¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Detienen a bloguero vietnamita Phạm Minh Hoàng, lo despojan de nacionalidad y se exilia en Francia

Phạm Minh Hoàng con un cartel que dice “Soy vietnamita”. Fuente: Facebook.

Este artículo editado de Lilly Nguyễn es Loa, sitio web de noticias y proyecto de radio en línea de Viet Tan que transmite historias sobre Vietnam. Es reproduce en Global Voices como parte de un acuerdo para compartir contenido.

A comienzos de junio, el profesor Phạm Minh Hoàng se enteró de que el presidente de Vietnam había decidido retirarle su nacionalidad. El destacado bloguero de 61 años tiene doble nacionalidad, francesa y vietnamita, y escribe sobre derechos humanos, justicia social y corrupción en Vietnam. Es miembro del partido prodemocracia Việt Tân. Hoàng fue entrevistado desde Saigón por Lilly Nguyễn, reportera colaboradora de Loa, antes de que el profesor fuera arrestado y se fuera exiliado a Francia.

Lilly Nguyễn: Profesor Phạm Minh Hoàng, ¿cómo afectará la deportación su situación familiar?

Phạm Minh Hoàng: Deportation from this country would mean that my family will be forced to be split up. Since I have French citizenship, my daughter is also a French citizen. If I am deported, she can go to France with me or at a later time. However, my wife, Lê Thị Kiều Oanh, is a Vietnamese citizen. She has to stay back to take care of her older brother, who is a disabled South Vietnamese war veteran. He was wounded during the Tống Lê Chân battle in 1973. My brother's situation is critical, he is almost blind, almost deaf and paralyzed on one side of the body. He needs constant home care assistance. In addition, my wife also has to stay back to take care of her elderly mother who is 80 years old. These are the challenges that sum up the difficult situation I face.

Phạm Minh Hoàng: La deportación del país significaría que mi familia se verá obligada a separarse. Como tengo nacionalidad francesa, mi hija también es ciudadana francesa. Si me deportan, puede ir conmigo a Francia comigo o después. Sin embargo, mi esposa Lê Thị Kiều Oanh, es ciudadana vietnamita. Debe quedarse para cuidar de su hermano mayor, que es sudvietamita veterano de guerra con discapacidad. Fue heriodo en la batalla de Tống Lê Chân en 1973. La situación de mi hermano es crítica, es casi ciego,, casi sordo y está paralizado de un lado del cuerpo. Necesita constante cuidado en casa. Además, mi esposa también debe quedarse para cuidar a su madre, que tiene 80 años. Estas son las dificultades que resumen la difícil situación que enfrento.

Lilly Nguyễn: ¿Por qué el Gobierno lo considera una amenaza a la seguridad nacional?

Phạm Minh Hoàng: According to Việtnam’s constitution, they charged me with violating national security, but they haven’t actually convicted me of anything at all, and yet, Foreign Ministry spokesperson Lê Thị Thu Hằng still declared that I have violated national security.

Secondly, what exactly is violating national security? What action is that? If you or any of the listeners followed my case in the past, I previously served 17 months imprisonment and three years of house arrest. After that period of time, I'd say my activism fell under the category of “light”. I wrote blogs and articles, I continued to express my views on issues like democracy, corruption, environment, territorial sovereignty. This is something that anybody could do, and to be honest, everybody should do — it’s our responsibility to express those views.

Especially as an educator, even though I am no longer able to teach, I still have these rights, as well as the right to express my perspectives on the state's education system. My actions have been peaceful, and I never use vulgar or inflammatory speech.

So I've shared this information with my friends and family, as well as with current and former activists, and they all agree that the government is targeting Việt Tân, as I was previously convicted as a Việt Tân member. And after I was released, I still continued to write, so they just claim that all of those actions are for Việt Tân. We can call this type of intimidation attempts to deter and punish — that is their language — anybody that has any association with Việt Tân, and of course punishment of the organization itself.

Phạm Minh Hoàng: Según la Constitución de Việtnam, me acusaron de violar la seguridad nacional, pero todavía no me condenaron por nada, y encima, el portavoz del Ministerio del Exterior, Lê Thị Thu Hằng, declaró que he violado la seguridad nacional.

En segundo lugar, ¿exactamente qué es violar la securidad nacional? ¿Qué acción es esa? Si usted o algunos de sus oyentes ha seguido mi caso con anterioridad, antes cumplí 17 meses de prisión y tres años de arresto domicilario. Después de ese periodo, diría que mi activismo cayó a la categoría de “ligero”. Escribí en blogs y artículos, seguí expresando mis opiniones en temas como democracia, corrupción, ambiente, soberanía territorial. Esto es algo que cualquiera haría y, para ser honesto, todos deberían hacer  —es nuestra responsabilidad expresar esas ideas.

Sobre todo como educador, aunque ya no puedo enseñar, sigo teniendo estos derechos, y también el derecho de expresar mis perspectivas en el sistema educativo estatal. Mis acciones han sido pacíficas, y nunca uso discurso vulgar o provocador.

