¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Periodista camerunés Ahmed Abba está en prisión hace dos años por hacer su trabajo

El 30 de julio de 2015, Ahmed Abba, corresponsal de Radio France internationale (RFI) en haoussa en Maroua, en el norte de Camerún, fue detenido por las autoridades. Luego, fue transferido a Yaundé donde fue interrogado en el marco de una investigación sobre las actividades de la secta islamista Boko Haram.

Makaïla Nguebla es un bloguero chadiano que sufrió abusos de los regímenes autoritarios franceses contra los militantes de derechos humanos y tuvo que salir de Chad antes de ser expulsado de Senegal y Guinea. Él presenta los hechos luego de la condena de Ahmed Abba en abril de 2017:

Ahmed Abba avait été arrêté le 30 juillet 2015 en lien avec sa couverture des attaques du groupe terroriste Boko Haram. Il avait passé sept mois détenu au secret durant lesquels il avait subi des sévices, avant d’être finalement présenté à un juge le 29 février 2016. Depuis, les demandes de libération sous caution de ses avocats ont été systématiquement ignorées lors des 17 audiences de son procès. Le journaliste devra donc purger une peine de 10 ans de prison. Ce dernier a déjà passé 20 mois en détention dans l’attente de ce verdict inique. Les avocats du journaliste ont immédiatement annoncé leur intention de faire appel.

Ahmed Abba llegó el 30 de julio de 2015 con relación a su cobertura de los ataques del grupo terrorista Boko Haram. Pasó siete meses detenido en secreto durante los cuales sufrió de maltratos, antes de que lo presetaran finalmente ante un juez el 29 de febrero de 2016. Los pedidos de liberación bajo fianza de sus abogados fueron ignorados sistemáticamente durante las 17 audiencias de su proceso. El periodista deberá purgar una condena de 10 años de prisión. Ha pasado ya 20 meses en detención tras esta sentencia injusta. Los abogados del periodista anunciaron inmediatemente su intención de presentar apelación.

La prensa nacional camerunesa e internacional denunció la debilidad de las pruebas presentadas contra el periodista. Para Masbé NDENGAR del sitio droitlibre.net:

L’issue de ce procès indigne autant les défenseurs des droits humains que les défenseurs de la liberté d’expression de la presse. Il ressort qu’il n’existe pas de preuve irréfutable pouvant condamner le journaliste. L’accusation s’est basée sur un supposé téléphone qui aurait appartenu à un terroriste ou une de ses victimes et dont les données numériques seraient sauvegardées dans un cybercafé détenu par Ahmed Abba. On voit là une volonté manifeste de nuire. Mais pourquoi s’en prendre vertement à celui qui n’a que son micro pour accomplir sa tâche ? visiblement les autorités camerounaises se trompent de véritables cibles. Pendant qu’elles engagent une lutte acharnée contre la liberté d’expression et de la presse, les vrais collabos courent en toutes libertés dans les rues de Yaoundé, de Douala, de Gamdéré, de Maroua, etc.

Si condamner Ahmed Abba doit être vu comme un acte dissuasif alors c’est raté parce que cela n’a pas empêché les terroristes, en occurrence Boko Haram de continuer à sévir sévèrement ni aux petits esprits de leur apporter leur soutien.

El asunto de este proceso indigna tanto a los defensores de los derechos humanos como de la libertad de expresión de la prensa. Es evidente que no existen pruebas irrefutable para condenar al periodista. La acusación se basa en un supuesto teléfono que habría pertenecido a un terrorista o a una de sus víctimeas y cuyos datos digitales habrían sido guardados en un café internet que tenía Ahmed Abba. Vemos una voluntad manifiesta de perjudicarlo. Pero ¿por qué emprenderla contra alguien que solamente tiene un micrófono para cumplir su labor? Visiblemente, las autoridades camerunesas se equivocan de objetivo. Mientras emprendan una lucha encarnizada contra la libertad de expresión y la prensa, los verdaderos colaboradores circulan con total libertad por las calles de Yaundé, de Douala, de Gamderé, de Maroua, etc.
Si se debe ver la condena a Ahmed Abba como un acto disuasivo, entonces no lo ha logrado pues no ha impedido que los terroristas, en este caso, Boko Haram, continuaran con sus maltratos ni impide que las mentes pequeñas los sigan apoyando.

En cuanto a Olivier Tchouaffe, denuncia en blogs.mediapart.fr los métodos del régimen del presidente Paul Biya, a la cabeza de Camerún entre 1975 y 1982 como primer ministro y luego como presidente, desde hace 42 años, todo un récord de tiempo en el poder a nivel mundial:

Par ailleurs, ces prisonniers, pour la plupart, sont aussi embastillés, non pas dans des prisons conventionnelles mais dans des institutions militarisées ou de sécurité dite maximale, ce que le président du CL2P, Joël Didier Engo, a appelé des “mouroirs concentrationnaires”.

