¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Engañoso titular genera polémica entre Asociación de Prensa de Jamaica y oficina del primer ministro

Ministros en la Cámara de Jamaica. Foto de OriginalR (obra propia), a través de Wikimedia Commons. CC BY-SA 4.0.

Cuando la reconocida periodista Dionne Jackson Miller preguntó al primer ministro Andrew Holness sobre las reparaciones de caminos planeadas durante su conferencia de prensa trimestral, los jamaicanos no imaginaron que la respuesta provocaría una guerra de palabras en la que participaron la oficina del primer ministro y la casa de medios más antigua del país.

Jackson Miller se refirió a las preocupaciones expresadas por la defensora del pueblo, Donna Parchment Brown, sobre un proyecto de carreteras por valor de J$ 600 millones (alrededor de US$4.644.000), programado para una circunscripción rural con una elección electoral pendiente y muy disputada. El asiento quedó vacante por el repentino fallecimiento del diputado opositor Winston Green, que ganó por apenas cinco votos en las elecciones generales de 2016.

Interrogado sobre el curioso momento, el primer ministro, que debía anunciar las fechas de la elección parcial el 1 de octubre de 2017 y había negado repetidamente cualquier conexión entre las obras y las próximas elecciones, respondió: “Yo diría [que las preocupaciones de la defensora del pueblo] no son válidas”. Señaló una “preocupación general por cómo se gastan los recursos públicos, particularmente tan cerca de las elecciones, para beneficio partidista”, y dijo que estaba dispuesto a discutir el asunto más adelante en conversaciones bipartidistas con la oposición.

Es difícil para cualquiera menospreciar a Dionne Jackson Miller. Es anfitriona de dos populares programas en Radio Jamaica (RJR) y Televisión Jamaica (TVJ), y es también presidente de la Asociación de Prensa de Jamaica (PAJ). Sus empleadores son el poderoso RJR/Gleaner Grupo de Comunicaciones (ambas casas de medios se fusionaron en 2015).

Nuevamente presionado, el primer ministro Holness mencionó dos agencias gubernamentales sin referirse a la defensora del pueblo –la Oficina de Contratistas General (OCG) y la Comisión Nacional de Contratos (NCC)– y explicó que les responde en estos asuntos. El OCG ya está supevisando el proyecto después de fuertes objeciones del opositor Partido Popular Nacional (PNP).

Holness negó que su gobierno estuviera usando recursos estatales para aumentar las oportunidades de su partido en la elección parcial, agregando: “No hay fundamento para que nadie presente ninguna queja por abuso político de los recursos públicos”.

Empieza la guerra de palabra

Dos días más tarde, el titular de portada –“Not You, Madam!” (¡Usted no, señora!)– en el periódico Gleaner suscitó algunos problemas en los círculos políticos, y provocó discusiones en los medios sociales, así como fuertes críticas de otra casa mediática, ya que no era una cita directa del primer ministro.

Una carta del director de comunicaciones de Holness titulada “Engañoso reportaje ¡Usted no, señora!” fue publicada en Twitter:

Por favor ver la carta enviada hoy al presidente de la Asociación de Prensa de Jamaica.

La carta se opuso a la “sustancia, tono y tenor” del artículo, y concluyó:

The misleading reportage has created a negative perception among some members of the public that the Prime Minister has disrespected the Office of the Political Ombudsman. This is not so.

Seeing that there is no media complaints council, as was supported by you in March 2015…and that the relevant questions were asked by you, we seek your intervention as PAJ President and a leading member of the RJR/Gleaner Communications Group to provide clarity to the public…

We also invite you as PAJ President, senior journalist and lawyer to offer your experienced guidance to colleagues who may have breached the principles of fairness which should attend upon good journalism.

El reportaje engañoso ha creado una percepción negativa entre algunos miembros del público, de que el primer ministro ha faltado el respeto a la Defensoría del Pueblo. No es así.

