¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Enjuician a caricaturista jordano por dibujos de Jesús

Emad Hajjaj. Foto publicada en la página de Wikipedia del caricaturista (CC-BY-SA).

Un caricaturista jordano-palestino enfrenta acusaciones de insulto a la religión y de conflicto religioso por un dibujo que representa a Jesús.

Emad Hajjaj fue citado el 31 de octubre por el fiscal general de Jordania después de que se presentara una queja y una acusación por “insultar la religión”. El dibujo, publicado en Twitter y en Facebook, muestra a Jesús en la cruz que denuncia al actual patriarca de la iglesia ortodoxa de Jerusalén, el patriarca Teófilo III.

“Soy Cristo, hijo de María, y reniego del patriarca Teófilo III y de todos los que se unen a él en la venta de propiedades de la noble iglesia ortodoxa griega a la ocupación israelí”, decía el dibujo.

Hajjaj realizó este dibujo como respuesta a informes que indican que la Iglesia ortodoxa de Jerusalén vendió propiedades de la iglesia a grupos de colonos israelíes para saldar deudas de la institución.

El dibujo fue publicado el 29 de octubre en el periódico Al-Araby Al-Jadeed y en las cuentas de redes sociales de Hajjaj.

Vender la propiedad de la Iglesia ortodoxa de Jerusalén a la ocupación es una traición a la cristiandad y a los cristianos.

El caricaturista ha trabajado para varios periódicos locales y regionales y para revistas que publiquen sus dibujos. Sus composiciones tratan principalmente de la política en Oriente Medio, incluida la ocupación israelí de territorios palestinos.

Actualmente Hajjaj está en libertad y no se le ha acusado oficialmente. No obstante, según el sindicato que representa a los periodistas jordanos, será acusado de “instigar el odio hacia la religión” bajo el amparo de la ley de delitos cibernéticos. Esta ley fue modificada recientemente para incluir una sentencia de uno a cinco años de cárcel para los acusados de “instigar el odio religioso, sectario, étnico y regional”.

Las leyes jordanas, como el Código Penal, la ley de delitos cibernéticos y la ley de prensa y publicaciones imponen varias restricciones a los usuarios que expresen su opinión en línea. Estas restricciones incluyen la publicación de dibujos o de “noticias falsas o exageradas” sobre la familia real, de contenido que insulte la religión o que viole los “valores islámicos” y que difamen al Gobierno, a los funcionarios y al Ejército.

Se debería eliminar del Código Penal cualquier acusación de insulto a la religión; son textos tipificados como delito los que violan la libertad de expresión y de opinión. Muestro mi solidaridad para con Emad Hajjaj

El año pasado, el escritor Nahed Hattar fue llevado a juicio por publicar en Facebook un dibujo que se burlaba de cómo el grupo extremista y violento del ISIS percibe a Dios y el paraíso. Hattar recibió numerosas amenazas tras publicar el dibujo y fue acusado de “insultar a la divinidad”. El 25 de septiembre de 2016 fue abatido a tiros a las afueras de un tribunal en Amán, la capital jordana, donde debía comparecer a su juicio.

El asesinato de Hattar planteó preguntas en Jordania acerca del papel del Gobierno en la creación de un contexto en el que se amenaza y se silencia a las opiniones minoritarias. Después de todo, fue el Gobierno de Jordania el que demandó a Hattar y, pese a las amenazas de muerte que recibía, las autoridades no le concedieron protección policial.

Reflexionando sobre la política del Gobierno jordano de oponerse al discurso de odio mientras frena la libertad de expresión, Reem Al Masri, experto en internet de la organización de medios 7iber (se pronuncia Hiber), escribió:

تماما كما يقف أب ينهر أولاده على سلوكياتهم السلبية دون النظر لدوره في توليدها، تقف الدولة بعيدًا عن خطاب الكراهية.

نسألُ حسب تعريف خطاب الكراهية المُقترح: هل تعدّ الأعمال التي تتخذها الحكومة والتي قد تشيطن بها فئة من فئات المجتمع أو تحرم مجموعات من حرياتهم الأساسية جزءًا من الأعمال المؤججة لخطاب الكراهية؟

(…) كل مرة ترفع الدولة سبابتها متوعدة من يثير ما تسميه «خطاب الكراهية» علينا أن نرجع للمسلّمات والأصول، بأن الخطاب ضد مجموعات دينية أو عرقية أو جنسية يتأجج في بيئة سياسية طاردة للتعدّدية وفي ظل غياب مشاركة مجتمعية في تعريف هذا الخطاب.

Igual que el padre que desprecia a su hijo por su comportamiento negativo sin considerar el papel que ha tenido en generarlo, el Estado rechaza el discurso de odio.

Cuando consideramos la definición propuesta de discurso de odio nos preguntamos: ¿las acciones que emprende el Gobierno para satanizar a una comunidad de la sociedad o privar a alunos grupos de sus libertades fundamentales son parte de estos actos que instigan el discurso de odio? […] Cada vez que el Estado amenaza a quienes emprenden lo que llaman “discurso de odio”, necesitamos observar los hechos básicos: el lenguaje contra grupos religiosos, étnicos y sexuales se ve atormentado en un contexto político que rechaza el pluralismo y no involucra a la sociedad al definir este tipo de lenguaje.

Con el cuestionamiento a Hajjaj las autoridades jordanas han mostrado una vez más que siguen sin querer construir un contexto seguro en el que se toleren las opiniones de la minoría.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.