Le cas d'Ahmed Abba montre, encore une fois, un gouvernement qui abuse de la notion de raison d'État afin d'inféoder la justice et de la placer sous ses ordres.

Inconstestablement, les methodes de destrution rapide et lâche du régime de Paul Biya ne méritent rien de moins qu'une vigilance implacable…Les enjeux en présence dans la crise actuelle nous permettent donc d'apercevoir l'étendue de la machine à déformation des faits, puis celle de l'orchestration des mensonges, eux-mêmes déclinés en véritables catégories de savoirs-pouvoirs intégrés à la lutte de pérennisation d'une dictature, pour laquelle uniquement certaines vérités – ses vérités – sont autorisées, pendant que toutes les autres doivent systématiquement être réprimées. Ces vérités voulues officielles sont naturellement enrôlées pour le maintien de l'ordre établi et dominant de Paul Biya depuis bientôt quarante ans, et n'ont en réalité jamais été une affaire de Justice.

Además, la gran mayoría de estos prisioneros no son encarcelados en prisiones convencionales sino en instituciones militarizadas o de máxima seguridad, que el presidente del Comité de Liberación de Presos Políticos, Joël Didier Engo, llama “asilos de concentración”.

El caso de Ahmed Abba muestra, una vez más, un gobierno que abusa de la noción de razón de Estados para someter a la justicia y ponerla bajo sus órdenes.

Indiscutiblemente, los métodos de destrucción rápida y cobrade del régimen de Paul Biya menos que una vigilancia implacable… Las posturas ante la crisis actual no permiten percibir la extensión de la maquinaria para deformar los hechos, y la orquestación de las mentiras, debilitadas en verdaderas categorías de conocimiento y poder integrados en la lucha de la perennización de una dictatura, para la cual solamente algunas verdades –sus verdades– están autorizadas, mientras todas las demás deben ser reprimidad sistemáticamente. Esas verdades intencionales oficiales se reúnen de manera natural para mantener el orden establecido y dominante de Paul Biya desde hace 40 años, y nunca han sido una asunto de justicia.

Denis Nkwebo, presidente del Sindicato Nacional de Periodistas de Camerún (SNJC), afiliado a la Federación Internacional de Periodistas (FIJ), dijo en una entrevista en las ondas de RFI:

C'est une punition contre la presse, c'est une volonté de criminaliser le métier de journaliste au Cameroun. Tout ce qu'on reproche à Ahmed Abba, c'est d'avoir été en situation professionnelle. A aucun moment dans ce procès, on ne nous a donné la preuve qu'il a été impliqué dans quelque chose de grave. La presse était jusqu'ici sous le coup d'une oppression silencieuse, et la condamnation d'Ahmed Abba est un message fort à l'endroit des journalistes qui osent encore exercer ce métier dans un pays où l'on nous affirme tous les jours que l'on est en démocratie.

Este es un castigo contra la prensa, es una voluntad de criminalizar el trabajo de periodista en Camerún. Todo lo que se le critica a Ahmed Abba es haber estado en una situación profesional. En ningún momento de este proceso, no han mostrado pruebas de que haya estado implicado en algo grave. La prensa está bajo una opresión silenciosa, y la condena de Ahmed Abba es un mensaje fuerte para el entorno de periodistas que se atreven a ejercer este oficio en un país donde nos dicen todos los días que estamos en democracia.

En una entrevista a Reporteros sin Fronteras, Maître Tchoungang, abogado del periodista, respondió a la pregunta de si sabía que su expediente no había sido examinado por los jueces:

Il faut dire que son cas est particulier. D’abord, pendant trois mois après son arrestation, personne ne savait où il se trouvait ou ne voulait le dire, avant que les autorités avouent le détenir secrètement. Et encore, il avait fallu saisir la Présidence. Il avait été transferré auprès des services de renseignements à Yaoundé, interrogé sans la présence d’un avocat, puis renvoyé directement devant le tribunal militaire, sans instruction du dossier. Pendant ce temps-là, il a aussi clairement subi de mauvais traitements physiques et psychologiques. Lors de la prochaine audience nous demanderons que soit fixée une session spéciale afin que le dossier soit enfin examiné sur le fond.

Hay que decir que su caso es particular. Para empezar, durante tres meses después de su arresto, nadie supo dónde estaba y nadie decía nada, antes de que las autoridades admitieran que lo habían detenido secretamente. Además, había que aprovechar la presidencia. Fue transferido ante los servicios de registro en Yaundé, donde lo interrogaron sin la presencia de un abogado, después lo reenviaron directamente ante el tribunal militar, sin instrucción del expediente. En ese tiempo, claramente sufrió maltratos físicos y psicológicos. Para la próxima audiencia, pediremos que se fije una sesión especial para que se examine el fondo del asunto.

