¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Presión en charlas de cambio climático de ONU mientras Medio Oriente y Norte de Africa se calienta

Sequías y altas temperaturas amenazan la región del Medio Oriente y Norte de África. Imagen de Wikimedia / Creative Commons.

Las naciones del mundo se reunieron en Bonn, Alemania, a la XXIII Conferencia Anual de partes (COP23) bajo la Convención del Acuerdo Marco de la Convención de Cambio Climático (UNFCCC), cuando el año 2017 es uno de los más calurosos de que se tenga registro.

Logo del COP 23. Fuente: sitio web de COP 23.

Los investigadores del Instituto Max Planck para la Química y el Instituto Chipre en Nicosia han predicho un duro destino para la región de Medio Oriente y el Norte de África. Actualmente, Jordanuia enfrenta una de las sequías más severas registradas en la historia. A falta de políticas internacionales de acción antes el cambio climático, el país podría recibir 30 % menos de precipitaciones para 2100 y las temperaturas anuales podrian aumentar en 4.5 grados centígrados.

El fundamental Acuerdo de París de la COP 21 en 2015 brindó el primer acuerdo realmente global para enfrentar el cambio climático. La reunión de Bonn de noviembre de 2017 fue fundamental para elaborar las reglas para aplicar el acuerdo de París y endurecer las acciones nacionales para cumplir con el objetivo de mantener el auimento de la temperatura global por debajo de 2 grados centígrados.

La región enfrenta enormes olas de calor

En octubre de 2015, la revista Nature Climate Change predijo que las olas de calor en partes del Golfo Pérsico podrían amenazar la supervivencia humana a fines del siglo. La duración de la ola de calor en la región del Medio Oriente y el Norte de África se prolongará dramáticamente, y durará 80 días a mediados del siglo y 118 para fines del siglo, comparado con el promedio actual de 16 días, incluso si la emisión de gases invernadero disminuyeran después de 2040.

Captura de pantalla de Google Earth del Golfo Pérsico y países vecinos.

La demanda sin control de agua con fines agrícolas en la región ha llevado a extracción excesiva de agua, disminución de la calidad del agua y degradación de la tierra, incluida salinización (aumento de contenido de sal en la tierra).

Se prevé que el cambio climático agrave estas tendencias y el sector agrícola será el más afectado. Olas de calor más frecuentes e intensas y menos precipítaciones afectarán las temporadas de cultivo. Con menos lluvia, se reducirá la humedad de la tierra, el río se secará y el acuífero se recargará. La incertidumbre afectará la  productividad y complicaría la planificación agrícola.

Como declaró Safa’ Al-Jayoussi de la ‘Red de Acción Internacional de Cambio Climático‘ al periódico Al-Ayam:

«المنطقة العربية تعاني من الجفاف حاليا الذي ما هو الا بداية تبِعات التغير المناخي ولذلك يجب على المناقشات أن تراعي المجتمعات المحلية الاكثر تأثرا بالأضرار من جهة والتعويض عن الخسائر الناتجة عن تلك الظاهرة من جهة أخرى.”

La región árabe sufre actualmente de sequía, que es solamente el comienzo de las consecuencias del cambio climático. Las discusiones deben tener en cuenta a las comunidades más afectadas por el daño de un lado y la compensación por las pérdidas que resultan de este fenómeno, de otro lado.

Por ejemplo, Jordania usa 160 % más de agua subterránea de lo que repone la naturaleza, pero hay poco incentivo para conservar este precioso recurso.

El uso de agua para irrigación sigue estando insosteniblemente subsidiada por el Gobierno, y el desperdicio es un gran problema. Más de la mitad del agua de Jordania se usa para agricultura, que produce solamente pequeña parte del suministro local de alimentos. Se estima que la mitad del suministro de agua se pierde por mal uso o robo.

Egipto enfrenta problemas similares:

El cambio climático está cobrándole el precio a los agricultores egipcios.
——–
El cambio climático trae hambre – golpea más fuerte a los más vulnerables. Mientras los agricultores egipcios luchan para adaptar, el Programa de Alimentación Mundial de Medio Oriente está para ayudar.

Aprovechar el poder del sol y el viento

Los países de Medio Oriente están pagando un precio muy alto por su uso de combustibles fósiles en forma de contaminación de aire y agua contaminada. El aumento de la desertificación ha afectado negativamente a la agricultura. La industria pesquera se ve afectada por el deterioro de la calidad en aguas costeras y los efectos negativos del cambio de las temperaturas marinas en la pesca.

Pero los combustibles fósiles siguen teniendo enormes subsidios y están tan subvaluados que es difícil que las energías renovables se abran paso. Se les percibe como no rentables debido a subsidios a veces ocultos que se ofrecen a los combustibles fósiles.

Parte de la capacidad de energía renovable en el mundo árabe, Turquía e Irán (2016).

Pocos países en la región han ganado con la explotación de combustibles fósiles, la mayoría ha obtenido menos del 1 % de electricidad de fuentes renovables. Mientras los países del Medio Oriente y Norte de África se benefician del sol, y la región tiene un potencial enorme para energía solar y energía eólica, la iinversión en energías renovables es una de las más bajas del mundo. Medio Oriente y Norte de África está por detrás de países con ingresos similares en este punto, pero también por detrás de otros más pobres.

Los países del mundo árabe se han comprometido voluntariamente a puntos de energía renovable como un porcentaje de la capacidad general de generación de electricidad.

La región se prepara para un futuro de extremos

Según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), el cambio climático generado por el hombre ya está aumentando la probabilidad de hechos de clima extremo, como olas de calor, inundaciones e incendios forestales. El impacto de estos desastres naturales puede ser irreversible, severo y generalizado para miles de millones de personas a menos que se tome acción ahora para recortar drásticamente las emisiones de carbono a nivel global.

En la última década, varios países han anuciado planes de desarrollo a mediano y largo plazo para instalaciones alternativas a lso combustibles fósiles.

Por ejemplo, Marruecos y Jordania han diversificado sus fuentes de energía para satisfacer una mayor dependencia y demanda de importaciones de combustible que sigan aumentando el costo. El Gobierno marroquí está a punto de lograr su objetivo de producir 2 gigavatios (GW) de energía solar y 2 GW de energía eólica para 2020, mientras que la actual capacidad eólica es de más de 750 megavoltios (MV). El Gobierno jordano planea aumentar su objetivo inicial de 600 megavatios (MW) de energia solar de 1 GW para 2020.

Los actuales compromisos de recortes de carbono de los países significarían al menos 3 grados centígados de calentamiento global y severos daños, dicen los expertos. Sin una seria preparación para generar confianza y acuerdo, es probable que los acuerdos se retrasen, como reveló el fallido COP en Copenague en 2009.

Aunque el Acuerdo de París incluyó un mecanismo para revisar y ajustar estos compromisos, no se han fijado las reglas, lo que agregó presión a la reunión de Bonn para completar este trabajo vital antes de 2018.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.