero que sean mendigos o mueran por proyectiles en Donbass”, él indica.

Stepanov admita que en una crisis económica, involucrarse en los movimientos a favor del gobierno, como NOD, puede traer beneficios materiales.

“Al trabajar con NOD, mejoro mis perspectivas. Puede que me ofrezcan algún tipo de cargo público o político –estaría feliz de aceptarlo. Considero que hacer política no es difícil. Podría adentrarme en esta, pero no realizaría lo mismo que hacen los legisladores de la Duma en la actualidad –la política representativa. A alguien le prometen algo, se llevan a cabo elecciones. No, claro que si me dijeran que el país lo necesita, lo haré todo. No obstante, quiero hacer algo que realmente sea beneficioso, genuino”, explicó, enfatizando que de igual manera tiene esa impresión negativa sobre todos los partidos rusos. Después de todo, tanto Rusia Unida como los “Navalnistas” son financiados desde el extranjero, Stepanov está convencido de eso.

Cuánto invertí durante el mes que fui un NODovito

Valery, constructor no tan alto pero fuerte de 55 años de edad, concuerda. Asiste con frevuencia a las protestas, a pesar de sus problemas de salud y los muchos meses de permiso por enfermedad que ha tomado. Ha sido un NODovito por más de un año; se unió a la organización tras una experiencia en otro movimiento patriótico con proclividad a las teorías de conspiración: el Partido Gran Patria (PVO) de Nikolay Starikov. Dice que el hecho de que la membresía de NOD cuesta casi nada fue una de sus principales razones para dejar al PVO.

“En el PVO, gasté casi 50 000 (poco más de 800 dólares) rubros, ¿puedes creerlo? Aquí, no hay contribuciones que hacer, nada”, se quejó cuando estuvimos protestando en Nevsky Prospekt con afiches que exaltan a Putin.

Ciertamente, pagué solo 500 rubros (unos 8 dólares) durante el mes que fui NODovito, y lo obsequié a una de las activistas el 8 de marzo. Durante ese tiempo, me dieron una bandera gratis y una colección de artículos de propaganda – panfletos y periódicos – que pesaban un kilogramo.

Pero NOD no está libre de problemas de financiamiento. Los activistas experimentados sufragan la mayoría de los trabajos de impresión de su propio bolsillo. Consecuentemente, salen a protestar con los mismos afiches una y otra vez y, reparten periódicos viejos. En marzo de 2017, distribuimos propaganda del año anterior.

“Nuestro principio es una falta de financiamiento centralizado. NOD es un movimiento participativo”, explicó Yevgeny Fyodorov. El legislador, por otro lado, puede que tenga tal financiamiento.

Cómo está conectado el líder de NOD a subvenciones millonarias

A solicitud de Bumaga, la organización anticorrupción Transparencia Internacional analizó las finanzas de NOD. Estos fueron sus hallazgos.

Los especialistas sienten que los movimientos a favor del Gobierno como NOD, que afirman no tener un financiamiento centralizado, regularmente reciben dinero a través de una red de organizaciones privadas sin ánimo de lucro y subvenciones: entre los ejemplos incluyen la iniciativa Set o Funcionarios de Rusia. Tal estrategia de financiamiento permite a las organizaciones ocultar las sumas reales que recibieron e invirtieron.

Varias organizaciones, con las que Yevgeny Fyodorov se relaciona, han recibido subvenciones presidenciales, entre estas, el Instituto de Economía y Jurisprudencia. Esto se menciona con frecuencia en el sitio oficial de Fyodorov y ha sido beneficiario de subvenciones en tres ocasiones diferentes: una de 6,5 millones de rubros en 2014; más de seis millones de rubros en 2015; y cuatro millones de rubros en 2016.

Otras –Rus’, movimiento orientado a la reforma democrática que se ubica en Moscú y el Centro para el apoyo legal y científico para sujetos de ley consuetudinaria– también han recibido subvenciones. Ninguno posee un sitio web propio o información disponible al público sobre sus actividades. Fyodorov afirma que NOD no utiliza los recursos de esos beneficiarios.

NOD recauda donaciones por medio de dos cuentas bancarias, mas no publica ningún estado financiero. De acuerdo con el movimiento, NOD recibe entre 47 000 y 329 000 rubros al mes, que es enviado como ayuda para Novorossiya.

Transparencia Internacional indica que nada acerca de este plan de financiamiento es ilegal. No obstante, crea una oportunidad para ocultar sus recursos propios.

“Cuando las organizaciones son financiadas mediante estructuras privadas sin ánimo de lucro, los contribuyentes son incapaces de determinar cómo exacta y efectivamente fueron utilizados los recursos. Esto pone de manifiesto la pobre transparencia de NOD. La abertura sobre el financiamiento propio, por cierto, siempre mejora el flujo de donaciones provenientes de entidades legales y físicas”, Transparencia Internacional explica.

