¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Comentario sobre la Barbie con hijab muestra por qué los activistas rusos no apoyan a Navalny

Alexey Navalny en un viaje de campaña a Irkutsk. Crédito: Evgeny Feldman para navalny.feldman.photo, CC-BY-NC.

A medida que la fecha de las elecciones presidenciales de Rusia del 2018 se acerca, el número de candidatos aumenta. Sin embargo, hay dos grandes nombres que no aparecen en esta lista por el momento: Vladimir Putin y Alexey Navalny.

Todo el mundo espera que el presidente Putin anuncie su candidatura, que sería la cuarta. El líder opositor, Navalny, tiene prohibido formar parte oficialmente de la campaña (su campaña ha sido denunciada ante los tribunales sin mucho éxito), pero eso no le ha impedido organizar mítines por todo el país.

Navalny ha concentrado sus energías, en su mayor parte, en abordar las preocupaciones más urgentes en Rusia, como la corrupción. Sin embargo, recientemente ha centrado su atención en la aparición de la primera Barbie con unas palabras sobre el asunto:

Desagradable. Es muy difícil presentar la degradación de la mujer como una clase de logro y progreso social. Totalmente desagradable.

Según el ratio (broma interna de Twitter por la cual uno puede juzgar el éxito, el fracaso o la controversia de un tuit según la cantidad de respuestas, retuits o me gustas; si hay más respuestas que retuits y me gustas, por ejemplo, se considera que el tuit es extramadamente controvertido y un absoluto fracaso), el comentario de Navalny no agitó las aguas, realmente.

Sin embargo, si se miran los comentarios podemos ver una historia diferente. El administrador del equipo de redes sociales de Navalny dijo:

Para el lento recorrido previo del Comité Internacional Olímpico, una mujer llevando un hijab en los Juegos Olímpicos es totalmente una gran victoria. Pero ¿por qué una degradación? No podemos ignorar que ella comparte esos valores culturales y elige llevar el hijab.

Navalny respondió:

Una Barbie con un hijab es una forma de promover la degradación de la mujer. Enseñan desde la infancia que las niñas son inferiores y tienen que ir tapadas.

Una usuaria no lo ha tomado bien, dada su visión cultural:

Es una tontería. Usar el hijab es mi elección. Si no lo miras desde el punto de vista religioso y usas el cerebro, solo es una muñeca con ropa de una cultura diferente.

Luego dijo:

¡Felicidades, Alexey! Con un solo tuit has perdido todos tus posibles votantes musulmanes. Parece que no quieres ser presidente.

No es una exageración. El número de musulmanes en Rusia varía del 5% de la población al 10%, unos 20 millones de personas.

Un usuario incluso se fijó en los lugares donde Navalny ha estado dando sus mítines electores no autorizados y lo conectó con sus declaraciones;

Algo me dice que Navalny está dispuesto a organizar un mítin en cualquier lugar de Rusia excepto en el norte del Cáucaso.

El norte del Cáucaso es mayormente musulmán.

Después de su primer tuit, Navalny llegó a retuitear otra opinión negativa de la nueva Barbie:

Captura de pantalla de Twitter.com/navalny

Se ha presentado la primera Barbie con hijab. Solo puede salir de la casa de la Barbie un par de horas y solo si la acompaña Ken.

¿Políticas anticorrupción con un tinte xenófobo?

Para quienes han seguido la política de Navalny de cerca, esto no es una sorpresa. Al menos desde 2013, Navalny ha hecho campaña para que los trámites del visado se endurezcan para los países de Asia Central cuando anunció una petición en la página del Gobierno ROI que denunciaba acuerdos de viajes sin visado a siete países antiguamente soviéticos y predominantemente musulmanes, incluida Armenia.

Vladimir Putin se opone a estas políticas y la petición de Navalny fracasó al no conseguir los 100 000 votos necesarios para presentarla al Duma ruso, la cámara baja del Parlamento.

