Kirguistán y Uzbekistán: Antes enemigos mortales, ¿ahora mejores amigos?

Mirziyoyev y Atambayev en Bishkek. Foto del sitio web del presidente kirguís, creative commons.

No se trataba solamente de las primeras damas y de sus zapatos haciendo juego, si bien no pasó inadvertido; la visita a Kirguistán del presidente uzbeko Shavkat Mirziyoyev de comienzos de septiembre marcó un cambio radical en las relaciones entre dos países centroasiáticos que, hasta época reciente, habían permanecido bajo la sombra de un predecesor intransigente.

Islam Karimov, quien gobernó Uzbekistán desde antes de la independencia de la Unión Soviética en 1991 hasta su muerte en 2016, decía pocas cosas buenas de Kirguistán.

Aparentemente atrapados en contiendas eternas por el territorio y el agua, en alguna ocasión Karimov habló de una guerra con Kirguistán y el vecino Tayikistán por los planes de los empobrecidos países para construir enormes represas hidroeléctricas río arriba desde Uzbekistán.

En 2015, un encuentro entre jefes de Estado de la antigua Unión Soviética en Moscú, durante el cual Karimov reprendió a Atambayev de manera humillante como respuesta a un desaire observado –incluso al inmutable presidente ruso, Vladimir Putin, se lo puede ver avergonzado ante lo incómodo de la situación– ofrece una muestra de las malas relaciones bilaterales del pasado.

En cierto punto, durante la diatriba de Karimov, Atambayev protesta: “Yo solo estaba expresando una opinión”, a lo cual el septuagenario dictador responde severamente:

Very pleasant. We have known your opinion for a long time.

Muy agradable. Conocemos su opinión desde hace mucho tiempo.

Un video del intercambio titulado Pelea Karimov Atambayev tiene más de 1.3 millones de reproducciones y contiene discusiones agresivas entre kirguisos y uzbekos en la sección de comentarios. Las relaciones entre los líderes pueden marcar el tono para las relaciones entre la gente.

Una frontera nueva

Por eso fue tan significativa la visita a la capital kirguisa de Mirziyoyev, quien por más de una década fue primer ministro de Karimov.

El sitio web EurasiaNet.org, enfocado en temas de Asia Central, informó de dos resultados claves del encuentro el 5 de septiembre:

Mirziyoyev’s visit to Bishkek resulted in an agreement to delineate 85 percent of the two nations’ shared 1,170-kilometer border. The border issue had long been an irritant in relations.

But Mirziyoyev dangled the prospect of something potentially even more momentous when he spoke about Uzbekistan’s potential involvement in Kyrgyz hydropower projects. The late Uzbek leader Islam Karimov had steadfastly opposed such plans on the grounds that they could disrupt Tashkent’s economically important agricultural sector, especially the cotton crop.

La visita de Mirziyoyev a Biskek tuvo como resultado el acuerdo para delinear el 85% de la frontera de 1,170 kilómetros que comparten ambas naciones. El tema de la frontera ha sido motivo de discordia en las relaciones.

Mirziyoyev, no obstante, dejó pendiente la perspectiva de algo más trascendental aunque habló acerca de la posible participación de Uzbekistán en los proyectos hidroeléctricos en Kirguistán. El ya fallecido líder uzbeko Islam Karimov se opuso firmemente a tales planes con el argumento de que podrían quebrantar el sector agrícola de Tashkent, económicamente importante, especialmente la cosecha de algodón.

En Twitter, los kirguisos aclamaron el primer encuentro bilateral de líderes de los dos países ocurrido desde 2000. Kirguistán ha tenido cuatro presidentes en ese período, dos derrocados en protestas callejeras.

La sensación está en la buena voluntad del líder uzbeko. ¡Mirziyoyev es muy abierto, amigable y benevolente que solo puede producirnos deleite! 🇰🇬❤️🇺🇿

Mirziyoyev: Había muchos problemas entre Kirguistán y Uzbekistán que deberían haber sido resueltos, pero no se resolvieron como debían.

El día siguiente, los dos países reabrieron un paso fronterizo en sus límites compartidos, que quedó cerrado cuando se desataron los disturbios políticos en 2010 en Kirguistán. A la reapertura asistieron miles de residentes locales de ambos lados de la frontera.

El paso fronterizo Dostuk entre Kirguistán y Uzbekistán, en la provincia de Osh esta tarde.

¿Quién es esa dama?

Una imagen para el recuerdo de la visita bilateral fue la vista de la primera dama kirguisa, Raisa Atambayeva, y su contraparte uzbeka, Ziroatkhon Hoshimova, que caminan de la mano tras la llegada de la delegación uzbeka. Aparentemente, los zapatos de ambas hacían juego.

Las redes sociales en Kirguistán se quedaron desconcertadas por la elegancia de la primera dama uzbeka, a quien se satirizó en línea con el título de una muy conocida canción pop de los años 90 cantada en los restaurantes karaoke en la antigua Unión Soviética: Ah, What a Woman!

Hoshimova camina tomada de la mano izquierda de Atambayeva en el video de abajo.

Primeras damas de Kirguistán y Uzbekistán – Raisa Atambaeva y Ziroathon Hoshimova.

Uzbekistán sigue siendo una brutal dictadura según estándares mundiales, si bien ha habido algunas señales de un “ablandamiento” en la política interior del país.

La ventaja de esto, desde la perspectiva de Kirguistán, es que Mirziyoyev, quien ha hecho de las relaciones regionales su prioridad en términos de política exterior, probablemente estará en el poder mientras viva.

Esto también son buenas noticias para Tayikistán, que aún debía recibir a Mirziyoyev, quien ha estado en el poder por un año; pero también hay esperanzas de que mejores relaciones están en camino.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.