¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Científica se vuelve símbolo de resistencia al machismo en Kirguistán

Captura de pantalla del video de YouTube “Asel Sartbaeva discute vacunas termalmente estables”, publicado por X, fábrica de vacunas el 8 de enero de 2015.

Cuando un destacado empresario encendió los medios sociales de Kirguistán por llamar “tontería” al liderazgo femenino y equiparar el feminismo con “terrorismo”, fue una científica de Asia Central quien dio la respuesta perfecta.

La bioquímica Asel Sartbaeva y la Universidad Británica de Bath triunfaron en la categoría de premio a la biotecnología en la ceremonia de premios globales IChemE que se llevó a cabo en Birmingham el 2 de noviembre, para gran alegría de sus compatriotas en su país.

Según IChemE, el proyecto de biotecnología encabezado por Sartbaeva “usa silicio para evitar que las vacunas se echen a perder, y reduce la necesidad de equipos para almacenar en frío”.

En el video de abajo, Sartbaeva describe cómo llegó a interesarse en el desarrollo de una tecnología que IChemE dice que “puede salvar millones de vidas” con las vacunas conservadas de manera segura en lugares no conectados.

After the birth of my daughter I took her to the doctor to be vaccinated. The doctor took the vaccine out of the fridge and was going to administer it. And I naively thought he was going to warm it up. But he said, “No, no, no, because if we warm it up it would denature.”

And I thought, OK, I know nothing about vaccines, so I started searching and found out that vaccines need to be stored in refrigerators all the time. That is when I thought I can maybe use silicon to cage them so they don't unfold.

Después del nacimiento de mi hija, la llevé al doctor para que la vacunara. El doctor sacó la vacuna del refrigerador y la iba a administrar. Ingenuamente, pensé que la iba a calentar, pero dijo: “No, no, no, si la caliento la adultero”.

Y yo pensé: “está bien, no sé nada de vacunas”. Así que empecé a investigar y encontré que las vacunas se tienen que conservar en refrigeradores todo el tiempo. Fue ahí que pensé que se podría usar silicio para conservarlas y no queden expuestas.

“El feminismo es como el terrorismo”

La noticia del premio llegó apenas días después de que Babur Tolbayev, fundador de una de las instituciones de microcréditos más exitosas del país generó revuelo cuando comparó el feminismo con “terrorismo” y calificó la idea de liderazgo femenino como “tontería”.

En una entrevista con un programa local, Tolbayev, cuya empresa Mol Bulak presta dinero a Rusia y a Kirguistán, dijo:

Многие женщины хотят быть супербизнесвумэн, лидерами — это все хрень, извиняюсь. Феминизм — это терроризм, это та же форма радикализма

Muchas mujeres quieren ser superempresarias, líderes. Lo siento, pero todo esto son tonterías. El feminismo –es terrorismo. Una forma de radicalismo.

Captura de pantalla del video de YouTube “Asel Sartbaeva analiza vacunas termalmente estables”, publicado por la fábrica X, el 8 de enero de 2015. Acá se ve a Sartbaeva con su hija.

¿Un gran hipócrita?

Como el periodista Bermet Talant kyzy escribió en un blog, fueron palabras raras de un hombre cuyo negocio incluye a varias importantes administradoras y ha concedido innumerables préstamos a una base de clientes compuesta mayormente por mujeres, incluidas empresas que en fase inicial.

Talant kyzy concluyó que Tolbayev, que se hace llamar filántropo, era un “gran hipócrita”:

Все женщины, очевидно, делятся для Тольбаева на две категории: те, кто его обслуживает, как его жена, и те, за счет которых он наращивает свое богатство, как сотрудницы его компании и клиентки.

Aparentemente, para Tolbayev las mujeres se pueden dividir en dos categorías: las que le sirven y las que lo ayudan a aumentar su riqueza, como el personal y clientes de su empresa.

En medios sociales, los enlaces a la entrevista de Tolbayev circularon durante días.

