¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Ministros de Trinidad y Tobago acumulan facturas —e indignación en medios sociales

Meme de Christian Hume sobre la exorbitante factura de llamadas del extranjero de la ministra de Turismo, Shamfa Cudjoe. Imagen ampliamente difundida en Facebook. (N. del T: juega con la frase “Roma no se hizo en día”, que suena parecido a la frase de la imagen que dice “Vagar no se facturó en un día”).

Con los precios del petróleo a la baja, la economía de Trinidad y Tobago, basada en la energía, tuvo que ajustarse. Son tiempos pobres, y el Gobierno está tratando de resolver el déficit de ingresos del país de la mejor manera que puede.

Imaginen la consternación del público, cuando se supo que dos ministros en particular –Shamfa Cudjoe, ministra de Turismo, y Darryl Smith, ministro de Depores y Asuntos Juveniles– no se habían estado ajustando los cinturones.

Cudjoe asombró a los cibernautas cuando se reveló que generó una cuenta de teléfono de TT $59,000 bill (aproximadamente USD8,740) en el transcurso de cuatro días. Luego explicó que solamente USD1,100 del monto facturado representaban llamadas telefónicas –el saldo consistía en montos de llamadas desde el extranjero e impuesto al valor agregado (IVA) en un momento en que estuvo en Las Bahamas para una actividad sobre turismo.

En un comunicado de prensa, Cudjoe dijo: “En el momento del viaje, el ministerio enfrentaba varios problemas que requerían mi atención y por eso era necesario que siguiera accesible. Durante ese periodo, como suele ser cuando viajo por asuntos oficiales de Gobierno, mi teléfono móvil está en modo itinerante. Sin embargo, en todas las oportunidades razonables, uso la facilidad de servicio inalámbrico donde esté disponible”.

Sostiene que se sorprendió por el alto monto de la factura, y que pidió al ministerio que “iniciara una investigación inmediata” de los montos. El proveedor de servicio celular, Servicios de Telecomunicaciones de Trinidad y Tobago (TSTT), afirmó que no tiene control por los montos que cobran operadores regionales e internacionales.

Sin embargo, los cibernautas no se creyeron tan rápido las declaraciones de Cudjoe de responsabilidad fiscal. La etiqueta #CallMeAnytimeYouWant [Llámame cuando quieras] empezó a aparecer y pronto empezaron a llamarla la “Ministra de Roaming”.

En Twitter, Rhoda Bharath estuvo incrédula sobre cómo pudo ocurrir esto:

Descompongo esto en bytes. USD50 en datos. Ninguna llamada en cuatro días. En un hotel. En un hotel con red inalámbrica.

En Facebook, descompuso más la defensa de Cudjoe:

Where things get interesting is the cost of data charges in the Bahamas and what they actually mean in downloaded/used data.
When the math is done, the exorbitant rate indicates that the Minister used roughly 800 mb of data. That is average data use over a 4-day period for many persons. And what it actually reveals is that $59,000.00 in data charges wasn't racked up from intense use of the phone to remain “accessible”, but from casual data consumption at extremely high rates.
Which then begs the question, how often is the state shouldering $60,000 bills for casual consumption of roaming data overseas by Ministers and Ministry officials? […]

Abuse of the public purse is nothing to defend or scoff at!

Donde las cosas se ponen interesantes es en el costo de los cobros en Las Bahamas y lo que significan realmente en datos descargados y usados.
Cuando se hacen las cuentas, la cifra exorbitante indica que la ministra usó apenas 800 mb de datos. Es el uso promedio en durante cuatro días para muchas personas. Y lo que en realidad revela es que $59,000.00 en cobro por datos no se acumularon por uso intenso del teléfono para seguir estando “accesible”, sino en consumo casual de datos a tarifas extremadamente altas.
Lo que plantea la pregunta: ¿con qué frecuencia el estado carga cuentas de $60,000 por consumo casual de datos en el extranjero de mnistros y funcionarios del Ministerio? […]

¡El abuso del tesoro público no es nada para defender ni burlarse!

Muchos usuarios de medios sociales fueron de la opinión de que Cudjoe debería devolver los cobros. Kathryn Stollmeyer Wight se lamentó:

She has to pay us back because nobody is ever taken to task or made to account & there will be absolutely no justice with this scandal. […]

Its time to get a voice people & stop the nonsense in this place. Call them all out! Demand our hard earned tax dollars are spent wisely!

Pay up HONORABLE Minister Cudjoe, & frankly, while you paying up, resign too. Now that would really set an example.

Debe devolver el pago porque nadie nunca ha asumido la tarea o hecho cuentas y no habrá absolutamente justicia en este escándalo. […]

Es hora de tener la voz de pueblo y dejar este sinsentido en donde está. ¡Convoquen a todos! ¡Exijamos que nuestro dinero ganado tan duramente se gaste prudentemente!

Pague HONORABLE ministra Cudjoe, y francamente mientras pague, también renuncie. Eso realmente daría el ejemplo.

En el mordaz sitio web Wired868, Rudy Chato Paul Sr tuvo algunas preguntas, incluida cuántas facturas de este monto han pagado los contribuyentes sin saber, y si hay un mecanismo por el que el público acceder a este información –tal vez, a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA).

Naturalmente, algunos vieron el lado humorística de la situación. Errol Jaikaransingh se burló:

Roam wasn't billed in a day

Roma no se facturó en un día.

Justin Phelps, en referencia a los populares planes de telefonía celular donde los clientes pueden “recargar” su crédito en cualquier momento, jugó con las palabras:

I need a top-up, but ah shamfa ask fa it.

Necesito una recarga, pero no me avergüenza pedirlo.