En 2015, también escribió un artículo en su página web sobre la entonces creciente crisis de refugiados en Europa, que alcanzó números sin precedentes de llegadas. La mayoría huían de los países asolados por la guerra, como Siria, Afganistán e Irak:

Сейчас очень уместно всем напомнить, что Европа вынуждена принимать мигрантов-мусульман — они ломятся тысячами через морские и сухопутные границы и остановить их невозможно иначе, как расстрелами. Они их не перевозят, не приглашают, виз им не дают и постоянно пытаются реализовывать программы депортации (впрочем, довольно безуспешно).
В это же время российская государственная политика прямо направлена на привлечение в страну молодых мусульман. У нас даже визового режима со странами Средней Азии нет, несмотря на то, что его поддерживает подавляющее большинство населения.
Когда я на выборах и после заявлял о том, что введение визового режима — первоочередная задача государственной политики, все госпропагандисты верещали «Навальный — фашист» и «геополитические интересы России в том, чтобы сюда могли приезжать все из бывшего СССР». Теперь они же пишут колонки «французы понавезли мусульман, вот и расплачиваются».
А к нам кто едет? Растафарианцы? Синтоисты?
Иммигранты в Россию на 90% — молодные мусульмане-мужчины из сельской местности, то есть та самая среда, из которой вербуются террористы. Источники миграции: Узбекистан и Таджикистан — страны, скажем прямо, границы которых весьма прозрачны и близки к очагам агрессивного исламизма.

Ahora está de moda recordar que Europa está obligada [énfasis en el original] a acoger inmigrantes musulmanes. Se lanzan miles al mar y llegan a las fronteras, donde no hay forma de pararlos a excepción de dispararles. Son transportados, no son invitados, no se les conceden visados y los europeos han tratado de crear programas de deportación (obviamente sin éxito).
Al mismo tiempo, las políticas de Estado rusas están directamente centradas a atraer a jóvenes musulmanes al país. Ni siquiera tenemos un régimen de visados con los países de Asia Central, aunque la mayoría de la población lo apoya.

Cuando anuncié, durante y después de las elecciones, que la introducción de un régimen de visados es la primera tarea de los políticos, todos los activistas del gobierno gritaron: “Navalny es un fascista” y “para los intereses geopolíticos de Rusia es importante que todos aquellos de la antigua USSR vengan aquí”. Ahora están escribiendo artículos como “los franceses dejan entrar una gran cantidad de musulmanes y ahora están pagando por ello”.

Pero ¿quién está viniendo? ¿Rastafaris? ¿Sintoístas?

El 90% de los inmigrantes a Rusia son jóvenes musulmanes de las áreas rurales, el mismo lugar en donde se reclutan terroristas. Las fuentes de la inmigración son Uzbekistán y Tajikistán, países cuyas fronteras son, hablando honestamente, increíblemente abiertas y cercanas al hervidero del islamismo agresivo.

Los activistas del Gobierno no solo han respondido a estas declaraciones diciendo que Navalny es un fascista. Un vídeo que lo desacreditó basándose en citas inventadas o manipuladas de Navalny lo comparó con Hitler. Dando una respuesta burlona, un autor en el programa Sputnik I, conocida página ultranacionalista rusa, publicó:

Как русский националист я целиком и полностью поддерживаю кампанию «Навальный — фашист-нарцист, Гитлер весь Навальный полностью!» Почему? Потому что у Алексея Анатольевича остаются национальные симпатии (пусть и весьма слабые), и такими атаками власти лишь заставят его начать отмывать национализм от негативного имиджа, доказывая, что в национализме нет ничего плохого.

Como nacionalista ruso, apoyo totalmente la campaña “Navalny es un fascista-narcisista, Navalny es Hitler totalmente”. ¿Por qué? Porque Alexey Navalny mantiene una constante solidaridad  nacional (aunque sea realmente débil) y esta clase de ataques de las autoridades solo lo obligan a lavar la imagen negativa del nacionalismo, mostrando que no hay nada malo en el nacionalismo.

Esta poco convincente afinidad perturba a algunos activistas en Rusia, que han hecho las mismas comparaciones pero han llegado a una conclusión completamente distinta: Navalny no será nada nuevo para Rusia, solo un nuevo frente de anticorrupción con xenofobia contra la cual luchar.

