¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Tijeras y navajas para combatir a la delincuencia en Perú

Foto de Fadi El Benni, compartida en Flickr por Al Jazeera English, utilizada bajo licencia Creative Commons CC BY-SA 2.0.

Pocas veces la apariencia física o el arreglo personal son tan relevantes. En este caso, han servido para alejar a jóvenes de la delincuencia y fomentar un oficio legítimo como la barbería.

El Callao − el principal puerto peruano, ubicado a orillas del Océano Pacífico y no lejos del Centro Histórico de Lima, la capital peruana − es una región con altos índices delictivos, donde el robo en las calles y la compraventa de drogas ilegales tienen mayor incidencia. Una encuesta divulgada en abril de 2017 reveló que el 51.5% de los habitantes de la zona se sienten inseguros.

Por otra parte, Perú − al igual que otros países centro y sudamericanos − ha experimentado un alza en la demanda de servicios estéticos para hombres. La moda de imitar la apariencia física de los ídolos del deporte que lucen cortes de cabello extravagantes como Paolo Guerrero (Perú), Arturo Vidal (Chile), Pedro Gallese (Perú), o el mismísimo Neymar (Brasil) ha llevado a ciudadanos comunes a buscar con más frecuencia las manos expertas de un barbero capaz de emular estos churriguerescos peinados.

La inusitada demanda de looks que lleven al extremo la imaginación y la creatividad incluso han motivado el evento anual “La Batalla de Barberos” que se lleva a cabo desde 2014 en la que los expertos compiten por demostrar quién puede lograr el resultado más excéntrico, como se puede apreciar en el siguiente video (más videos sobre las recientes ediciones de esta competencia pueden encontrarse en el perfil público de Facebook de Batalla de Barberos.)

Ahí es donde instituciones educativas como el colegio Augusto Salazar Bondy, ubicado en El Callao, encontraron la oportunidad de motivar a jóvenes a no optar por las armas sino por herramientas de trabajo; a recibir capacitación en lugar de malos consejos; a trabajar, gracias a las puertas que pueden abrírseles una vez que aprenden el oficio de la barbería.

Incentivados por este oficio y las oportunidades que puede acarrear, decenas de jóvenes han visto que pueden poner manos a la obra y realizar un trabajo que actualmente está muy en boga.

El colegio anunció talleres de capacitación técnica antes del inicio del año escolar, en marzo, y también dio cuenta de algunos de sus logros:

Ya en 1995 nos convertimos en el único colegio técnico de la comunidad, así como del mismo distrito del cual nos sentimos orgullosos por el amor hacia sus hijos y tener así una comunidad educativa.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.