¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Periodistas palestinos se convierten en primeros objetivos de controvertida ley contra delitos informáticos

Un collage con fotos de los periodistas arrestados por la Autoridad Palestina. Texto: “el periodismo no es un delito” y “¿dónde están los periodistas?”. Fuente: Quds News Network en Twitter.

Apenas pocas semanas después de adoptar una controvertida ley contra delitos informáticos, la Autoridad Palestina (PA) hostigó a cinco periodistas con el pretexto de que “filtraron información a entidades hostiles”.

El Gobierno no identificó a esas entidades, pero cuatro de los periodistas arrestados trabajan con medios de comunicación afiliados a Hamas, el rival político de Fatah, partido que controla la Ribera Occidental.

En la tarde y la noche del 8 de agosto, los agentes del Servicio Palestino de Inteligencia arrestaron a los cinco periodistas en varias ciudades de la Ribera Occidental. Las fuerzas de seguridad allanaron sus hogares y sus lugares de trabajo, y confiscaron sus teléfonos y computadoras portátiles.

Los periodistas son: Mamdouh Hamamrah de Belén y Ahmed Halayqah de Hebrón, ambos reporteros del canal de TV Al-Quds; Tariq Abu Zaid de Nablus, reportero del canal de TV al-Aqsa; Amer Abu Arafah de Hebrón, reportero de la Shehab News Agency; y Qutaibah Qasem de Belén, periodista independiente y bloguero para Al Jazeera.

Estos arrestos ocurrieron apenas semanas después de que el presidente Mahmoud Abbas firmara una controvertida ley contra delitos informáticos que restringe la libertad de expresión de los palestinos en internet, pues criminaliza el discurso considerado perjudicial para la “armonía social”, la “seguridad del Estado” y el “orden público”. Si bien fiscalía al principio negó que la nueva ley se relacionara con los arrestos, luego se amparó en el artículo 20 de la ley como justificación del arresto de los periodistas.

El artículo 20 estipula que cualquier persona que use tecnologías informáticas para publicar noticias que podrían “poner en riesgo la seguridad externa o interna o el orden público del Estado” será encarcelada por un año como mínimo o recibirá un multa de 1400 dólares estadounidenses como mínimo.

El Tribunal de Conciliación ordenó tener detenidos a los periodistas durante varios días, pero se los liberó bajo fianza el 15 de agosto, sin formulación de cargos. Los familiares de los periodistas creen que los arrestos fueron una represalia por motivos políticos por el arresto, el 8 de junio, del periodista Fouad Jaradeh, reportero del canal de televisión oficial de la AP, arrestado en Gaza por oficiales de Hamas.

Las medidas contra los periodistas causaron indignacion a otros periodistas y activistas palestinos, que lanzaron una campaña en las redes sociales con las etiquetas en árabe #وين_الصحفيين [¿dónde están los periodistas?] y  [el periodismo no es un delito], para exigir la liberación inmediata de los periodistas y para denunciar que la AP usa la ley contra delitos informáticos para reprimir la libertad de prensa.

El objetivo de la ley contra delitos informáticos, que las autoridades aplicaron a los periodistas, es silenciar las voces que se opongan Gobierno o alienten a resistir la ocupación. El periodismo no es un delito.

Restringir la libertad de prensa y arrestar a periodistas por una ley imprecisa es un delito, la ley contra delitos informáticos es un delito. El periodismo no es un delito.

La ley contra delitos informáticos obliga a los periodistas a cerrar la boca.

Con carteles de “el periodismo no es un delito”, los familiares de los periodistas arrestados y otros activistas y periodistas protestaron en Ramala el 12 de agosto contra la creciente represión de los medios y las libertades públicas por parte de la AP, y contra la nueva ley contra delitos informáticos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.