¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Conoce a Rawan Gharib, que pasó de visitante frecuente a traductora voluntaria

Rawan Gharib en el palacio de Manasterly, El Cairo. Foto usada con permiso.

Cuéntanos un poco sobre ti y cómo te uniste a GV.
Soy traductora y editora políglota con formación en lenguas y literatura hispana. Siempre he tenido pasión por los idiomas, pero nunca consideré la traducción como carrera profesional hasta que tropecé con GV. El logotipo verde fue, en realidad, lo primero que me llamó la atención y ¡me encantó! En ese momento buscaba desesperadamente una plataforma donde pudiera leer historias más humanizadas, a través de las cuales podría conocer mucho más sobre este mundo sin perder objetividad ni confundirme siguiendo etiquetas e identificaciones. GV pudo crear esta escala de equilibrio para mí. Así que me convertí en una visitante frecuente y luego, en 2016, decidí ser traductora voluntaria.

¿Tu experiencia en la traducción, creación y edición cambió tu visión sobre el mundo actual?
Absolutamente, especialmente la creación. La traducción y edición fueron más beneficiosas a nivel lingüístico y profesional. Pero la creación me abrió los ojos a nuevas formas de ver el mundo sin ninguna proyección. Fue un gran ejercicio para atenerse a los hechos y la realidad. Era completamente consciente de su valor esencial, pero lo pasé mal cuando me postulé debido a mi tendencia hacia un estilo de escritura literario.

¿La tarea realizada para GV afecta tu trabajo y vida diaria?¿Podrías explicar cómo gestionas tu tiempo para todas estas tareas, incluyendo tu trabajo diario?¿Algún consejo?
Definitivamente. Cuando se trata de idioma, lo más pequeño puede afectar a todo. Imagínate cuando es algo que tiene que ver con la traducción y edición, que son también las tareas diarias principales requeridas para mi trabajo. No sigo un horario estricto, pero dedico las primeras horas para terminar mis tareas de GV como calentamiento para mi día de trabajo habitual. Y es de vital importancia para mí permanecer lejos de cualquier dispositivo por lo menos un día a la semana.

¿Escribes en un blog? Si es así, ¿qué lugar tienen los blogs en tu vida diaria?
No, aunque sí tengo un blog en el que publico de vez en cuando, por lo general, piezas literarias cortas y traducciones de mis poemas y letras favoritas.

¿Qué te dio la idea de dedicarte a otras actividades, como traducir, y cómo este impulso te llevó a Global Voices?
Es un poco irónico. Durante mis años universitarios, los profesores me decían que debía centrarme en ser traductora porque tenía la intuición lingüística requerida. Nunca lo hice, porque solo quería jugar con los idiomas y divertirme, sin importarme el resultado o qué carrera futura podría seguir. Después de la universidad tenía mucho tiempo libre, así que decidí ser voluntaria en donde pudiera dar un buen uso a mis habilidades. Fue entonces cuando las voces de mis profesores volvieron a aparecer en mi mente y, finalmente, seguí su consejo. Elegí hacer esto para Global Voices por su espíritu de puente y su ambiente intercultural. Esos son los elementos esenciales para cualquiera que prefiera referirse a sí mismo como un ciudadano del mundo, como yo.

¿Tienes alguna experiencia previa en traducción? ¿Es muy diferente de lo que habías hecho antes?
La mayoría de mis tareas universitarias eran traducciones literarias, por lo que GV era claramente diferente, necesité un poco de tiempo al principio para adaptar el tono de traducción adecuado, y los editores de Lingua árabe fueron de gran ayuda.

¿Por qué crees que un hombre de la calle debería leer GV en árabe?
Porque lo liberaría o lo reiniciaría libre, como quien dice. Libre de prejuicios, opiniones, proyecciones y cualquier percepción errónea que fuese construída sobre cualquiera de los mencionados anteriormente. Le abriría los ojos a su verdad como humano de una manera que le permita descubrir a otros con entusiasmo y delicadeza y, a su vez, encontrarse a sí mismo.

¿Qué haces en tu tiempo libre cuando no estás traduciendo? ¿Cuáles son tus sueños?
Me encanta todo, así que ¡me resulta bastante fácil disfrutar de cualquier cosa! Pero los documentales de música, leer y navegar por internet son mis aficiones obsesivas.

Has estado traduciendo para GV durante un año, ¿qué le dirías a los que están empezando? ¿Cuál ha sido tu experiencia más memorable durante el tiempo que llevas colaborando con GV?
Diría solo que lo aprovechen. GV puede proporcionarte todo lo que solemos perder en un día atareado; conversaciones profundas e intercambiar, compartir, realización personal, crecimiento, apertura, dar, recibir, buenas lecturas, buenas futuras traducciones y HECHOS.

Mi experiencia más memorable fue trabajar en mi primer post de GV con Laura Vidal, una de nuestras destacadas editoras latinoamericanas. Al principio, me costó cumplir los estándares GV y teníamos muchos borradores, discusiones y comentarios hasta que llegamos al borrador previo a la publicación perfecto. Recuerdo haber mirado el primer borrador, compararlo con el último y pensar “¡GUAU!”

¿Cómo eliges las publicaciones para traducir? Y, en verdad, ¿por qué elegiste ser voluntaria de esta manera?
Yo prefería las categorías culturales y los artículos de The Bridge, pero ahora trato de no limitarme a esas categorías. Realmente disfruto el reto de estar fuera de mi zona de confort como traductora y eso, últimamente, me anima a intentar traducir todo.
Elegí ser voluntaria de esta manera porque tenía todo lo que me apasionaba; lenguas, culturas, humanidad, intercambio, diálogo, ciudadanía mundial, defensa y solidaridad.

Cuéntanos sobre la ciudad en la que vives y cómo la describirías a un extranjero.
Lo que más me gusta de El Cairo es su atemporalidad. Hay demasiados Cairos en El Cairo y todos son cautivadores. El Cairo faraónico, El Cairo copto, El Cairo islámico, El Cairo de los años 50, El Cairo moderno, El Cairo posrevolucionario.

Y con respecto solo a los cambios de tiempo mundanos, como cualquier gran ciudad, tenemos El Cairo de día, la turbulenta ciudad abarrotada, y El Cairo de noche, la ciudad mágica, artística y culturalmente viva. La línea entre dos o más de estos Cairos a veces puede ser tan fina que se pierde completamente y es completamente cosmopolita.

¿Algo más que te gustaría añadir?
Como dije antes, nunca me sentí cómoda con la idea de pertenecer a ninguna entidad de ningún tipo. Uno de mis miedos inquietantes fue perder la individualidad hacia la colectividad, hasta que me presentaron GV. Aquí y solo aquí podría tener muchos roles distintos y nunca caer en un etiqueta. Conocí la empatía emparejada con la responsabilidad y la fuerza, y no como la bola de nieve emocional, que bloquea mi voluntad y mi deseo de ayudar y solidarizarme. Eso es algo por lo que siempre estaré muy agradecida.

Así, le susurro a quien esté tratando con temores y pensamientos similares que no desespere y que abra los ojos a la abundante belleza que este mundo tiene para ofrecer y que nosotros, los seres humanos, podemos crear con una comunicación profunda y una honesta disposición a conocernos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.