¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Asesinan a Gauri Lankesh, periodista crítica con la derecha india, a la entrada de su casa

Gauri Lankesh en 2012. Imagen de la cuenta de Flickr de Hari Prasad Nadig. CC BY-SA 2.0.

El 5 de septiembre de 2017, la experimentada periodista india Gauri Lankesh fue asesinada a balazos por asaltantes que viajaban en motocicletas, en el exterior de su casa en el centro de tecnología de Bangalore. El hecho destaca que India se está volviendo cada vez más peligrosa para los reporteros.

Lankesh, de 55 años, era la editora de un tabloide en kannada llamado Gauri Lankesh Patrike que tomó una actitud feroz contra las organizaciones nacionalistas hindúes y el primer ministro Narendra Modi.

En noviembre de 2016, Lankesh había sido condenada por difamar a dos políticos del partido gobernante Bharatiya Janata (BJP), del que Modi es el líder, y fue condenada a seis meses de prisión. Según los informes, le concedieron la fianza y estaba apelando el caso.

En una serie de entrevistas recientes con varias publicaciones indias, incluidas TheWire.in y NewsLaundry, Lankesh había declarado que estaba preocupada por el estado de la libertad de expresión en India después de recibir odio e insultos en línea.

La policía está investigando su asesinato y no ha arrestado a ningún sospechoso.

El Consejo de Prensa de India, órgano oficial que representa a los periodistas, condenó el violento fin de Lankesh y declaró:

Whatever differences she had with anyone, it was certainly not the way to attack an outspoken journalist who was defenseless and had nothing to offer by way of resistance. Such attacks on the freedom of press will not be tolerated.

Cualesquiera que fueran las diferencias que tuviera con alguien, ciertamente no era la manera de atacar a una periodista franca que estaba indefensa y que no tenía nada que ofrecer como resistencia. Esos ataques a la libertad de prensa no serán tolerados.

Y diversos grupos de periodistas han organizado varias protestas en toda India.

‘A cualquiera que hable en apoyo de los derechos humanos… se le califica de partidario maoísta’

India cayó por tres puntos a la posición 136 entre 180 países en el Índice de Libertad de Prensa 2017 publicado por Reporteros sin Fronteras, con sede en París. El informe señaló la “marca de nacionalismo y creciente autocensura” del primer ministro indio Narendra Modi como contribuyente al deslizamiento.

Y en mayo de 2017, el periódico indio The Hoot dijo que 54 periodistas habían sido atacados en India en los últimos 16 meses y siete habían sido asesinados (aunque sólo había “pruebas razonables de que su periodismo fuera el motivo del asesinato” en uno de los casos).

La muerte de Lankesh es la última de una serie de asesinatos no sólo de periodistas, sino de figuras francas que desafiaron el nacionalismo hindú o la “política Hindutva“, y promovieron una India secular y diversa. En 2016, el ideólogo izquierdista MM Kalburgi fue asesinado de forma similar en Bangalore.

Durante años, Lankesh había advertido de la reducción del espacio para el pensamiento alternativo en un clima dominado por los nacionalistas hindúes. En noviembre de 2016, habló con el sitio web indio NewsLaundry sobre su lucha para enfrentarse a la política de derecha:

Unfortunately, today anybody talking in support of human rights and against fake encounters [extrajudicial killings] is branded a Maoist supporter. Along with that, my criticism of Hindutva politics and the caste system, which is part and parcel of what is considered ‘Hindu dharma’, makes my critics brand me as a ‘Hindu hater’. But I consider it my constitutional duty to continue – in my own little way – the struggle of [12th-century Hindu philosopher] Basavanna and [20th-century Indian social reformer] Dr. Ambedkar towards establishing an egalitarian society.

Desafortunadamente, hoy en día a cualquiera que hable en apoyo a los derechos humanos y contra falsos encuentros [homicidios extrajudiciales] lo califican de partidario maoísta. Junto con eso, mi crítica de la política Hindutva y el sistema de castas, que es parte integrante de lo que se considera “dharma hindú”, hace que mis críticos me califiquen como “alguien que odia a los hindúes”. Pero considero que es mi deber constitucional continuar –a mi propia pequeña manera– la lucha de Basavanna [filósofo hindú del siglo XII]  y el doctor Ambedkar [reformador social indio del siglo XX] para establecer una sociedad igualitaria.

En marzo de 2017, habló en la Convención Nacional de Defensores de Derechos Humanos sobre “Reclamar los derechos y afirmar la libertad” en Delhi:

Now death threats has become a common factor in Karnataka. Whether it is attacks on pubs and homestays, in the name of cultural protection of women or attack on dalits….in the name of cow protection.

Ahora las amenazas de muerte se han convertido en un factor común en Karnataka. Ya se trate de ataques a pubs y casas de familia, en nombre de la protección cultural de las mujeres o el ataque a los parias… en nombre de la protección de la vaca.

Y apenas unos días antes de su asesinato, Gauri tuiteó sobre la crisis de los rohingya y la posición de India sobre su difícil situación. También expresó su descontento por las “luchas internas” entre quienes se oponen a la política y la propaganda de derecha.

¿Por qué siento que “nosotros” estamos peleando entre nosotros? Todos conocemos a nuestro “mayor enemigo”. ¿Podemos concentrarnos todos en eso, por favor?

‘Esto es un asesinato en democracia’

Los indios tomaron Twitter para expresar su conmoción por el asesinato de Lankesh. El primer ministro de Karnataka, Siddaramaiah, tuiteó duras palabras:

Realmente, esto es un asesinato en democracia. Con su fallecimiento, Karnataka ha perdido una fuerte voz progresista y yo he perdido una amiga.

Los destacados periodistas indios Barkha Dutt y Sagarika Ghose opinaron:

Esto es escalofriante y aterrador. Hasta ahora siempre tomaron, en línea, la muerte y amenazas de violación con reservas. Ahora debemos detenernos y preguntarnos.

No puedo creerlo. Una voz sin miedo contra la política Hindutva. Estoy devastada al escuchar esta espantosa noticia.

Shashi Tharoor, parlamentario y exministro, tuiteó:

El asesinato es la forma más extrema de censura. Gauri Lankesh dijo cosas que a algunas personas no les gustó escuchar. La mataron por hacer su trabajo.

Esto es lo que dijo Suman Sen Gupta, activista cultural de Calcuta:

Seguiremos luchando. Tienen miedo, así que están atacando a nuestros escritores y pensadores: el académico M. M. Kalburgi, el político Govind Pansare, la periodista GauriLankesh. Descansa en poder.

Y desde Bombay, Anjali Damania cuestionó:

¿Campaña sistemática para matar evidentes voces opositoras? Primero fueron el médico Narendra Dabholkar, el académico M. M. Kalburgi, el político Govind. Ahora ¿asesinan a la periodista Gauri Lankesh?

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.