- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

¿Qué pasa cuando una mujer habla contra el acoso?

Categorías: Medios ciudadanos, Mujer y género, GV Community Blog

Captura de pantalla de Ayesha Gulalai en un popular programa político de televisión.

Ha sido un torbellino de reveladores consejos desde que la joven parliamentaria Ayesha Gulalai renunció del partido político en el que estaba afiliado.

Gulalai acusó a Imran Khan, presidente de su partido político y renombrado jugador de críquet convertido en político, de acosarla desde hace años [1]. Como resultado, ha tenido vigilancia moral y la han avergonzado a más no poder. Presentamos parte de la vigilancia moral que ha enfrentado Gulalai desde su renuncia.

“Vigilancia moral sin parar”

Hace algunos meses, la renombrada actriz y video jockey Anoushey Rehman se enfrentó a una mujer que había ejercido agresiva vigilancia moral a una amiga suya en público. Recordó a todos que nadie tiene el derecho de forzar sus propia creencias en los demás y ‘que queremos vivir en un país libre’.

Cuando un hombre te acosa con un mensaje de texto en 2013, no denuncias su delito en 2017, TODO mientras lo apoyas y trabajas con él. Es vergonzoso.

Lamentablemente, la historia demuestra que parece que los estallidos solamente se aplican a los amigos de Anoushey.

Parece que si no eres amigo de nuestra VJ favorita, entonces te van a juzgar. Por supuesto, tiene sentido porque no es como si no hubiera docenas y hasta centenares de ejemplos de mujeres que contaron sus historias de acoso por parte de hombres poderosos años y hasta décadas mayores que ellas. Bill Cosby, Tiger Woods y Donald Trump nunca tuvieron escándalos –uf.

Asi que, claro, si una no quiere suicidarse profesionalmente de inmediato y enfrentar ostracismo generalizado por acusar a su superior, entonces no solamente es una mentirosa, también es una desgracia.

Destacado periodista interviene de ‘manera totalmente’ profesional…

GULALAI AL DESCUBIERTO: en 24 horas, Gulali no ha podido responder ninguna pregunta. Todas las acusaciones infundadas. Buen trabajo, Kashif Abbasi [periodista y presentador de televisión de Indonesia]. Caso cerrado.

Un veterano periodista y editor hace una observación totalmente válidad porque verificar los hechos o generar confianza con una fuente es muy anticuado. Oh, ¡no se fijen en que sus antiguos colegas hicieron su trabajo y les confiaron información necesaria para verificar los datos de la historia!

Aparentemente, Ayesha Gulalai le mostró todos los mensajes a un locutor de televisión. Y en uno de los mensajes, Khan también le pidió indirectamente que se casara con él.
🙄

Me encantaría que empezáramos a poner a los hombres en los imposibles parámetros que las mujeres deben ocupar en esas situaciones.

Tiene sentido “cerrar el caso” con una entrevista, porque siempre debemos apresurarnos a exonerar a hombres poderosos tan rápido como sea posible y consolarnos con la idea de que todas las mujeres son unas manipuladoras charlatanas.

Por supuesto, no hay manera en que podamos siquiera imaginar a una mujer a la que se pueda creer, y todo lo que se necesita para despedazar sus acusaciones son unas cuantas preguntas en televisión y sin invloucrar nada de evidencia.

“Cuando lo demás falla, amedrenta a la familia”

La propaganda sesgada de BOL TV contra los pashtunes y la tribu wazir, cómo puede alguien darle un golpe tan bajo a la maligna Ayesha Gulalai, es de locos.

El canal de noticias BOL TV ha estado usando descripciones coloniales de la tribu wazir como ‘salvajes’ para atacar a Ayesha Gulalai. Este es apenas un ejemplo de cómo están atacando a su etnia y su familia solamente porque acusó a su exjefe de acoso y de comportamiento inapropiado.

Mientras los británicos al menos han reconocido los horrores del colonialismo en ocasionales ataques de culpa, el ejemplo de arriba muestra que aquellos cuyos ancestros sufrieron y combatieron el colonialismo están muy contentos como para repetir mecánicamente etiquetas coloniales.

Y por último y más importante…

Mi pedido a todos los seguidores de PTI TV es que se abstengan inmediatamente de atacar a la hermana de Ayesha Gulalai.

Ah, el grandioso, despreocupado, amigo de la diversión y el de las buenas acciones –muchas gracias por tu infalible sabiduría. Porque mientras tanto debemos dejar tranquila a la hermana.

No debe haber compromisos con la propia Ayesha, después de todo, no se necesita asumir la responsabilidad que, digamos, debe asumir un líder para instruir a los seguidores sobre lo que está bien hacer y lo que es absolutamente peligroso. Es decir, no es como si los presuntos seguidores hubieran amenazado con ataques con ácido, asesinato y destrucción de su casa, ¿no es cierto?

El acoso y el abuso existe de muchas maneras –desde la obvia a la sutil– y aunque queden fehacientamente probadas, los hombres famosos nunca deben enfrentar las consecuencias.

Apenas un jaloncito de orejas, mientras se relajan con sus amigos y las mujeres les consienten a sus poderosos egos a triunfar.

Piensen en Woody Allen, Johnny Depp, Casey Affleck, David Bowie, tan queridos como siempre, pero nunca tuvieron que lidiar con el debilitante resultado público de sus acciones.