¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

“No nos atrevemos a mirar”: Huracán María azota Dominica

Imagen de un video aéreo que muestra la devastación casi total en Dominica luego del paso del huracán María, 19 de septiembre de 2017. Video de CDEMA – Agencia de Gestión de Emergencias por Desastres en el Caribe, ampliamente difundida en Facebook y Twitter.

El norte del Caribe ha estado en la primera línea de ataque en la temporada de huracanes en el Atlántico en 2017. Poco después de que Irma, tormenta de categoría 5, asolara las islas de sotavento, Maria –también de categoría 5– se dejó sentir en Guadalupe, Dominica, San Cristóbal y Nevis y Montserrat.

Dominica, donde viven unas 73,000 personas, fue una de las más afectadas. Luego del huracán, el primer ministro del país dijo que el huracán había “devastado” la isla.

María tocó tierra la noche del 18 de septiembre. La mañana siguiente, usuarios de medios sociales de toda la región publicaron fotos de los que decían eran las secuelas de la tormenta en Dominica, pero resultó que algunas imágenes que se difundían en chats de WhatsApp y páginas de Facebook eran falsas –gran parte de la comunicación en la isla se ha visto afectada, lo que hace difícil que los reporteros ciudadanos en el lugar pubilquen. Sin embargo, algunas eran auténticas.

Caroline Taylor se refirió al asunto en Facebook, y pidió:

Please don't circulate photos you can't authenticate. That's to say nothing about the copyright implications. Most of those Dominica images are not from Hurricane Maria.

Por favor, no circulen fotos que no puedan autenticar. Por no decir nada de las consecuencias de los derechos de autor. La mayoría de esas imágenes de Dominica no son del huracán María.

Sin embargo, el primer ministro, Roosevelt Skerrit, comunicó todo lo que pudo a través de su página oficial de Facebook. Como muchos otros dominiqueses, perdió el techo de su casa, y confesó que estaba “a completa merced del huracán”. En medio de la arremetida, publicó:

We do not know what is happening outside. We not dare look out. All we are hearing is the sound of galvanize flying. The sound of the fury of the wind. As we pray for its end!

No sabemos qué está pasando afuera. No nos atrevemos a mirar. Todo lo que oímos es el sonido de cosas que pasan volando. El sonido de la furia del viento. ¡Rezamos para que acabe!

La pequeña nación insular se vio obligada a batallar contra vientos máximos sostenidos de más de 250 kilómetros por hora.

En una actualización del 19 de septiembre manifestó:

Initial reports are of widespread devastation. So far we have lost all what money can buy and replace. My greatest fear for the morning is that we will wake to news of serious physical injury and possible deaths as a result of likely landslides triggered by persistent rains. […]

I am honestly not preoccupied with physical damage at this time, because it is devastating…indeed, mind boggling. My focus now is in rescuing the trapped and securing medical assistance for the injured.
We will need help, my friend, we will need help of all kinds.

Los informes Iniciales son de devastación generalizada. Hasta ahora, hemos perdido todo lo que el dinero puede comprar y reemplazar. Mi mayor temor para la mañana es que nos despertaremos con noticias de graves daños fisicos y posibles muertes como resultado de probables deslizamientos provocados por lluvias persistentes. […]

Honestamente, no me preocupa el daño físico en este momento, porque es devastador… ciertamente inconcebible. Mi atención ahora es rescatar a los atrapados y garantizar asistencia médica para los heridos.
Necesitaremos ayuda, amigos, necesitaremos todo tipo de ayuda.

Parece que Dominica se llevó la peor partes, aunque en las vecinas islas francoparlantes de Guadalupe y Martinica hubo muertos y destrucción de la propiedad.

Los cibernautas regionales estaban desconsolados. En Jamaica, Annie Paul admitió “lo sentía por las islas afectadas por las tormentas del este del Caribe”, mientras la trinitense Soyini Grey confesó:

The news from Dominica is making me sick

Las noticias de Dominica me enferman.

En Twitter, Judy Raymond agregó:

Si Trinidad y Tobago no está listo para un desastre natural, imaginen cómo es para las islitas sin nuestro infraestructura y dinero por petróleo y gas.

En solidaridad, Dele Adams, que está en San Cristóbal, una de las isla que hace poco se enfrentó a Irma, publicó:

Estado en Facebook del usuario Dele Adams, que dijo: “No, Facebook, me niego a marcarme como “a salvo” hasta que María se vaya y nos deje y a nuestros vecinos. Siéntense”.

Tal como sucedió después de Irma, los ciudadanos del Caribe se unieron para enviar ayuda y suministros a las islas más afectadas. Ya hay varias iniciativas de donaciones que piden todo, desde comida en lata hasta suministros médicos, a artículos de aseo personal –pero la brutalidad de esta temporada de huracanes ha dejado pensando a los usuarios de medios sociales:

Esta temporada de huracanes me está mostrando de que debemos planear, construir, comunicar y vivir para adecuar nuestros ambientes y temporadas.

El huracán María pasó luego a la isla de Puerto Rico como una tormenta de categoría 4, un poco menos intensa.

Se ha iniciado la página de Facebook Dominica – Ayuda para el Desastre por el huracán María para apoyar y facilitar las donaciones a Dominica luego del huracán María.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.