¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La posibilidad de clasificar a la Copa del Mundo desata euforia entre los peruanos

Estadio Nacional de Lima, Perú, donde se jugará el partido entre las selecciones de Perú y Colombia el 11 de octubre. Foto en Flickr del usuario Christian Córdova (CC BY 2.0).

“Dependemos de nosotros” es una frase que se repite mucho últimamente en todos los medios de Perú, especializados en deportes o no. Y es que, después de 35 años de ausencia en los mundiales de fútbol, la selección peruana tiene opciones de clasificar en la Copa del Mundo que se celebrará en Rusia en 2018, y puede, por una vez y todo aún en condicional, alejarse de las posibilidades matemáticas:

Ubicados en el cuarto lugar con 24 puntos y a dos fechas para el final de las Eliminatorias, la Selección Peruana se encuentra con grandes posibilidades de clasificar a Rusia 2018 […].
Nuestras opciones crecen sobre todo porque en las siguientes dos jornadas visitaremos a una golpeada Argentina y cerraremos de local contra Colombia, que para esa fecha ya podría estar clasificada y jugaría sin presiones.

Lo cierto es que, a pesar de la ausencia en los mundiales, de que hay generaciones enteras que nunca han alentado a la camiseta bicolor en un mundial de fútbol, el Perú es un país futbolero. Algunos dicen que es el país más futbolero de Latinoamérica, otros dicen que más que futbolero, es un país pelotero, donde no se juega fútbol sino “julbo”. La palabra “julbo” es una deformación de la palabra fútbol, y en tono de broma se puede definir como una enfermedad terminal que ataca al deporte más popular del país durante más de tres décadas.

Sin embargo, y a pesar de tener grandes logros en otras disciplinas, para muchos, el fútbol es el amo de los deportes en el Perú.

Con este panorama, y a pocos días del partido entre la selección local con la colombiana en Lima, programado para el 10 de octubre, un banco local ofreció la opción de preventa de entradas a ese partido a través de varios cajeros automáticos de Lima y provincias. La opción, que era válida solamente para clientes de ese banco, debía realizarse el lunes 25 y el martes 26 de septiembre, solamente entre las 9:00 y las 10:00 am.

Algunos entusiastas pasaron la noche fuera de las oficinas autorizadas del banco para ser los primeros en adquirir sus entradas, pero al inicio del horario de atención, se mezclaron la alegría entre quienes lograron su objetivo y la indignación cuando, tras horas de espera, algunos hinchas notaron que varios trabajadores de una de las agencias autorizadas adquirieron los boletos antes de empezar a atender al público.

No faltaron los memes que se burlaron de la situación:

El Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual, Indecopi, es un ente estatal que, entre otras funciones, se encarga de la protección al consumidor.

Esto trajo como consecuencia que el banco involucrado anunciara que separará de sus puestos a los trabajadores que mantuvieron cerrada la agencia para ser los primeros en adquirir entradas para el partido. Informó que son cuatro los trabajadores sancionados:

Según el mismo anuncio, las entradas adquiridas de manera irregular serán donadas a un albergue infantil “para que niños en situación vulnerable tengan la posibilidad de alentar a la selección peruana de fútbol”:

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.