Los defensores anticorrupción señalan que NOD no necesita más dinero para mantener sus actividades actuales. Según Transparencia Internacional, de 300 000 a 400 000 rubros al mes sería suficiente.

El director de una sede de NOD concordó principalmente con esa evaluación, citando la cifra de 200 000 rubros al mes en una conversación con Bumaga.

“La sede central del movimiento solo nos proporciona libros, folletos, afiches y banderas. Habiendo dicho eso, hacemos la mayoría de nuestro material: cada artículo nos cuesta 50 a 100 rubros (casi un dólar). Eso se invierte en cartuchos para impresora, papel, etcétera. Nadie recibe ninguna remuneración”, él enfatizó.

Ciertamente, si la dirigencia del movimiento tiene subvenciones millonarias a su disposición, nada de ese dinero llega a los NODovitos ordinarios. Durante el tiempo que estuve en el movimiento, nunca me ofrecieron ninguna ayuda financiera.

Cómo celebran los NODovitos el 8 de marzo

El 8 de marzo se diferenció del fin de semana y las festividades que precedieron a este –en primer lugar, la reunión usual de NOD en la esquina de Nevsky Prospekt y Malaya Sdovaya no se realizó. En vez de los folletos que incluían retratos de Putin, panfletos con lemas sobre la explotación de las mujeres fueron repartidos. Varios cientos de feministas sustituyeron a 15 activistas progobierno. Cabelleras teñidas y vestimenta de colores brillantes y afiches que decían cosas como muere, patriarcado abundaron en la intersección de San Petersburgo.

Las feministas nunca solicitaron el permiso para protestar de la ciudad, así que la congregación comenzó casi inmediatamente. La primera mujer que ingresó en el avtozak [camioneta para transportar a los detenidos hacia la estación de policía donde se les procesa] era una veinteañera de cabello rosa con un abrigo que tenía escrita la palabra amor con rojo en la parte de la espalda. Pese a la posibilidad de arresto y amenazas de parte de la policía, las activistas marcharon por Nevsky Prospekt y llegaron a la plaza Dvortsovaya, donde se dispersaron tranquilamente y se marcharon hacia sus hogares.

Los NODovitos no hicieron ningún intento de perturbar a las feministas, a quienes se refieren comúnmente como “satanistas”. En lugar de eso, cinco o seis –unos cuantos pensionistas, algunos cuarentones y yo– permanecimos discretamente en el campo Marsovo.

En el frío, realizamos nuestro mejor esfuerzo por entregar periódicos, mientras discutía con Andrey, un NODovito experimentado y maestro de Física e Informática. Entre otras cosas, Andrey condena la música rock y los dibujos animados de Disney y piensa que los Rothschild gobiernan el mundo.

“Escúchame, ¿las personas están vivas o muertas?”, me preguntó.

“Vivas, por supuesto”.

“¿Quieres que te pruebe que están muertas? El ser humano no puede reproducirse por sí solo –solo una familia puede hacerlo. Desde un punto de vista biológico, por lo tanto, el ser humano está muerto. Solo una familia está viva”.

“Pero esa es solo una forma de reproducción. No significa que esté muerto”.

“[Lenguaje soez], lo mismo le dije a él, pero no entiende, [lenguaje soez]. Comprendes que [lenguaje soez], a veces, hay personas que simplemente no lo entienden, incluso si se los explicas. Cuando orinas, ¿tu orina también está viva?”.

Aún maldiciendo, el físico comenzó a decir que las personas solitarias, las feministas y los hombres de negocios son biorobots e infelices, que viven vidas ociosas. Explicó esto utilizando los ejemplos de los protocolos de internet y las placas madre e incorporando mucha jerga.

Fue menos comunicativo con respecto a su participación en NOD.

“¿Sabes por qué estamos parados aquí? Para que los enemigos de Rusia, la oposición y las personas LGBT no les autoricen sus propias protestas y ocupen este espacio. Estamos aquí para vigilar, ya que los enemigos están en todos lados”, me dijo, cuando uno de los cuarentones puso música en una casetera. Por alguna razón, finalizamos nuestra protesta del 8 de marzo al sonido de “La Guerra Sagrada”, el himno de Rusia, y citas de Putin.

Yevgeny Fyodorov ha hablado también sobre el deber de NOD de “ocupar las calles”. Además, le ha atribuido al movimiento el crédito de la “desaparición de la quinta columna” de las calles durante los últimos cuatro años mediante la realización de 15 000 protestas al año.