Al ver que no hay un consejo para quejas de los medios de comunicación, como lo sostuvo usted en marzo de 2015… y que usted formuló las preguntas pertinentes, buscamos su intervención como presidente de la Asociación de Prensa de Jamaica y destacado miembro del RJR/Gleaner Grupo de Comunicaciones para dar claridad para el público…

También le invitamos como presidente de la Asociación de Prensa de Jamaica, periodista y abogado de alto nivel a ofrecer su experimentada orientación a los colegas que pueden haber violado los principios de equidad que deben acompañar a un buen periodismo.

Jackson Miller no perdió tiempo en responder, y tuiteó una respuesta aguda en forma de carta unas horas más tarde:

Since you have worked in media, I am quite sure you understand editorial processes, and how newsrooms work. I am therefore at a complete loss as to why you would think it appropriate to call on me to ‘clarify’ an article I neither wrote nor edited, and that was not carried on either of the programmes which I produce and present…

You state that the questions to which the Prime Minister responded were asked by me, and then make the completely illogical and astonishing leap to suggest that this should, at least in part, form the basis for my intervention to ‘clarify’ a story I had absolutely nothing to do with.

I have no idea why you felt it necessary to mention the fact that I am a lawyer. If you believe there are legal issues involved here, surely you should be corresponding with the legal counsel of the RJR Gleaner Communications Group (who is not me).

Thank you for your kind invitation for me to offer guidance to my colleagues. I would like to assure you that this type of discourse takes place regularly in the media community.

You are, of course, quite within your right to share any concerns you have about any article or publication by any media house. The right of freedom of expression surely belongs to those who wish to criticize the press, as much as to anyone else.

Ya que usted ha trabajado en los medios de comunicación, estoy seguro de que entiende los procesos editoriales, y cómo funcionan las redacciones. Por lo tanto, no entiendo por qué pensaría usted que es apropiado pedirme que “aclare” un artículo que ni escribí ni edité, y que no se presentó en ninguno de los programas que produzco y presento…

Usted declara que las preguntas que el primer ministro respondió las hice yo, y luego pasa a sugerir ilógica y asombrosamente que esto debería, al menos en parte, formar la base de mi intervención para “aclarar” una historia con la que no tenía absolutamente nada que ver.

No tengo ni idea de por qué consideró necesario mencionar el hecho de que soy abogado. Si usted cree que hay asuntos legales involucrados aquí, seguramente debería dirigirse al asesor legal del RJR/Gleaner Grupo de Comunicaciones (que no soy yo).

Gracias por su amable invitación para que ofrezca orientación a mis colegas. Quisiera asegurarles que este tipo de discurso tiene lugar regularmente en la comunidad de medios.

Usted está, por supuesto, completamente en su derecho de compartir cualquier preocupación que tenga sobre cualquier artículo o publicación de cualquier medio. El derecho a la libertad de expresión con toda seguridad pertenece a quienes quieren criticar a la prensa, así como a cualquier otro.

El recién nombrado director de la Asociación de Medios de Jamaica, Christopher Barnes, que trabaja en la misma casa de medios que Jackson Miller, defiende la postura de la Asociación de Prensa de Jamaica en una entrevista radial.

Reacciones mezcladas

La respuesta generó escepticismo:

Me enseñaron que cuando uno está enojado nunca responde por escrito ni habla. ¡Vaya con la insistencia de la sabia dama!
🤐

“Tracing” es jerga jamaicana por discutir persistentemente.

En una entrevista con el presentador Cliff Hughes en una emisora de radio rival, Jackson Miller se negó a comentar, como jefe de la Asociación de Prensa, si el artículo –o el titular– era justo, y dijo que los jamaicanos deberían decidir solos. Señaló que ese tipo de críticas es el papel de un consejo de quejas de los medios de comunicación –mandato que la Asociación de Prensa de Jamaica no tiene, aunque apoya la creación de ese organismo. Agregó que la oficina del primer ministro debería haber respondido directamente al medio de comunicación.

