¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

50 sombras de propaganda de Erdogan

Miles protestan en Estambul contra la corrupción y el gobierno de Erdogan en diciembre de 2013. El cartel con las fotos de Fethullah Gulen y el entonces primer ministro Erdogan dice: “Uno no es mejor que el otro”. Fulya Atalay para Demotix.

José Stalin describió el trabajo de los escritores como algo parecido a la “ingeniería de las almas humanas”. No solamente se refería a cualquier tipo de escritura, sino a escribir propaganda.

Hoy en Turquía, bajo el liderazgo del partido gobernante Justicia y Desarrollo (AKP), este tipo de “ingeniería” ha demostrado ser relativamente exitoso. Inmediatamente después de las protestas del parque Gezi de 2013, el entonces primer ministro Recep Tayyip Erdogan logró convencer a su base política de que las protestas no eran más que el trabajo de un “grupo de interés internacional”.

Christiane Amanpour de CNN se indignó después de que el diario turco Takvim, afín al Gobierno, publicara una falsa entrevista donde ‘confesaba’ haber sido obligada a informar sobre las protestas en Gezi de tal manera echara un luz negativa sobre Turquía. Captura de pantalla tomada de informes de Hurriyet Daily News sobre el tema.

Desde entonces, ha manejado el mito del “grupo de presión paralelo” –etiqueta para los opositores reales e inventados– en innumerables discursos públicos. Los medios afines al Gobierno han sido esenciales en ayudar a transmitir el mensaje.

Desde la CIA, a la conspiración judía internacional, a un grupo de presión para la tasa de interés a Lufthansa Airlines, a un misterioso ataque telekinético de fuerzas oscuras; la lista de los llamados “grupos de presión” se ha vuelto extensa. Pero solamente un hombre fue suficientemente controvertido para sacrificar al verdadero enemigo de carne y hueso para llevar la propaganda estatal al siguiente nivel.

Fethullah Gulen, predicador y visionario turco radicado en Pennsylvania, fue aliado de Erdogan antes de convertirse en su enemigo. Después de la primera victoria arrolladora de AKP en 2002, los dos trabajaron juntos para dar nueva forma a la política turca, dominada por mucho tiempo por una élite militar. Pero mientras Erdogan buscaba extender su poder, la indudable influencia de Gulen dentro del Gobierno se convirtió en un obstáculo. Para cuando se llevaron a cabo las protestas de Gezi, se decía que ya había desmoronado. Desde que en 2016 tuvo lugar un intento de golpe que el Gobierno atribuye a Gulen, varios ataques a la cadena del predicador en los medios controlados por el Gobierno han ido en aumento.

Imagen de enemigo

Aunque quedan sospechas creíbles con respecto a la participación de Gulen en el fallido intento de golpe de 2016, otras acusaciones planteadas en su contra han sido ligeramente ridículas.

Por ejemplo, está la sugerencia iniciada por el propio Erdogan, de que el movimiento de Gulen puede tener responsabilidad en el derribo de un avión ruso que supuestamente entró al espacio áereo turco durante una misión en Siria a fines de 2015. Ankara buscaba reparar las relaciones afectadas con Moscú cuando Erdogan hizo esa afirmación.

Tabloides afines al Gobierno también sostuvieron que el asesinato del embajador de Rusia en el país en 2016 fue obra gulenista. Foto tomada del sitio web del grupo de defensoría ‘Turquía silenciada’.

Claramente, Fetullah Gulen y su movimiento sirven al mismo propósito extenso y conveniente como fueron troskistas y zaristas con Stalin. Ayudan al autócrata a dar credibilidad a acciones que de otra manera no tendrían sentido, y al hacerlo, derrotan a sus reales enemigos: verdad y democracia.

Erdogan exige uniformes marrones para los demandados por el golpe en Turquía luego de que el sospechoso usara camiseta que decía ‘Héroe’.
Terrorista o sospechoso del golpe, deberá usar uniformes especiales cuando comparezca ante el juez, dijo el presidente turco Tayyip Erdogan, después de que un demandado llegara a su juicio con una camiseta que decía “Héroe”
.
———–
Erdogan exige uniformes marrones para demandados por el golpe en Turquía luego de que un sospechoso usara camiseta de ‘Héroe’ en tribunal.