En una publicación en Facebook, Altyn Kapalova, autora de cuentos infantiles, acusó a Tolbayev de no entender el feminismo y se le ocurrió un personaje basado en él que podría incluir en algún libro:

В стотысячный раз повторяю:
Феминизм – это не поклонение каким-то взглядам, феминизм – это простые адекватные действия в реальности, которые не ограничивают женщину, но и не привилегируют ее. #корольразбросанныхносков

Por enésima vez repito:

El feminismo no es adherencia a alguna ideas. El feminismo son acciones prácticas simples y normales que ni restringen ni privilegian a las mujeres. El rey de los calcetines descartados.

Captura de pantalla del video de YouTube “Asel Sartbaeva analiza vacunas termalmente estables”, publicado por la fábrica X, el 8 de enero de 2015.

Asel Kubanysh, especialista en educación, razonó:

Понимаю, когда-то мужчины были добытчиками. Когда нужно было уметь убивать животного, бегать с копьем на руках и тд. Но с того времени, столько воды утекло как говорится…

Сегодня, не надо кормить женщину. Так и так видим, на примере трудовых мигрантов, как женщина кормит целые семьи…. И это, заметьте, женщина делает практически в наихудших условиях… в дали от детей, без никаких соцпакетов и тд. А теперь представьте, каких успехов достигла бы женщина имей она поддержку мужа, семьи и государства.

Entiendo que en algún punto, los hombres eran cazadores, corrían con palos y demás. Pero muchas cosas han ocurrido desde entonces. Ahora, una mujer no necesita que la alimenten. Vemos esto en el contexto de los trabajadores migrantes kirguisos, cuando a veces una migrante es quien alimenta a familias enteras. Y hay cosas que las mujeres logran en las peores condiciones imaginable. Ahora, imaginen el éxito que tendría una mujer si tuviera el apoyo de su esposo, su familia y el estado.

La parlamentaria Elvira Surabaldieva expresó su molestia en Twitter:

¿De qué se sorprenden? Babur Tolbayev es un típirepresentante de los círculos empresariales kirguisos, para quienes la mujer es un humano de segundo grado.

Luego, Tolbayev intentó explicar sus comentarios. Reconoció que su comparación entre feminismo y terrorismo fue una “exageración”, y sostuvo que defendió una “política de género correctamente implementada” que permitiera a hombres y mujeres seguir su carrera y los objetivos de su carrera igualitariamente.

Sin embargo, sostuvo que las mujeres eran el “fundamento de la familia”, lo que justificó sus comentarios durante la entrevista de que tener una familia es “mejor que cualquier maestría” para una mujer, y que las mujeres deberían tratar de “tener tantos hijos como sea posible”, antes de que tengan 35 o 40 años.

Comprensiblemente, pocos quedaron convencidos con el cambio de opinión:

Después de este brote asombrosamente machista, el jefe de banco de Kirguistán responde con más de los mismo, pero dicho de otra manera.

Apenas días después, con la noticia del premio de Asel Sartbaeva, las kirguisas tuvieron un ejemplo de un excepcional liderazgo que celebrar, y también una excusa para trolear a Tolobayev en medios sociales:

Publicación de Rimma Sultanova a la izquierda: “Mujeres en la ciencia”, y está dirigida a Tolbayev. Publicación de Umetai Davluetayeva a la derecha dice: “¡Tomen eso, patriarcas! Una científica salva vidas mientras ustedes juzgan cómo recoger correctamente calcetines sucios!”.

Publicación de Altyn Kapalova a la izquierda: “¡Qué noticias tan buenas! Estoy llena de orgullo, como si yo misma hubiera elaborado esta tecnología. Probablemente, esto es una terrible pesadilla para el rey de los calcetines descartados”.

Para saber más del recorrido de la doctora Sartbaeva a la primera línea de la ciencia internacional, léela en esta entrevista en el sitio web de la Sociedad Real de Química.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.