¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En Tanzania, la hepatitis preocupa seriamente, pero el VIH/SIDA HIV/AIDS es más letal

Crédito: PesaCheck.org

Este artículo fue publicado originalmente en PesaCheck.org, la primera iniciativa de comprobación de los hechos de África Oriental.

En una historia publicada por el diario The Citizen en Tanzania, el doctor John Lwegasha, director de la unidad de gastroenterología y hepatología del Hospital Nacional de Muhumbili, dijo que la hepatitis B provoca más muertes a causa de las enfermedades infecciosas que el VIH.

“En Tanzania, el índice de transmisión de la hepatitis B, que es del 8 %, supera el índice de transmisión del VIH, que está por debajo del 6 %, según datos recientes proporcionados por la el Instituto Nacional de de Estadística (NBS”, dijo. “Es decir, la hepatitis B provoca más muertes que el VIH”.

La hepatitis es una infección que afecta peligrosamente al hígado, comúnmente provocada por virus, aunque también está ligada a consumo abusivo de alcohol, a comportamiento sexual de riesgo, toxinas y enfermedades autoinmunes.

Los virus de hepatitis A y E se transmiten principalmente entre personas a través de agua contaminada, alimentos como los crutáceos y verduras no cocinadas o fruta preparada por manipuladores de alimentos infectados. Los virus circulan ampliamente por poblaciones que viven en zonas cuyas infraestructuras sanitarias son deficientes.

Por otra parte, la hepatitis B y C se transmiten a través de productos sanguíneos infectados, de relaciones sexuales sin protección, de elementos infectados como agujas, cuchillas de afeitar, equipos dentales o médicos, transfusiones de sangre no examinadas o de madre a hijo al dar a luz.

Sefún la Organización Mundial de la Salud, la hepatitis viral afecta a 400 millones de personas en el mundo y, dadas las dimensiones de la epidemia, todos podrían estar en riesgo.

Se estima que en el mundo un 95 % de las personas con hepatitis no es consciente de su enfermedad. Las pruebas de hepatitis son complejas y pueden resultar costosas, lo que se suma a la pobre capacidad de laboratorios en muchos países, incluido Tanzania, donde el coste de diagnósticos y de evaluaciones terapéuticas asciende a 470.000 chelines tanzanos (21 dólares). El coste del cuidado médico asciende a 250.000 chelines (111 dólares) al mes durante el período de tratamiento.

Los datos de la organización benéfica AVERT, que trabaja por el VIH y el sida, muestran que 33.000 tanzanos mueren al año por complicaciones derivadas del VIH/sida. Si bien se documentan bien las muertes relacionadas con el VIH, resulta más difícil hallar estadísticas acerca de cuántos fallecen por culpa de la hepatitis. Una fuente, una estimación de la carga de morbilidad del sitio de información sobre salud HealthGrove, sugiere que Tanzania tiene una tasa de mortalidad por hepatitis de 0,9 cada 100.000 habitantes. Extrapolando este dato a la población del país, se observa que unas 500 personas mueren al año por causas relacionadas con la hepatitis.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud sobre la hepatitis muestran que alrededor de un 1 % de la población mundial con hepatitis B (unos 2,7 millones) también sufre de VIH. La tasa es mayor en Tanzania, con un total del 2,8 % de los sujetos analizados en un estudio de BioMed Central que muestran coinfección de hepatitis B y VIH.

La cobertura mediática de la enfermedad en Tanzania se ha centrado en su carácter de emergencia en tanto que “crisis de salud pública”, con algunas publicaciones que la denominan “asesino silencioso” por el hecho de quienes sufren hepatitis desarrollan una enfermedad crónica entre 5 y 10 años.

Varias noticias de medios locales, incluido este artículo de The Guardian, indican que los tanzanos tienen el doble de posibilidades de contraer hepatitis y VIH, debido principalmente a relaciones sexuales no seguras.

Imagen del artículo de The Guardian “Los médicos advierten a los tanzanos del brote de un nuevo asesino silencioso”.

Doctors are warning that Tanzania could be on the brink of a major health crisis brought about by the outbreak of viral Hepatitis, which has been described as a silent killer, due to its fast rate of infection and late diagnosis.