La exdirectora de medios e influyente comentarista Marcia Forbes tuiteó:

Cuando los medios de comunicación se equivocan, como con Jamaica Gleaner, y esta historia sobre la defensora del pueblo y el primer ministro PM, los medios necesitan retractarse y disculparse.

En un largo tuit, el periodista Rodney Campbell se quejó de los peligros de los “clics cebo”:

Algunos ni siquiera leerán la historia antes de decidir qué sucedió ni usarán el contenido y titular para tener opinión sobre los acontecimientos.
————
Es una manera deshonesta y secreta de informar sobre un acontecimiento, usando un titular que SABES que da una impresión diferente de la historia real.

También sugirió que los egos estaban en juego en el debate:

Hay un sentido de humildad que debe acompañar al orgullo que se siente de ser periodista… aunque un ego en una cartera o bolso está muy cerca por comodidad.
———–
Ser el perro guardián no te hace dueño de la casa… ni te da el derecho a ser abrumado por impresionante poder.

El periódico responde

El propio Gleaner defendió firmemente su título e historia en dos editoriales el 24 de septiembre y el 27 de septiembre, y hasta tuteó un fragmento del segundo:

Para quien no tiene la carga de dirigir y que está al tanto del contexto en el arte de la comunicación, la respuesta del señor Holness, leída teniendo como fondo la pregunta, estableció dos puntos. Uno es con respecto a la concesión y ejecución de contratos, el Gobierno era responsable por el contratista general y la Comisión Nacional de Contratos, no la defensora del pueblo.
———
Editorial: Sr. Morgan y perros mordedores.

Un jamacano respondió:

Editorial: Sr. Morgan y perros mordedores.
————
Estoy decepcionado con la estructura de esta respuesta. La conclusión es que el primer ministro no pronunció las palabras en el titular.

Una carta al periódico “Jamaica Observer” comentó sobre el discutido consejo de quejas de los medios de comunicación –idea que aparentemente ha quedado archivada- e instó:

Now, step up to the plate, get moving in constituting an oversight body and ensure it is free to function effectively.
After all, you would require no less from others.

Ahora, paso hasta la placa, muévanse para constituir de un ente de supervisión y asegúrense de que sea libre de funcionar con eficacia.
Después de todo, usted no requeriría menos de los demás.

¿Qué pasa con la responsabilidad política?

A pesar de todo, había preguntas en el otro lado. Volviendo al tema original de la discordia, el comentarista y abogado Linton Gordon se refirió al primer ministro como “distante, arrogante y arbitrario” y le instó a gastar dinero en las obras de carretera después de las elecciones.

Jeanette Calder, activista de la sociedad civil, comentó sobre la “disminución de la credibilidad” del primer ministro sobre las obras viales, y comentó en Facebook que las preguntas siguen pendientes.

Entonces, ¿qué pasa con el papel de la defensora del pueblo? La gente preguntó qué sentido tenía la defensora del pueblo, cargo bien pagado, y la propia Jackson Miller protagonizó un programa de televisión sobre el asunto:

¿Por qué quien ejerza el cargo no puede ser un “voluntario” al servicio del país y por el límite del cargo? ¿22,000 para qué? KMT.
No es de extrañar que estemos en el estado en que estamos. ¿Usted sabe cuánto puede hacer 22,000 a la seguridad, la salud o la educación?

“Kmt” significa “besa mis dientes”, modismo para denotar disgusto o molestia.

En este punto, las dos partes parecen estar en un punto muerto (o tal vez hay una tregua), pero los jamaicanos al margen tuvieron mucho que decir, como de costumbre, sobre temas relacionados con los medios de comunicación. Esta discusión tomó varias dimensiones –más allá de los titulares– que, graciosamente, es el nombre del programa de radio de Jackson Miller (Beyond the headlines).

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.