Los memes aparecieron pronto y fueron ampliamente difundidos en Facebook:

“Cuando puedes hacer una llamada de larga distancia al más allá para quejarte con (el exprimer ministro de Trinidad y Tobago) Patrick Manning sobre Rowley… y ahora te están investigando”. Meme ampliamente difundido en Facebook.

El fallecido Patrick Manning es un exprimer ministro y anterior jefe del Movimiento Nacional Popular (PNM) que ahora está en el Gobierno. El doctor Keith Rowley es el actual primer ministro y líder del mismo partido.

“Todos estudian la cuenta telefónica de 59,000. Les cobraré impuestos a todos para conseguir el dinero”. Meme que muestra al ministro de Finanzas de Trinidad y Tobago, Colm Imbert, amenazando con aumentar los impuestos para recaudar el dinero gastado en cuentas telefónicas.

Digicel, competidor de TSTT, usó la controversia como una oportunidad para promover sus servicios:

Don’t let roaming rates get you down! Avoid surprises when you sign up for Digicel’s One Rate Roaming Plan.

¡Que tus tarifas en el extranjero no te traguen! Evita sorpresas con el plan tarifa única de Digicel.

La ‘escapada a Tobago’ del ministro de Deportes

La situación fue menos graciosa aun cuando se trató del ministro de Deportes del país, Darryl Smith, que acumuló una factura de más de TT $90,000 (cerca de USD13,333) en una visita a Tobago. En su blog, la periodista Sharmain Baboolal dio a conocer la historia, y se refirió al viaje como “escapada a Tobago”:

Inserted at the last minute, three women who ‘did not receive invitations’ for the Tobago House of Assembly (THA) Awards turned out to be the guests of honor of the Ministry of Sports and Youth Affairs (MYSYA) at an all inclusive weekend for a party of 12 at the Magdelena Grand, costing taxpayers TT$91,910.43.

Agregadas en el último minuto, tres mujeres que ‘no recibieron invitación’ para los Premios Casa de la Asamblea de Tobago (THA) resultaron ser las invitadas de honor del Ministerio de Deportes y Asuntos Juveniles (MYSYA) en un fin de semana con todo incluido para un grupo de 12 personas en el Magdelena Grand, que le costó a los contribuyentes TT$91,910.43 (unos USD13,600).

Una de las mujeres mencionadas en Kate Balthazar, que apareció en medios sociales a comienzos de of 2017, y varios cibernautas pusieron en entredicho la naturaleza de su relación con el ministro.

La publicación de Baboolal contenía imágenes de la cuenta del hotel, junto con otros detalles:

An additional TT$10,400 was used to rent four vehicles from Rollock’s Car Rentals even though the hand written quotations, approved by the Permanent Secretary in the Ministry, Natasha Barrow, stated categorically that the trip was to attend the THA [Tobago House of Assembly] Awards which was [sic] held in the same hotel. […]

The event was stretched into a three nights all expenses paid trip for eight of the 12 member party […]

On the night of the Awards, according to information released by the THA's Information Department, it was only Minister Smith who presented Awards at the ceremony.

Otros TT$10,400 (USD1,550) se usaron para arrendar cuatro vehículos a Rollock’s Car Rentals aunque las cotizaciones escritas a mano, aprobadas por la secretaria permanente en el ministerio, Natasha Barrow, afirmaban categóricamente que el viaje era para asistir a los Premios de la Casa de Asamblea de Tobago, que se realizaron en el mismo hotel. […]

La actividad se prolongó a tres noches con todos los gastos de viaje pagados para ocho de los 12 del grupo […].

La noche de los premios, según información dada a conocer por el Departamento de Información de Casa de Asamblea de Tobago, solamente el ministro Smith presentó los premios en la ceremonia.

Wired868 informó que Natasha Barrow, secretaria permanente en el ministerio, defendió la lista de invitados y los gastos con el argumento de que había reuniones importantes durante el viaje, pero personal anónimo dijo que el sitio web habló para “contradecir su afirmación”:

Smith did offer some consolation to the Trinidad and Tobago public on his Ministry’s use of taxpayers’ money at the Magdalena Grand Beach and Golf Resort.

‘Ent is [Isn't it] the government’s hotel?’ Smith asked rhetorically. ‘So the money staying in the system.’

It betrayed a level of economic ignorance that was so brazenly repulsive and insulting and yet, at the same time, full of such absolute childish ignorance that one had to stop and stare, open-mouthed—like looking at a stool the size of a papaw in a public restroom.

Smith ofreció consuelo al público de Trinidad y Tobago sobre el uso del dinero de los contrribuyentes en el Magdalena Grand Beach and Golf Resort.

‘¿No es un hotel del Gobierno?’, preguntó Smith retóricamente. ‘Entonces el dinero se queda en el sistema’.

Traicionó un nivel de ignorancia económica que es desvergonzadamente repulsivo e insultante, y aun así, al mismo tiempo, está lleno de absoluta ignorancia infantil que se debe parar, mirar con la boca abierta —como quien mira un montón de estiércol del tamaño de papaya en un baño público.

Wired868 resumió así todo el asunto:

Someone needs to bell the cat and there is no time like the present. In these days when our tightened belts are already like nooses around our necks, taxpayers cannot afford to be saddled with the likes of Minister Roma or Minister Romeo.

Alguien debe ponerle el cascabel al gato y no hay tiempo como el presente. En estos días, cuando nuestro ajustado cinturón ya es como un nudo corredizo alrededor de nuestro cuello, los contribuyentes no pueden darse el lujo de que les cobren por los que hacen la ministra Roma o el ministro Romeo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.