¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Datos y democracia: ¿Qué papel tuvo Cambridge Analytica en las elecciones de Kenia?

Ballot boxes. Photo by Sheila Rouge, labeled for reuse.

Urnas electorales. Foto de Sheila Rouge, etiquetada para su reutilización.

El poderoso alcance de Cambridge Analytica, empresa de análisis de datos que ayudó a la campaña de Trump a lograr la victoria en Estados Unidos, se ha convertido en motivo de preocupación en el conflicto actual que suponen las elecciones nacionales de Kenia.

A comienzos de noviembre, blogueros asociados a la coalición opositora Superalianza Nacional (NASA) publicaron una página filtrada de lo que sostienen es una nota interna que describe la táctica utilizada por Cambridge Analytica para la victoria del actual presidente, Uhuru Kenyatta, del partido Jubilee.

Un portavoz de Cambridge Analytica contó a Global Voices que el documento era “totalmente inventado”.

Esta empresa con sede en Reino Unido está en el centro de la atención desde la victoria electoral de Donald Trump en Estados Unidos. La empresa fue contratada para analizar los datos de los votantes indecisos y enviarles información para convencerles de que votaran a Trump.

Esta falsa nota sostiene que la empresa emprendió “medidas psicológicas” para hacer que los partidarios de la oposición y los miembros del grupo étnico de los luo “parecieran violentos”, en un esfuerzo por desacreditarles políticamente. También les insta a “manipular emocionalmente” a los partidarios del partido gobernante para garantizar así sus votos.

Se desconoce quién inventó la nota, pero su contenido parece destinado a aprovechar la cada vez más difundida desconfianza del partido del gobierno y de sus simpatizantes. Echó leña al ya intenso debate sobre las elecciones nacionales que tuvo lugar a principios de este año. Pese a que el actual presidente Uhuru Kenyatta logró técnicamente la mayoría de los votos en los comicios de agosto, su victoria fue desafiada por Raila Odinga, líder de la oposición y de la coalición NASA. Después el Tribunal Supremo la anuló cuando declaró que el sistema electoral del país era imperfecto.

Desde que se tomó esta decisión tuvo lugar una nueva votación, y Kenyatta volvió a ganar. Pero los críticos y los líderes de la oposición dicen que los sistemas electorales empleados para contar los votos no mejoraron; y la respuesta de millones de kenianos fue boicotear la nueva elección del 26 de octubre, lo que dejó aún más incertidumbre sobre el futuro político del país. Algunos líderes de la oposición dicen que protestarán contra el resultado de esta repetición.

Se han dado enfrentamientos violentos en diversas partes del país, en las que parece que una pequeña minoría inicia la violencia.

En este reciente ciclo electoral, los actores en línea –quienes trabajan presuntamente por el interés del partido del gobierno– se han esforzado por estereotipar de violentos a una comunidad, los luo, y desarrollar la hipótesis de que el principal partido de la oposición solo tiene partidarios de esa comunidad. Esto solamente ha ensanchado la grieta entre los luo y el partido Jubilee del gobierno.

¿Qué hace exactamente Cambridge Analytica en Kenia?

“Datos grandes. Micro-focalización conductual. Apoyo en campañas políticas. Apoyo digital”. Así identifica Cambridge Analytica sus actividades en su perfil de Twitter.

Pese a que ahora se confirma que la nota que circuló a inicios de noviembre es falsa, se ha recalcado aún así una cuestión fundamental para muchos kenianos: ¿qué hace exactamente Cambridge Analytica en Kenia?

Jubilee, el partido gobernante de Kenia, realmente contrató a Cambridge Analytica para que les ayudaran en su campaña. En mayo de 2017, el periódico local The Star informó que Uhuru Kenyatta había firmado un contrato con esta empresa británica.

No es el primer contrato entre esta empresa y el partido del gobierno. La participación de Cambridge Analytica en la política keniana empezó en 2013, cuando trabajó para Uhuru Kenyatta y la Alianza Nacional (TNA), precursora del partido Jubilee.

