¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En India, desigualdades de clase y género dificultan que víctimas de acoso sexual obtengan justicia

“Yo también”. Imagen vía Pixabay de Surdumihail. Creative Commons CC0.

La campaña #MeToo [Yo también] que alienta a las mujeres a hablar sobre experiencias de acoso sexual ha sido un catalizador para esas acusaciones en los ámbitos políticos, profesionales y geográficos.

Una tendencia especialmente poderosa y controvertida en este momento es entre personas que han creado listas públicas de perpetradores acusados de mala conducta sexual.

El 24 de octubre de 2017, Raya Sarkar, estudiante de derecho singapurense en Estados Unidos publicó esa lista en Facebook. La lista contiene los nombres de 58 académicos en 29 universidades, sobre todo en India, acusados por estudiantes de ataque o acoso sexual.

Sarkar hizo la lista con colaboración de sus amigos y redes, y recogió evidencias de cada vícitima para verificar sus afirmaciones.

Muchos ven la lista publicada como un intento de dar a conocer o hablar abiertamente del acoso sexual en el sector académico de India. En una entrevista con la BBC, Raya Sarkar explicó que esta iniciativa fue un intento para que amigos y colegas tengan cuidado de personas con antecedentes de mala conducta sexual. Dice que el objetivo era ayudar a que las personas se sintieran seguras.

Raya Sarkar dijo a BuzzFeed que la lista publicada se basó en evidencia recogida en comunicaciones directas con cada víctima –que incluían mensajes, capturas de pantalla y testimonios. Sarkar no ha publicado todavía esta evidencia, sostiene que mantener la confidencialidad de la evidencia es imperativo hasta que las víctimas elijan hacer públicas sus acusaciones. En Facebook, también ha exhortado a las víctimas a denunciar con la policía y otras autoridades pertinentes:

If you are a victim of sexual harassment go file an FIR (police report). No internal committee nonsense. Go straight to court. Internal committees will exhaust you harder than courts, speaking from 1st hand experience.

Si eres víctima de acoso sexual, denuncia en la policía. Nada de tonterías de comité interno. Anda directo a la corte. Los comités internos te agotarán más que los tribunales, lo digo por experiencia propia.

Como el acoso sexual es un delito en India, se puede denunciar el acosador.

Aunque para muchos la decisión de Raya Sarkar es audaz, hay otros escépticos de su táctica. Deepanjana Pal escribe en NewsLaundry:

Viewed from a legal perspective, Sarkar’s list inhabits an ethical danger zone. The complainants are anonymous, the charges are vague and the only definite detail is the name of the accused.

Desde una perspectiva legal, la lista de Sarkar entra en zona de peligro ético. Las quejas son anónimas, las acusaciones son imprecisas y el único detalle definitivo es el nombre del acusado.

En un artículo para Daily O, Sumit, Mitra explica que el principal factor es que parece que nadie rinde cuentas, pues las víctimas de acoso no han contado sus historias.

En Twitter, muchos han expresado que es difícil que las víctimas denuncien sin prejudicar su propia reputación o se vuelvan vulnerables a mayores amenazas:

Si estuviéramos en un mundo donde estar en una lista anónima no le hace nada a tu reputación o tu carrera, ni siquiera necesitaríamos listas anónimas.

Raya Sarkar enfrenta amenazas de muerte y violación después de que lista de depredadores sexuales arrasa con mundo académico.
Dos días después de poner la lista en Facebook, Sarkar publicó sober amenazas de muerte y violación por defender a las víctimas de acoso sexual
.
————
Alerta de una horrible ironía: Raya Sarkar enfrenta amenazas de muerte y violación después de que lista de depredadores sexuales arrasa con mundo académico.

La lista también ha recibido opiniones diversas de feministas. Un grupo de 12 feministas publicó una declaración en el blog Kafila Online, donde hizo un llamado a los colaboradores de la lista que se retractaran o que recurrieran a la justicia. Es la misma opinión de algunos expertos legales que expresaron preocupación por la falta de evidencia pública:

It worries us that anybody can be named anonymously, with lack of answerability. Where there are genuine complaints, there are institutions and procedures, which we should utilize. We too know the process is harsh and often tilted against the complainant. We remain committed to strengthening these processes. At the same time, abiding by the principles of natural justice, we remain committed to due process, which is fair and just.