Hice llegar esta información a mis amigos y familia, y también a activistas antiguos y actuales, y todos están de acuerdo con que el Gobierno tiene a Việt Tân en la mira, pues antes fui condenado como miembro de Việt Tân. Después de mi liberación, seguí escribiendo, así que solamente dicen todas esas acciones son por Việt Tân. Podemos llamar a este tipo de intimidación intentos de impedir y sancionar —ese es su lenguaje a todo aquel que tenga asociación con Việt Tân, y por supuesto, una sanción a la propia organización.

Lilly Nguyễn: Usted salió de Việtnam en 1973 y luego regresó en el año 2000. ¿Por qué decidió quedarse en Việtnam?

Phạm Minh Hoàng: My decision, I think, is very normal. Every Vietnamese has the wish to live on the land that he was borned and raised. Like everyone, I also wish to live, to work and even to die here, that’s normal. My wish is very strong, and I think it will overcome all obstacles.

Why are there people who want to leave Việtnam? I think they leave reluctantly, because they too, like everyone else, love their homeland. I know many people who want to go live abroad. I also know many people abroad who want to go back to our homeland, but circumstances do not allow them. All are very sad images of our country. My choice is also a painful one.

Phạm Minh Hoàng: Creo que mi decisión es muy normal. Todo vietnamita tiene el deseo de vivir en la tierra en que nació y creció. Como todos, también deseo vivir, trabajar y ahsta morir aquí, es normal. Mi deseo es muy fuerte, y creo que superaré todos los obstáculos.

¿Por qué hay personas que quieren irse de Việtnam? Creo que son renuentes a irse, porque también, como todos los demás, quieren a su patria. Conozco a muchos que quieren ir a vivir en el extranjero. También conozco a muchos en el extranjero que quieren regresar a nuestra patria, pero las circunstancias no se los permiten. Todas son imágenes muy tristes de nuestro país. Mi elección también es dolorosa.

Lilly Nguyễn: En los últimos 17 años, desde que regresó a casa, ¿ha podido cumplir su sueño de construir su patria, al menos de alguna manera?

Phạm Minh Hoàng: My dream has definitely not been fulfilled because our country is still facing many problems, from politics to the environment, health, etc. I am under no illusion to solve all of them. My country is in disarray, so I haven’t achieved my dreams. For now, I am proud and at peace with myself. During my ten years teaching at Bách Khoa University, I tried my best to be a professor- sharing with my students the knowledge that I gained abroad and during my own studies.

I am proud of the fact that compared to my colleagues during that time, I tried hard to teach with conscience. I put the students above everything else, and the student’s rights above everything else. I put in a 100 percent effort to impart my knowledge to my students. That is my greatest accomplishment. Even though my career went unfinished, I was arrested and wasn’t allowed to teach, I am still proud. I still thought, as a Vietnamese proverb goes, “Man proposes, God disposes.” I did my best and Heaven decides the rest.

Phạm Minh Hoàng: Definitivamente, no he cumplido mi sueño porque nuestro país sigue enfrentando muchos problemas, desde política a medios ambiente, salud, etc. No tengo la ilusión de resolverlos todos. Mi país está desordenado, así que no he logrado mis sueños. Por ahora. estoy orgulloso y en paz conmigo mismo. En los diez años que enseñé en la Universidad Bách Khoa, me esforcé mucho por ser profesor- compartí con mis alumnos el conocimiento que adquirí en el extranjero en mis propios estudios.

Me enorgullezco por el hecho de que, comparado con mis colegas durante ese tiempo, traté mucho de enseñar con conciencia. Puse a los estudiantes por encima de todo, y los derechos de los estudiantes por encima de todo. Puse todo mi esfuerzo en impartir mi conocimiento con mis alumnos. Ese es mi mayor logrro. Aunque mi carrera quedó inconclusa, me arrestaron y no me permitieron enseñar, sigo orgulloso, sigo pensando como dice un proverbio vietnamita: “el hombre propone, Dios dispone”. Hice lo mejor que pude, el Cielo decide el resto.

Lilly Nguyễn: Gracias de nuevo por este tiempo y por hablar con Loa. ¿Tiene algún comentario final antes de terminar?

Phạm Minh Hoàng: The last thing I want to say is thank you to everyone around the world who has supported me. More than that, some have made efforts to contact diplomats to help me out. Their efforts make me feel like I am not alone in this battle. I won’t feel lonely in following days and I wish everyone good health and we will struggle shoulder to shoulder for democracy in our Việtnam.

Phạm Minh Hoàng: Lo último que quiero decir es gracias a todos en todo el mundo que me apoyaron. Más que eso, algunos intentaron contactar a diplomáticos para ayudarme. Sus esfuerzos me hicieron sentir que no estoy solo en esta batalla. No me sentiré solo en los próximos días, le deseo a todos buena salud y lucharemos hombro a hombro por la democracia en nuestro Việtnam.

Escucha la enrevista aquí:

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.