Los médicos advierten que Tanzania podría hallarse al borde de una gran crisis sanitaria derivada de un brote de hepatitis viral, descrita como asesino silencioso por su rápida tasa de infección y a su diagnóstico tardío.

¿Mueren más tanzanos por la hepatitis que por el VIH/sida? No.

Con los medios tanzanos empleando este lenguaje tan alarmante para hablar de la hepatitis, nos gustaría preguntar: ¿puede causar esta enfermedad una “gran crisis sanitaria” que amenace el sistema de salud del país?

Pesacheck investigó la aformación de que la hepatitis provoca más muertes que el VIH en Tanzania y describió que es FALSO por las siguientes razones:

¿Más tanzanos mueren de hepatitis que de VIH/sida? FALSO

Si observamos los datos del Instituto de Medición y Evaluación Sanitaria de Estados Unidos sobre las principales causas de mortalidad en Tanzania entre 1990 y 2015, vemos que el VIH/sida provocó el 12,5 % de todas las muertes en el país en 2015, mientras que la cirrosis y otras enfermedades hepáticas derivadas de la hepatitis B y C suponen un 0,6 % de los fallecimientos en el mismo período.

Los datos de HealthGrove también muestran que las muertes relacionadas con la hepatitis B cada 100.000 personas en Tanzania han descendido un 24,6 % de 1990 a 2013, con una media anual de 1,1 %. Con una tasa de 7,9 muertes cada 100.000 en 2013, la tasa de mortalidad media en hombres fue mayor que en mujeres, con un 2,1 % cada 100.000. La razón es que la hepatitis se complica por el abuso del alcohol, que prevalece en hombres que en mujeres.

No se puede negar que la hepatitis supone un problema de salud en Tanzania. El informe del OMS para el Día de la hepatitis de 2017 sitúa a este país entre otros 17 que también cuentan con una alta prevalencia de hepatitis y que suponen el 70 % de la carga de morbilidad mundial.

Los medios locales hacen bien en dar a conocer a la población sobre la amenaza que supone la hepatitis. No obstante, consideramos que las noticias locales pasan por alto el hecho de que la prevalencia de la hepatitis desciende. Puede deberse a que la información local sobre la prevalencia de la hepatitis es más difícil de obtener comparado con la obtención de datos sobre el VIH/sida, lo cual dificulta la comparación.

Parece que la afirmación del doctor Lwegasha se basa en datos globales de la OMS para 2017, que muestran que la hepatitis viral es cada vez más prevalente, con 1,34 millones de muertos en 2015 (comparable a las muertes por tuberculosis), y que supera las muertes por VIH, que supusieron alrededor de un millón en todo el mundo.

La situación en Tanzania es diferente, donde el VIH/sida y complicaciones derivadas provocan más muertos que las hepatitis A, B y C y otras enfermedades hepáticas relacionadas.

Por consiguiente, la afirmación de que en Tanzania hay más fallecimientos por hepatitis que por VIH/sida es FALSA. Los datos muestran que, si bien las tasas de infección y transmisión de la hepatitis aumentan, el VIH/sida provoca más muertes en general. Asimismo, Tanzania ha logrado una tasa de inmunización del 98 % contra la hepatitis B en niños, lo cual significa que la prevalencia descenderá en el futuro.

¿Quieres que comprobemos los hechos sobre lo que un político u otra figura pública dijo acerca de finanzas públicas? Llena este formulario, o contacta con nosotros a través de las direcciones siguientes, y te ayudaremos a asegurarte de que no te engañan.

Este informe fue escrito por Belinda Japhet, becaria de PesaCheck, consultora en comunicaciones, editora en línea de Tanzania. Las ilustraciones son del becario de PesaChek Brian Wachanga, técnico cívico keniata interesado en la visualización de datos. Esta noticia fue editada por Eric Mugendi, editor de PesaCheck.

PesaCheck, cofundada por Catherine Gicheru y Justin Arenstein, es la primera iniciativa de comprobación de datos del África Oriental. Su objetivo es ayudar a separar los hechos de la ficción en declaraciones públicas sobre las estadísticas que modelan el mundo, con especial énfasis en los denominados servicios públicos de objetivos de desarrollo sostenible, como salud, desarrollo rural y acceso al agua y la sanidad. PesaCheck también analiza la precisión de los reportajes de los medios. Para saber más sobre el proyecto, visita pesacheck.org.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.