Otros atacan este argumento señalando que las campañas de corrupción de Navalny han creado espacios genuinos de expresión y oposición donde las futuras políticas alternativas rusas pueden converger.

Este lado positivo puede que no sea suficiente para quienes encuentren sus otros puntos de vista extremadamente desagradables. Leonid Bershidsky de Bloomberg expresó estas preocupaciones después una observación de Navalny sobre las protestas en Rusia sobre la limpieza étnica de Rohingya en Myanmar:

Es repulsivo mirar la porquería racista. Cambiaría mi ciudadanía antes que cambiar el mal de Putin por alguien peor.

Movimientos contra Putin en Occidente ignoran retórica sobre inmigración de Navalny

Todavía tenemos que ver si Navalny puede suscitar apoyo suficiente, tanto entre nacionalistas como entre liberales. Según una de las encuestas más recientes, el apoyo de Navalny ronda el 3%, frente al 53% de Putin. Un enorme 20% dice que no sabe a quién votarán y un 11% dice que no votará.

Las políticas de corrupción de Navalny continúan siendo populares, como siempre, pero hay más matices en cuanto a las políticas migratorias. La misma encuesta sugiere que la xenofobia ha alcanzado su punto más bajo en Rusia, aunque hay un gran apoyo para restringir la entrada de inmigrantes, sobre el 58% en Julio de 2017. En cuanto a la pregunta de si creen que es positivo o negativo la inmigración de Asia Central, el 62% dice que no tiene ninguna opinión sobre el tema, frente al 27% que cree que es algo negativo y el 9% que cree que es positivo.

Estas sombras grises son bastante importantes al examinar la política rusa contemporánea, especialmente para los observadores que vienen de Estados Unidos, donde desean que esto sea una situación en la que uno se posicione de un lado u otro.

Algunos usuarios de Twitter estadounidenses, por ejemplo, han apoyado incondicionalmente a Navalny cuando se cruzan con los supuestos trolls rusos como una forma de “contraatacar” Vladimir Putin por su éxito, como ellos lo ven, al ayudar a Donald Trump a llegar a la Casa Blanca:

A todos los rusos: los estadounidenses apoyan su lucha por la libertad.
Protestas rusas, resistencia.

Sin duda, algunos de la Resistencia (término usado de forma sincera o de broma, dependiendo de quien habla, por un movimento en línea de estadounidenses que se establecieron como objetivo oponerse a la agenda de Donald Trump y al partido republicano) encuentran estos aspectos de la política de Navalny preocupantes, debido a las simplificaciones excesivas o porque, quizá, no son conscientes.

El húngaro Viktor Orbán sufre a menudo críticas en Occidente por su postura contra los inmigrantes, y se coloca en conflicto con la Unión Europea. La retórica de Navalny no está muy alejada y el mismo Navalny se da cuenta de que es un punto complicado para muchos. El periódico británico The Independent escribió en octubre:

“Every interview with a foreign journalist has a question about nationalism and why I’m not dead,” he says. The first question exaggerates his position, he says; he only wants to introduce visas for Central Asian migrants. (A “joke” video he shot as a young activist, that seemed to compare migrants to cockroaches, does raise questions).

“En cada entrevista con un periodista extranjero se me pregunta sobre el nacionalismo y por qué no estoy muerto”, dice. La primera pregunta exagera esta posición, dice; él solo quiere introducir visados para los inmigrantes de Asia Central. (En un video “de broma” en el que participó de joven parece que compara a los inmigrantes con las cucarachas, lo que plantea algunas preguntas).

La opinión reinante parece que refleja que no hay ninguna alternativa. El espacio político ruso no es tan dinámico como muchos esperarían que fuese, pero Navalny ha creado un movimiento que existe más allá de unas elecciones o un tema. El movimiento activista ruso todavía está luchando sobre cómo tratar a Navalny como un todo y cómo cuadrar el círculo con sus políticas económicas relativamente liberales y su postura firme sobre la inmigración. En plabras de Lenin (y Chernyshevksy), ¿qué hacer?

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.