En la misma entrevista, RSF reveló que Maître Charles Tchoungang dijo que desconcidos trasladaron y drogaron a Abba la víspera de la audiencia del 25 de abril de 2017. Luego, el abogado explica su convicción en cuanto a la diferencia de trato reservado a su cliente en comparaciónm con otros periodistas procesados por acusaciones similares, Baba Wame, Rodrigue Ndeutchoua Tongue y Félix Cyriaque Ebolé Bola, que han comparecido en libertad, a diferencia de Ahmed Abba:

Ma conviction c’est qu’il était au mauvais endroit au mauvais moment. Il a d’abord été arrêté dans un contrôle de routine, mais lorsque les forces de l’ordre ont appris qu’il était correspondant de RFI, alors il a été transféré à la police politique à Yaoundé et accusé de donner des informations aux ennemis du pays. J’ai moi-même revu toute sa production journalistique et elle est irréprochable. Pour moi, sa seule circonstance aggravante est qu’il travaille pour une grande radio française. Vous savez, il y a un vaste courant anti-français dans l’opinion au Cameroun et certaines autorités ont peut-être souhaité faire un “coup”.

Ce que nous souhaitons aujourd’hui, c’est que M. Abba puisse recouvrer sa liberté, sa famille et surtout son travail. J’ai l’intime conviction de défendre un innocent.

Mi convicción es que estuvo donde no debía en un mal momento. En principio, lo arrestaron en un control de rutina, pero cuando las fuerzas del orden supieron que era corresponsal de RFI, fue transferido a la policía política en Yaundé y acusado de dar información a los enemigos del país. Yo mismo he revisado toda su producción periodística, y es irreprochable. Para mí, su única circunstancia agravante es que trabaja para una gran radio francesa. Hay una amplia corriente antifrancesa en la opinión de Camerún y algunas autoridades tal vez hayan querido dar un “golpe”.
Lo que deseamos ahora es que el señor Abba pueda recuperar su libertad, su familia y sobre todo su trabajo. Tengo la firme convicción de defender a un inocente.

El 17 de agosto era la fecha para el proceso de apelación. Pero sin ninguna explicación, lo retiraron de los casos presentados ante el tribunal.

En su página de Facebook, el Comité de Liberación de Prisioneros Políticos (CL2P) mostró su indignación y denunció:

Cameroun: Non à la prise en otage d'un journaliste dans un sordide chantage diplomatique exercé à la France sous couvert de la nécessaire lutte contre le terrorisme…

Il n’y a en effet que l’imagination fertile d’un tyran pour faire germer une telle manœuvre en détournant et instrumentalisant de la sorte la nécessaire et légitime lutte contre le terrorisme, dans le but non avoué d’exercer indirectement un ignoble chantage diplomatique sur sa puissance protectrice, La France.

Nous n’exigeons rien d’autre que la libération pure et simple du correspondant camerounais en langue haoussa de Radio France Internationale (RFI), Ahmed Abba.

Camerún: No a la toma de rehenes de un periodista en un sórdido chantaje diplomático ejercido hacia Francia bajo la cubierta de necesaria lucha contra el terrorismo…

En realidad, no hay más que la imaginación fértil de un tirano para idear esta maniobra para distorsionar e instrumentalizar así la necesaria y legítima lucha contra el terrorismo, con la causal no reconocida de ejercer indirectamente un ruin chantaje diplomático a su poderoso protector, Francia.

No exigimos nada más que la liberación pura y simple del corresponsal camerunés de haoussa de Radio France Internationale (RFI), Ahmed Abba.

Numerosas personalidades del mundo de los medios y la música han creado un comité de apoyo para Ahmed Abba, al igual que organizaciones no gubernamentales como Reporteros sin Fronteras (RSF9), Africtivistes (colectivo de ciberactivistas africanos por la democracia), el Comité para Protección de Periodistas (CPJ), Periodistas en peligro (JED) y la Federación internacional de periodistas (FIJ).

En la clasificación mundial de 2016 de libertad de prensa de Reporteros sin Fronteras, Camerún ocupe el puesto 126 de 180 países analizados.

Para firmar la petición, haz clic aquí.

Corrección: Una versión anterior de este artículo contenía una imagen que identificaba erróneamente a Simon Ateba como Ahmed Adda. Simon Ateba también es un periodista que fue arrestado por las autoridades camerunenses pero que luego fue puesto en libertad. En cambio, Ahmed Abba sigue en prisión.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.