¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Filipinas: Grupos de derechos humanos exigen que Apple rechace juegos que glorifiquen guerra contra las drogas del presidente Duterte

Captura de pantalla del juego Fighting Crime 2.

Más de 130 organizaciones alrededor del mundo han firmado una petición para exigir que Apple Inc. elimine de su tienda de aplicaciones una serie de juegos para celular que glorifican la “guerra contra las drogas” en Filipinas.

La petición está dirigida al director general de Apple, Tim Cook, y fue creada y difundida por la Red Asiática de Personas que usan drogas (ANPUD por sus siglas en inglés), organización tailandesa que promueve la protección de la salud y los derechos de los consumidores de drogas.

La petición sostiene que estos juegos infringen las políticas de Apple, que prohíben juegos que promuevan la violencia contra seres humanos y animales. Además, insta a Apple a realizar una revisión formal de las aplicaciones inspiradas en Duterte, a eliminar aplicaciones que promuevan la violencia contra consumidores de drogas, y a pedir disculpas por albergar estos juegos.

La guerra antidrogas de Duterte

Desde su llegada al poder, el 30 de junio del 2016, el presidente filipino Rodrigo Duterte ha otorgado total prioridad a la campaña contra las drogas.

Pero las operaciones antidrogas de la policía (conocidas como Oplan Tokhang) rápidamente ganaron notoriedad por ocasionar el asesinato de miles de sospechosos del tráfico de drogas. La policía registró 6,000 muertes relacionadas a las drogas, pero algunos grupos de derechos humanos afirman que el número de muertes es mucho más alto, y que llega a 13,000. La comunidad internacional también ha expresado su preocupación ante la oleada de asesinatos relacionados a las drogas en el país.

El gobierno de Duterte ha sido acusado por varios grupos de derechos humanos de respaldar la impunidad, pues promete la protección de los policías, incluso de quienes están implicados en asesinatos extrajudiciales.

Algunos de los leales seguidores de Duterte demostraron su apoyo elaborando juegos para celular inspirados en el Oplan Tokhang. Estos juegos muestran a Duterte y al jefe de policía del país luchando contra criminales y personalidades de las drogas.

Algunos juegos inspirados en Duterte disponibles en Apple. Foto del sitio web de la Red Asiática de Personas que usan drogas.

Juegos de guerra

En octubre de 2016, Global Voices informó que uno de estos juegos, Fighting Crime (Combatiendo la delincuencia), había llegado a dos millones de descargas. Fighting Crime, elaborado por Tatay Games, permite al jugador asumir el rol de Rody (el sobrenombre de Duterte). El objetivo del juego es disparar y matar delincuentes con diversas armas y poderes especiales. El jugador pierde si uno de estos enemigos alcanza al presidente antes de que pueda matarlos.

Otro juego, Tsip Bato: Ang Bumangga Giba!, fue elaborado por Ranida Games con el apoyo del Grupo de Relaciones Comunitarias de la Policía, grupo que pertenece a la Policía Nacional de Filipinas. Los jugadores pueden asumir el rol del jefe Ronald “Bato” Dela Rosa o del presidente Duterte, y conducir un camión policial mientras disparan o atropellan a los delincuentes que acechan las calles.

La acción de atropellar enemigos en el juego recuerda inquietantemente la manera en que una camioneta de la policía atropelló a manifestantes indígenas y de minorías frente a la embajada de Estados Unidos el año pasado.

Captura de pantalla de la aplicación Tsip Bato: Ang Bumangga Giba!

Duterte vs Zombies, un juego elaborado por Lemuel Levi Caldito, compara la guerra contra las drogas de Duterte con un apocalipsis zombie. Los jugadores controlan al personaje “Tatay Digong” (apodo cariñoso del presidente que es utilizado por sus simpatizantes y que significa literalmente “Padre Duterte”) y combaten delincuentes representados como una multitud de zombies descerebrados y sedientos de sangre.

Captura de pantalla de Duterte vs. Zombies.

En su carta abierta, los defensores de derechos humanos señalaron algunos de estos temas y denunciaron la complicidad de Apple en la normalización de los asesinatos extrajudiciales y la impunidad. Los solicitantes recordaron a la compañía que aunque estos juegos pueden ser entretenidos, difunden un peligroso mensaje:

These games valorize and normalize the emerging tyranny of Duterte's presidency and his government's disregard for human rights principles….these games may seem harmless and fun, but when they are placed within the context of existing realities, of real murders of people and the impunity of law enforcement, then these games become offensive and distasteful.

[…]

It is unacceptable that Apple is tolerant to making profit out of people’s unjust deaths and misery.

Estos juegos valorizan y normalizan la emergente tiranía de la presidencia de Duterte y el desprecio por parte de su gobierno a los principios de derechos humanos… estos juegos pueden parecer inofensivos y divertidos, pero si se les considera en el contexto de la realidad existente, de asesinatos reales y la impunidad en el cumplimiento de la ley, estos juegos resultan ofensivos y desagradables. […] Es inaceptable que Apple tolere el lucro a partir de muertes injustas y la miseria de la gente.

La carta también argumenta que los juegos infringen las Normas de Revisión de la Tienda de Aplicaciones de Apple contra el contenido cuestionable que represente algún tipo de violencia. En efecto, las normas prohíben “representaciones realistas de personas o animales a quienes estén asesinando, mutilando, torturando o maltratando, o contenido que promueva la violencia” (sección 1.1.2). Los juegos inspirados en Duterte también se encuentran en la Tienda de Aplicaciones de Google.

Entre los signatarios de la petición están 131 organizaciones de derechos humanos, centros de rehabilitación y otros grupos de defensa pertenecientes a más de 30 países, como Australia, Camboya, Francia, India, Indonesia, Nepal, Países Bajos, Pakistán, Rumania, Singapur, Sri Lanka, Tailandia, Reino Unido y Estados Unidos, entre otros.

Esta campaña contra los juegos basados en Duterte se lleva a cabo en medio de crecientes protestas no sólo contra los asesinatos sino también contra la amenaza del presidente de declarar la ley marcial si los grupos opositores continúan organizando acciones ‘desestabilizadoras’ contra el Gobierno.

La indignación popular por los excesos cometidos durante el Oplan Tokhang obligó a la policía a declarar la finalización de la campaña a principios de octubre. La campaña antidrogas es dirigida ahora por la Agencia de Lucha Contra las Drogas de Filipinas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.