¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El breve y conflictivo cargo de ministra de Marlene McDonald en Trinidad y Tobago

La ministra de Desarrollo Comunitario, Cultura y Asuntos de Género, Marlene McDonald (derecha), inaugura un nuevo centro comunitario en el corazón de Trinidad el 6 de junio de 2009. A su izquierda, estrechándole la mano, está el presidente del Consejo Municipal, Ancil Diaz. Foto de Trinidad News, CC BY 2.0.

La contratación y posterior despido días después de una política como ministra de Servicios Públicos inspiró bromas entre algunas personas de Trinidad y Tobago, mientras que otros se quejaron de los problemas de corrupción y el mal gobierno que plantea la breve duración del cargo. Marlene McDonald no es una novata en la política, pero su nombre se volvió muy conocido en Trinidad y Tobago cuando, a principios de 2016, fue acusada de nepotismo en su oficina electoral, al haber usado su influencia con el fin de obtener una vivienda estatal para su pareja y fundar una organización no gubernamental (ONG) falsa para acceder a los fondos públicos.

Sus acciones fueron cuestionadas bajo los principios de la Ley de Integridad en la Vida Pública. A decir verdad, la Comisión de Integridad del país aún estaba investigando a McDonald cuando prestó juramento como la nueva ministra de Servicios Públicos el 29 de junio de 2017, tras una remodelación del gabinete.

Eso dejó un mal sabor a muchos, pero la gota que rebasó el vaso llegó cuando se hicieron públicas unas fotografías de la ceremonia de investidura de McDonald. Una foto del periódico Trinidad Express se empezó a difundir pronto por las redes sociales, que mostraba a McDonald flanqueada por su novio y un «líder comunitario» de su distrito electoral (en Trinidad y Tobago, el término suele utilizarse como un eufemismo para describir a líderes de bandas).

El invitado de McDonald, Cedric Burke, fue detenido hace algunos antes durante el estado de emergencia declarado por la anterior administración, por lo que los usuarios de Facebook comenzaron a escribir rápidamente publicaciones en las que se preguntaban «cómo se le había permitido entrar en la Casa Presidencial a un presunto criminal». A Burke nunca se le ha declarado culpable de ningún delito.

Posteriormente, la Oficina de la Presidencia afirmó haber pedido a la ministra McDonald que presentara una lista de invitados para la ceremonia de investidura, y que ella solicitó dos invitaciones extra, aunque no facilitó los nombres de los invitados adicionales. A su llegada, a los invitados se les informó de que sus nombres no aparecían en la lista, y que no estaban vestidos adecuadamente. Se les hizo esperar en la planta baja, pero cuando llegó McDonald, los acompañó arriba y presentó a Burke como su invitado y elector.

Tras la metedura de pata, hubo grandes discusiones en Facebook y Twitter, y muchos exigieron el despido de McDonald. En una publicación en Facebook, Rhoda Bharath, profesora universitaria y comentarista política, comentó:

Ish Galbaransingh and Steve Ferguson are known financiers of the UNC [the United National Congress party, currently in opposition] and are currently facing the courts. Whether their shirts are tucked into their trousers or not, if they were to have attended the swearing in ceremonies of a UNC Minister people would automatically understand the picture it painted for a UNC Government, the Cabinet, Treasury, white collar crime and violent crime.

This is the central problem with Marlene MacDonald, Cedric Burke and President Carmona being in a photograph together: the lines between the powerful 1% and the criminal class are so blurred that we can no longer guarantee the integrity of our government and the safety of our Treasury.

Unless I am mistaken all three persons, two of whom are government officials, are currently ‘known to the police’, and have access to our Treasury whether through State contracts or their jobs.
We need campaign finance reform. Badly.

#DeViceCyahDone
#StrenkAndPowaz
#MehFriendAndDem

Ish Galbaransingh y Steve Ferguson son conocidos financistas del partido Congreso Nacional Unido (UNC por sus siglas en inglés, ahora en la oposición), y actualmente comparecen ante los tribunales. Lleven o no la camisa metida dentro de los pantalones, si hubieran tenido que asistir a la ceremonia de investidura de un ministro del UNC, la gente entendería automáticamente la imagen que conformarían el gobierno del UNC, el gabinete, la Secretaría de Hacienda, los delitos de guante blanco y los delitos violentos.

Este es el problema central con el hecho de que Marlene MacDonald, Cedric Burke y la presidenta Carmona salgan juntos en una fotografía: la línea entre el poderoso 1% y la clase delictiva se ha difuminado tanto que ya no podemos garantizar la integridad de nuestro Gobierno ni la seguridad de nuestra hacienda pública.