En la práctica, cualquier protesta remotamente popular que realicen los rivales ideológicos de NOD confunde al movimiento. Ese fue el caso el 8 de marzo, cuando los NODovitos permanecieron alejados de Malaya Sadovaya, ocupado por las feministas, y el 26 de marzo, cuando las protestas más grandes en años brotaron en toda Rusia. NOD llamó a esta última el inicio de Maidán de Rusia, un proceso que los activistas dicen puede que culmine en noviembre del presente año.

Cómo NOD se defendió contra las protestas del 26 de marzo

El 26 de marzo, se llevaron a cabo las protestas anticorrupción tras la publicación de la investigación de Navalny, Su nombre no es Dimon. En San Petersburgo, entre tres mil y diez mil personas participaron en la manifestación en el campo Marsovo. Esta no pasó desapercibida por los NODovitos, pues atrajo a un número sorpresivamente alto de activistas –de 30 a 50.

No obstante, su intención no era criticar al gobierno. En lugar de ello, tras armar el escenario, los activistas comenzaron a discutir en voz alta la necesidad de la represión Stalinista, los logros de Putin y la estupidez de los liberales, particularmente la de Navalny.

Una vez que el centro del campo se llenó, los manifestantes anticorrupción se acercaron a los NODovitos y les preguntaron qué pensaban sobre la corrupción en Rusia. Contrariados por la inesperada atención que recibieron, los NODovitos discutieron confusa y cortésmente con sus rivales. Cosacos, vistiendo sombreros y vigilando la protesta anticorrupción, observaron con desaprobación a los grupos de discusión espontáneos. Personas con zapatos deportivos y patos de hule colgados alrededor de sus cuellos mezclados con aquellos que portaban las cintas de San Jorge, una extraña especie de carnaval. Al final, aparentemente no llegaron a ponerse de acuerdo en nada.

Aunque, en los medios sociales, los NODovitos presentaron el encuentro de manera muy diferente. Los relatos oficiales de la contraprotesta sostuvieron que la mayoría de los manifestantes anticorrupción que hablaron con los NODovitos se acercaron y se unieron brevemente a NOD.

Por qué NOD no puede movilizar a miles de manifestantes

A NOD se le dificulta de por sí movilizar personas para sus propias manifestaciones. Ese fue el caso el 18 de marzo, cuando los NODovitos de San Petersburgo intentaron celebrar el segundo aniversario de la reunificación de Crimea con Rusia. Pero no más de 20 personas se presentaron, por consiguiente, hubo una serie de piquetes de un hombre a lo largo de Nevsky Prospekt. Al día siguiente, el movimiento organizó otra protesta en Malaya Sadovaya, donde los oradores acusaron de manera casual a Estados Unidos y a sus espías de cualquier cosa, declararon a la República Popular de Nodetsk y a la República Popular de Luhansk tierras santas y exigieron la devolución de Alaska a Rusia. Solo 15 personas asistieron a la protesta.

“¿Por qué son tan pocos?”, preguntó un activista de 30 años.

“Las personas no asisten a las protestas, prefieren dormir en casa. ¿Cuándo fue la última vez que te presentaste en una?, respondió un NODovito, que nunca se pierde ninguna.

“En 2015.”

Se encontró rápidamente una explicación para la pobre participación en la protesta de Crimea: los estadounidenses tuvieron la culpa. “Le dijeron a Poltavchenko [el gobernador de San Petersburgo] que no permitiera nada demasiado grande”, me dijo un activista, y agregó que los espías han penetrado en el movimiento y estaban saboteando sus esfuerzos para movilizar a los activistas. Fyodorov concuerda con los activistas y cree que solo falta uno o dos años para que llegue la “victoria decisiva de NOD”.

Los NODovitos conservan su determinación incluso después de las protestas exitosas de la oposición. “Atraerán a los ‘luchadores de Navalny’, homosexuales, satanistas, cintistas blancos y a la quinta columna. Por supuesto que las protestas son una victoria para la oposición. Han ganado la batalla, mas nosotros ganaremos la guerra. Con cada una de nuestras protestas, Rusia se acerca más a su soberanía. Solo falta un año. Si Putin se convierte en presidente en 2018, es el fin de los estadounidenses”, dijo el anciano Valery, quien, después de quejarse de su dolor de piernas y de una pelea con la esposa, se marchó para su hogar tras otra protesta más.

Y así concluyó mi mes como NODovito.

El texto anterior es una traducción del ruso al inglés hecha por Lincoln Pigman, estudiante ruso-estadounidense del programa Estudios de Guerra en King's College de Londres, quien es también colaborador independiente para el New York Times y INS Jane's Intelligence Review. El texto original, escrito por Pavel Merzlikin, apareció originalmente el 24 de abril y fue publicado por el sitio web ruso Bumaga.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.