¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Periodista marroquí sentenciado a un año de prisión por “incitar la protesta” inicia huelga de hambre

Manifestantes en un plantón en Imzouren, a 14 km de la ciudad de Alhucemas en la región del Rif. Foto de AlhoceimasOfficiel. Usada con autorización.

El periodista marroquí Hamid El Mahdoui inició una huelga de hambre luego de una apelación judicial que aumentó su sentencia de prisión a un año.

En las primeras horas del 12 de septiembre y luego de una audiencia que duró más de nueve horas, la corte de apelaciones de Alhucemas emitió una sentencia que aumentó la sentencia de El Mahdaoui de tres meses a un año, por dar un discurso que dicen incitaba a otros a protestar e infringir la ley según el código penal del país.

El Mahdoui es director y editor en jefe del sitio web de noticias independiente Badil.info. Fue arrestado por las autoridades marroquíes el 20 de julio en la región del Rif, a donde había viajado para informar sobre las protestas, y luego fue condenado por incitar las protestas.

La principal evidencia usada en su contra fue un video del 19 de julio grabado por un oficial de policía que supuestamente muestra a Mahdaoui incitando a la gente a participar en una protesta al día siguiente, 20 de julio, que ya había sido prohibida por las autoridades marroquíes.

Los derechos a la protesta y la reunión están garantizados según la Constitución marroquí y la Ley de Asambleas Públicas. No es necesario que los organizadores soliciten autorización previa, pero deberian notificar a las autoridades sobre el lugar, la hora y la fecha de la protesta. Sin embargo, las autoridades pueden prohibir una protesta si consideran que puede perturbar el orden público.

Después del anuncio de la corte el 12 de septiembre, Mahdoui decidió iniciar una huelga de hambre para protestar por su juicio injusto y la violación de su derecho a la libertad de expresión, dijo su esposa, Bouchra El Khounchafi, a la edición marroquí de HuffPost.

Alhucemas y otras ciudades en la región del Rif se han visto agitadas por protestas desde la muerte del vendedor de pescado Houcine Fekri el pasado octubre. Mohsin Fekri murió aplastado por un camión de basura mientras trataba de recuperar su pescado, confiscado por las autoridades locales. Las protestas aumentaron hasta “Hirak”, movimiento para el desarrollo de trabajo y desarrollo económico, y contra la marginación y la corrupción. En respuesta, las autoridades marroquíes recurrieron a la represión, arrestaron a manifestantes y activistas y reprimieron la cobertura de los medios a las protestas.

El Mahdaoui habla en un video sobre la represión a los manifestantes en Alhucemas. Fuente: captura de pantalla de un video publicado en el canal de YouTube del periodista el 28 de junio.

Grupos de derechos humanos locales e internacionales dicen que Mahdoui no incitó a la protesta, solamente expresó su opinión sobre la prohibición gubernamental a la protesta del 20 de julio cuando unos transeúntes que lo reconocieron iniciaron una conversación con él sobre Hirak.

Human Rights Watch analizó el video y leyó la transcripción que se usó como evidencia en el juicio de Mahdoui:

According to a transcript of the video, Mahdaoui criticized the government’s decision to ban the July 20 protest, saying, “It is our right to protest in a peaceful and civilized manner; (…) I am oppressed and looked down upon, it is my right to express myself and demonstrate.”

Human Rights Watch watched the video and read the transcript and found nothing in either that contains a direct incitement by Mahdaoui to others to participate in the banned July 20 protest. Hajji, the lawyer, said that the court did not provide any other evidence than the video and transcript.

Según una transcripción del video, Mahdaoui criticó la decisión del Gobierno de prohibir la protesta del 20 de julio, y dijo: “Es nuestro derecho protestar de manera pacífica y civilizada; (…) Me reprimen y desprecian, es mi derecho expresarme y manifestar”.
Human Rights Watch vio el video y leyó la transcripción y no encontró nada que contenga una incitación directa de Mahdaoui a los demás para participar en la protesta prohibida el 20 de julio. Hajji, el abogado, dijo que la corte no brindó más evidencia que el video y la transcripción.

Badil.info, el sitio web independiente de Mahdaoui, informa sobre diversos temas en Marruecos, como política, derechos humanos y corrupción, y ha estado informando sobre las protestas en la región del Rif.

Mahdaoui también es conocido por su abierta crítica en línea hacia las autoridades marroquíes. Tiene más de 97,000 suscriptores en su canal de YouTube, donde ofrece comentarios sobre la situación de política y de derechos humanos en Marruecos. En los últimos meses, los videos publicados en su canal incluían entrevistas con activistas de derechos y familias de manifestantes arrestados, y filmaciones que muestran violencia policial contra manifestantes de Hirak en Alhucemas y Rabat. El 25 de julio, Mahdoui publicó una entrevista con los padres del líder del movimiento, Nasser Zafzafi. Zafzafi está en prisión desde el 29 de mayo, luego de que un fiscal ordenara su arresto por interrumpir un sermón de viernes que tenía respaldo estatal que criticaba en movimiento de protesta.

No es la primera vez que las autoridades marroquíes van tras Mahdaoui en relación con su trabajo como periodista o por expresarse. Según Reporteros sin Fronteras,”ha sido sometido al menos a diez procedimientos legales de diversos tipos, incluidas acciones de difamación”. En junio de este año, el ministro del Interior de Marruecos presentó una queja de difamación contra Mahdaoui después de que el periodista publicara un video que lo acusaba de corrupción.

El 29 de junio de 2015, una corte en Casablanca lo sentenció a cuatro meses de prisión suspendida, lo multó con 6,000 dirham marroquíes (640 USD) y le ordenó pagar 10,000 dirhams (cerca de 1070 USD) en daños al jefe del directorado general de seguridad nacional, por informes publicados en Badil sobre el activista político Karim Lachqar, que murió mientras estaba en custodia policial.

En agosto de 2015, un juzgado penal de la ciudad de Meknés ordenó a Badil cerrar por tres meses y multó a Mahdoui con 30,000 dirhams (3,200 USD) por publicar un informe sobre un coche bomba en la ciudad. Los informes de medios sobre la bomba fueron luego negados por el Gobierno.

Aunque el Gobierno marroquí dice que el arresto de Mahdoui no se relaciona con su trabajo como periodista, varios otros periodistas han sido acosados o arrestados por las autoridades marroquíes por su cobertura de las protestas en la región del Rif. Entre el 26 de mayo y el 22 de julio, Reporteros sin Fronteras documentaron los arrestos de siete reporteros ciudadanos y trabajadores de medios con relación a su cobertura de Hirak. Marruecos también recurrió a deportar a periodistas extranjeros que estaban cubriendo las protestas, incluidos dos periodistas españoles que trabajan en El Correo Diplomático y un periodista argelino que trabaja para el periódico en francés El-Watan, de Argelia.

Con el aumento de la sentencia de prisión de Mahdoui, las autoridades marroquíes han demostrado que no están dispuestas a poner fin a la represión de los medios y crear un ambiente seguro para que los periodistas hagan su trabajo en medio del malestar en la región del Rif. Mientras tanto, el periodista continúa su huelga de hambre.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.