It worries us that anybody can be named anonymously, with lack of answerability. Where there are genuine complaints, there are institutions and procedures, which we should utilize. We too know the process is harsh and often tilted against the complainant. We remain committed to strengthening these processes. At the same time, abiding by the principles of natural justice, we remain committed to due process, which is fair and just.

Nos preocupa que se pueda mencionar a cualquiera anónimamente, sin responsabilidad. Donde hay quejas genuinas, hay instituciones y procedimientos, que deberíamos utilizar. También sabemos que el proceso es duro y a veces va contra quien denuncia. Seguimos comprometidos a fortalecer estos procesos. Al mismo tiempo, si cumplimos los principios de la justicia natural, seguimos comprometidos con el debido proceso, que es justo.

Esta manera de dar nombres puede deslegitimizar la larga lucha contra el acoso sexual, y complicar nuestras tareas como feministas.

Las respuestas a la carta reflejaban preocupación sobre el sistema del debido proceso al que se refiere el grupo Kafila. El comentarista identificado como “Officious Fool” (tonto oficioso), escribió:

…what incentive does someone, who has nothing but her first-hand experience to back her statement, have to speak up against these people who wield such immense power in academic circles? The intent to strengthen redressal mechanisms need not delegitimise personal accounts. Please don’t discourage people from speaking out. And please don’t say “due process” if you can’t vouch for the protection of those who do come forward.

…¿qué incentivo tiene alguien, que no tiene nada más que su propia experiencia como respaldo a su declaración, de hablar contra estas personas que ejercen un poder tan inmenso en círculos académicos? La intención de fortalecer mecanismos de rectificación no deben deslegitimar relatos personales. Por favor, no desalienten que las personas denuncian. Y por favor, no digan “debido proceso” si no pueden responder por la protección de quienes denuncian.

La lista y respuestas también insinúan otros problemas subyacentes en la sociedad y cultura india. La mayoría de profesores mencionados en la lista son de las castas superiores del sistema hindú de castas, lo que demuestra un aspecto a menudo no reconocido de la hegemonía preponderante de la casta superior en la sociedad india.

Sudhamshu Mitra publicó un mensaje de apoyo en Facebook a la iniciativa de Sarkar. Mitra, ingeniero de Bangalore, expresó una inicial incomodidad con la lista. Pero luego pensó que la táctica de Sarkar era hábil dadas las divisiones de clase y género en India:

…in my experience, upper caste men(including me), who talk about feminist ideals, or who have gained immense academic stature, can easily find a way out of the current justice system. Because the entire justice system itself is aligned towards keeping patriarchy and caste system intact.

For instance, if my name was on the list, or if someone accused me of sexual harassment, I doubt many would believe that because of the conversations I engage in with respect to masculinity and feminism. That's how much power I possess. An “upper” caste man proclaiming progressive ideas is put on a pedestal in our society. But others who constantly engage in politics of daily lives and raise issues on inequality and oppression are not even listened to.

…en mi experiencia, los hombres de las castas superiores (yo incluido), que hablamos de ideales feministas, o que hemos adquirido enorme estatura académica, podemos encontrar una salida fácil al actual sistema de justicia. Porque todo el sistema de justicia está alineado para mantener intacto el patriarcado y el sistema de castas.
Por ejemplo, si mi nombre estuviera en la lista, si alguien me acusara de acoso sexual, dudo que muchos lo creerían por mis conversaciones, donde abordo con respeto la masculinidad y el feminismo. Así de grande es el poder que tengo. Nuestra sociedad pone en un pedestal al hombre de casta “superior” que proclama ideas progresistas. Pero a otros que constantemente participan en política en su vida diaria y plantea cuestiones de desigualdad y opresión ni se les escucha.

Mientras voces en medios sociales siguen debatiendo el tema, la mayoría de universidades se han negado a responder o han explicado que investigarán las acusaciones independientemente.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.