En un blog del Washington Post que analiza por qué los líderes autoritarios recurren a mentiras, Xavier Marquez expresa:

In open democracies, a public commitment to certain implausible claims (e.g., the claim that Barack Obama was a Muslim, or was not born in the U.S.) may draw sharp lines between groups, mobilizing supporters while enraging the opposition without being “literally” believed. But implausible lies are more important in the murky environments of many authoritarian regimes, where secrecy and fear make it difficult for rulers to know if their subordinates are truly loyal. These regimes typically need to “dramatize” their cohesion, showing in convincing ways that they are in fact unified to deter internal challengers.

En democracias abiertas, un compromiso público a algunas afirmaciones inverosímiles (como la afirmación de que Barack Obama era musulmán o que no nació en Estados Unidos) pueden dividir grupos, movilizar simpatizantes y enfurecer a la oposición sin que se les crear “literalmente”. Pero las mentiras inverosímiles son más importantes en los turbios ambientes de muchos regímenes autoritarios, donde el hermetismo y el miedo hacen que para los gobernantes sea difícil saber si sus subordinados son realmente leales. Esos regímenes necesitan “dramatizar” su cohesión, mostrar modos convincentes de que en realidad están unificados para disuadir a contendientes internos.

Sin duda, esparcir “afirmaciones inverosímiles” se ha vuelto una norma en Turquía. En la represión que siguió al fallido intento de golpe militar de julio de 2016, más de 100,000 trabajadores perdieron su trabajo.

El Gobierno ve enemigos gulenistas donde quiere, sobre todo en lo que queda de la prensa libre.

¿Qué es la “prensa libre”?
—————
En países como Turquía, la prensa libre está ahora tras las rejas. La prensa que queda se ha convertido en aparato de propaganda de Erdogan.

Lamentablemente, [el periodista turco-alemán] DenizYücel ha sido detenido. Liberen a Deniz.
————
Deniz ha sido arrestado porque informó sobre los correos electrónicos filtrados al yerno de Erdoğan. Detenido por propaganda al terrrorismo. ¿Es terrrorismo el periodismo?

Erdogan mezcla propaganda al terrorismo y libertad de expresión. ¿Qué hay del buen periodismo independiente de toda la vida?

Oficina del primer ministro entrega credenciales de prensa; y según esta definición, solamente dos de los periodistas encarcelados son periodistas.
————
“No puede haber libertad ilimitada de prensa… Occidente hace lo mismo a sus periodistas”. El presidente Erdoğan en reunión con inversionistas extranjeros.

Represión internacional

La represión de Erdogan se extendió a visitantes internacionales y gobiernos esxtranjeros también.

El 5 de julio, la policía turca irrumpió en una capacitación de defensores turcos de derechos humanos en una isla de Estambul, y arrestó a todos los participantes y a dos instructores extranjeros. El caso es conocido internacionalmente como #Istanbul10 [diez de Estambul]. Los detenidos han sido acusados de “cometer un delito en nombre de una organización terrorista sin ser miembro”.

Erdoğan: “A lo largo de la historia, [como pueblo] nunca hemos tenido beneficios sin pagar el precio… Viene el dia, viene el recuento”.
————–
Erdoğan ataca a la prensa extranjera, a analistas extranjeros y a embajadas extranjeras por apoyar o tolerar a los enemigos de Turquía.

El ministro del Exterior de Turquía ha dado a conocer al mundo que cree que el flagelo gulenista está activo más allá de las fronteras también.

Fuera de Turquía, Gulen es más conocido como educador, con colegios que usan su acercamiento a la educación en casi cien colegios en todo el mundo. Incluso antes del golpe de 2016, Turquía había empezado a poner presión a muchos países –sobre todo en África y Asia Central– para que cerraran los colegios. Esa presión ha reforzado las secuelas tras el fallido golpe.

Irónicamente, antes de las repercusiones de Erdogan hacia Gulen, los colegios eran vistos como instituciones de excelencia que creaban turcófilos en gran parte del mundo en desarrollo y contribuían con el creciente “poder suave” del país. En un artículo de 2015 para The Monitor, Fehim Tastekin escribió la naturaleza contraproducente de la acción de cerrar los colegios.

Lamentablemente, a juzgar por la intensidad de la propaganda estatal de los últimos años, Erdogan y AKP han avanzado más allá de consideraciones de “poder suave”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.