¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Maung Maung se ha pasado la vida coleccionando discos de vinilo en Myanmar

Maung Maung muestra un gramófono. Foto de Myo Min Soe / The Irrawaddy.

Este artículo, editado de Wei Yan Aung es de The Irrawaddy, sitio web de noticias independiente de Myanmar, y Global Voices lo reproduce como parte de un acuerdo de intercambio de contenido.

A principios de la década de 1960, cuando Maung Maung estaba en séptimo grado, su abuela le regaló un gramófono marca His Master’s Voice (HMV) [La voz del amo], localmente conocida como la marca del perrito. Este regalo lo obsesionaría toda la vida.

“Este fue uno de los principales factores que me inspiraron para coleccionar discos de vinilo”, dijo Maung Maung, conocido comúnmente como el investigador Maung Maung.

Cuando se trata de la historia del gramófono en Myanmar, nadie sabe tanto como Maung Maung, quien ha coleccionado casi todos los discos de vinilo más importantes del siglo: desde el disco de una obra de Saya Pu, artista de la corte durante el reinado del rey Thibaw, último monarca de Myanmar, a finales del siglo XIX, hasta el último disco del músico clásico Kyaukpadaung Kyaw Lwin producido en el país en 1976.

Maung Maung empezó a coleccionar discos de vinilo cuando era estudiante y su abuela le regaló un gramófono, y siguió coleccionándolos durante las distintas etapas de su vida, como estudiante universitario, como policía y, finalmente, como abogado.

Los discos de vinilo contienen música clásica, cultura tradicional y acontecimientos históricos de Myanmar que antes se pasaban de una generación a otra de boca en boca o a través de los libros y la literatura, dijo Maung Maung.

Gramófono y accesorios. Foto de Myo Min Soe / The Irrawaddy.

Around 1972 I was attending university [in Yangon] and gramophones started to lose popularity. Because of the invention of cassette players and the decline in quality of gramophone records.

Hacia 1972, yo estudiaba en la universidad [en Rangún] y los gramófonos empezaron a perder popularidad por la invención del casete y la disminución de la calidad de los discos de vinilo.

Relacionó el descenso de la calidad con el sistema socialista que practicaba el Partido del Programa Socialista de Birmania en esa época.

Cuando los casetes se hicieron más populares, la gente vendió sus viejos gramófonos a comerciantes.

At that time, people started to exchange their gramophones for cassette players. Later, gramophones were [discarded and] stacked in piles like bricks. Nobody would stop you if you take them because people thought they were garbage and you’ve just cleared it. If I had been the director-general of [State Broadcaster] Myanma Radio and Television [MRTV], I would have taken them by car.

En esa época, la gente empezó a cambiar los gramófonos por reproductores de casetes. Más tarde, los gramófonos [se descartaron y] quedaron amontonados como ladrillos. Nadie te impedía llevártelos porque se los consideraba basura y tú la sacabas del paso. Si yo hubiera sido el director general del medio estatal Radio y Televisión de Myanmar [MRTV, por sus siglas en inglés], me los habría llevado en auto.

Maung Maung hurgaba en las pilas de discos de vinilo en Rangún y se llevaba sus preferidos al municipio donde nació, Daik-U Township, en la región de Bago.

Tras graduarse, trabajó como maestro en una escuela de Daik-U, donde enseñaba a sus alumnos literatura y nacionalismo de Myanmar a través de discos de vinilo de Anyeint [tradicional programa de entretenimientos birmano] y de canciones de marionetas.

El libro de investigación de Maung Maung sobre los discos de vinilo. Foto de Myo Min Soe / The Irrawaddy.

Luego se unió a la policía y se desempeñó como jefe de esa fuerza en distintos municipios de la región de Bago.

Cuando se enteraba de que alguien tenía un disco raro, iba con su gramófono. Si los dueños vendían los discos, los compraba; si no, les pedía que lo dejaran ponerlo en su gramófono.

Continuó coleccionando discos de vinilo mientras trabajó como abogado, luego de retirarse de la policía. Consiguió más gramófonos y discos a través de sus clientes y amigos.

El exministro de Información, U Kyi Aung, que también es fanático de los gramófonos, una vez le pidió que donara sus discos al ministerio, pero Maung Maung se negó.

Sin embargo, con el apoyo del ministro, tuvo la oportunidad de clasificar los discos de MRTV por género.

Colección personal de discos de vinilo de Maung Maung. Foto de Myo Min Soe / The Irrawaddy.

MRTV has plenty of gramophone records, but not as many as my archive in terms of records with real historical values, for example, only I have the original record of the song Doh Bamar which was the origin of today’s Myanmar national anthem and sung by Thakhins in colonial period. However, that was very beneficial to my research on gramophones. I am grateful to authorities for this.

MRTV cuenta con muchos discos, pero no tantos como mi archivo personal, en términos de valor histórico real. Por ejemplo, soy el único que tiene la grabación original de la canción Doh Bamar, que dio origen al himno nacional de Myanmar actual y que cantó Thakhins en la época colonial. Sin embargo, fue muy beneficioso para mi investigación sobre gramófonos. Agradezco a las autoridades por ello.

Basándose en su colección de discos, recortes periodísticos, publicidades y referencias, publicó un libro de investigación de mil páginas sobre la historia de los discos de vinilo del país, por el que ganó el premio nacional de literatura en 2015.

Sobre el futuro de los más de mil discos que coleccionó durante casi seis décadas, dijo:

Frankly speaking, I don’t expect to receive help from the [information] ministry. If I say something, they [information ministry officials] would reply they would submit a letter to the minister or come back again at this or that time. I don’t care. In fact, they should come to us. If they don’t, I will do it on my own. But if there are people who know the value and can afford to keep my records in a museum or alike, I will transfer them. I’ll keep on collecting those records. That’s my life.

Sinceramente, no espero recibir ayuda del Ministerio [de Información]. Si digo algo, [los funcionarios del Ministerio de Información] me responderán que deben presentar una carta al ministro o deben venir de nuevo en algún momento. No me importa. Es más, ellos tienen que venir a nosotros. Si no lo hacen, lo voy a hacer yo mismo. Pero si hay gente que reconoce el valor y puede permitirse poner mis discos en un museo o algo similar, los voy a donar. Voy a seguir coleccionando estos discos. Son mi vida.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.