Durante la campaña de aquel año, la empresa realizó 47.000 encuestas sobre el terreno. Según el sitio web de Cambridge Analytica, esto permitió a la empresa crear un perfil del electorado keniano y dar con una estrategia de campaña “basada en las necesidades (trabajo) y los temores (violencia tribal) de los votantes”.

Estudio de caso en Kenia, por Cambridge Analytica. Captura de pantalla del sitio web de Cambridge Analytica.

El estudio de caso también describía cómo trabajaba la empresa para movilizar a los seguidores jóvenes en las redes sociales:

Of the audiences identified, our work highlighted that the youth cohort were an underutilized party asset that could be highly influential if mobilized. To connect with this audience, CA’s communications and strategy team devised an online social media campaign to generate a hugely active online following.

De las audiencias identificadas, nuestro trabajó destacó que la generación de jóvenes era un bien partidario desaprovechado que podía ser muy influyente si se le movilizaba. Para conectar con ellos, el equipo de comunicación y de estrategia diseñó una campaña en redes sociales para generar un seguimiento en línea muy activo.

Kenyatta ganó las elecciones de 2013. En 2017, cuando el partido Jubilee contrató de nuevo los servicios de Cambridge Analytica, la BBC publicó un artículo sobre esta empresa y sobre su “proyecto” en Kenia. Un portavoz de Cambridge Analytica le contó a BBC Trending que la empresa no está implicada en publicidad negativa en Kenia, y que “nunca ha abogado por la explotación de divisiones étnicas en cualquier país”.

Esto plantea la pregunta de qué tipo de estrategia puede haber propuesto la empresa (tal como se indica en su material más arriba) que se base en el miedo del electorado a la violencia tribal.

El informe de la BBC se publicó solo cinco días antes de los comicios generales de Kenia, que fueron anuladas posteriormente por el Tribunal Supremo.

El trabajo de Cambridge Analytica para el partido Jubilee también debería plantear cuestiones sobre las implicaciones de un partido político en el Gobierno que adquiere y comparte con una empresa privada datos de millones de kenianos. Kenia no tiene una ley de protección de datos que vele por la privacidad de los ciudadanos ante las consecuencias potenciales de utilizar sus datos personales, ni tampoco límites legales sobre el almacenamiento y acceso a estos datos.

Tensiones étnicas explotadas en las redes sociales

Independientemente de la participación de empresas extranjeras, la representación de los luo como violentos se ha difundido por las redes sociales en Kenia y ha tenido consecuencias reales en todo el país. En localidades como Siaya, Homabay y Kisumu, en las que internet sigue siendo un lujo, los habitantes han sentido el impacto directo de esta caracterización de la comunidad luo como pueblo violento.

Según un informe de Aljazeera en Kenia, al menos 37 personas, incluidos tres niños, han muerto en las protestas que siguieron al anuncio de los resultados electorales. Casi todas las víctimas de la violencia murieron en bastiones de la oposición en los barrios marginales de la capital, Nairobi, o en la parte occidental del país.

En junio de 2017, la ONG británica Privacy International advirtió contra el hecho de utilizar la identidad étnica como arma política para manipular a los ciudadanos. El grupo describió el peligro de recopilar datos de millones de kenianos para hacer perfiles, dirigirse y persuadir a los votantes en nombre del presidente del país. Señala las elecciones generales de 2007, cuando las disputas tribales y la violencia étnica acabó con 1.500 muertos y más de 600.000 desplazados.

Hay pruebas de que el actual presidente jugó un papel en estos enfrentamientos. Los fiscales de la Corte Penal Internacional presentaron cargos contra Uhuru Kenyatta y su actual adjunto, William Ruto, supuestamente por instigar crímenes contra la humanidad que acabaron en violencia étnica. No obstante, se han retirado los cargos por ser insuficientes, debido en parte al hecho de que testigos clave han fallecido o desaparecido.

Kenia es el primer país en vías de desarrollo en haber utilizado los servicios de Cambridge Analytica para influir un resultado electoral a través de datos y de la microfocalización conductual. Pese a que no se conocen por completo las tácticas concretas y las medidas llevadas a cabo por la empresa, puede que su contrato con el partido del gobierno suponga una advertencia para otros gobiernos –y defensores de la democracia– de países en vías de desarrollo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.