¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

“Por qué no me identifico con el feminismo, incluso si es interseccional”

Detalle de fotpgrafía tomada de Pixabay y publicada bajo licencia CC0 Creative Commons.

La siguiente es una re-edición del testimonio escrito por Ayomide Zuri y publicado originalmente en el sitio Afroféminas. El artículo publicado en el sitio ha sido fuente de discusiones con posiciones diversas que pueden leerse en los comentarios bajo el texto original. 

Muchas mujeres (especialmente las mujeres blancas que dicen ser feministas interseccionales) se frustran mucho cuando les digo que no soy feminista. Me preguntan por qué yo no soy parte del movimiento. Incluso me ofrecen bien versados ​​razonamientos académicos y de la sociedad en cuanto a por qué debería ser feminista y por qué se debe ser feminista.

Por ejemplo, que las mujeres todavía ganan menos dinero que los hombres con el mismo nivel de educación. Que las mujeres siguen siendo objeto de escrutinio sobre lo que están autorizadas a hacer con sus cuerpos. Que la violencia contra las mujeres es una epidemia mundial. O que las normas culturales y sociales prohíben que las mujeres que avanzan en varios caminos de la vida y la discriminación de género está muy extendida entre los distintos países y credos.

Todo esto lo conozco, lo sé, lo creo y lo padezco multiplicado. Soy una mujer negra.

Sin embargo, cuando menciono la raza, el racismo, a las mujeresnegras-cis, a las mujeres trans negras, a las mujeres negras en la comunidad LGBTiQ, o las mujeres negras en la diáspora y la forma en que hemos estado siempre segregadas y discriminadas; cuando menciono la forma en que hemos sido física, emocional y verbalmente abusadas dentro y fuera del movimiento feminista, muchas feministas blancas y las feministas blancas interseccionales deciden callar. Sin embargo, se unen detrás de la idea de que las mujeres, todas las mujeres, deben unirse para “levantar la voz y cantar”, “Kumbuyah, mi Señor” para conseguir los derechos (de algunas) de las mujeres.

Pero ellas no quieren hablar de cómo hay una violencia estatal racializada, además de la violencia basada en el género, por lo que las mujeres negras sufrimos doblemente. O de cómo las mujeres negras y de otras etnias u orígenes ganan menos que los hombres blancos y mujeres blancas. O que las niñas negras e inmigrantes son suspendidas más que las niñas blancas debido a un problema evidente de integración. O que las mujeres de las comunidades negras o las inmigrantes tienen más probabilidades de experimentar la violencia doméstica / violencia de pareja que las mujeres blancas?

Mientras yo quiero la igualdad para todas las mujeres, todos los hombres y todas las personas de todas las razas, como una mujer negra no puedo alinearme con un movimiento centrado en la mujer blanca que se niega a ser incluyente de las desigualdades raciales y las desigualdades de género. Estoy cansada y ya no voy a abogar por mi inclusión en un espacio orientado blanco-femenino donde yo, y un sinnúmero de otras mujeres negras, he sido rechazada constantemente. Al igual que de Sojourner declaró en su discurso de 1851, “¿Es que acaso no soy una mujer?” Me niego a ser una parte de una ideología que, históricamente, deshumaniza y margina a la mujer negra. A grupos que, además, tragan con éxito a través de la apropiación cultural nuestros estilos y costumbres, con el fin de avanzar en su auto-centrados programas.

Ya no me ocuparé en tratar de enseñar a las feministas blancas la importancia de los cruces raciales y de género, porque algunas continuarán haciendo caso omiso de la importancia de las mujeres negras en el movimiento feminista, no importa la cantidad de mujeres negras que tratan de educarlas. Aunque el feminismo interseccional fue creado para distinguirse del feminismo blanco como un medio para ser inclusivo con las mujeres de otras etnias, todavía tiene la palabra feminismo en su nombre. Prefiero disociarme del feminismo por completo para estar en paz en un espacio Womanista que fue creado para mi piel oscura y mi condición de mujer, que abogar por un paradigma blanco, feminista, que es tan penetrante que la interseccionalidad es venerada como una ocurrencia tardía.

Ahora más que nunca es el momento de que las mujeres negras nos definamos por nuestros propios términos y nos unamos a los espacios que se crean para nosotras y por nosotras. Del mismo modo que Clenora Hudson-Weems, autora de Africana womanism: La recuperación de nosotros mismos, hablaba de defenderse, mediante la definición de nosotras mismas en nuestros términos, las mujeres negras pueden compartir exclusivamente espacios seguros donde se veneran los estados culturales, mentales, emocionales, físicos e incluso espirituales de la condición de mujer negra.

Mientras que algunas feministas blancas / feministas interseccionales gritarán que esto es separatismo y segregación después de leer este artículo, por favor, disfrutad y educaros a vosotras mismas en la hipocresía y las contradicciones del movimiento feminista en lo que respecta a las mujeres negras.

Dentro de un espacio Womanista, puedo elevar a las mujeres negras y a otras mujeres de otras culturas porque en este paradigma se me reconoce. Soy reconocida como parte de esto por mi piel oscura y mi condición de mujer. Yo, como mujer negra, puedo prosperar en un espacio donde mi vitalidad no se pasa por alto, no es ignorada ni se desecha.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.