¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En estado de emergencia, Turquía encierra a seis defensores de derechos humanos en espera de juicio

Manifestaciones el Día Mundial de Libertad de Prensa de 2013 en Turquía. Imagen de Amnistía Internacional de Turquía.

Un tribunal de Estambul dictaminó el 18 de julio que seis de los diez defensores de los derechos humanos retenidos en Turquía desde el 5 de julio permanecieran en prisión preventiva. Los otros cuatro detenidos obtendrán la libertad bajo fianza.

El juez adujo «ayuda a organización terrorista armada» como razón de que seis de los defensores permanezcan bajo custodia.

Los arrestos tuvieron lugar mientras el grupo se hallaba reunido para un taller de seguridad digital y gestión de información en Büyükada, una de las islas de Estambul. La policía se presentó en el lugar, detuvo a los participantes y confiscó material electrónico, incluidos ordenadores y teléfonos móviles.

Según Amnistía Internacional, los seis defensores de los derechos humanos encerrados son İdil Eser (Amnistía Internacional), Günal Kurşun (Asociación de Agenda de los Derechos Humanos), Özlem Dalkıran (Asamblea Ciudadana), Veli Acu (Asociación de Agenda de los Derechos Humanos), Ali Gharavi (asesor de estrategia informática) y Peter Steudtner (instructor de no violencia y bienestar). Todos son originarios de Turquía a excepción de Gharavi (sueco) y Steudtner (alemán).

El 17 de julio, los defensores fueron llevados a Fiscalía para ser interrogados de individualmente después de que la policía hiciera lo mismo el 16 de julio. En videos publicados en la cuenta de Twitter del Defensor de los Derechos Humanos se puede ver a los detenidos hablando en el juzgado con sus partidarios:

Después de las declaraciones de Ozlem Dalkiran: «Estoy bien. No se preocupen».

Los contactos locales de sociedad civil le contaron a Global Voices que los seis están detenidos a la espera de juicio en base a acusaciones de haber ayudado a un grupo terrorista armado, si bien no está claro si están o no acusados formalmente (las autoridades han indicado que no hay pruebas que apoyen la acusación). Los detenidos el 5 de julio se comprometieron a proteger pacífica y constructivamente los derechos del pueblo turco, tal y como recogen las leyes locales y la normativa internacional de derechos humanos.

Los cuatro defensores de los derechos humanos liberados no pueden viajar al extranjero y deben personarse regularmente ante la policía.

La agencia de noticias alemana Spiegel Online describe la situación como «una represión que adopta una nueva dimensión» en Turquía.

The Guardian citó las palabras del director de Amnistía Internacional, Salil Shetty:

This is not a legitimate investigation, this is a politically motivated witch-hunt that charts a frightening future for rights in Turkey.

No se trata de una investigación legítima, sino de una caza de brujas con motivos políticos y que traza un futuro alarmante para los derechos en Turquía.

El grupo se enfrenta a las mismas acusaciones que Taner Kilic, director de Amnistía Turca, detenido hace solo un mes.

Daniel Ó Cluanaigh, asesor de derechos humanos en Berlín y colega de Gharavi y de Steudtner, dijo en un comunicado de prensa:

We are shocked that Ali and Peter's support for peaceful human rights defenders has led to their imprisonment. The accusations of aiding an armed terrorist organisation against them are groundless. Workshops of this kind are common, essential education for human rights organisations, so that they can protect sensitive information, such as testimonies from witnesses of human rights violations or personal information of victims. We demand the immediate and unconditional release of Ali Gharavi and Peter Steudtner as well as their four colleagues.

Nos impresiona que el apoyo de Ali y Peter hacia los defensores pacíficos de los derechos humanos haya llevado a su detención. La acusación de ayudar a una organización terrorista armada es infundada. Talleres de este tipo son educación esencial y típica para las organizaciones a favor de los derechos humanos, como por ejemplo vivencias de testigos de violaciones de derechos humanos o información personal de las víctimas. Pedimos la liberación inmediata e incondicional de Ali Gharavi y Peter Steudtner, así como de sus cuatro compañeros.

El mismo día, el Gobierno turco votó para alargar por cuarta vez el estado de emergencia en el país (tres meses adicionales).

El estado de emergencia en Turquía lleva vigente un año exacto. Hace unos minutos lo han extendido por cuarta vez (otros tres meses).

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, urgió el domingo 16 de julio a Turquía a que defendiera los valores democráticos si quería entrar en la Unión Europea, después de un año de purgas tras el intento golpista de julio de 2016.

Partidarios de los defensores de los derechos utilizaron Twitter para compartir su indignación y tristeza por la decisión, mediante las etiquetas #FreeRightsDefenders [Liberen a los defensores de derechos], #Istanbul10 [diez de Estambul] y #HakSavunucularınaDokunma [Liberen a los defensores de derechos].

El director de Amnistía Internacional para Europa y Asia Central tuiteó:

Desafiando la razón, la verdad y la justicia, los 10 de Estambul han sido acusados. Seis en prisión preventiva, cuatro bajo fianza. No hay seguridad ahora mismo para los defensores de los derechos en Turquía.

Andrew Gardner, investigador turco de Amnistía Internacional, se hallaba en el juzgado tuiteando novedades:

Escándalo: 6 defensores de los derechos, incluyendo İdil Eser (de Amnistía) permanecen en prisión en base a acusaciones falsas sin pruebas o lógica.

En Estambul, partidarios y amigos fueron al juzgado a darles su apoyo:

En el juzgado, a la espera de la llegada de los activistas detenidos que se reunirán con el fiscal.

Hemos permanecido ante el juzgado durante 13 horas para apoyar a nuestros amigos. Han acabado con sus declaraciones. Seguiremos esperando.

Desde la detención, ha habido manifestaciones por todo el mundo para pedir su liberación.

IFEX cree que los defensores de los derechos humanos necesitan ser defendidos y no encerrados en Turquía.

El director belga de Amnistía [Internacional] se encerró en una jaula enfrente de la embajada turca para protestar por el arresto en Turquía de su compañero.

Nos unimos a Amnistía Irlanda a la 1 de hoy enfrente de la embajada turca en Dublín para mostrar solidaridad con Amnistía Turquía y los 10 de Estambul.

Hoy nuestros activistas se hallan encadenados delante de la embajada turca para pedir la liberación de los defensores de derechos humanos. Únete a ellos.

Los observadores consideran que la sentencia es «una nueva ley». Sin embargo, en un país en el que las «nuevas leyes» se han convertido en la tónica dominante desde el golpe fallido de julio de 2016, esto puede que sea un eufemismo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.