A menos que me haya equivocado, estas tres personas, donde dos son funcionarias del estado, son conocidas de la policía y tienen acceso a nuestra tesorería, ya sea mediante contratos estatales o mediante sus trabajos.
Necesitamos una reforma de la financiación de campañas. Desesperadamente.

Aparte de que Burke había sido detenido y McDonald esté bajo investigación por la Comisión de Integridad, el presidente también es objeto de investigación por recibir un subsidio de vivienda mientras residía en una vivienda estatal.

Algunos ciudadanos piensan que el destacamento de seguridad en la Casa Presidencial debería estar bajo escrutinio, y otros opinan que el hecho de que McDonald volviera a ser nombrada decía mucho del criterio del primer ministro. Aunque no hubo duda de que el primer ministro Rowley había captado el mensaje, pues sobre el 2 de julio se anunció que McDonald había sido despedida.

El honorable primer ministro, doctor Keith Rowley, ha aconsejado hoy al presidente Carmona que revoque el nombramiento de Marlene McDonald, mInistra de Servicios Públicos, con efecto inmediato. Recientemente, McDonald prestó juramento como ministra en el Ministerio de Servicios Públicos, tras un periodo de dieciséis (16) meses de ausencia en el gabinete.
—————
Marlene McDonald ha vuelto a ser despedida del gabinete, según una publicación de la Oficina del primer ministro.

El sitio web de sátira política Wired868 ofreció detalles:

[Prime Minister] Rowley is believed to have asked McDonald to resign on Saturday, less than 24 hours after she was sworn in by Carmona. The Port of Spain South MP [minister of parliament] apparently resisted.

The Office of the Prime Minister gave no reason for McDonald’s sacking but, almost certainly, it was related to her choice of guest at the swearing in ceremony as she turned up with Cedric ‘Godfather Burkie’ Burke amongst her entourage.

Se cree que [el primer ministro] Rowley ha pedido a McDonald que dimita el sábado, menos de 24 horas después de haber prestado juramento ante Carmona. Aparentemente, el parlamentario [ministro del parlamento] de Puerto España Sur resistió.

La Oficina del Primer Ministro no dio razones para el despido de McDonald, pero, casi seguro, estaban relacionadas con su elección de invitados en la ceremonia, al haber aparecido con Cedric “padrino Burkie” Burke entre su séquito.

La publicación continuaba diciendo que, a pesar de sus negocios registrados, a Burke «también se le considera el presidente de la banda Rasta City, y fue detenido bajo la legislación antibandas durante el estado de emergencia de 2011. También se le detuvo dos años después, durante la redada en Sea Lots, cuando la policía lo describió como un “actor importante” en la zona». Wired continuó:

When Burke was arrested during the State of Emergency, police apprehended him at the Hyatt hotel where he had been paying in excess of TT$900 a night in cash during his stay.

McDonald insisted Burke was a good fellah—in the nicest sense of the word. […]

Rowley apparently disagreed.

Cuando Burke fue detenido durante el estado de emergencia, la policía lo aprehendió en el hotel Hyatt, donde había estado pagando una cifra superior a 900 dólares de Trinidad y Tobago (cerca de 135 dólares estadounidenses) por noche y en efectivo durante su estancia.

McDonald insistió en que Burke era un buen tipo, en el mejor sentido de la palabra. […]

Rowley, aparentemente, no estaba de acuerdo.

En cuanto la noticia del despido de McDonald salió a la luz, Twitter se iluminó con la etiqueta #ThingsLongerThanMarleneWuk (cosas más largas que el trabajo de Marlene), a través del cual los ciudadanos dieron ejemplos de cosas que duraron más que el cargo ministerial de McDonald:

Cosas más largas que el trabajo de Marlene… este apretón de manos.

Cosas más largas que el trabajo de Marlene: la corbata que lleva su líder comunitario en la foto

Cosas más largas que el trabajo de Marlene: la conversación entre Rowley y Marlene esta mañana.

Cosas más largas que el trabajo de Marlene: su reinado como miss universo.

Cosas más largas que el trabajo de Marlene: una f-f-f-frase de Jack Warner.

Jack Warner es el agobiado exvicepresidente de la FIFA, que sufre un defecto del habla. No obstante, algunos usuarios de Twitter aprovecharon la oportunidad para centrarse en las cuestiones subyacentes que permitieron que ocurriera algo así:

Cosas más largas que el trabajo de Marlene: la continua aceptación de una forma de gobierno inferior por parte de ambos partidos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.